Saltar a: navegación, buscar

Sitiecito (Sagua la Grande)

Sitiecito
Información sobre la plantilla
Localidad de Cuba
EntidadLocalidad
 • PaísBandera de Cuba Cuba
 • ProvinciaVilla Clara
 • MunicipioSagua la Grande
Población 
 • Total3871 hab.
Sitiecitosagua1.jpg

Sitiecito (Sagua la Grande). Localidad que se encuentra ubicada en el municipio Sagua la Grande, contando con 1241 viviendas y 3871 habitantes según los últimos estimados. Demográficamente está catalogado como un pueblo urbano.

Ubicación

La localidad se encuentra en los 80,08472222 grados de Longitud Oeste y en los 22,74333333 grados de Latitud Norte, posición geográfica que la ubica al norte noroeste de Santa Clara, la cabecera provincial, y a una distancia de 7 kilómetros cartesianos de Sagua la Grande, la cabecera municipal.

Topografía

Su territorio es beneficiado por el Río de Sagua la Grande o sus afluentes, el más importante de Villa Clara. Las principales elevaciones vecinas a la localidad lo constituyen los Mogotes de Jumagua, que forman parte de un área protegida, y todo su territorio se beneficia de la Presa Alacranes, el mayor embalse de agua de la provincia y uno de los mas grande de Cuba. Las condiciones geográficas de la zona hacen que las temperaturas promedios diarias en la localidad oscilen entre una máxima media de 30,45 grados centígrados y una mínima media de 21,95 grados centígrados. Los vientos muestran durante todo el año una tendencia promedio a soplar desde el este de la localidad con una rapidez promedio de 15,1 kilómetros por hora.

Hidrografía

Las lluvias en la localidad alcanzan un total acumulado anual de 1.031,9 milímetros con 114,9 días de lluvias y una humedad relativa en la atmósfera que alcanza el 80,32 % como promedio.

Historia

En zonas relativamente cercanas a la localidad existen evidencias de la presencia de grupos aborígenes que habitaron el territorio desde épocas remotas. Las primeras noticias de población de estos territorios se remontan al año 1590. Las primeras actividades económicas estuvieron relacionadas con la tala de maderas preciosas, a lo que se unió la ganadería, junto a una agricultura de subsistencia. El río Sagua constituyó un elemento que benefició las comunicaciones entre las localidades.

La existencia inicial de la explotación forestal, junto al cultivo del tabaco y la crianza de ganado, propiciaron el crecimiento del caserío inicial. A la vez comenzó a arribar una gran cantidad de esclavos para el trabajo en la agricultura cañera y en los ingenios, e inclusive de chinos.

Hacia 1862 la jurisdicción donde está enclavada la localidad producía el 11% de la producción de azúcar de la isla, y el 18% del mascabado que se elaboraba. El gran desarrollo azucarero redujo las plantaciones dedicadas al tabaco, y también las de café que existían en todo el territorio. Mientras, la producción ganadera, estaba vinculada estrechamente a la producción de azúcar, tanto para animales de labor, como para el alimento de la población esclava en forma de tasajo.

En años anteriores al inicio de la Guerra de los Diez Años, las posiciones políticas de sus habitantes eran reaccionarias, e inclusive contrarias a las ideas del reformismo, lo que se manifestó en la década de los sesenta cuando este movimiento llegó a tener fuerza en toda la región central.

La guerra, por tanto, no tuvo en esta jurisdicción la misma fuerza que en otros territorios aledaños. Las grandes fuerzas reunidas por España en esta región para defender el potente desarrollo azucarero aquí existente, el respaldo económico y material de los hacendados, la existencia de un fuerte cuerpo de voluntarios y de partidas pagadas por los dueños de ingenios para defender sus posesiones, limitaron el desarrollo de la guerra en la zona.

En el período de la tregua, en la jurisdicción, como otros territorios vecinos a la localidad, ocurrió en amplio proceso de concentración y centralización de la producción azucarera, con la instalación de nuevas y más modernas máquinas para los ingenios, lo que condujo a la ruina de los más pequeños, cuyos propietarios no estaban en condiciones de afrontar la modernización. Así, se redujo el número de ingenios, y se fomentaron los grandes centrales capaces de asumir y aumentar la producción hasta ese momento lograda.

