Saltar a: navegación, buscar

Várices

Várices
Información sobre la plantilla
Varices1.JPG
Clasificación:No trasmisible

Várices. Son venas dilatadas permanentemente, en la que existe reflujo. Es una de las enfermedades que con mayor frecuencia afecta al ser humano. Está difundida en todo el mundo, aunque con una distribución geográfica variable. La población más afectada es la perteneciente a los países llamados occidentales.

Aparecen por el mal funcionamiento de las válvulas de las venas de las piernas, las cuales se ensanchan, dilatan, debilitan y no regresan la sangre al corazón, esta mala circulación provoca que la sangre se estanque en las venas por lo que se hacen gordas y tuortosas. Con el tiempo las varices tienden a hacerse más grandes llegando a ser causa de edemas en las piernas y úlceras varicosas, pero antes se presenta pigmentación parda de la piel.

Clasificación de las várices

Según tamaño

  • Várices pequeñas: son aquellas que producen un sensación de pesadez y cansancio en las piernas.
  • Várices medianas: son las que pueden provocar flebitis superficiales y dolorosas.
  • Várices grandes: aquellas que se manifiestan con fuertes dolores, úlcera y trombosis.

Según su tipo

  • Telangiectasias: venas diminutas que no se ven a simple vista, pero cuando se dilatan producen pequeñas "telarañas" de color violeta. Este tipo de várices generalmente son hereditarias.
  • Várices: venas subcutáneas que se encuentran dilatadas y tortuosas.
  • Insuficiencia venosa crónica: várices que no reciben tratamiento provocando complicaciones, como úlceras.

Causas

Se presenta sobre todo en las mujeres, esto por causas genéticas y hormonales. Las hormonas que produce el ovario, relajan las fibras musculares existentes en la pared venosa, favoreciendo así a la aparición de várices.

Los embarazos causan las várices por que aumentan la cantidad de sangre que tienen que manejar las venas y el feto comprime durante largos meses las venas de la pelvis, impidiendo una buena circulación, pero fundamentalmente, por las hormonas que produce la placenta. Otras causas son:

  • Las tromboflebitis.
  • La obesidad.
  • Utilizar anticonceptivos o tomar hormonas.
  • Estar de pie o sentado por mucho tiempo.
  • Vestir con ropa y/o calzado ajustado.
  • Poner calor directo en las piernas.

Por lo general, las várices no ponen en riesgo la seguridad del enfermo. Pero pueden afectar seriamente su calidad de vida por las molestias que ocasionan y por la invalidez que pueden llegar a existir, particularmente cuando aparece una úlcera.

Otras causas

Otra causa por las que pueden aparecer las várices, son la presencia de diferentes factores de riesgos:

  • El sedentarismo
  • La herencia familiar
  • Cuando una persona padece estreñimiento, el abdomen ejerce más presión al defecar, lo cual debilita la pared de las venas y causa la formación de várices.
  • La edad es un factor importante para la aparición de esa lesiones.
  • El uso de ropas ajustadas dificulta la circulación sanguínea.
  • El hecho de permanecer varias horas de pie o sentada en una misma posición predispone la aparición de venas varicosas. A su vez, el riesgo es mayor cuando la labor se realiza a temperaturas elevadas.
  • El consumo de tabaco y alcohol.

Síntomas

  • Pesadez de piernas.
  • Cansancio.
  • Calambres.
  • Picores e incluso fuertes dolores.
  • Hinchazón de tobillos y pies.
  • Las venas de la piernas comienzan a agrandarse, lo que puede notarse a simple vista bajo la piel.
  • Los tobillos y pantorrillas toman un color parado-grisáceo.
  • Se presentan úlceras en la piel de los tobillos.

Recomendaciones

  • Evite estar mucho tiempo parado o sentado. Si su trabajo o la vida que lleva es muy sedentaria, procure en ratos flexionar piernas]] y tobillos frecuentemente, levantarse y caminar un poco.
  • Al final del día, eleve las piernas unos centímetros por encima del nivel del corazón.
  • Al aplicarse crema en las piernas o al bañarse, masaje en sentido ascendente, desde los tobillos hacia los muslos ejerciendo una ligera presión.
  • Realizar ejercicios que favorezcan la circulación y alivia molestias, algunos de los siguientes son:
    • Paseo o bicicleta con zapatos adecuados y cómodos.
    • Practicar natación.
    • Estando de pie, ponerse de puntillas varias veces durante unos segundos.
    • Acostado boca arriba con las piernas elevadas, realizar movimientos de pedaleo.
    • Acostada o sentada con las piernas extendidas y elevadas por encima de la cadera, flexionar y extender los dedos de los pies.
    • Lleve una alimentación balanceada.
    • Evitar las fuentes de calor.
    • Refrescar las piernas con baños de agua fría.
    • Evitar el estreñimiento.
    • Evite subir de peso en exceso.
  • Siempre y cuando el médico este de acuerdo, utilizar medias compresivas, éstas proporcionan alivio inmediato y duradero, ya que comprimen las venas, mejorando el retorno venoso. La medias están diseñadas de forma que la máxima compresión se da alrededor de los tobillos y pantorrillas. Pueden estar indicadas también en el embarazo]
  • Seguir un tratamiento, para iniciarlo se deberá realizar un examen clínico y físico, con una exploración hemodinámica por Eco-doppler. En algunos casos es necesaria la realización de una flebografía con contraste.

