Saltar a: navegación, buscar

Celso Maragoto Lara

Celso Maragoto Lara
Información sobre la plantilla
Celsomaragoto.jpg
Combatiente revolucionario cubano
NombreCelso Maragoto Lara
Nacimiento9 de enero de 1928
Pinar del Río, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento24 de septiembre de 1957
La Habana, Bandera de Cuba Cuba
ResidenciaCubana
NacionalidadCubana
CiudadaníaCubana
PadresRoselino Maragoto y Teresa Lara

Celso Maragoto Lara. Revolucionario pinareño que se enfrentó a la dictadura de Batista en Cuba.

Biografía

Nació en Quemados de Pineda, en Pinar del Río, el día 9 de enero de 1928, siendo sus padres Roselino Maragoto y Teresa Lara, cursó la enseñanza primaria en la Escuela anexa a la Normal de Pinar del Río, participando en distintas luchas estudiantiles, desde pequeño le interesó todo lo relacionado con la aviación y la mecánica automotriz.

Trabajó como cobrador en Pinar del Río, de la General Motor Compañía Americana radicando sus oficinas en la Habana, tenía a su disposición un Chevrolet negro del año 1952, el cual puso a disposición de la Revolución desde el año 1952 en que comenzó en Pinar del Río a trabajar en la OA (Organización Auténtica), donde se le dio la primera tarea que consistía en conseguir una cantidad de dinamita, cosa que estaba muy difícil, pues los esbirros de la dictadura tenían una gran vigilancia extrema en Minas de Matahambre, pero Celso dijo: ¨Yo lo consigo y así fue¨. Trajo él mismo en su máquina una gran cantidad de dinamita y mechas.

De gran valor y serenidad y que podía ser de gran utilidad a la Revolución, organizó el Movimiento 26 de julio en el poblado de Minas de Matahambre, donde contaba con muy buenos amigos y contactos, de esta forma con grupos de mineros, sacaban de la mina todo lo que Celso les pedía; como eran: dinamitas, fulminantes eléctricos, mechas y hasta un aparato que se llamaba EXPOSOR utilizado como detonador eléctrico, lo extrajeron de allí aquellos valientes compañeros que dirigidos por él, jamás dijeron que no a una empresa por peligrosa que esta fuera. Cuando llegó la hora de preparar los hombres para la lucha armada, adiestró a los compañeros de Mina y allí se hicieron prácticas de tiro, dirigidos por Celso y su inseparable compañero Gerardo Medina Cardentey (Medinita). Hay que significar que este grupo jamás tuvo que lamentar detenciones, trabajó con mucha disciplina y honradez y fue muy bien dirigido protegido por Celso, el cual regalaba su vida , pues nunca se cuidaba, pero eso sí, velaba por la seguridad de sus compañeros a quienes nunca dejó que arriesgaran su vida innecesariamente.

Actividades en Pinar del Río

Pasó a formar parte del Estado Mayor del Movimiento 26 de Julio tomando participación en tres operaciones de traslado de armas y personal que se traía de México y se encontraban en la Costa sur de Pinar del Río, le tocó en esta ocasión dirigir el grupo en una de las lachas que se dedicaban a hacer el trasbordo de armas para la costa y después participó también en la entrega a los camiones que habían de dirigirlo a La Habana, recogiendo la parte destinada a Pinar del Río que se depositó en una casa del Reparto Velez, hoy Celso Maragoto Lara, casi frente al parquesito , que allí se encuentra hoy una tarja como homenaje a su heroísmo, dicha casa fue alquilada a nombre de Celso como pretexto se dijo que era para él casarse, pero en realidad esa se utilizaba para depositar, engrasar y limpiar armas.

Estas operaciones duraron hasta que Celso tuvo un accidente en el Llano de Manacas, término municipal de Viñales en el cual pierde su mano derecha y hay que desocupar precipitadamente la casa con la ayuda de los compañeros de las Minas de Matahambre que vinieron al interesarse de lo ocurrido.
A los tres días de haberla desocupado fue registrada por los esbirros batistianos sin encontrar la menor huella.

Accidente en el Llano de Manacas

Esto sucedió en el año 1954, la granada estalló antes de tiempo cuando apenas había alcanzado o alzado el brazo, corren hacía él sus compañeros y sólo se oye decir: Me han desbaratado la mano. Estaba de pie y sólo pidió le pusieran una inyección para poder soportar el tremendo dolor que sentía.
Se trasladó desde lo más intrincado del Llano de Manacas, El Abra a la carretera. El compañero Celso Maragoto no reflejaba en su cara el terrible dolor que sentía pues hasta sonrió para que nadie pudiera si quiera imaginarse lo que estaba ocurriendo, así pasaron por el pueblo de Viñales, El Valle hasta llegar a Pinar del Río que lo ingresaron en el Policlínico Los Ángeles, hoy Policlínico Pedro Borras Astorga situado en la Calle Máximo Gomez y allí los cirujanos le extirparon lo que le quedaba de la mano. Puesto de acuerdo con Celso Maragoto en aquellos difíciles momentos se hizo aparecer en la diligencia del dueño de la Finca sucedió con el ventilador del motor.

