Saltar a: navegación, buscar

Tolosa (España)

Para otros usos de este término, véase Tolosa (desambiguación).
Tolosa (España)
Información sobre la plantilla
<span/>
Bandera de Tolosa
Bandera

Escudo de Tolosa
Escudo

Tolosa.10.gif
EntidadCiudad
 • PaísBandera de España España
Cuidad tolosa.jpg

Tolosa. Localidad del territorio histórico de Guipúzcoa, en el país vasco, España. Situada en el valle del Río Oria, que recibe a sus afluentes Araxes y Berástegui. Cuenta con empresas de amplio espectro industrial, pero con mayoría del sector de construcción de máquinas de papel y complementos.

Historia

En el barrio de San Esteban se descubrió un asentamiento humano de 9.000 años de antigüedad. Por los instrumentos y restos de talla de sílex encontrados, se trataría de un grupo cuya economía se basaba en la caza y recolección de frutos. De la edad del bronce, unos 4.000 años de antigüedad, son los dólmenes de Belabieta y Añi, construcciones funerarias testimonio de las primeras manifestaciones religiosas. En la edad de hierro, hace unos 2.300 años, surgen los primeros poblados. Se asientan en montes de altura media, como por ejemplo Intxur en Aldaba, y se protegen rodeándose de murallas. Además de conocer el hierro, eran ya agricultores y ganaderos. Toda la Antigüedad, incluida la romanización y hasta al menos el año 1025, en que Guipúzcoa entra en la historia, es un período oscuro del que se sabe bien poco.

El territorio guipuzcoano fue incorporado a Castilla en 1200. En 1256, el rey Alfonso X, el Sabio de Castilla, otorgó el fuero a Tolosa. En este fuero se concedían a los habitantes de Tolosa unos privilegios con los que no contaban los habitantes de las aldeas cercanas, ni los de otras provincias. Igualmente dispuso la fortificación de Tolosa, Ordicia y Segura, puntos fronterizos con Navarra. La ciudad original se levanta en una isla separada por un brazo del Oria que pasaba por la actual calle de la Rondilla (anteriormente de Pablo Gorosábel) y está totalmente amurallada, con seis puertas dotadas de torreones de defensa (puertas de Castilla, Arramele, Navarra, casa de las Damas, Matadero y Nuestra Señora del Socorro).

En 1282 sufre un incendio que la destruye. Sancho IV de Castilla la concede nuevos privilegios para fomentar su reconstrucción y la llegada de nuevos habitantes; entre ellos libra a quienes fueran a establecerse allí de todo tributo a la Corona (Vitoria, 20 de abril de 1290), privilegios confirmados con posterioridad por Fernando IV de Castilla y Alfonso XI de Castilla.

Sin embargo, el mantenimiento de estos privilegios fue problemático en ocasiones, como cuando en 1463 el recaudador Jacob Gaón exigió el pago del impuesto llamado pedido a los tolosanos. Estos le contestaron que estaban exentos de pagarlo, por las disposiciones aprobadas por el rey. Gaón les amenazó, y varios de ellos lo mataron, decapitaron y expusieron su cabeza en lo alto de una picota, como castigo por haber puesto a Tolosa en lo alto de su lista de recaudaciones. El rey Enrique IV de Castilla se dirigió a Tolosa a vengar su muerte, pero los autores huyeron de la villa. El rey mandó derribar la casa en la que se había cometido el crimen. No llegó a ejecutar a los autores, ya que antes de atraparlos le llegó una petición de las Juntas de Guipúzcoa que le rogaba perdón para los tolosanos, y le exponía los argumentos de estos, y Enrique IV reconoció que estaban exentos del pago. La inseguridad reinante desde el siglo XIV hace que durante dos siglos varias villas y aldeas se unan y separen al concejo de Tolosa.

