Saltar a: navegación, buscar

Marsella

Ciudad de Marsella
Información sobre la plantilla
Ciudad de Francia
<span/>
Bandera de Marsella
Bandera

Escudo de Marsella
Escudo

EntidadCiudad
 • PaísBandera de Francia Francia
 • RegiónProvenza-Alpes-Costa Azul
 • DepartamentoBocas de Ródano
 • Fundación600 a.c
Población 
 • Total859,543 hab.
Gentiliciomarselleses
Image.jpg
Imagen aérea de la ciudad

Marsella. Es la segunda ciudad más poblada de Francia con 859.543 habitantes, principal centro económico y mayor metrópoli del Mediodía francés, agrupando cerca de 1.605.000 personas en el área urbana de Marseille-Aix-en-Provence. Es el puerto comercial más importante de Francia y del Mediterráneo, tercero en importancia de Europa tras Róterdam y Amberes, centro de importante actividad industrial especializado en la petroquímica y el refino de petróleo, construcción naval e industrias diversas, es también un nudo de comunicaciones en el que confluyen las rutas entre París, Italia, Suiza y España. Marsella es sede de un arzobispado y centro universitario de primer orden fundado en 1409.

Toponimia

Marsella se desarrolló con el nombre de Massalia como colonia comercial fundada por marineros focenses hacia el 600 a. C., conservando los restos más antiguos de la viticultura de Francia introducidos en el siglo IV a. C. Sede de un vizcondado en el siglo IX dependiente luego del condado de Provenza, fue incorporada a la corona de Francia en 1481 y aprovechó para su crecimiento de la alianza estratégica de ésta con el Imperio otomano durante el Renacimiento y el Antiguo Régimen. Tras la Revolución que bautizó con el nombre de Marsellesa, la marcha militar que más tarde se convirtió uno de los símbolos nacionales de Francia, la ciudad fue escenario del llamado Terror Blanco y durante el siglo XIX, escenario de un rápido progreso con la expansión colonial francesa hacia Argelia y la apertura del Canal de Suez. Fue parcialmente destruida durante la Segunda Guerra Mundial y uno de los objetivos de la Operación Dragoon.

Historia

Diversos yacimientos y estudios arqueológicos de diferentes asentamientos atestiguan la presencia humana de manera continua en Marsella desde la prehistoria. Las pinturas rupestres paleolíticas en la cueva submarina de Cosquer, cerca de la “calanque” de Morgiou, datadas entre el 27.000 y 19.000 a. C., atestiguan la presencia humana en el área de Marsella desde hace más de 30.000 años. En el sitio arqueológico de la colina de Saint-Charles, ya en el centro urbano, se han hallado restos de viviendas y construcciones en ladrillo del neolítico, hacia el VI milenio a. C., período coincidente con el escenario de colonización por parte de pueblos navegantes-agricultores originarios del Mediterráneo oriental que introdujeron la agricultura, la ganadería, la alfarería y el trabajo del pulido de piedra desde entonces en el área de Marsella y del sur de Francia.

Según cuentan las crónicas de Tucídides, griegos de Focea, en la península de Anatolia, emprendieron la fundación del establecimiento comercial o emporion de Massalia Μασσαλία hacia el 600 a. C., si bien las circunstancias y la fecha precisa de la fundación de esta colonia siguen siendo imprecisas.

El desarrollo posterior de Massalia, que alcanzaría un importante número de habitantes y la categoría de polis (ciudad estado), la convirtieron en un puerto de referencia griego en Europa occidental, aliado más adelante, de la República Romana en sus disputas con etruscos, celtas y Cartago. La colonia griega prosperó gracias a su posición como puente de comercio entre Roma y los pueblos del interior de Galia, facilitando el intercambio de bienes manufacturados, esclavos y, particularmente, de vino cuya elaboración y cultivo en Marsella se remonta al siglo IV a. C., como han puesto de manifiesto las excavaciones en la colina de Saint-Charles con el hallazgo de los sustratos de viticultura más antiguos descubiertos en Francia.

