Saltar a: navegación, buscar

Usuario de información Artículos certificados

Usuario de la información
Información sobre la plantilla
Usuario de información.jpeg
Concepto:Persona, grupo o entidad que utiliza la información, o los servicios de información

Usuario de la información. Persona, grupo o entidad que utiliza la información o los servicios de información. Es un término genérico y abarcador. La educación y formación de usuarios de la información se encuentra estrechamente vinculada con los estudios de usuarios, las necesidades informativas, la psicología, la educación, la divulgación científica y técnica, la caracterización de usuarios, la comunicación científica y otras disciplinas que permiten realizar análisis integrales.

Etimología

Suele orientarse el significado del término a los que reciben la acción de los trabajadores de la información. No obstante, no debe olvidarse que si la misión de la entidad de información es gestionar el conocimiento y potenciar el aprendizaje de la inteligencia de la organización o comunidad a la cual le presta servicio, entonces el trabajador de la información no debe desempeñar su labor sin usar determinada información proveniente de sus interlocutores (usuarios) y, por tanto, es usuario de sus usuarios. Es decir, los usuarios y los trabajadores de la información están en un proceso continuo de comunicación, ambos desempeñan roles de fuente y destino de la información en diferentes situaciones.

Otro concepto apunta a lo siguiente:

Por usuarios de la información se entiende todos los beneficiarios potenciales de un sistema de información. Estos pueden ser individuos, empresas, organismos oficiales y entidades que utilizan o deben utilizar información científica y técnica para la toma de decisiones, concebir nuevos productos, adoptar nuevas tecnologías para mejorar y ampliar el proceso de aprendizaje; y que se encuentran subordinadas a las necesidades sociales, económicas, sicológicas y otras.

Clasificación de usuario de la información

  • Potencial: es toda persona, grupo o entidad, cuya actividad está vinculada, directa o indirectamente, al cumplimiento de la misión y de los objetivos estratégicos de la organización o comunidad en la cual está insertada la entidad de información, pero que no ha hecho uso de los servicios de información que esta ofrece. Algunos autores denominan a esta categoría de usuario potencial como "no usuario" al no haber formulado nunca una solicitud de servicio.
  • Real: es toda persona, grupo o entidad que ha formulado, en alguna ocasión, una solicitud de servicio a la entidad de información.
  • Externo: es toda persona, grupo o entidad que no se encuentra subordinada administrativa ni metodológicamente a la misma gerencia que la entidad de información, o que, teniendo alguna de las subordinaciones aludidas, tiene una entidad intermedia de información.
  • Interno: es toda persona, grupo o entidad que se encuentra subordinada administrativa o metodológicamente a la misma gerencia que la entidad de información y que no tiene una entidad intermedia de información
  • Intermediario: es toda persona, grupo o entidad que utiliza oficialmente la información y los servicios de una unidad de información con el propósito de cumplir una misión similar con respecto a otros usuarios.
  • Final: es toda persona, grupo o entidad que recibe los servicios pero no con el propósito oficial o consciente de brindarlos, a su vez, a otros usuarios.

Caracterización de usuarios de la información

Determinar con precisión las características (objetivas y subjetivas) de los usuarios individuales y colectivos, sus intereses y motivaciones surgidas en el proceso social, representan el pilar en que debe basarse la organización de la educación y formación de usuarios. Sin una apreciación justa del problema sería muy difícil influenciar positivamente en el desarrollo de los planes y programas para la creación de hábitos y habilidades en el uso de la información. Todo lo cual debe analizarse como un proceso evolutivo, en el que las necesidades y condiciones varían de acuerdo con la época y el desarrollo social.

Existen diversos criterios relativos a la categorización de usuarios. Al respecto, el especialista soviético D. E. Shejurin señala que:

"Resulta difícil establecer una clasificación de los usuarios, ya que cada usuario tiene necesidades informativas únicas, condicionadas por el nivel de su potencial creador (capacidad, erudición, entusiasmo) y por el carácter del trabajo que realiza; mientras que la actividad informativa y creativa del científico se halla en dependencia directa de su actividad"

Se puede afirmar que en la categorización de usuarios pueden existir tantas categorizaciones como variables se tomen en consideración.