Tolositya.jpg

Tolosa se compromete a la defensa de las villas, que quedan bajo la jurisdicción del alcalde, y por lo general se adscriben a los privilegios y fueros de Tolosa. Durante el siglo XIV se producen varias desavenencias con estas ciudades, y un conflicto con San Sebastián por los casos de Andoáin, Aduna y Alquiza, que se zanja en 1479 con el paso de estas tres villas a la jurisdicción donostiarra. En 1469 sufre otro importante incendio, y otro mayor en 1503 que afectó incluso a la iglesia parroquial, pese a estar aislada. Se la conceden en ambos nuevos privilegios para ayudar en su reconstrucción, y los Reyes Católicos libran una orden por la que el corregidor de la provincia resida en Tolosa cuando no esté visitando otras villas.

El 9 de agosto de 1794, durante la Guerra de la Convención, las tropas francesas ocuparon Tolosa. En la Guerra de la Independencia fue ocupada otra vez. Mientras estuvo dominada por el ejército napoleónico sufrió los ataques de las guerrillas de la zona. De 1844 a 1854 bajo el gobierno de los progresistas, Tolosa fue capital de Guipúzcoa por espacio de 10 años, cediendo más tarde la titularidad a San Sebastián, con el consiguiente traslado de la Diputación y toda la gestión y gobierno a la nueva capital de la provincia. Tolosa fue una de las ciudades más importantes del territorio controlado por los carlistas en la guerra civil de 1872-1876, por lo que fue una de las sedes del periódico El Cuartel Real.

Economía

Tolosa es población eminentemente industrial. En ella está la más importante fábrica de boinas que existe, La Casualidad, fundada por don Antonio Elósegui en 1859, y que ocupa hoy más de 200 obreros y fabrica al día 3.500 boinas de todas clases, que vende en España, Francia, Inglaterra, Estados Unidos, Cuba y Filipinas. En Tolosa se estableció, el año 1842, La Esperanza, primera fábrica de papel continuo implantada en España, que hoy tiene cerca de dos centenares de obreros que producen al año más de 1,500 toneladas de papel. La Confianza data del año 1885 y hoy emplea /904/150 obreros. Y con las citadas comparten la tarea de fabricar papel, La Guadalupe, La Paperola, La Tolosana, La Papelera Española y otras hasta doce, que son las fábricas, importantísimas todas, de papel y de cartón que en Tolosa radican.

Y si a éstas añadimos una de achicoria, una de bicicletas, una de cajas, una de cápsulas metálicas, cinco carpinterías mecánicas, una fábrica de carros, una de cepillos, una de clavos, seis de curtidos, una de jabón, tres de lejías, dos de tejidos, una de telas metálicas, varias imprentas, litografías, etc. , puede el lector por sí mismo juzgar de la importancia industrial de Tolosa y explicarse porqué las aguas de ríos y regatas se aprovechan en saltos innumerables, y porque se multiplican en tal grado en las inmediaciones de Tolosa los hilos que conducen energía eléctrica.

Y un pueblo de esta actividad industrial ha de tener también intenso comercio. Además del establecido en forma perenne y constante, que es muy importante, diariamente hacen su aparición matutina en diversos lugares, y sobre todo en el popular tinglado, las vendedoras de quesos, corderos, setas, verduras, legumbres, frutas y géneros similares; los sábados se celebra un mercado que atrae á la villa gente de toda la provincia y especialmente de los pueblos del contorno, que aprovecha el viaje para surtirse en las farmacias, para hacer consultas á los abogados y salir de trances que en las aldeas no son fáciles de despejar; y además, los lunes tiene lugar otra feria de ganados que también es conocida y frecuentada por los baserritarras de todo goierri ó parte alta de Guipúzcoa. Para el mercado diario cuenta con una bonita plaza cubierta, llamada de la Verdura, y para el semanal, que se celebra los sábados, tiene un magnífico paseo cubierto, llamado Tinglado, que se halla instalado sobre columnas de hierro, encima del río Oria.