En el 49 a. C., como consecuencia de su apoyo al partido de Pompeyo el Grande en su enfrentamiento con Julio César, fue anexionada a Roma por este último tras vencer y capturar a su flota, adoptando el nombre latino de Massilia.
La administración romana respetó en provecho del desarrollo de la ciudad la fundación construida por los griegos, como atestiguan los yacimientos arqueológicos que muestran trabajos de ampliación, aportando también novedosas infraestructuras como el alcantarillado público, del que Massilia fue la primera villa en las Galias en ser equipada.

Patria del célebre marino Piteas, Massilia estuvo gobernada por un consejo de 15 senadores elegidos entre los 600 del Senado, si bien, el control efectivo era ostentado por tres de ellos.
De acuerdo con la tradición católica, María Magdalena difundió el cristianismo en Provenza desde Massilia junto con Lázaro de Betania quien sería, según algunos autores, el primer obispo de la diócesis de Marsella. Del periodo de expansión cristiana se conserva el epitafio de los probables mártires Volusiano y Fortunato, considerada la más antigua de las inscripciones cristianas.

Geografía

El territorio de Marsella forma una especie de anfiteatro, encerrado por el mar al oeste, por "les calanques" (calas) al sur con Marseilleveyre, por la Costa Azul al norte con l'Estaque (inmortalizado por el pintor Cézanne) y por las cadenas montañosas de l'Étoile y Garlaban al noreste. La ciudad se extiende en una franja de 57 Km. a lo largo del Mediterráneo y cerca de la mitad de la superficie comunal está en territorio natural no urbanizable.

Esto hace de ella una de las ciudades menos densamente pobladas de Francia. La ciudad ha ido creciendo alrededor del antiguo puerto griego, llamado "Le Vieux-Port" (El Viejo Puerto), particularmente en el transcurso de la segunda mitad del Siglo XIX. De hecho, Marsella ha presenciado un importante desarrollo en esta época, estimulado además por el comercio hacia el nuevo imperio colonial francés: Argelia, Levante y el lejano Oriente. La calle de la República es un ejemplo de este urbanismo del segundo Imperio con su estilo haussmaniano.

Volcada hacia el mar, la ciudad ha ignorado durante tiempo su pasado provenzal cuya única vía de comunicación ha sido el valle de l'Huveaune. Sin embargo, la ciudad ha sufrido ciertos cambios a lo largo de su historia. El desarrollo urbano ha girado siempre en torno al Viejo Puerto, situado en la cala del Lacydon donde fue fundada en el año 600 a. C. por marineros griegos procedentes de Focea, en Asia Menor.

La antigua ciudad de Massalia amplió su área comercial implantando diversas fabricaciones en Hyères/Olbia, Antibes y Niza. Históricamente, la urbe fue creciendo paulatinamente de la orilla norte del puerto hacia el sur, lo que no evitó que en el Siglo XVII, Luis XIV ordenase una importante reestructuración urbanística. El monarca amplió la ciudad hacia el sur y construyó el arsenal de Galères. Además, durante su reinado, el crecimiento de Marsella se desborda hasta sobrepasar la Canebière (la arteria principal de la ciudad) y se diseñan amplios bulevares y calles rectas donde se edifican imponentes casas particulares. A su vez, se ordena la inmediata construcción de dos fortalezas que velan la entrada del puerto y que se convertirán, con el paso del tiempo, en monumentos imprescindibles de la ciudad: el fuerte de San Nicolás en la orilla sur y el fuerte de San Juan en la orilla norte.
Sería ya, en el siglo XIX, cuando Marsella adopta su imagen y diseño actuales. Se completan importantes obras a nivel de urbanismo moderno y de arquitectura, completándose con el nuevo puerto de Joliette, nuevos y amplios bulevares fundamentales de la ciudad como la actual calle de la República y edificios históricos del calibre de la basílica Notre-Dame de la Garde, el Palacio de la Bolsa, el Palacio Longchamp, la Prefectura, el Palacio de las Artes o la catedral de la Nueva Mayor.

