Axolote

Axolote
Información sobre la plantilla
Axolote.jpg
Clasificación Científica
Nombre científicoAmbystoma mexicanum
Reino:Animalia
Filo:Chordata
Clase:Amphibia
Orden:Caudata
Familia:Ambystomatidae

Axolote (Ambystoma mexicanum) o también conocido principalmente por ajolote. Es una especie totalmente acuática que puede llegar a superar los 25 cm. de longitud cuando es adulta. Su coloración salvaje es marrón oscuro, y debido a los programas de cría en cautiverio, se pueden conseguir ajolotes albinos, bancos y jaspeados. Su cuerpo posee surcos y su cola tiene una cresta vertical muy alta que llega hasta la nuca, sus extremidades son cortas y no palmeadas y provistas de cuatro falanges en las de adelante y cinco en las de atrás. Presenta tres pares de branquias de color oscuro para los ejemplares marrón y rojo intenso para los albinos y blancos.

Mitología e historia

En la mitología azteca el axolote (atl-agua y xolotl- monstruo; monstruo acuático), es la advocación acuática del dios Xolotl, de donde provino su nombre. Hermano de Quetzalcóatl y monstruoso a causa del nacimiento gemelar, Xolotl se encuentra asociado a la idea del movimiento y de la vida, de acuerdo con la leyenda del quinto sol. La dualidad se manifiesta en las transformaciones a las que recurre para evitar el sacrificio. Bernardino de Sahagún cuenta que Xolotl rehusaba la muerte, huyendo cuando vio llegar al verdugo y ocultándose en las milpas, se convirtió en una planta de maíz de dos cañas o ajolote (xolotl); al ser descubierto echó a correr otra vez y se escondió en un magueyal, donde tomó la forma de una penca doble o mejolote (de metl, maguey y xolotl). Una vez más lo halló el verdugo y escapó de nuevo introduciéndose al agua, donde se transformó en un pez llamado axolotl. Ésta es su última metamorfosis. Finalmente, el verdugo lo atrapó y le dio muerte. Xolotl es un dios que le tiene miedo a la muerte, que no la acepta y quiere escapar de ella mediante sus poderes de transformación.

El axolote en la vida de los aztecas, está documentado en varios códices entre los que se cuenta el Florentino . La primera referencia científica del axolote aparece en un libro de historia natural de 1615. A partir de entonces se hicieron numerosas publicaciones sobre este animal. Su nombre científico le fue dado doscientos años después. Los extraños animales impresionaron de gran manera a Alexander Von Humboldt, quien de México se llevó dos ejemplares a París y se los entregó al naturalista Georges Couvier para que los estudiase. Éste describió con sorpresa la presencia y la persistencia de las branquias externas a los lados de la cabeza, y destacó su parecido anatómico con la salamandra. Couvier, fiel a la lógica de la anatomía comparada, concluyó que el axolote no era más que la larva de una gran salamandra. No obstante, años después, en su célebre clasificación del reino animal se vio obligado a clasificarlo como un perennibranquio.

En 1863, durante la intervención francesa, se enviaron varios axolotes a París; allí se reprodujeron y sus crías sufrieron lo que a los estudiosos franceses pareció una extraña metamorfosis: perdieron el peine o pliegues de la parte superior de la espalda y las branquias, se llenaron de manchas blancas y se les desarrollaron pulmones. Sin embargo, sus padres jamás sufrieron metamorfosis. El nuevo animal parecido a la salamandra resultó ser un pariente del Ambystoma tigrinum mexicanum, batracio urodelo que vive como axolote en los lagos de la altiplanicie de México. El reconocido biólogo francés Jean Rostand comparó la neotenia del axolote con la del hombre, cuyo paso de la forma prehumana a la humana era, para Rostand, un proceso de atraso evolutivo.

Hábitat

El axolote es endémico de México su único hábitat natural son los lagos próximos a Ciudad de México y algunos ríos de cuevas especialmente Xochimilco y en Chignahuapan, en el estado de Puebla, donde ahora son muy escasos, ya que sufren una depredación por parte de especies no autóctonas, como las Koi y carassius que fueron introducidas por el hombre, y estos devoran sus desoves. Además la capacidad de regeneración del axolote lo ha llevado a estar en peligro de extinción, ya que en México se acostumbra comerlos en caldo para fortalecer las defensas. En la medicina tradicional mexicana se pueden encontrar jarabes de ajolote para tratar principalmente enfermedades respiratorias. Por esta razón es indispensable que los acuaristas que cuenten con una pareja de estos animales, los reproduzcan en cautiverio.

