Saltar a: navegación, buscar

Remedios (Remedios)

(Redirigido desde «San Juan de los Remedios»)
Este artículo trata sobre Remedios. Para otros usos de este término, véase Remedios (desambiguación).
Villa de San Juan de los Remedios
Información sobre la plantilla
 de Cuba
Otros nombres: Santa Cruz de la Sabana de Vazco Porcallo, Santa Cruz de la Sabana del Cayo, San Juan de los Remedios de la Sabana del Cayo, La Octava Villa
Remedios Localización 001.png
 • Fundación1513
Población 
 • Total18 603 hab.
Gentilicioremediano(a)
Remedios Mapa.jpeg
Vista de la localidad desde el espacio exterior

Remedios, conocida también como "La octava villa de Cuba" y cuna de las célebres parrandas, es una localidad de la provincia de Villa Clara cuyo centro histórico-urbano ostenta, desde 1980, la condición de Monumento Nacional. Cabecera del municipio de igual nombre y patria chica del destacado músico Alejandro García Caturla, se ubica a escasos kilómetros de la costa norte del territorio central del país, entre las ciudades de Caibarién y Santa Clara.

Vista aérea de Remedios. Al fondo, la bahía de igual nombre resguardada por parte de los afamados Cayos de Villa Clara

Historia

San Juan de los Remedios en el siglo XIX
Plano de Remedios en la década del 30 del siglo XIX
Parroquial Mayor
Plaza Mayor de Remedios en la actualidad.
Portales coloniales de Remedios
Calle de Remedios alrededor de la Plaza Mayor
Plaza Mayor de San Juan de los Remedios. En primer plano el hotel Camino del Príncipe
Detalles del altar enchapado en oro de la Parroquial Mayor, San Juan Bautista de Remedios
Calle típica remediana
Las parrandas remedianas, una de las fiestas nacionales de Cuba, se destacan por su colorido, sus monumentales trabajos de plaza y su arraigo

La génesis de San Juan de los Remedios se remonta al año 1513, cuando Vasco Porcallo de Figueroa, portugués naturalizado español y una de las figuras más notables de la conquista por su contribución a la fundación de las villas de Baracoa, San Salvador de Bayamo, Puerto Príncipe, Trinidad y Sancti Spíritus, le establece como posesión particular. Trazada tardíamente, resultado de su condición feudal, respecto a muchas de las villas cubanas más antiguas y en momentos en que el modelo urbano colonial se había perfeccionado en el continente, Remedios se asemeja en su forma semirregular, en su orientación cardinal y en su expansión direccional al resto del conjunto urbano de la Isla. Este hecho, unido al que no fuera reconocida oficialmente como villa hasta mucho tiempo después, hizo que se le considerara, -no sin muchos detractores-, la octava villa fundada en Cuba por los españoles, si bien vendría siendo, en realidad, la tercera luego de Baracoa y Bayamo. Como asentamiento es, seguido de Trinidad, el segundo más antiguo del país.

En los años siguientes al 1544, se caracteriza el núcleo poblacional remediano por un permanente comercio basado en el contrabando, lo cual llevaría al lugar a destacarse entre todos los ya existentes. En el año 1578 ya el poblado posee las condiciones de vida similares a las del resto de las villas fundadas por los españoles, lo cual implica un status como asiento poblacional definitivo de Remedios.

El 15 de Julio de 1689 queda fundada la ciudad de Santa Clara, su núcleo fundamental lo constituían familias remedianas que emigraron. A raíz del traslado Remedios fue incendiado quedando en pie solo la iglesia, a pesar de esto los vecinos rehicieron sus casas en la villa.