Desarrollo gastronómico

La alubia de Tolosa es una de las especialidades de la zona. Esta variedad se caracteriza por ser una alubia totalmente negra y uniforme. No requiere hidratación, por lo que no es necesario dejarla en remojo horas antes, como sucede con otro tipo de alubias. Es de carne mantequillosa y firme: si se cuece bien no debe romperse. Otra característica importante es que se debe cocer sólo con un trozo de berza por kilo, una cebolla y ajos. Si se quisiera añadir alguna carne grasienta, ésta debería cocinarse aparte, y una vez finalizada la cocción de la legumbre, mezclarlo todo.

Anualmente se celebra un concurso de las mejores alubias cultivadas en la región. Incluso existe una "Cofradía de la Alubia". Alrededor del puente de diciembre se celebra la Feria del chuletón, que atrae a numeroso público de todo el país. También hay fama de pasteleros con dulces como tejas y cigarrillos de Tolosa y los xaxus. Existe un museo de la repostería.

Cultura

Tolosa dispone de muchos medios de esparcimiento. Además de numerosos centros de recreo y políticos de diversa índole, existe el Casino Tolosano, muy bien instalado sobre el río Oria, y sin ambiente político. Hay también varios salones en los que se dan sesiones de cinematógrafo, y á veces funciones teatrales por buenas compañías que vienen de San Sebastián; tiene banda de música municipal, y otra particular; banda municipal de tamborileros, con academia de chistu y atabal, establecida en 1913 y única en Guipúzcoa; muy buen juego de pelota, plaza de toros, campo de foot-ball, etc., etc. Las Fiestas Euskaras, que se celebraron en Julio de 1913, fueron cultísimas y adquirieron verdadera brillantez, no superada en ninguno de los pueblos en que van celebradas.

Es de notable reseña el Certamen Coral, que desde su inicio en 1969 se ha convertido en uno de los mejores concursos que se celebran en el mundo, con participación de coros y grupos vocales de todos los países. También organizado por el CIT de Tolosa desde 1983 se celebra un importante Festival de Marionetas, Titirijai. De la mano de éste, en 2009 inicia su actividad el Centro Integral de la Marioneta, TOPIC. En otra esfera cultural, se celebran anualmente las jornadas Amalur sobre Naturaleza, Antropología y Viajes, organizadas por el Centro de Iniciativas de Tolosa.

Por otra parte, encontramos el centro cultural ocupado y autogestionado Bonberenea, promovido por jóvenes que mueve por todo el País Vasco, y también más allá de las fronteras su influencia. Por allí han pasado muchos grupos, como por ejemplo, Barricada, Fermin Muguruza, Doctor Deseo, Atom Rhumba y Gatillazo. Cuenta con sala de cine, emisora de radio y estudio de grabación propio donde han grabado grupos como Gose, Ama Say, Petti, Zea Mays, Glaukoma, Deabruak Teilatuetan, Anestesia o Lobo Eléctrico.