Tiempo más tarde ya repuesto se trasladó a los Estados Unidos donde le pusieron una mano artificial la cual manejaba con gran destreza, escribía, manejaba su máquina hasta en viajes a la habana y le hacía reparaciones.

En cierta ocasión hizo una pared de mampostería en casa de sus padres en la Calle Alfredo Porta, quedando todos asombrados al ver que fácil ponía los ladrillos, esto y otras cosas más demostraron que a Celso no le afectó en nada la perdida de su mano derecha, siguió trabajando incansablemente para la Revolución con el mismo fervor de siempre, por las noches se le veía con su entrañable amigo Gerardo Medina y otros compañeros en el Tiro al blanco que existía en la Calle Colón casi esquina Máximo Gomez donde Celso tiraba con una gran precisión, siendo la admiración de cuantos le veían.

Secuestro y torturas

Al ver Celso y varios compañeros que habían sido delatados por unos traidores se trasladó a la Habana y de allí a los pocos días toma el avión de AEROVIAS con rumbo a EEUU de donde es sacado minutos, antes de salir el avión, por los esbirros de Ventura Carratada y Laurent y su padilla, una de las criminales y despiadadas que se sufren cuando la Dictadura, apoderándose de Celso lo prendieron y estuvieron torturándolo una semana,torturas que soportó con gran valentía, pues no lograron una palabra que comprometiera a ningún compañero.

Entre las torturas que emplearon, una de las más crueles fue amarrarle en una tabla y tirarlo al mar por la noche diciéndole que se lo comerían los tiburones si no hablaba.
Cuando los compañeros del Movimiento 26-7 se enteraron del secuestro fueron a ver a Guido Garcia Inclan para que por su hora radial hiciera denuncia pública del criminal secuestro de que había sido víctima Celso Maragoto un joven pinareño que se dirigía a los EEUU para ser atendido por los médicos.
Sus padres y demás familiares fueron avisados por los compañeros de telegrafío y así fue que enseguida se trasladaron a la Habana, a donde lo reclamaron a los tribunales y como el escandalo fue tan grande se hizo tanta presión por parte del pueblo, lo remitieron a Pinar del Río, diciendo que había sido detenido aquí y que estaba a disposición de los tribunales, al poco tiempo fue celebrado el juicio y fue absuelto después de una serie de mentiras y calumnias.

Se traslada a La Habana donde hace contacto con Menelao Mora Morales y otros compañeros y más tarde sale para los EEUU con una misión de organización y de allí pasó a México donde hace contacto con los compañeros del Movimiento 26-7, con los cuales hace su adiestramiento donde es admirado y elogiado por el General Alberto Bayo que es el instructor.
Este ve en Celso un compañero valioso y decidido, ya que con una mano sola hace lo que los demás con dos, en esa ocasión cae preso junto a Fidel y el Che y demás emigrados cubanos del Movimiento 26-7.

De nuevo en Cuba

En 1956 entra en Cuba en forma clandestina escondido en la bodega de un barco. A los tres días se tiene noticia de que se encontraba en la playa de Jaimanita, a la semana lo trasladaron a la Habana para una residencia en la Plaza del Mediodía donde hace contacto con compañeros de Pinar del Río y la Habana, trabajando incesantemente en sus actividades revolucionarias, debido a la persecución tiene que cambiar de casa y se esconde en la casa del Doctor Clavijo en la Calle Espada esquina a San Miguel,es delatado por Magali Reyes, una artista de cabaret (era la mujer de un militar batistiano),donde es sorprendido el día 24 de septiembre de 1957.

Muerte

Al tratar de escapar por la azotea se encontró que lo esperaban en esta donde le dispararon sorpresivamente, ya herido y en el suelo repelió la agresión con su pistola hasta descargar el peine ocasión que aprovecharon estos cobardes para rematarlo y después de muerto es lanzado su cuerpo desde la azotea del edificio al pavimento, lugar donde actualmente hay una tarja como recordación, a este héroe exponente de dignidad y vergüenza.

Entierro

Su sepelio tuvo lugar en la ciudad de Pinar del Río en el cual fue acompañado por gran parte del pueblo de Pinar del Río, los cuales salieron cantando el Himno Nacional, momentos que aprovecharon los esbirros de la dictadura para atacar la multitud con ráfagas de ametralladoras que ocasionaron gran cantidad de heridos y un muerto que fue el obrero Francisco Donatién.

Fuentes

  • Periódico Guerrillero.Año:XI. No. 2165. Fecha:23/09/1977.