Durante el siglo XXI, la ciudad se ha introducido de lleno en un nuevo programa de rehabilitación conocido como Euroméditerranée, creado en 1996. Este proyecto persigue una constante y remodelada ordenación urbana que respeta y trata de rehabilitar el casco antiguo de Marsella conjugándolo con construcciones más modernas y vanguardistas, siempre en armonía con la imagen de la ciudad. Muy conocida en la zona es Cassis, a las afueras de la ciudad y donde se encuentran las bellas Les Calanques, las calas de Marsella. Suelen realizarse excursiones marítimas que cruzan el archipiélago de Frioul para llegar a Callelongue, la más grande e importante de las calas. El resto (Mounine, Podestat, La Polidette y Queyrons) son muy pequeñas y de muy difícil acceso, ya que bordean los peligrosos cortantes del Massif de Marseilleveyre. Frente a estas diminutas calas se erigen multitud de islas rocosas, como la isla de Riou.

Economía

Tradicionalmente, la economía de Marsella ha estado ocupada en ser el puerto del Imperio francés, conectando las colonias francesas del norte de África como Argelia, Túnez y Marruecos con el pueblo de Francia.

Actualmente, el viejo puerto es uno de los principales atractivos para el turismo, que a su vez es una de las principales fuentes de ingresos de la ciudad, ya que en él existen multitud de cafés, bares y hoteles. La pesca aún sigue siendo fundamental en la economía local y, por supuesto, en la gastronomía marsellesa. Pese a la variedad de la oferta culinaria de la ciudad, las capturas frescas del día son un reclamo muy importante en los restaurantes, bares y terrazas de la localidad.

La economía de Marsella, hoy en día, está dominada por el Nuevo Puerto, perpendicular al Viejo. Un puerto de contenedores comerciales y de transporte hacia el Mediterráneo. La mayor parte del transporte que pasa por el puerto está relacionado con el petróleo, convirtiendo a Marsella en puerto más importante en Francia en este transporte y el tercero de Europa. Sin embargo, este crecimiento se está viendo frenado por los constantes ataques y la conciencia social respecto al petróleo.

Marsella es un importante centro de comercio e industria de Francia, con una excelente infraestructura como carreteras, puerto y aeropuerto. El Marseille Provence Métropole es el lugar donde tienen su sede cientos de compañías, la mayoría de ellas pequeñas empresas. Entre las más importantes destacan CMA CGM, una compañía francesa dedicada al transporte de contenedores que tiene sus oficinas centrales en Norfolk, Virginia; el Grupo Eurocopter, uno de los principales fabricantes de helicópteros; y la compañía EADS.

Recientemente, la ciudad ha experimentado una notable mejoría en el sector servicios. Pero, pese a que ha superado la crisis en la que se vio inmersa durante la década de los 70, Marsella aún está lejos de las grandes economías de París o de las regiones industriales del noreste de Francia. También es cierto que la ciudad fue galardonada con el premio a la ciudad más dinámica de Francia, concedido por el diario financiero L'Expansion, ya que desde el 2000, cerca de 7.200 compañías han sido creadas en la ciudad.

La ciudad está unida al Río Ródano por un canal y posee grandes instalaciones para el transporte aéreo y por ferrocarril: en las cercanías se encuentra el gran puerto petrolero de Fos-sur-Mer, que se desarrolló a partir de la década de 1960. En la industria del área metropolitana de Marsella predominan el Hierro y el acero, los productos químicos, los productos de plástico y metal, los barcos, el petróleo refinado, los materiales para la construcción, el alcohol, los productos de la industria alimentaría y la industria aeronaval.

Desarrollo social

Flujos migratorios

Lugar de paso tradicional de los flujos migratorios que fueron incrementando el carácter multicultural de la ciudad, la crisis económica de los años 1970 provocó sin embargo un descenso notable de la población, la pérdida de poder adquisitivo y la acentuación de los conflictos sociales en el último cuarto del siglo XX para ir recuperándose paulatinamente como una de las urbes más importantes de la región Euro mediterránea.

