Saltar a: navegación, buscar

Ballena gris

Ballena Gris
Información sobre la plantilla
Ballena gris.jpg
Grupo de cetáceos, que se encuentra en peligro de extinción.
Clasificación Científica
Nombre científicoEschrichtius robustus
Reino:Animalia
Filo:Chordata
Clase:Mammalia
Orden:Cetacea
Familia:Eschrichtiidae
Hábitat:Océano Pacífico

Ballena Gris. Grupo de cetáceos que se encuentra en peligro de extinción debido a su caza indiscriminada y la contaminación de los mares, tiene un ciclo de vida muy original, ya que la mitad del año se dedica a viajar; de la otra mitad, tres meses los dedican a alimentarse en las aguas del Océano Ártico y del Mar de Bering y los otros tres meses se ocupan de sus actividades de reproducción dentro de las lagunas y bahías de la Península de Baja California.

Hábitat

Distribución Geográfica de la Ballena Gris.

Las ballenas grises residen en aguas poco profundas de la plataforma marina y son predominantemente especies costaneras. En la actualidad sólo habita la zona norte del océano Pacífico.

Descripción física

La ballena gris es un animal que mide de 12 a 16 metros y puede pesar de 20 a 35 toneladas. Pertenecen al grupo de ballenas que no tienen dientes (misticetos), ya que en su lugar existen unas láminas córneas de queratina que se sostienen de la mandíbula superior. La queratina es una proteína que es similar a la que forman las uñas y el cabello del hombre. Estas láminas son conocidas como “ballenas” y se ramifican en “peines” o “barbas” que llegan a medir 50 centímetros de largo, son flexibles y de color marfil. Su cuerpo está cubierto por una espesa capa de grasa que le permite mantener la temperatura corporal entre 36 y 37oC incluso en aguas muy frías.

Boca

Tienen una boca muy grande con unos profundos surcos (como zanjas) en su garganta.

Aleta

No tienen una aleta dorsal al igual que todas las ballenas, pero tienen unas pequeñas espinas dorsales en su espalda o dorso.

Riñón

Sus riñones son casi de un metro de largo y pesan 70 kg; poseen un sistema muy eficiente para filtrar el agua, desechar la sal por la orina e incorporar el agua a la sangre.

Respiración

Respira con pulmones y sus orificios nasales o narinas se encuentran en la parte superior de la cabeza, ligeramente atrás de la altura de los ojos. Normalmente tienen tres respiros a intervalos de 15 segundos, para después sumergirse y durar bajo el agua entre tres y siete minutos. Se sabe que ha permanecido hasta 15 minutos, pero necesariamente tienen que subir a la superficie del mar para respirar.

Coloración

Al momento de nacer es de color gris obscuro conforme crece se observa de un color gris claro por la gran cantidad de organismos que se le pegan a la piel. Estos organismos llamados balanos se le van pegando a la piel y al desprenderse dejan cicatrices blanquecinas y que de lejos dan la apariencia grisácea que conocemos.

Alimentación

Se alimenta del fondo del mar, donde su principal comida son pequeños crustáceos, así como de otros pequeños invertebrados. Durante el verano, cuando se encuentran en las aguas frías del Ártico y del Mar de Bering, se les observa alimentándose en fondos arenosos, donde dejan enormes huellas o “mordidas” en el fondo del mar, dedicándose hasta 18 horas diarias a esta actividad.

Migración

La migración que realiza la ballena gris se considera de las más largas de cualquier mamífero. Viajan aproximadamente 16,000 kilómetros durante 6 meses de ida y vuelta desde el Ártico hasta Baja California en grupos organizados para reproducirse y refugiarse de los fríos del Norte. Durante su migración pueden nadar sin parar por períodos de 20 horas a una velocidad de 4 nudos (aproximadamente 7 kilómetros por hora), pero si se les molestan alcanzan 10 nudos o más de velocidad. A lo largo de la migración siguen el contorno de la costa a 50 metros de profundidad; sin embargo, se pueden observar grupos que se acercan más a la línea de costa. Gracias a que han desarrollado extraordinariamente el sentido del oído, las ballenas pueden saber a que distancia se encuentran del fondo del mar y, de esta forma, evitar quedarse varadas en aguas poco profundas. Han desarrollado un sistema que funciona como el sonar y así se orientan en su navegación: emiten sonidos que se propagan por el agua y al fondo las ondas sonoras regresan a su punto de origen; así la ballena las percibe y es capaz de orientarse.

Gestación

La hembras preñadas que llegan a las lagunas buscan lugares poco profundos, donde pueden haber de 3.5 a 15 metros de profundidad, y prefieren las aguas quietas y templadas. Sólo se aparean cada dos años ya que el periodo de gestación es de 13 meses, una o dos hembras auxilian a que se logre el parto, el ballenato nace de cola y una vez expulsado del vientre de la madre es ayudado a que saque la cabeza a la superficie para que pueda respirar.

Lactancia

El ballenato tiene un periodo de lactancia de 11 meses, durante el cual no se separa de la madre, que lo alimenta con un par de mamas situadas en la región ventral. La leche es bombeada a la boca de la cría. La leche es rica en grasas (53%), así que en tres meses el ballenato crece rápidamente y logra fortalecer lo suficiente para iniciar su primera migración a los mares árticos. Los ballenatos consumen 190 litros de leche al día, y dejan de tomar leche de la madre entre los 7y 12 meses.