Sobre la base de criterios muy amplios, el profesor A: I. Mijailov distingue tres grupos de usuarios: científicos (investigadores); ingenieros (especialistas prácticos) y dirigentes. El propio Mijailov señala que:

"no existe un límite exacto entre la ciencia y la técnica que permita deslindar estos grupos con facilidad "

El especialista Iván Wiesenberger establece nueve criterios para categorizar a los usuarios:

  1. Tipo de institución en que trabaja: científica, técnica, de producción y otras.
  2. Perfil de interés.
  3. Profesión.
  4. Ser colaborador de una institución científica.
  5. Estado de preparación (nivel educacional) para la utilización de la información: secundaria, universitaria, con títulos científicos y otros.
  6. Tipos de servicios informativos que utiliza: todos, algunos o uno en particular.
  7. Particularidades individuales: rama en que labora, función que realiza, experiencia laboral, edad, idiomas extranjeros que conoce, trabajos investigativos realizados y otros.
  8. Demandas e intereses por determinados temas que pueden analizarse a través de ficheros de servicios prestados.
  9. Grado de preparación en la esfera de la información científica y técnica: conocimiento de los métodos y medios informativos y su aplicación en problemas concretos de su actividad y otros más.

Estas categorías se dividen de la forma siguiente:

Grupos principales
Grupos
Personas que se encuentran sistemáticamente en la educación y la calificación (entrenamiento).
  • Estudiantes
  • Aprendices
Trabajadores de la investigación y desarrollo sin funciones de dirección predominantes.
  • Científicos en trabajos e investigaciones básicas.
  • Personal en investigaciones aplicadas, de desarrollo, construcciones, economía y organización de la ciencia.
Trabajadores de la producción.
  • Racionalizadores, innovadores.
  • Ingenieros jefes (responsables de grupos, jefes de brigadas, maestros y capataces).
  • Trabajadores calificados.
Trabajadores de la dirección y planeamiento (incluyendo su personal científico).
  • Jefes de departamentos.
  • Directores, dirigentes de plantas.
  • Directores generales, ministros.
Trabajadores de la enseñanza, publicitarios.
  • Maestros de escuela.
  • Profesores de las escuelas técnicas, universidades y preuniversitarios.
  • Periodistas, editores.

La categorización de usuarios posibilita orientar los diferentes cursos de educación y formación de usuarios en contenido y forma con un costo razonable; influenciar positivamente en el desarrollo de los planes y programas, y, entre otros, establecer motivaciones apropiadas a las diferentes categorías de usuarios. En parte, esto se logra a través de los programas elaborados y destinados a estos fines.

Educación y formación de usuarios de la información

Los procesos de educación y formación de usuarios de la información coadyuvan a que estos realicen un uso adecuado de los recursos disponibles de información (fuentes, servicios y sistemas de información) como medio para ejecutar y racionalizar los trabajos de rutina intelectuales y de actividad creadora.

Ambos conceptos han sido empleados como sinónimos en reiteradas oportunidades. Sin embargo, existen diferencias sustanciales entre ambos.

Educación es el proceso por el cual se logra que los usuarios potenciales de información o los encargados de elaborar políticas nacionales en esta esfera, adquieran conciencia del valor de la información para actividades especializadas y para la vida cotidiana, adopten actitudes positivas con respecto a la necesidad de buscar información y estén motivados para utilizar o desarrollar los recursos informativos.

Formación es el proceso por el cual se capacita a los usuarios de la información, efectivos o virtuales, para descubrir las fuentes pertinentes de información, buscar dichas fuentes y organizar la información para utilizarla.

En algunos países o sectores de un país puede ser más necesario educar a los usuarios que formarlos. La idea de capacitarlos para la búsqueda de información puede ser prematura si se carece de una estructura básica de información. Tales países o sectores requieren programas de educación de los usuarios que les inculquen el valor de los recursos informativos.

Ventajas

Entre otras, la educación y formación de usuarios posibilita:

  1. Capacitar al usuario para que formule sus necesidades informativas reales y aprovechar plenamente las posibilidades de información ofrecidas por las instituciones de información.
  2. Instruir al usuario para que utilice métodos y técnicas adecuadas en la práctica informativa y que permitan racionalizar el trabajo intelectual en su propio campo a través de un sistema de información determinado.
  3. Demostrar la importancia social de la información como vía para la realización de los trabajos intelectuales, de rutina y actividades creadoras.
  4. Hacer más eficiente y productivo el sistema, subsistema o servicios informativos que se brindan y otros más.

La educación y formación de usuarios de la información se encuentra estrechamente vinculada con los estudios de usuarios, las necesidades informativas, la sicología, la educación, la divulgación científica y técnica, la caracterización de usuarios, la comunicación científica y otras disciplinas que permiten realizar análisis integrales sobre esta problemática.