Cultura

Entre las instituciones culturales y educativas de la ciudad destacan las universidades de Aix-Marseille I y II (1970). La elegante Opéra de Marseille, construida en 1787 y donde han actuado, por ejemplo, Alfredo Kraus, Plácido Domingo y Renata Scotto. Entre sus hijos ilustres destaca el imaginero y escultor barroco Antoine Duparc.

En Marsella se dan una amplia gama de museos. El Museo de la Vieille Charité en el Panier es un edificio histórico diseñado por Pierre Puget en el siglo XVII.

El Museo de Historia de Marsella, que contiene una gran cantidad de restos de la presencia griega y romana en la ciudad. De visita obligada es el Musée des Beaux-Arts de Marseille, el espectacular Museo de Bellas Artes de Marsella. Un museo dedicado a la moda, el Musée de la Mode, expone 2.000 diseños de las tendencias de la moda de los últimos 30 años.

Junto al Palacio de Justicia se erige el Musée Cantini, un museo de arte moderno que presume de tener algunas obras de Picasso. Otro de los museos más importantes de la ciudad es el dedicado a la "vieja Marsella", en el que se muestra el día a día de los marselleses siglo a siglo. Está situado en la Maison Diamantée.

La ciudad destaca, también, por ser una de las capitales más importantes del Hip hop europeo. Es también el lugar de nacimiento y trabajo del cineasta Robert Guédiguian, de cuyas obras, Marius y Jeanette, le valió el premio y la buena crítica internacional.

Marsella presentó su candidatura para ser Capital Europea de la Cultura en 2013, y fue elegida. Para ello tenía que vencer a otras ciudades francesas y eslovacas, los países que presentan sus candidatos para esta cita. Entre las ciudades francesas figuraban Lyón, Saint-Étienne, Niza, Burdeos, Estrasburgo y Toulouse. La propuesta de Marsella es la cultura, el conocimiento y el arte, tanto en la vida como en la ciudad, bajo el lema "Marsella, ciudad de importantes mezclas culturales".

Deporte

En Marsella el deporte más popular es el Fútbol, y la ciudad cuenta con su propio equipo, el Olympique de Marseille, uno de los equipos más laureados del país y el único equipo francés que ha ganado la Liga de Campeones de la UEFA, lograda en 1993. Disputa sus partidos como local en el Stade Vélodrome, con capacidad para 60.000 espectadores, que fue sede de los dos Mundiales de fútbol realizados en Francia en 1938 y 1998. Futbolísticamente es conocida también por ser ciudad natal del futbolista francés de origen argelino Zinedine Zidane y de Éric Cantona.

El Rugby es otro de los deportes que cuenta con más adeptos. La ciudad posee un club en este deporte, el Marseille Provence XV. Marsella y el Stade Vélodrome han sido sedes de la Copa Mundial de Rugby de 2007 ganada por Sudáfrica. El combinado nacional galo de rugby disputa sus partidos como local en el anteriormente mencionado Vélodrome.<

También gozan de gran aceptación la vela y el Ciclismo, este último ya que la ciudad suele ser paso del Tour de Francia.
Lejos de los deportes de masas, uno de los acontecimientos deportivos más importantes de la ciudad es el Mundial de Petanca, que tiene lugar en julio y reúne a 12.500 jugadores internacionales de este deporte. Gracias a sus kilómetros de playas, Marsella acoge en verano distintos campeonatos de las modalidades de vóley playa, rugby playa y fútbol playa.

Religión

La mayor parte de la población de Marsella se declara católica (600.000). El resto de religiones que cuenta con más fieles son el Islam (entre 150.000 y 200.000), la Iglesia Católica Apostólica Armenia (80.000), el Judaísmo (80.000, siendo Marsella la tercera ciudad con mayor población judía de Europa), el protestantismo (20.000), la Iglesia Ortodoxa (10.000) y el Budismo (3.000).


Fuente

  • Tomado de la Wikipedia del Portal de Cultura de Camagüey