Atracción turística

Las ballenas grises constituyen en la actualidad una atracción turística desde el mes de noviembre a abril o mayo en las costas de los estados de California, Oregón y Washington (Estados Unidos), época en que las madres y las crías recién nacidas migran hacia el norte. También las bahías de Los Ángeles y de las ánimas, en el estado de Baja de California (México), reciben cada año gran cantidad de ballenas grises.

Peligro de extinción

Las causas de que estas ballenas estén en peligro de extinción son la caza excesiva y la contaminación de los mares.

Recuperación de la Ballena Gris

Lugares de reproducción de la Ballena Gris

Desde hace muchos años, la ballena gris ha sido importante para los seres humanos, y ha convivido con ellos cumpliendo diferentes propósitos y adquiriendo diversos valores. En general, esta interacción ha tenido consecuencias negativas para las ballenas, llevándolas al borde de la extinción, como ocurrió debido a la caza comercial.

Actualmente sólo existen dos poblaciones de ballena gris, ambas en el Pacífico Norte: la noroccidental o coreana y la nororiental o de California. La primera es la población de ballenas barbadas más amenazada del mundo, con menos de 120 individuos. La segunda, en las costas de Norteamérica, es la única población que se considera recuperada después de una intensa explotación comercial; se estima que actualmente existen más de 20 110 individuos. Este gran contraste se debe a que: a los países del área cumplieron e hicieron respetar la protección contra la caza comercial decretada por la Comisión Ballenera Internacional; la intensa cooperación entre México y Estados Unidos, y, quizá lo más importante, la protección de dos de las lagunas de reproducción y crianza de la ballena gris por parte de México. La Laguna San Ignacio y la Laguna Ojo de Liebre.

La población nororiental migra más de 9 000 kilómetros, en grupos segregados por sexo y edad, siguiendo la línea de costa desde los mares de Bering, Chukchi y Beaufort, donde se alimenta durante el verano, hasta la costa occidental de la [[Península de Baja California]] y el Golfo de California, para reproducirse de diciembre a abril, con un pico de abundancia a mediados de febrero.

Las primeras ballenas en emprender su migración hacia el sur son las madres preñadas, seguidas por hembras que ovula-ron recientemente, machos adultos, hembras in-maduras y al final machos inmaduros. La mayoría de las ballenas permanece durante el invierno en la costa occidental de la Península de Baja California. Las ballenas preñadas se congregan en lagunas y bahías de aguas someras y protegidas donde, después de una gestación de 13 meses, nacen los ballenatos que miden de 4 a 4.5 m y pesan de 600 a 800 kilogramos. La migración hacia el norte generalmente se inicia a mediados de febrero y continúa hasta principios de mayo. Los ballenatos serán alimentados por sus madres hasta los ocho meses de edad, momento en que finalmente se independizan.

La caza comercial de la ballena gris se llevó a cabo a lo largo de la costa de Norteamérica, desde Baja California hasta los mares de Bering y Chukchi. Debido a que los registros de capturas son muy pobres no es fácil determinar cuántas ballenas se cazaron y cuál era el tamaño de la población antes de ser explotada. La caza de estas ballenas en México por la flota extranjera, principalmente europea y norteamericana, comenzó en el complejo lagunar de Bahía Magdalena, donde las presas fueron principalmente las hembras adultas y las crías del año. La estimación más reciente del número de ballenas cazadas en aguas mexicanas por la flota ballenera extranjera entre 1846 y 1874 es de al menos entre 5 076 y 5 961 ballenas, a las que hay que sumar las cazadas desde las estaciones de tierra en Baja California, que probablemente fueron 236. De acuerdo con Rice y Wolman (1971), la caza redujo la población a 1 000 o 2 000 individuos hacia el primer tercio del siglo xx.

La recuperación de la población de ballena gris sólo puede asegurarse con la coordinación de esfuerzos intergubernamentales, en los que México lleva gran responsabilidad debido a que aquí se encuentran sus áreas de reproducción. La ballena gris es la ballena más estudiada, conocida y legalmente protegida en México. Las medidas que el gobierno ha tomado para la protección de la ballena gris van desde su adhesión a los acuerdos internacionales a partir de los años treinta hasta las leyes y normas nacionales recientes y los decretos de áreas natura-les protegidas.

La importancia de la protección de las principales lagunas de reproducción de la ballena gris en la recuperación de su población es reconocida inter nacionalmente y se utiliza como ejemplo de cómo las áreas naturales protegidas pueden influir en la recuperación de especies en peligro . Paralelamente, en estas lagunas se desarrolló otra forma de aprovechamiento de este recurso natural mediante la actividad turística de observación de ballenas en su medio natural, con más de 166 000 visitantes en las lagunas Ojo de Liebre y San Ignacio de 1996 a 2007, es decir, un promedio de 14 000 al año.

En la temporada 2006 se estima que 28 518 personas pagaron por observar ballenas grises en su lagunas de reproducción: 10 595 en la Laguna Ojo de Liebre, 6 816 en la Laguna San Ignacio y 11 107 en el complejo lagunar de Bahía Magdalena Estos turistas realizaron gastos directos en esta actividad por 1 471 348 dólares e indirectos por 13 66 937 dólares.

El valor de la ballena gris ha variado en los últimos cien años, de la cacería al turismo de observación, actividad motivada por el interés en su conserva-ción y que recupera los esfuerzos de un movimiento ambientalista en el mundo que muestra y crea valores respecto a los ecosistemas y las especies que los habitan

Fuentes