El 3 de junio de 1895 ocurrió el primer levantamiento armado en una región cercana a la localidad, cuando José Luis Robau se alzó con unos 50 hombres en la finca Clavellinas. Este grupo creció con rapidez, y las acciones militares se sucedieron.

La Brigada de Sagua combatió en la localidad en el decursar de la contienda, y contó con el auxilio de los pobladores, entre ellos descolló el club femenino que presidió Elvira del Monte (Chacha del Monte).

Una triste página de esta guerra en la zona de la localidad lo constituyó la aplicación del bando de la Reconcentración, dispuesto por el gobernante español Valeriano Weyler, y que ocasionó la muerte a decenas de vecinos, y de personas de otros territorios cercanos, hacinados en la población, sin comida, techo, ni recursos médicos. Las enfermedades y el hambre se cebaron sobre todo en mujeres, niños y ancianos, a pesar de los esfuerzos de personas humanitarias de la localidad que trataron de ofrecer la mayor ayuda posible a los reconcentrados.

En el período neocolonial la localidad continuó potenciando la importancia de la región azucarera. Dos fábricas azucareras, un puerto para la exportación e importación, una amplia base de transporte ferroviario con los talleres más grandes del país, la instalación de una destilería para la producción de alcohol, rones y aguardiente y de una fundición, dieron perfil a la economía de toda la zona y trabajo a sus pobladores.

A partir de la década del veinte la crisis de la economía en la localidad se acrecentó, con un retroceso y estancamiento permanente.

El golpe militar del 10 de marzo encontró el repudio inmediato de sus pobladores. Dos revolucionarios de la zona, Roberto Mederos y Elpidio Sosa, estuvieron entre los combatientes que cayeron en el asalto al Moncada el 26 de julio de 1953.

El movimiento obrero del territorio también tuvo una destacada actuación, donde los azucareros estuvieron a la vanguardia, con su gran huelga de diciembre de 1955. Además, los bancarios, en septiembre de ese propio año, desarrollaron una importante acción en todo el territorio.

En esos años de enfrentamiento frontal al tirano, fue la Huelga del 9 de abril de 1958, la que demostró la potencia del movimiento revolucionario en la zona. Con el triunfo de la Revolución entró la localidad en el proceso de cambios y transformaciones que ha vivido toda Cuba en los últimos años del siglo XX y principios del XXI.

En la defensa de la Revolución, la localidad y los territorios vecinos han tenido una destacada participación, pues su pueblo tuvo que combatir las acciones de las organizaciones contrarrevolucionarias, de las bandas que operaron en su territorio, y defender las costas al norte de los movimientos de infiltración y exfiltración de los enemigos de la Revolución, en la lucha contra piratas, y en cuantas misiones han participado los cubanos, ya fueran de carácter militar, o en otras de tipo civil, en las que se ha cumplido el deber internacionalista de nuestro pueblo.

Desarrollo económico

Los renglones tradicionales de la localidad son los relacionados con la industria azucarera y la agricultura, aunque aporta de obreros a los talleres ferroviarios, a la fábrica de cloro sosa, a la fábrica de bujías y de calderas, junto a otras instalaciones menores. La rama agropecuaria del territorio ha sido beneficiada con planes ganaderos, sobre todo en la vecina granja Macún, a la vez que la construcción de la presa Alacranes ha propiciado la existencia de las reservas de agua necesarias para usos diversos, y para la explotación acuícola.

Desarrollo social

Educación

Importantes beneficios ha recibido la población de la localidad que hoy cuenta con un moderno hospital en la vecina Sagua la Grande con todos los recursos, y otras instalaciones de salud; el desarrollo educacional abarca todos los niveles en el territorio, hasta la Universidad; la cultura, de cuyos exponentes se enorgullecen sus habitantes, ha podido alcanzar a todos los ciudadanos.

Fuentes