Cirugía y otros tratamientos

Las várices deben ser tratadas por personas con el título de Cirujano vascular. Algunos doctores recomiendan la cirugía, como una forma de eliminar las várices. En ésta se debe incluir la escisión de la vena más grande y de sus tributarias o colaterales. El beneficio a largo plazo en pacientes apropiados es muy alto.

La cirugía suele complementarse con la esclerosis de varices. Para las várices pequeñas, pero que no se ven bien, se suele emplear una técnica que consiste en inyectar directamente en cada vénula superficial Varicosa, una sustancia química que produce una inflamación de la vénula, que luego se sigue de cicatrización.

La técnica incluye por lo general múltiples sesiones. Si se realiza correctamente, no duele y no presentan complicaciones. Las várices tienen gran tendencia a reaparecer luego de haber sido operadas. Esto es lo que popularmente se conoce como "las várices que vuelven" y en lenguaje técnico recidiva varicosa. Hay dos razones por las que esto ocurre. Una es por el lugar donde se encuentran y la otra es la insuficiente exactitud diagnóstica con que se ha trabajado en el problema de las várices. Aunque en los últimos años gracias a la moderna tecnología médica que permite llegar a diagnósticos muy exactos del proceso varicoso, esto ha cambiado. Además de la cirugía convencional están los siguientes tratamientos:

  • Láser: es un tratamiento alternativo a la cirugía convencional, aplicado para las venas grandes y de mediano tamaño. Una pequeña fibra de láser (como un espagueti) es introducida en la vena afectada haciendo que esta vena se colapse. El procedimiento es practicado con anestesia local y el paciente sale caminando de la sala de procedimiento.
  • Radiofrecuencia: tratamiento igualmente alternativo a la cirugía, un pequeño catéter se introduce en las venas afectadas y se dispara una energía de radio que colapsa la vena.
  • Escleroespuma: indicado para las pequeñas venitas, llamadas telangiectasias. Es inocuo y no produce ningún tipo de Incapacidad.
  • Tratamiento con espuma ecoguiada: se utiliza espuma o Foam que va directamente a la vena afectada, se coloca mediante un dispositivo especial y guiados por una pantalla con un ecógrafo especializado para casos intermedios de várices.
  • Min-incisiones: en el caso de varices muy grandes, es necesario realizar incisiones para extraerlas, sin embargo, instrumentos sofisticados novedosos son capaces de hacer esto a través de orificios hechos con aguja, para producir un excelente resultado estético.
  • ENOF: tratamiento endoluminal de oclusión, por sus siglas en ingles. Este es un procedimiento simple ideado para venas grandes; es rápido y sencillo, no hay heridas ni suturas, es ambulatorio y la recuperación es casi inmediata.

Prevención

Para evitar la aparición de várices o mejorar el estado circulatorio es necesario seguir las siguientes indicaciones:

  • Si se tiene que permanecer mucho tiempo de pie o sentado, mover las piernas y a la hora de descansar, elévelas un poco durante un rato.
  • Realizar actividad física que generen movimientos en las piernas para estimular la circulación de la sangre e impulsar su retorno al corazón.
  • Cuidar las piernas durante el embarazo, realizando ejercicios y usando medias de compresión, siempre y cuando el ginecólogo este de acuerdo.
  • Evitar el uso de calzado con tacones altos o demasiado plano, o ropa muy ajustada.
  • Consume fibras, pescado y frutas para mejorar la evacuación intestinal.
  • Fortalece la dieta con alimentos ricos en vitamira E, que previenen la formación de coágulos de sangre y reducen los calambres en las piernas.
  • Controlar el exceso de peso.
  • Evitar acercarse a fuentes de calor.
  • Procurar bañarse por la noche.

Fuentes