Saltar a: navegación, buscar

Túnel de Calzada

Túnel de Calzada
Información sobre la plantilla
Túnel de La Habana, Bandera de Cuba Cuba
Túnel de Quinta Avenida.jpg
Túnel de Calzada
TipoTúnel
OrientaciónEste - Oeste
Nombres anterioresTúnel de Quinta Avenida

Túnel de Calzada, también conocido como Túnel de Quinta Avenida. Es uno de los túneles que enlaza a los municipios del este de La Habana con los del oeste de esta ciudad. El mismo fue construido durante la década de 1950 y unió a la calle Calzada en El Vedado con la Quinta Avenida en Miramar. Está ubicado por debajo del cauce del río Almendares, muy cerca de su desembocadura.

El contratista para la ejecución del túnel fue la empresa francesa Grands Travaux de Marsella; la misma que acometió el proyecto y la ejecución del túnel de la Bahía de La Habana. El método de construcción que se utilizó fue el mismo que ya había tenido éxito para atravesar la rada habanera.

Historia

Dos posibilidades se estudiaron para su construcción: Podía enlazar el final del Malecón con las calles 1ra y 3ra, en el lado oeste del río, o construirlo en el mismo sitio del puente de Pote, uniendo la prolongación del Malecón a la calle Calzada y ambas a la Quinta Avenida.De aceptarse la primera variante, el túnel sería más largo y por ende más costoso. Fue por eso que se tomó la determinación de demoler el puente de Pote y construirlo en su lugar.

La demolición del puente de Pote fue una obra de envergadura. La demolición empezó en febrero de 1958 y en sólo 25 días se retiraron la superestructura y los contrapesos de 50 toneladas, pero no fue hasta agosto de 1958 cuando se terminaron de extraer los pilotes.

El contratista para la demolición del viejo puente y la construcción del nuevo túnel fue la empresa francesa Grands Travaux de Marsella; la misma que acometió el proyecto y la ejecución del túnel de la Bahía de La Habana. El método de construcción que se utilizó fue el mismo que ya había tenido tanto éxito para atravesar la rada habanera.

Las entradas o embudos del túnel se construyeron en el lugar con la ayuda de tabla estacas hincadas en ambos lados. Los trabajos preparatorios no solo incluyeron la demolición del puente de Pote y la construcción de los dos embudos de entrada. También un dragado de más de 300 000 metros cúbicos para abrir la zanja que formarían los dos cajones que formarían el túnel. Hubo que dragar asimismo el canal del río hasta el mar a fin de permitir el libre paso de los cajones, las grúas flotantes y los remolcadores. Más de 30 000 metros cúbicos de piedra se colocaron en el lecho de la zanja abierta y se compactó y se niveló ese material con el objetivo que los dos cajones se apoyaran parejo a todo su largo y ancho.

Esos dos cajones se construyeron simultáneamente en el dique seco que se utilizó para construir los cajones del Túnel de La Habana, dique ubicado en la bahía. Cada cajón tenía 100 m de largo, 20 de ancho y seis de altura. Había que trasladarlos desde la bahía al Almendares y el traslado se haría por flotación y los arrastrarían siete remolcadores. Esos cajones se convirtieron en un “barco” de 11 000 toneladas cada uno. Se cerraron sus extremos con tabiques de hormigón armado y se les dotó de torres de mando y control, defensas de madera para evitar posibles daños, tanques estabilizadores, bombas para equilibrar los compartimentos, montacargas de maniobra, escalas de profundidad, teléfonos internos y radio para la comunicación con tierra. Tenían en el “techo” una abertura de apenas 40 cm sobre el nivel del mar. Ese era el punto débil del traslado pues constituía un riesgo de hundimiento en caso de oleaje. Por eso el traslado solo podía ejecutarse en días y horas de mar tranquila. El traslado del primer cajón demoró cinco horas. El segundo demoró diez, debido al tiempo que hubo que esperar, ya frente al río, por el cambio de marea.

Finalmente después de su traslado, la colocación y el asiento de los cajones fue un éxito total. Una vez que se retiraron los tabiques se pudo comprobar que la posición de los dos cajones entre sí y con los embudos fue perfecta. Entonces se procedió a la construcción de las juntas de agarre y a la impermeabilización de los tubos.

Las paredes de los cajones fueron recubiertas con lozas de color blanco crema mate, y la de los embudos de color azul variable. Su gama va del azul oscuro al azul claro a fin de compensar la disminución de la luz solar a medida que el conductor de un vehículo se acerca a la entrada de los cajones. El color de las lozas, la forma parabólica del techo de los cajones y la intensidad variable de la iluminación interior, hacen que sea lo más suave posible la transición entre la luz fuerte del día y el alumbrado interior del túnel. Dado a lo corto de su extensión, no cuenta con sistema de ventilación mecánica. Dispone de dos vías en cada sentido y una acera para peatones. También de sistemas de drenaje y contra incendios y puestos y teléfonos de emergencia. El túnel de Calzada se construyó en 16 meses y fue inaugurado el 12 de junio de 1959[1].

Referencias