Saltar a: navegación, buscar

William McKinley

William Mckinley
Información sobre la plantilla
William mckinley.JPG
Político estadounidense
Presidente de los Estados Unidos de América
25º Presidente de los Estados Unidos
4 de marzo de 1897 - 14 de septiembre de 1901
VicepresidenteTheodore Roosevelt
PredecesorGrover Cleveland
SucesorTheodore Roosevelt
Datos Personales
Nacimiento29 de enero de 1843
Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Fallecimiento14 de septiembre de 1901
Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Causa de la muerteMagnicidio
Alma materAbogado
Partido políticoRepublicano
William Mckinley. Político estadounidense. Vigésimoquinto Presidente de los Estados Unidos de América. Con su mandato comenzó un periodo de dominio del Partido Republicano, durante el cual se fomentó la actividad mercantil y Estados Unidos se convirtió en una potencia mundial tras su victoria en la Guerra Hispano-estadounidense. Se valió de la explosión en La Habana del navío norteamericano USS Maine para intervenir en la guerra hispano-cubana.

Síntesis biográfica

Nació el 29 de enero de 1843 en el seno de una devota familia metodista de la pequeña ciudad de Niles, Ohio.

Acudió al Allegheny College durante un año. Al estallar la Guerra Civil Estadounidense en 1861, se alistó en el Ejército de la Unión y alcanzó el grado de oficial.

Vida Política

Comenzó a ejercer la abogacía en Canton, Ohio, en 1867 e inició su carrera política en 1869 como procurador del condado.

En 1877 fue elegido miembro de la Cámara de Representantes, creciendo su influencia en el seno del Partido Republicano.

También resultó electo gobernador de Ohio (1892-1896). Hacia 1896 se había convertido en el más seguro candidato republicano a la presidencia, gracias a su liderazgo en Ohio, a sus conexiones dentro del partido y a su apoyo a determinadas cuestiones económicas, en especial los aranceles proteccionistas.

Presidente

Las elecciones celebradas en 1896 constituyeron un punto de inflexión en la política estadounidense. McKinley defendió los aranceles como un medio de protección a las empresas y al mercado de trabajo frente a las importaciones extranjeras; también era partidario del patrón oro en contra de la opinión de su oponente demócrata, William Jennings Bryan, que propugnaba la acuñación ilimitada en plata, lo que habría incrementado la inflación.

El apoyo del millonario Mark Hanna le facilitó la elección por abrumadora mayoría frente al candidato demócrata-popular, William J. Bryan.

Política interna

Su gobierno promulgó la tarifa proteccionista de 1897, impuso el patrón oro en 1900 y, en general, fomentó la confianza en los medios empresariales. La economía del país se recuperó de una severa depresión en gran parte gracias a esta política económica, y los republicanos quedaron así asociados a la prosperidad económica lo que los convirtió en la fuerza política dominante hasta la década de 1930.

Durante su primer mandato (1897-1900) reforzó el proteccionismo aduanero como respuesta a la crisis económica.

McKinley obtuvo la aprobación pública de su gestión cuando derrotó nuevamente a Bryan y fue reelegido en 1900, en las elecciones presidenciales.

Política exterior

Las relaciones exteriores supusieron un obstáculo dilatorio para los objetivos prioritarios de la administración McKinley cuando la sublevación cubana contra el dominio colonial español originó presiones para que Estados Unidos interviniera en Cuba.

Ante la Guerra de Independencia de Cuba (1895-1898), se valió de la explosión en La Habana del navío norteamericano USS Maine para intervenir en la guerra hispano-cubana, como venían pidiendo mediante campañas de prensa importantes sectores de la opinión pública norteamericana.

Este hecho puso fin a la presencia colonial española en Cuba, Puerto Rico y Filipinas, y propició a Estados Unidos la anexión de Puerto Rico, Filipinas y Guam, así como iniciar su penetración en Cuba.

Ese mismo año de 1898 obtuvo la reelección como presidente, a pesar de las acusaciones demócratas de haber sido instrumento de los grandes intereses empresariales y de un nuevo imperialismo. El 20 de abril de 1898 firmó la Resolución Conjunta que autorizaba al presidente el uso de la fuerza para eliminar el gobierno español en Cuba, y el 2 de marzo de 1901 sancionó la Enmienda Platt, que previamente aprobada por el Congreso de Estados Unidos, obligaba prácticamente al nuevo gobierno cubano a subordinarse al de esa nación.

Aunque la guerra fue popular en Estados Unidos, esas nuevas posesiones -a las que se sumaría Cuba, ocupada formalmente en 1899, y que permanecería como un protectorado de hecho a pesar de su teórica independencia tras la aprobación de la Enmienda Platt (1901)- provocaron polémicas por involucrar a Estados Unidos en la política mundial como gran potencia.

El crecimiento sin precedentes de grandes empresas, denominadas trusts, causó inquietud en el país y McKinley mostró su preocupación por estos asuntos al ser reelegido en 1900.

Muerte

La posibilidad de introducir cambios en la economía quedó truncada cuando el anarquista León Czolgosz le disparó en Búfalo (ciudad), estado de Nueva York, el 6 de septiembre de 1901.

Murió ocho días después, sucediéndole su vicepresidente Theodore Roosevelt.

Fuente