La educación y formación de usuarios es un proceso ininterrumpido que se inicia en la edad temprana, continúa en los diferentes niveles de la enseñanza y se mantiene como una necesidad durante toda la vida activa de los usuarios. La misma se encuentra en constante desarrollo de acuerdo con las apremiantes necesidades sociales y la renovación constante de las necesidades informativas.

Con el propósito de cumplir los objetivos principales que se obtienen de la educación y formación de usuarios se elaboran e imparten un conjunto coherente y armónico de planes y programas adecuados a las condiciones particulares del entorno donde se van a aplicar.

Los programas se pueden desarrollar a partir de temas comunes a los grupos principales de usuarios y, a continuación, se profundizará en las particularidades y necesidades de grupos de usuarios específicos y de la literatura especializada más apropiada a los mismos.

Características de los programas de educación y formación

Entre las características principales de los programas se encuentran:

  1. Estar acorde con los planes de desarrollo socioeconómico, los avances científicos y tecnológicos, y la situación real de la infraestructura de información existente.
  2. Ser objetivos, comprensibles y flexibles ante las cambiantes necesidades informativas de los usuarios y a la introducción de nuevos servicios.
  3. Ajustarse a las características de los grupos de usuarios.
  4. Evaluar sistemáticamente la calidad de los mismos.

El proceso de desarrollo de los programas se puede alterar a causa de factores que influyen en ese proceso. La especialista sueca N. Fjällbrant los delimita como:

  1. La motivación. La instrucción se debe llevar a cabo con una alta motivación, como por ejemplo cuando el estudiante desea obtener información relacionado con un proyecto en particular.
  2. La actividad. El trabajo activo sobre un problema - haciéndolo se aprende - tiene más valor que un simple relato de cómo hacer una parte del trabajo.
  3. El conocimiento. La educación será más efectiva si el estudiante comprende lo que está realizando y por qué lo hace. Esto es, si nuevos hechos pueden ser pertinentes para que exista el conocimiento.
  4. La retroalimentación. La información referente a los progresos alcanzados por los estudiantes es de gran valor para los mismos.

Métodos y medios aplicados a la educación y formación

Entre los métodos y medios aplicados a la educación y formación de usuarios de la información se encuentran los siguientes:

La especialista N. Fjällbrant ha dividido estos métodos y medios según a quien están dirigidos:

  1. Enseñanza de grupo. A través de conferencias, seminarios, demostraciones, visitas dirigidas, filmes, vídeos y otros.
  2. Enseñanza individual. A través de guías, ejercicios prácticos, asistencia individual y otros.

Por su parte, Miguel Jiménez prefiere agrupar estos métodos y medios en:

  1. Trabajo de orientación y asistencia a usuarios: Representa la actividad más antigua que se realiza con la formación de usuarios. Permite familiarizar al usuario con los productos y servicios informativos, así como instruirlos en la correcta utilización de los recursos de información que son ofrecidos en las instituciones de información. Esta actividad suele acompañarse con la entrega de plegables, esquemas y guías para los servicios, Como ventaja principal, está la efectividad de la interacción usuario - especialista, que posibilita profundizar en las necesidades informativas e inquietudes del usuario individual. Por lo antes expresado, su retroacoplamiento resulta aceptable. Entre las principales desventajas se encuentran la alta calificación requerida por el especialista en información y la limitación de estar dirigida a usuarios individuales que asisten a una institución de información, lo que la hace costosa y de un alcance muy limitado.
  2. Edición de publicaciones y materiales especiales: Permite brindar, en forma breve, comprensible, coherente y adecuada a los grupos de usuarios, los servicios y productos que generan las instituciones de información, aquí se incluyen filmes, vídeos, libros de enseñanza, etc. Es bueno destacar que los materiales audiovisuales tienen mayor aceptación que las guías escritas en lo que a formación de usuarios se refiere.
  3. Los medios masivos de difusión: Debido a su alcance, suelen emplearse más en la educación de usuarios. También se utilizan como elementos complementarios al plan nacional de formación de usuarios. Comprende los artículos de prensa general o especializada, la radio, la televisión y el propio cine, a través de materiales especiales. Entre sus principales ventajas se encuentran la de poder llegar a los usuarios potenciales en cualquier lugar, por apartada que fuere la región en donde se encuentren. Entre las desventajas principales está que requiere de un personal con experiencia y alta calificación; que su elaboración costosa y no posibilita profundizar en problemas relacionados con las necesidades informativas e inquietudes individuales de los usuarios y que los programas se desactualizan con rapidez y el retroacoplamiento resulta poco aceptable en estas circunstancias.
  4. Enseñanza y eventos: De gran importancia para la educación y formación de usuarios. En él se incluyen:
  • Enseñanza: cursos de distinta índole; seminarios y talleres; demostraciones; enseñanza programada, y otros.
  • Eventos: jornadas bibliotecarias; visitas dirigidas; concursos y exposiciones; conversatorios y conferencias; encuentros profesionales y otros.

