Saltar a: navegación, buscar

Stephen Crane

Stephen Crane
Información sobre la plantilla
USAcrane.jpg
Nacimiento1 de noviembre de 1871
Newark, New Jersey,Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Fallecimiento5 de junio de 1900
Bandera de Alemania Alemania
OcupaciónPoeta, novelista y periodista

Stephen Crane. Desatacado novelista, poeta y periodista estadounidense.

Síntesis Biográfica

Nació en Newark, ciudad de New Jersey, el 1 de noviembre de 1871 , fue el decimocuarto hijo de un eminente pastor protestante, de antiguo linaje; a pesar de ello, rechazó con desprecio casi todo cuanto recibiera de su respetable familia. Prefirió cursar estudios en la Academia Militar Lafayette College y en la Universidad de Siracusa. Muy joven, empezó a escribir para algunos periódicos y, casi hasta su muerte, se ganó el sustento como reportero independiente del Tribune y del Herald.

Algunos años pasados en un mísero barrio de New York entre los estudiantes de arte, dieron lugar a su primer libro Maggie, una muchacha de la calle (1893) —sugerente título en el Que recrea el ambiente de los suburbios neoyorquino, que terminó a los veintidós años de edad, gracias a un préstamo financiero. Al cabo de poco menos de tres años, después de un viaje por motivos periodísticos, apareció el volumen de poemas Los caballeros negros (1895), Que anticipó la poesía «imaginista» de los primeros decenios del siglo siguiente.

Posteriormente, animado por sus lecturas, Stephen Crane, quien jamás había combatido, publica La roja insignia del coraje (1895), magistral e imaginaria descripción acerca de la iniciación de un joven en el servicio militar.

Casi todos los elementos necesarios para la reconstitución de la biografía de Crane se dice desaparecieron con él tras su prematura muerte. Al parecer, en la esquivez buscó refugio al peligro de que otros llegaran a conocer sus más personales secretos.

Crane, como a otros artistas auténticos, la búsqueda dolorosa de la «verdad desnuda» lo llevó a un arte Que, «libre_y vacío de "literatura"», se ve rigurosamente estilizado en esta, su más admirada novela. El núcleo temático tiene en La roja insignia... una correspondencia formal directa. Su valor reside no solo en los efectos que producen las sagaces descripciones del ambiente bélico, a través de la escrutadora mirada del jovencito. Crane consigue la verosimilitud de lo narrado más por medio de breves detalles significativos Que por una minuciosa representación de los hechos o del lugar; lo Que permite situar las acciones en su verdadera perspectiva con un significado más exacto, más real.

La invención se subordina a la realidad, a pesar de que el novelista no precisa ni tiempo ni espacio, lo que hace más universal la historia: puede ser cualquier batalla, cualquier regimiento, cualquier país, y cualquiera la causa del conflicto bélico.

El equilibrio composicional suscita interés al lector. El estilo conciso, periodístico, lo lleva a los hechos sin detenerlo en palabras. Las oraciones simples, los períodos reducidos, con pocas subordinadas, ofrecen una estética al servicio de la utilidad y la síntesis. Para favorecer la sucesión de las imágenes e infundir mayor intensidad a las acciones, los acontecimientos que Crane relata son expuestos con simpleza y objetividad, lo que comunica fuerza a las escenas, dinamismo y agudeza. En ese sentido, la prosa directa, ausente de frondosidad, redundancias y circunloquios, asistida por los saltos espacio-temporales, muestra lo esencial contado en frases breves, con gran economía de enlaces y abundante uso del punto y seguido. El autor emplea con cautela la metáfora, solo para agregar precisión a las ideas. El color, la luz_y las sombras son fundamentales en esta descripción que ha sido considerada «impresionista».

Tras la inmediata celebridad que le proporcionara La roja insignia..., siguieron otros escritos, casi todos funda­dos en episodios de su propia vida. En 1896, publica dos volúmenes de cuentos La madre de George —estudio del miedo en la miseria de The Bowery—y El pequeño regimiento —cuentos sobre la Guerra de Secesión—,y al año siguiente, una novela semiautobiográfica La tercera violeta, a la que siguió La chalupa (1898), entre otras menos reconocidas como Servicio activo (1899).

En los últimos años de su corta vida, ya en declive su salud, se le encomendaron trabajos como corresponsal en la guerra greco-turca y en Cuba, durante la Guerra Hispano-cubano-norteamericana.

A pesar de la fama que había alcanzado, Crane contrae matrimonio con una norteamericana mucho mayor que él, ex propietaria de una casa de juegos en La Florida, que fue la causa de su alejamiento social. Intentó establecerse en Inglaterra, disgustado por la notoriedad escandalosa que en New York se había formado en torno a su figura, donde se le consideró personalidad literaria de segundo plano, aun cuando respetada. Allí hace amistad con Joseph Conrad quien cuidó de él en su agonía—y con Hebert Wells; y logra Publicar otros libros, entre ellos Historias de Whilomville (1900). El éxito alcanzado por esta novela que fue llevada a la pantalla le valió a Crane el elogio de William Howells,Conrad, Henry James y Wells, y además le permitió la reaparición de Maggie..., oye había pasado inadvertida, Los relatos de Crane lo anuncian como antecesor de Sherwood Anderson y de Ernest Hemingway. Su conocimiento de la obra de Flaubert, Dostoievski, Turguenev, Zola y Mauppassant según aseveran algunos de sus críticos, así como las referencias orales de combatientes, contribuyó a la génesis de una obra que quedaría completada por su conciudadano Hemingway. Sin embargo, hasta después dela Primera Guerra Mundial su obra no recibió la alta apreciación crítica que hoy merece, aun que fuese grandemente admirada por muchos escritores profesionales. Lo cierto es que resulta paradigma de la novela de finales del siglo XIX.

Muerte

Días antes del comienzo del nuevo siglo. muere, con solo veintinueve años , el 5 de junio de 1900. en un centro sanitario antituberculoso de Alemania, Quien fuera considerado el muchacho maravilloso de las letras norteamericanas.

Fuente

La Roja insignia del coroja. Instituto Cubano del Libro Ciudad de La Habana, Cuba, 2000.