Saltar a: navegación, buscar

Batería de costa Juraguacito

Batería de Costa Juraguacito
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica  |  (Constucción militar)
260px
Construcción de la ingeniería militar española, considerada un componente del Sistema Defensivo Español del Sureste de Santiago de Cuba.
Descripción
Tipo:Constucción militar
Localización:Siboney, Santiago de Cuba
Uso inicial:Batería de costa
Datos de su construcción
Inicio:1748
Inauguración:siglo XVIII
Otros datos
Arquitecto(s):ingeniero militar Isidoro Limonta

Batería de Costa Juraguacito. enclave militar español, construido durante la etapa colonial para proteger la costa este de Santiago de Cuba. Es un componente del Sistema defensivo español de la Isla de Cuba y de todo el Caribe.

Ubicación

Localizado en el extremo sureste de la playa, comunidad: La Marina, Siboney, ubicado en el Km. 14 de la carretera con el mismo nombre, provincia Santiago de Cuba.

Características geográficas

Siboney posee casi las mismas características geográficas que Daiquirí, entre montañas que desciende, forma un anfiteatro, hacia una depresión que queda rodeada por ellas; siendo su playa más corta y estrecha. El fondeadero formado por el acarreo del pequeño río que allí desemboca no es un buen tenedero y carece de protección excepto la que le proporciona un promontorio que penetra en el mar en su extremo este. Allí predomina el viento del sureste que va levantándose desde antes del mediodía para caer en la tarde cediendo lugar al terral nocturno hasta que en la mañana siguiente es sustituido por la brisa marina.

Desde Siboney salían dos caminos para Santiago de Cuba: uno, conocido por Camino Real o Camino Bajo, que sigue la depresión al norte de la sierra que corre aledaña al mar; por este camino la distancia hasta Santiago de Cuba es de 20 kilómetros. La otra vía, prácticamente un trillo denominado Camino Alto, desde Siboney toma dirección oeste, atravesada por la sierra, recorriendo su firme paralelamente a la costa por unos 5 kilómetros, para torcer después hacia el norte y entroncar con el camino principal ya mencionado, cerca del lugar conocido como las Guásimas. Por mar, desde Siboney hasta El Morro hay, aproximadamente, 11 millas. El acceso al Morro desde esa playa resultaba difícil, pero la vía férrea de la Jaragua Iron Company llegaba hasta las inmediaciones de la fortificación. Esta vía férrea era cortada solamente por un obstáculo natural, la boca del río san Juan en Aguadores (…)

Antecedentes históricos

El proceso de construcción del Sistema Defensivo de Santiago de Cuba, no fue exclusivamente de un siglo, sino que fue progresivo, vinculado al desarrollo de la ciudad y a las necesidades objetivas y subjetivas de la metrópoli española en defensa y protección de la urbe santiaguera.

Las construcciones militares en los primeros siglos, principalmente el XVII, respondieron a la necesidad de enfrentar el peligro inminente del corso y la piratería, teniendo como principal escenario las aguas del mar Caribe, siendo Santiago de Cuba objeto de constantes ataques, dada la falta de defensa de la ciudad, y por la importancia que iba adquiriendo la misma como ciudad cabecera del Departamento Oriental. Tanto el comercio creciente que esta tenía, como la explotación minera en las minas de Santiago del Prado, hicieron más atractiva a los ataques de corsarios y piratas en la ciudad.

Las incursiones realizadas por corsarios franceses desembarcados por una zona próxima a Siboney, Juraguá y el intento de avance hacia la ciudad, dictó que se levantaran en estas playas baterías de costa. La zona sureste del oriente cubano jugaría un destacado papel en los planes defensivos españoles. Parte importante de estos planes lo representan las defensas costeras, siendo los primeros bastiones en la defensa de la plaza. Dentro de estas construcciones se encuentra Juraguacito, quien representa un importante punto en la estrategia defensiva colonial, para la ciudad de santiaguera.

Historia de las acciones constructivas

La proximidad de Siboney a la importante urbe oriental dictó que en el año 1655 se construyera una obra provisional o punto de avanzada, erigida por personas acaudaladas de la villa, veía en estas construcciones un negocio lucrativo. Fue este punto de avanzada la primera construcción militar edificada en este sitio.

En el siglo XVIII, se construyen la mayor cantidad de enclaves militares costeros en Santiago de Cuba, por eso es considerado, como el siglo de oro de las construcciones militares españolas. Los proyectos y planes de obras o puntos a fortificar fueron supervisados por técnicos e ingenieros españoles enviados por la metrópoli para evaluar y llevar a cabo estos proyectos.

El nuevo peligro en este siglo para España lo representaba la posible ocupación por parte de las potencias europeas como Francia, Holanda e Inglaterra quienes buscaban ocupar territorios coloniales españoles en América, por lo que la nueva política española era la de proteger sus posesiones. El gobernador militar de Santiago de Cuba, Francisco Cajigal de la Vega ante este nuevo peligro de una invasión inglesa mandó a construir en Siboney una batería de costa a la que se le nombró Juraguacito. El encargado de llevar a cabo estos trabajos fue el ingeniero militar Isidoro Limonta con el objetivo de preparar la defensa de este punto en el año 1748.La batería de costa estuvo compuesta de parapetos, muros bien revestidos con su plataforma y un cuartel, contaba con 4 piezas de artilleria.

Con posterioridad, en 1762, fue enviado el teniente Carlos Jaznavar como comisionado para la construcción de una trinchera con fajina, para una mayor defensa del lugar. En el año 1777 por orden del Capitán General de la isla Diego Joseph Navarro es abandonada esta batería por considerarla inútil para la defensa.

En el siglo XIX se vuelve a retomar la defensa de esta batería, que para mitad de siglo, en el año 1850, tenía orden de instalar de forma permanente su artillería, siempre dispuesta, previendo algún ataque sorpresivo. No se le volvió a realizar ningún trabajo constructivo hasta la inminente amenaza de guerra de los Estados Unidos, pero estas labores no alcanzaron ponerla en óptimas condiciones, además su artillería para esta fecha era obsoleta, lo que a la larga fue considerado un factor a tener en cuenta al momento de trazar los planes de desembarco por esta zona durante la Guerra Hispano Cubano Norteamericana.

Fuentes