Entre las ventajas de estos métodos y medios se encuentran la interacción entre los usuarios y especialistas, la cual es más flexible y permite profundizare en las necesidades informativas e inquietudes de los grupos de usuarios. Entre las desventajas se encuentran la calificación y experiencia elevada del personal, unida a una gran motivación en la temática del grupo a que se imparte. Por lo general, tiene un alcance local limitado. La elaboración de los programas es laboriosa y, por ende, más costosa.

Análisis para estudiar a los usuarios de la información

  • Se plantea en término de las necesidades de las personas en relación con los recursos de información requeridos para el desempeño de su actividad (fuentes, servicios y sistemas de información).
  • En término de la conducta de las personas con respecto a la comunicación y a la búsqueda de información.

La eficacia de cualquier entidad de información dependerá de la correcta definición de las necesidades de sus usuarios y de los servicios dirigidos a ellos.

Siguiendo a A. N. Leontiev, se puede afirmar que el análisis de la actividad informativa del usuario se debe realizar a través del análisis de los motivos. Este análisis sicológico debe basarse en las principales características de los motivos, entre las cuales se incluyen el carácter mediatizado y la estructura jerárquica de los mismos.

Existe una íntima interrelación entre los motivos y las necesidades del usuario, lo cual significa que en este existe una compleja correlación de los motivos con sus distintas necesidades.

Un aspecto que se debe tener en cuenta con respecto al usuario es que su actividad general siempre responde a varias necesidades y, por consiguiente, está estimulada por varios motivos. Sin embargo, en una actividad concreta se puede distinguir un motivo rector, que imprime a la conducta un sentido determinado.

La presencia de motivos rectores no niega la existencia de motivos complementarios que directamente estimulan la conducta. Sin embargo, sin motivos rectores el contenido de una actividad carece de sentido para la personalidad. Precisamente, el motivo rector es el que garantiza la posibilidad de la mediatización y jerarquización de los motivos. Se debe señalar que la jerarquía de los motivos tiene un carácter estable relativo, lo cual incide en la relativa estabilidad de toda la personalidad: sus intereses, posiciones, valoraciones. Por tanto, los cambios en los motivos rectores se reflejan en las posiciones, intereses y valoraciones de la personalidad.

Otro aspecto que se debe tener en cuenta lo constituye la interrelación existente entre las funciones de dotación de sentido y de estímulo de los motivos.

La cuestión radica en que no siempre existe una relación lineal entre estas funciones. Hay casos de usuarios que "saben" que deben utilizar la información para elevar la eficacia de sus soluciones técnicas, pero este conocimiento no los impulsa a actuar consecuentemente. Sin embargo, en determinadas condiciones, los motivos conocidos pueden transformarse en motivos que actúen directamente. A. N. Leontiev denominó "desplazamiento del motivo al fin" a este mecanismo. El mismo tiene como resultado el surgimiento de nuevas actividades, la aparición de nuevas relaciones con la realidad. El principio de funcionamiento de este mecanismo consiste en que el resultado de las acciones del sujeto sea más significativo para él que el motivo que le impulsa a actuar.

Fuentes

  • González Suárez, Enrique y Fernández de Castro, Astrid. La formación del interés por la utilización de la información científica y técnica. En: Actualidades de la información científica y técnica, año XX, No. 5 (148), octubre de 1989.
  • Jiménez Denis, Miguel. Consideraciones sobre la educación y formación de usuarios de la información en Cuba. En: Actualidades de la información científica y técnica, año XVII, No. 3 (128), p. 83 - 103, junio de 1986.
  • Jiménez Denis, Miguel. Los no usuarios de la información: Una categoría importante para la educación y formación de usuarios de la información. En: Ciencias de la Información, año XXII, No. 2 (159), p. 22 - 27, septiembre, 1991.
Obtenido de «https://www.ecured.cu/index.php?title=Usuario_de_información&oldid=1808561»