Lugares relevantes

  • Casa consistorial, construida entre 1657-1672, de estilo barroco, con la planta baja porticada y balcones de hierro forjado. Obra del maese cantero Juan de Arburola.
  • Casa de cultura (siglo XIX), edificio de planta rectangular alargada que sigue la línea de la antigua muralla, por lo que su fachada es perpendicular a las calles del casco antiguo, cegando su visión meridional. De estilo neoclásico isabelino, fue totalmente remodelado en la década de los ochenta para casa de cultura. Entre 1844 y 1854 fue sede de la Diputación Foral de Guipúzcoa.
  • Convento de San Francisco, situado a la salida del Camino Real a Castilla. De planta basilical, fue construido hacia 1676 por Nicolás de Zumeta y Agustín de Lizarraga. A resaltar el retablo de su altar mayor y la capilla de los Antia Artístico retablo mayor dorado churrigueresco-rococó.
  • Iglesia de Santa María, con 1.630 m² de superficie en la actualidad. La iglesia original se vio afectada por el incendio de 1503, y hasta 1548 no pudieron iniciarse las obras por falta de dinero. Se levanta entonces un edificio con tres naves altas rematadas por bóvedas de falsa crucería, sostenidas por seis columnas, en la variante local del gótico llamada gótico vasco. En 1761 Martín de Carrera la dota de la actual fachada barroca con espadaña central y dos torres unidas por balaustrada, y unos años más tarde se añade el atrio. En el siglo XIX Silvestre Pérez realiza unas reformas con corte neoclásico. Dispone de un retablo central, y en una de las capillas laterales se guarda la portada románico-gótica de la ermita de San Esteban, que resultó destruida por una inundación.
  • Iglesia del Corpus Christi.
  • Iglesia Nuestra Señora de Bedaio, iglesia creada por necesidades religiosas del pueblo y que fue reconstruida en 1776 por Antonio de Nazaval.
  • Palacio de Aramburu (siglo XVII), prototipo del barroco vasco. Edificio exento de planta irregular con tejado a cuatro aguas. Fachada austera de sillares almohadillados siguiendo los principios de simetría y centralidad propios del clasicismo. Es imponente el decorado de la puerta principal enlazando con el del balcón central. Está presente el escudo de armas del jurisconsulto Miguel de Aramburu, autor en 1697 de la Recopilación de los Fueros de Guipúzcoa.
  • Palacio de Atodo (siglo XVI), en el n.° 35 de la calle Mayor. De estilo renacentista, de amplias proporciones y fachada de sillares amparada por alerón doble de canes tallados. Hermosos balcones forjados en la planta noble y veinte huecos simétricos de arco rebajado en la última planta. Artístico escudo con león rampante mostrado por una pareja de infantes en gracioso escorzo. Cuna de Fermín de Atodo, conde palatino, capitán de los Tercios tolosanos en 1558 y embajador de Felipe II en Roma.
  • Palacio de justicia (año 1853), ocupa uno de los lados de la plaza porticada cuadrada de 50 m de lado. Conjunto neoclásico de composición unitaria, destacando el palacio por una mayor riqueza de materiales y dos plantas en lugar de tres que tienen las viviendas contiguas. El pórtico se transforma aquí en arcada. Fachada de sillares calizos en planta baja y recerco de huecos e impostas. Obra de los arquitectos locales Unanue y Escoriaza. En la cárcel de este juzgado compuso el bardo José María Iparraguirre el sentido zortziko de evocación materna Nere amak baleki (Si mi madre supiera). En 2009 sede del Centro Integral de la Marioneta, TOPIC.
  • Palacio Idiáquez, edificado en 1605, se levanta sobre la muralla, en la zona de la antigua Puerta de Navarra. El edificio actual se estima del siglo XVIII, tras que un incendio destruyera la anterior casa-torreón. Su fachada principal es de sillería en martillo (cierra la Plaza Vieja), mientras que el posterior es de ladrillo en diente de sierra sobre el río. En 1794 lo ocupó el fabulista Félix María de Samaniego y Zabala, cuando ejerció de alcalde de Tolosa. El edificio es hoy la sede social del Casino de Tolosa.
  • Plaza de toros en Tolosa, plaza inaugurada el 24 de junio de 1903.
  • Torre de Andía ubicada en el n.° 17 de la calle Mayor. Sólo quedan vestigios del escudo y dos gárgolas, además de los cimientos, de este edificio medieval donde vivió el esclarecido Domenjón González de Andía, considerado "Rey de Guipúzcoa (Gipuzkoako Erregia)".
  • Convento de Santa Clara. Cenobio barroco (siglo XVIII) de monjas clarisas.

Bibliografía

  • De Zavala, Federico; Garmendía Larrañaga, Juan. Monografía histórica de la Villa de Tolosa. Donostia: Eusko Ikaskuntza, 2007 -58p. ISBN: 978-84-8419-104-9.

Fuentes

  • Historia de Tolosa. Disponible en ¨tolosa.eus/index.php¨. Consultado el 22 de junio del 2015.
  • Ciudad Española. Disponible en ¨www.ingeba.org¨. Consultado el 22 de junio del 2015.