Durante todo el siglo XVII continúa la economía destacándose por un carácter ganadero. Ya en el siglo XVIII se manifiesta un discreto desarrollo de la industria azucarera evidente por la creación de ingenios y trapiches en toda la región remediana. A mediados del siglo XIX comienza un despegue de la industria azucarera como consecuencia directa de la expansión hacia el Este, lo que se revela en el mejoramiento total de la villa remediana, gran cantidad de comercios, la prensa nace y se desarrolla conjuntamente con la imprenta, se inaugura el ferrocarril y se extiende convirtiéndose en fuente fundamental de desarrollo, así como otras vías de comunicación como la línea telegráfica con Santa Clara fundada en 1855. La villa se transforma, amplía su radio hacia los límites actuales, caracterizándose por la compactación y concentración, predominando entonces la edificación de mampostería con estricta prohibición de fabricar con otros materiales en los alrededores de la Plaza Mayor o de La Reina. La vivienda adopta características suntuosas acorde con las nuevas técnicas del desarrollo. La incorporación del alumbrado público con gas estuvo entre los elementos más novedosos que se incorporaron al florecimiento de la villa.

La Plaza Mayor, de Isabel II, se desarrolla como centro fundamental de toda la vida social de la villa con una serie de edificaciones no sólo de uso particular, sino mayormente social, construidas a su alrededor con el fin de mantener activo el eje cabildo-iglesia. En este lugar se celebraron desde su origen y se celebran las tradicionales fiestas de este pueblo, las ferias sanjuaneras y las Parrandas, lo que le imprime a la Plaza un excepcional ambiente de animación y belleza. Tres pequeñas plazas se insertan en este conjunto; la denominada Parque de La Libertad –que debe su nombre a la hermosa estatua ubicada en su centro dedicada a los mártires de la Patria; Plaza de Las Madres, ubicada en el lado derecho de la Iglesia del Buenviaje; Plaza de las Actividades –de reciente aparición en el lugar que ocupó el antiguo ayuntamiento de Remedios.

Transcurrida esta etapa floreciente de Remedios y con el acontecer de los diferentes hechos sociales debidos precisamente a la existencia de la dominación española caduca ya, en los finales del siglo XIX, la marcada diferenciación de clases sociales y otros factores negativos implícitos en el propio proceso del desarrollo, se inicia el estancamiento urbano de la ciudad, condicionado esencialmente por el paso a la economía de plantación centralizada. Perdidas en general sus funciones, se convierte en una ciudad muerta al igual que otras caracterizadas por el acontecer del proceso azucarero.

Ya en el siglo XX, la arquitectura en Cuba sufre la influencia de diversos estilos, pero en Remedios a pesar de esta situación se ha mantenido la unidad constructiva - salvo excepciones - influyendo en ello en gran medida el estado de atraso económico en que se mantuvo la localidad durante la seudorrepública. Durante la etapa revolucionaria la intención ha sido, en el orden constructivo, la de dedicar en sentido general, los esfuerzos a levantar en corto tiempo escuelas, hospitales, círculos infantiles, lo que ha posibilitado que se pierda parte de la significación de las construcciones. Ya en la década del 80 cambia la intención y se busca insertar las nuevas edificaciones en la ciudad vieja, insistiéndose en la conservación de la estructura tradicional en contraste con lo realizado en décadas anteriores.

Desarrollo económico

El territorio cuenta con una base económica agropecuaria, que se sustenta en la producción cañera, agrícola y ganadera, además de la industria ligera y un grupo de servicios básicos a la población en la actividad comercial, de transporte, servicios personales y técnicos, entre otros.

Desarrollo social

Educación

Importantes beneficios ha recibido la población de la localidad que hoy cuenta con consultorios médicos, modernas instalaciones de salud en la cabecera municipal, un hospital municipal de varias décadas de meritórios servicios con todos los recursos, y otras instalaciones de salud; el desarrollo educacional abarca todos los niveles en el territorio, desde los círculos infantiles hasta la Universidad.

Cultura

La cultura de toda la zona tiene sus símbolos emblemáticos en la Parranda Remediana, en el músico genial y juez incorruptible, Alejandro García Caturla, en el Museo de las Parradas y el de la Música, y también de la excelencia de muchos artistas como Zaida del Río, Waldo Leyva, Fidel Galván, y Luis Pérez Boitel, entre otros.

Fuentes