Saltar a: navegación, buscar

Seventh Day Slumber

Seventh Day Slumber
Información sobre la plantilla
Agrupación musical
Seventhday1.jpg
Datos generales
Origen:Dallas, Estados Unidos
País:Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Fecha de Fundación:1996
Información artística
Género(s):Rock cristiano

Síntesis Biográfica

Seventh Day Slumber es una banda de rock cristiano que tuvo sus inicios en el año 1996. Ellos fueron una banda independiente por más de 5 años, apasionados por compartir el evangelio a todo el que lo quisiera escuchar han llegado a tener canciones que suenan en los primeros puestos de las estaciones de radio a nivel cristiano.

Pero su historia va mucho más allá de solo música, es una historia de inspiración que demuestra que podemos salir de tinieblas a luz. Las letras de las canciones de Seventh Day Slumber giran entorno a los problemas de la etapa adolescente tales como el suicidio, drogas, abuso en el hogar, y otras plagas que afectan a los muchahos de hoy en día. Por ejemplo el significado de su álbum en ingles "Finally Awake" (Finalmente despierto) fue calificado por la banda como "El mensaje es claro. Queremos animar a los chicos a parar la manera de ver en los medios su referencia de vida, queremos que encuentren su propia identidad".

Cuando Seventh Day Slumber tituló su último disco “Rescátame”, fue mucho más que solo una palabra que suena bien o una forma de llamar la atención. Por el contrario, nació de enormes dificultades y contratiempos enfrentados dentro del grupo y del deseo de nacer de nuevo por la sangre limpiadora de Cristo. Claro, han habido muchos fuertes testimonios esparcidos por los confines de la música cristiana al pasar de los años, pero raramente ha habido uno tan fascinante e inspirador como el de estos jóvenes, particularmente el del líder y fundador de la banda, Joseph Rojas, el cual llegó a tener una adicción de cocaína que le costaba alrededor de $400 dólares al día. “La forma más sencilla de explicarlo es el de decir que me sentía tan vacío por dentro que me quería morir,” comenta el cantante. “Mi padre se fue cuando yo tenía tres años; a los doce años pensé en suicidarme usando una pistola y ya usaba drogas a la edad de catorce años. Me empecé a meter en problemas con la ley, estuve en la cárcel y poco después mi adicción se salió fuera de control, gastaba más dinero en comprar drogas de lo que ganaba vendiéndolas”. Después de años de vivir imprudentemente, de continuos problemas con la ley, docenas de fracasos en centros de rehabilitación y sin una gota de esperanza, Rojas tocó fondo con una sobredosis en la cual los paramédicos se apresuraron a salvarle la vida. Aunque nunca realmente había habido ningún tipo de formación espiritual en la vida de este trastornado joven, al ver las resplandecientes luces de la ambulancia y enfrentarse con su realidad, hubo algo que hizo clic en él después de una larga búsqueda. “Acostado ahí, dándome cuenta que estaba a punto de morir supe que tenía que hacer algo”, recuerda él. “En todas las clínicas de rehabilitación que acudí, siempre comentaban al respecto de buscar un poder más alto. Por alguna razón en esa noche, clamé a Dios y le pedí que me salvara de mi situación”.

El recibir una nueva oportunidad para vivir después de tan difícil incidente, le confirmó a Rojas que en verdad había alguien cuidándolo en todo momento y que a pesar de no tener un padre carnal, se dio cuenta que su Padre Celestial estaba ahí para rescatarlo. Por supuesto, el camino de recuperación no fue de la noche a la mañana, pero después de salir del hospital, este muchacho una vez adicto a las drogas se sintió libre y queriendo dedicar su vida a Dios. “No voy a mentir y decir que todo cambió en un instante, pero fue poco a poco que fui quitándome los malos hábitos incluyendo el decir groserías y dejar el cigarro,” Rojas comenta. “Una vez que logré ordenar mi vida acudí a la Universidad Bíblica de Cristo Para las Naciones (Bible College at Christ for the Nations) en Dallas y fue ahí donde Dios comenzó a sembrar la composición de canciones en mi corazón.


En el pasado había tocado algo de guitarra pero fue entonces que decidí tomarlo más en serio y ofrecerle algo más a Dios.” Mostrando tanta vulnerabilidad en sus letras y poseyendo un sonido rockero para alcanzar una audiencia llena de dolor, se convirtió en un increíble punto de conexión con su público que por consecuencia los llevó a tener exitosos discos en Estados Unidos como "Picking Up the Pieces" (Levantando las piezas), "Once Upon A Shattered Life" (Erase una vez una vida rota), y "Finally Awake" (Finalmente despierto). Estos proyectos le han otorgado seis lugares en los “Top Ten” de las listas de popularidad en el rock cristiano americano (“My Struggle”, “Candy”, “I Know”, "Shattered Life", “Innocence”, “Spiraling”). La primera gira de la banda quedó en número uno, recibieron el Premio de BMI por “La música cristiana más escuchada en la radio cristiana” y una nominación a los Premios Dove. En las listas de popularidad de la radio cristiana de rock, la banda ha tenido grandes éxitos con canciones como "Caroline" (Top 5), "Oceans From The Rain" (Top 5), y "Missing Pages" (Top 5).


Pero más que solo en deleitarse en el orgullo de sus logros, Rojas, el bajista Joshua Schwartz, el guitarrista Jeremy Holderfield y el baterista Ray Fryoux, han buscado derrumbar las barreras entre el público y el escenario para poder relacionarse a un nivel íntimamente espiritual. “Nuestra meta siempre ha sido que la gente pueda identificarse con nosotros y creo que lo hemos logrado porque nosotros hemos estado antes exactamente donde ellos se encuentran,” explica Rojas. “Hay tantas heridas, tanto dolor el cual vemos cuando miramos al público y muchas veces el andar de la vida cristiana se pinta color rosa en el escenario. Esto es completamente opuesto a nosotros ya que somos los primeros en compartir cómo nos hemos equivocado e incluso le hemos pedido a la gente que ore por nosotros, ya que seguimos estando lejos de ser perfectos.”

Fuentes

[1] [2] [3]