Ballet Coppelia

De EcuRed
“Coppelia”
Información sobre la plantilla
Datos Generales
Autor(es):Arthur Saint-Léon
Año:1870
País:Bandera de Francia Francia,

Ballet Coppelia: Obra de ballet tradicional, con coreografía original de Arthur Saint-Léon y música de Léo Delibes. Su libreto de ballet lo realizaron Saint-Léon y Charles Nuitter. Este ballet ha sido interpretado por muchas compañías de ballet a través de los años, manteniéndose en la actualidad dentro del repertorio del Ballet Nacional de Cuba y otras importantísimas compañías de ballet. Debe señalarse que en el repertorio de nuestro Ballet Nacional de Cuba se encuentran los mejores ballets y las mejores coreografías del mundo.

Contenido

Historia

El ballet Coppelia se basa en una obra de E. T. A. Hoffmann nombrada "Der Sandmann" o "El hombre de arena", que se publicó en en año 1815. El ballet se estrena el 25 de mayo de 1870, en el teatro Ópera de París y la bailarina principal fue Giuseppina Bozzachi. Tuvo éxitos desde su debut, aunque sus funciones fueron tronchadas por la guerra franco-prusiana, pero aún así se considera el ballet más interpretado en la Ópera Garnier.

Es un ballet en tres actos. Se basa en una historia macabra que en momentos es sentimental y en otros es cómica. Como antecedentes de este trabajo está el ballet La Source, en el año 1860, donde trabajaron juntos Nuittier y Saint-León y Délibes participó en la música. En este ballet se demuestran las bases del teatro ballet y se entrelazan la danza clásica, danza de carácter y la pantomima.

Giuseppina Bozzacchi, la bailarina que interpretó Coppelia originalmente era una joven estudiante de ballet que tenía dieciséis años, y se pensaba que tendría un porvenir exitoso en su carrera, sin embargo enfermó de cólera y muere con dicisiete años.

Cuando se fundó el Ballet Nacional de Cuba, en el año 1948, fue uno de los primeros temas elegidos por Alicia Alonso para que formara parte de su repertorio. su estreno en Cuba se realiza en el año 1948, el 28 de diciembre. Fue en el antiguo teatro Auditorium, hoy en día llamado Teatro Amadeo Roldán.

León Fokín ejecutó el primer montaje para nuestro ballet, que fue una versión de la original de Marius Petipa y con la dirección de Alicia Alonso e Ígor Youskévitch. Además, Alicia transforma esta obra manteniendo los elementos originales, aplicando con muchísimo rigor los conceptos de su estilo, cuidando su coherencia y a la vez, enriqueciendo la coreografía con abundante virtuosismo técnico.

Alicia Alonso en el año 1957 presenta su versión en el teatro griego de Los Ángeles con un éxito rotundo. En esta ocasión interpreta el papel de Swanilda acompañada por André Eglevsky. Diez años después la Alonso realizó una importante revisión de la obra para una nueva producción con el Ballet Nacional de Cuba, y con posterioridad dirigió su puesta en escena en el Ballet de Bellas Artes, México, D.F. (1976).

Argumento

El argumento de esta obra se refiere a un pálido y misterioso Doctor Coppelius, quien además es inventor y crea en secreto muñecas de tamaño real que danzan. Dichas muñecas tienen un aspecto tan real que un hombre del pueblo se enamora de una de ellas y rechaza a su amor verdadero. El se llama Franz y ella Swanilde

Swanilde siente curiosidad y junto a sus amigas revisa la casa del doctor Coppelius descubriendo a las muñecas que bailan y decide tomar su lugar. Para el doctor Coppelius es una magia, un milagro poder ver a sus muñecas cobrar vida y se decepciona mucho cuando Swanilde decide confesar la verdad. Franz la rescata y terminan casándose y siendo muy felices.

Este ballet posee tres actos:

  • Acto 1

La acción transcurre en una aldea donde viven, entre otros, la traviesa Swanilda, su novio Franz y el juguetero Coppelius. Este último habita en una misteriosa casa donde guarda sus creaciones, desconocidas para el resto: muñecas de tamaño humano.

  • Acto 2

Sin resistir la curiosidad, Swanilda y sus amigas entran un día a la casa de Coppelius dispuestas a averiguar qué oculta allí el juguetero. Después de curiosear por todas partes, Swanilda decide suplantar a Coppelia, la muñeca favorita del artesano.

  • Acto 3

Ante el asombro de sus ojos, el doctor Coppelius ve maravillado como su creación preferida toma vida hasta convertirse en un ser humano. Swanilda, después de divertirse un rato, le confiesa la verdad, y el juguetero casi no soporta la desilusión. Finalmente y rescatada por su novio, Swanilda huye de la casa de Coppelius. Posteriormente y durante las bodas de ambos, Coppelius los perdona y el pueblo queda feliz con el nuevo matrimonio.

Selección de críticas

  • «Inspirada en la obra de Saint-Léon y Petipa, Alonso presenta una coreografía rica en matices, tanto en la parte coreográfica, que muestra momentos de gran brillantez, como en la dramaturgia, donde el gesto y los diálogos mímicos hallan el justo desarrollo...»

Montse G. Otzet, El Periódico , España, 1999

  • «La coreografía de Alicia Alonso pone en escena toda la luz de la historia, la ingenuidad de sus personajes, da preferencia a la historia de amor de los dos jóvenes [...] Alicia Alonso consigue así una entretenida y encantadora noche de ballet, llena de simpatía, alegría y de luz [...] La nueva producción que ha puesto en pie el Ballet Nacional de Cuba acentúa esta luminosidad [...] La Coppélia cubana es un delicioso y divertido juguete y supone una excelente ocasión para disfrutar en el ballet.»

Julio Bravo, ABC , España, 1999

  • «[...] deliciosa versión del Ballet Nacional de Cuba [...] La versión del BNC resultó respetuosa con todos los ingredientes que han consagrado a este ballet...»

Marjolijn van der Meer, La Vanguardia , España, 1999.

  • «He aquí una de las más dulces sorpresas de la historia: una puesta en escena de la gran obra francesa basada en un cuento alemán, hasta ahora más conocida a través de las interpretaciones rusas, ha llegado a nosotros en la perfecta y espectacular recreación hecha por la bailarina cubana. La famosísima Alicia Alonso ya lo había hecho con la extraordinaria Giselle y lo ha repetido una vez más con la traviesa Coppélia » [...] «Hubo aquí una verdadera comedia, con el público aplaudiendo largamente una de las más picarescas y divertidas pantomimas de todo el ballet. Hubo también un alto voltaje de virtuosismo, con una majestuosidad que detuvo los corazones de tal forma que nos hizo creer que la danza no tiene límites.»
  • «George Balanchine declaró en una ocasión que Giselle era el más grandioso y trágico ballet, Coppélia es la gran comedia. No es casual que ambas piezas lleven la firma de la compañía de La Habana: el pueblo cubano ama estas dos obras profundamente y la Alonso ha dedicado buena parte de su vida a perfeccionar hasta el refinamiento cada representación. Los impresionantes resultados de su devoción en Coppélia se evidenciaron en el Zellerbach este fin de semana.» [...] «Los sensuales y exquisitos límites del estilo cubano fueron definidos por la Coppélia de la Alonso, así como por su Giselle .

Octavio Roca. San Francisco Chronicle , Estados Unidos, 2001

Coreografía: Alicia Alonso sobre la original de Arthur Saint-Léon y la versión de Marius Petipa

Galería

Fuentes