Saltar a: navegación, buscar

Trastornos circulatorios

Trastornos circulatorios
Información sobre la plantilla
Trast circulat php.jpeg
Se caracteriza por activación de la cascada de la coagulación dando lugar a la formación de microtrombos en la microcirculación de todo el cuerpo pero que adopta con frecuencia una distribución desigual y caprichosa.

La coagulación intravascular diseminada(CID), trombosis de la microcirculación o coagulopatía de consumo no es una enfermedad primaria, sino una posible complicación de cualquier proceso que se acompañe de extensa activación de la trombina.

Trastornos circulatorios

Trastornos Circulatorios Generales

Coagulación intravascular diseminada (CID, trombosis de la microcirculación o coagulopatía de consumo. No es una enfermedad primaria, sino una posible complicación de cualquier proceso que se acompañe de extensa activación de la trombina.Definición: proceso trombohemorrágico agudo, subagudo o crónico que aparece complicando secundariamente a diversas enfermedades. Se caracteriza por activación de la cascada de la coagulación dando lugar a la formación de microtrombos en la microcirculación de todo el cuerpo pero que adopta con frecuencia una distribución desigual y caprichosa. A consecuencia de la diátesis trombótica hay consumo de plaquetas, fibrina y factores de coagulación; seguidamente se activan los mecanismos fibrinolíticos.

Etiología: Complicaciones obstétricas, infecciones, neoplasias, lesión tisular masiva y otros.

Patogenia: (Retro)

Consecuencias: Deposito de fibrina generalizado en la microcirculación (causa) isquemia y anemia).


Diátesis hemorrágica (consumo de plaquetas y factores de coagulación así como activación del plasminógeno.

Morfología:Trombos en cerebro, corazón, pulmón, riñón, suprarrenales, bazo, hígado, placenta e hipófisis (necrosis hipofisaria posparto).


Hemorragias.

Evolución: Fulminante o insidiosa crónica.

Daño multiórgano l (DMO)

Se aplicó la definición del DMO como un conjunto de [[trastornos morfológicos]] frecuentes en pacientes críticos, asociado a diversos factores causales y, por tanto, vinculado a cualquier especialidad méedica , edad o sexo, donde primordialmente ocurre un daño inmunológico que se concatena con un daño sistémico, y que de acuerdo a su intensidad puede evolucionar hacia la muerte inmediata, regresar o manifestarse evolutivamente con un SDMO.


Daño multiorgánico.Etiopatogenia

Los requisitos seguidos para el diagnóstico del DMO son: La presencia de un factor causal y tres o más órganos afectados por las manifestaciones que se muestran en la 1. Las variables estudiadas fueron: sexo, edad, especialidades de egreso, [[estadía hospitalaria]], causas de muerte, manifestaciones y órganos más afectados.

TABLA 1

Manifestaciones en los órganos afectados por el daño multiorgánico

La presencia del DMO no tiene que ser necesariamente causa de muerte. Este puede incluirse como otro diagnóstico. El DMO puede mani­festarse de inmediato y provocar la muerte del paciente o puede ser menos severo y regresar espontánea o terapéuticamente. Estas dos posibilidades generalmente no dan lugar a manifestaciones clínicas de SDMO o son muy discretas. La tercera posibilidad es cuando estas se presentan de modo evidente y permiten el diagnóstico del SDMO. En este caso la mayor parte de los pacientes mueren y sólo una minoría logra sobrevivir cuando los cuidados intensivos son eficaces y adecuados la respuesta del organismo.

Al analizar la afectación por órganos debe distinguirse entre el DMO y el SDMO lo que nos permite profundizar en su estudio, conocer mejor el tema y por ende, su patogenia. El SDMO es un síndrome, el conjunto de [síntomas y signos, las alteraciones funcionales en un paciente. El DMO son las alteraciones morfológicas, estructurales, que se diagnostican mediante la autopsia cuando están o estuvieron presentes los factores causales que explican la evolución del paciente fallecido. El diagnóstico del SDMO es premórtem y el del DMO postmórtem. El SDMO puede diagnosticarse cuando el médico asistencial recoge los elementos clínicos y humorales en la medida en que aparecen y el avance tecnológico se lo permite. El DMO puede diagnosticarse de inmediato con las técnicas convencionales que realiza un patólogo en el estudio postmórtem de un fallecido.

Sin embargo, no debe olvidarse que estructura y función van aparejadas y que sus alteraciones ocurren al unísono, están interrelacionados entre sí. El DMO no antecede al SDMO. Los que cambian son los elementos y posibi­lidades diagnósticas. El SDMO requiere no sólo de la capacidad del médico de asistencia sino de tecnologías que en la medida que se des­arrollan hacen más precoz el diagnóstico. Los requisitos diagnósticos del DMO están presentes en la autopsia y son fácilmente detectables por el patólogo, muchos de ellos microscópicamente.

Fuente

Conferencia de Trastornos Circulatorios en la ELAM