Metamorfosis

No es recomendado hacer metamorfosear a un axolote ya que el 90% de estos muere en el intento debido al estrés que el animal pasa durante este proceso. Si el animal parece sano pero deja de alimentarse aún incluso cambiándole la dieta, quiere decir que está comenzando a metamorfosear. Habrá que chequear todos los parámetros del agua y corregirlos. Esto último si bien no es una enfermedad, hay que tener en cuenta los síntomas de un axolote en metamorfosis.

Malformaciones genéticas

Las malformaciones derivadas de problemas genéticos quizás sean las más frecuentes. Contra ellas no hay lucha posible, lamentablemente. Estas suelen manifestarse en el deforme crecimiento de las branquias externas, lo que impedirá que el animal capte todo el oxígeno que necesita para desarrollarse con normalidad, fácilmente le provocará la muerte.

Estrés

En el cuerpo del axolote, pueden aparecer algunos bultos, lo cual es normal, pero si estos comienzan a crecer en tamaño o en número, es una señal de que el animal esta enfermo. Este problema de "estrés" surge en acuarios pequeños, ruidos constantes o molestos, golpes a la pecera, rayos de sol incidiendo directamente, etc. La única solución a este problema es cambiar al axolote a un acuario de mayor capacidad, pero probablemente ya se haya estresado, reduciendo su expectativa de vida.

Alimentación

Tienen dientes muy rudimentarios, que solo están ideados para agarrar el alimento, y no para desgarrarlo o masticarlo por esto su alimento es generalmente tragado entero. Cuando el axolote quiere comer algo, abre su boca de repente y absorbe agua junto con el alimento o lo que tenga alrededor. Es carnívoro, su alimento se puede clasificar como, alimento vivo y alimento seco, entre otros.

Alimento vivo

Se alimenta de pequeños peces, insectos, gusanos, babosas, caracoles, lombriz, renacuajos de rana, larva de mosquito.

Alimento seco

Por lo general se les da alimento de flote, más que nada el mismo que para las tortugas de agua, como camarones disecados, el alimento para peces también es bueno, pero el de flote y no el que viene en escamas, ya que el mismo al ser vertido al agua se sumerge y llega al fondo y cuando el animal intentara comerlo, junto con él se comería las piedras que se encuentran en el fondo, que si son muchas o de considerable tamaño tal que no pueda eliminarlas, le van a producir una congestión que le hará que pierda el apetito, no coma y por lo cual pueda morir, además de que el alimento en escamas provoca mayor suciedad que el de flote.

Tipo de respiración

Respiración branquial

En los ajolotes el agua penetra por la boca y es forzada a escapar por las hendiduras branquiales, a los lados de la cabeza del anfibio. De ahí, el agua pasa entre las laminillas branquiales, llenas de vasos capilares, donde cede su oxígeno a la sangre.

Respiración pulmonar

Posee un tipo de pulmón muy sencillo, no como en aves y mamíferos donde éste es más complicado; está dividido en millones de pequeños sacos llamados alvéolos, que se encuentran profusamente irrigados por vasos capilares en donde se lleva a cabo el intercambio gaseoso. En el aspecto celular, Ia respiración presenta las mismas características en todos los seres vivos, sean plantas o animales. Este proceso es realizado en el citoplasma y en las mitocondrias de Ia célula y consiste en Ia oxidación de glucosa con la finalidad de producir sustancias más sencillas, como dióxido de carbono e hidrógeno. El hidrógeno se une al oxígeno absorbido en el sistema respiratorio. En Ia reacción también se produce energía.

Comportamiento

Estos anfibios son de carácter tranquilo y pasivo, excepto cuando se alimentan, pueden morderse los unos a los otros e incluso amararse partes del cuerpo. Sólo hay que tener cuidado y dar de comer a cada uno por separado, se pueden acostumbran a que se les alimente con la mano. De vez en cuando suben a la superficie para coger burbujas de aire. Son un poco torpes y no respetan mucho a las plantas, ya que las pisotean y desparraman debido a sus movimientos pesados.

Relación con el hombre

Se les atribuye cualidades curativas, son utilizados para elaborar diversos artículos medicinales como jarabes para infecciones respiratorias. Además es una especie que desde el siglo pasado se ha utilizado abundantemente para fines de investigación científica en laboratorios.

Fuentes