Saltar a: navegación, buscar

Colibrí

Colibrí
Información sobre la plantilla
C.jpg
Clasificación Científica
Reino:Animalia
Filo:Chordata
Clase:Aves
Orden:Apodiformes
Familia:Troquílidos

Colibrí Los colibríes (también conocidos como quindes, tucusito, picaflor, chupamirto, chuparrosas o guanumby) pertenecen a la subfamilia Trochilinae, y conjuntamente con las Hermitas que pertenecen a la subfamilia Phaethornithinae conforman la familia Trochilidae, que en la nueva sistemática de Charles Sibley son clasificados en un orden propio Trochiliformes, separándolos de los vencejos del orden Apodiformes. Son para muchos autores la única familia del orden. Son los pájaros más pequeños del mundo. La familia de los colibríes comprende más de 100 géneros que se dividen en un total de 330 a 340 especies. Constituyen unas especies de aves originarias del continente americano. Antaño se les mató por millones a fin de decorar los sombreros femeninos europeos, lo que posiblemente llevó al exterminio de varias especies.

Alimentación

Coli.jpg
Los colibríes se alimentan principalmente de néctar de flores para obtener las calorías que les permiten volar; las proteínas las obtienen de pequeños insectos. Esta alimentación, rica en energía por ser de azúcares simples, es la que posibilita su estilo de vuelo de gran consumo energético. Los colibríes son atraídos especialmente por las Flores de color Rojo o Naranja brillante.

Pero la dieta incluye ocasionalmente Insectos y Savia de árboles tomada de las perforaciones hechas por pájaros carpinteros. Se alimentan en las flores usando su lengua largamente extensible o cazan insectos al vuelo. Aunque los colibríes se alimentan principalmente del néctar de las flores complementan su dieta con pequeños insectos y arañas que atrapan en el momento en que visitan la flor. Se dice que un colibrí puede visitar de 500 a 3000 flores por día. La cría es alimentado con insectos como fuente de proteínas dado que el néctar es deficitario de ellas por lo que no puede ser su único alimento.

Reproducción

Colibri reproduccion.jpg

Para despertar el interés de la hembra, el macho realiza una danza. Después que las hembras han sido fecundadas, construyen un pequeño nido forrado interiormente de tela de araña, algodón, liquen o musgo. A menudo el nido es construido en un arbusto de poca altura. La hembra pone dos huevos en un período de dos días y los empolla durante 14 a 19 días. Luego, los colibríes alimentan a sus hijos durante unas tres a cuatro semanas. La hembra va al nido en este tiempo hasta 140 veces al día para alimentar a sus crías.

El periodo de reproducción varía en forma notable según el lugar donde se ubique. Durante la época de celo se acentúa el índole de irritabilidad. Algunas especies de machos optan por elegir un determinado territorio en el que reciben repetidas visitas de las hembras, las cortejan con una danza y expulsan a cualquier otro macho intruso. Otras especies realizan ¨leks¨, el cual consiste en identificar la ruta de forrajeo de una hembra, por parte de varios machos y todos tratan de cortejarla por medio de cantos y despliegues de alas, la hembra escoge al macho con el mejor plumaje y el mejor canto.

Muchos colibríes son polígamos y tras el apareamiento se olvidan de su responsabilidad paternal. Los colibríes ponen dos huevos, y son muy grandes en relación a su tamaño. El período de incubación se prolonga de 15 a 21 días. Las crías nacen sin plumas y con los ojos cerrados. A los 2 o 3 días aparecen cubiertos por un plumón grisáceo y poco a poco comienzan a crecer las plumas de la parte superior del cuerpo, las crías abren los ojos a los 14 días de la eclosión de los huevos. Las crías están preparadas para el vuelo al mes de vida, pero no se alejan del nido hasta no ser completamente independientes. La madre alimenta a sus crías con néctar regurgitado e insectos.

Morfología

Los colibries están entre los Pájaros más pequeños que existen. La especie de tamaño más reducido es el colibrí zunzuncito o elfo de las abejas (Mellisuga helenae), que con su pico y cola mide apenas unos 5,5 centímetros, exclusivo de Cuba. La especie más grande, el llamado colibrí gigante (Patagona gigas), mide unos 25 cm.

La mayoría de los colibríes presenta un plumaje muy colorido, generalmente de color verde metálico. El cuello de los machos es frecuentemente rojo brillante, azul o verde esmeralda. Una característica especial de los colibríes es el pico, que diverge casi siempre de especie en especie. El colibrí pico espada (Ensifera ensifera), por ejemplo, tiene un pico casi tan largo como el cuerpo, de unos 10 cm de longitud.

Vuelo

Colibri volando.jpg
Los colibríes tienen muchas adaptaciones esqueléticas y en los músculos del vuelo que les permiten gran agilidad de vuelo. Los músculos hacen el 25-30 % del peso corporal, y tienen alas alargadas con forma de espadas que, a diferencia de las de otras aves, se conectan con el cuerpo sólo desde la coyuntura de la espalda.

Esta adaptación le permite al ala rotar casi 180°, permitiendo al ave volar no sólo hacia adelante sino también recto hacia arriba y abajo, hacia los lados, y hacia atrás, y sostenerse en vuelo quieto frente a las flores mientras se alimenta de néctar o insectos. Durante el vuelo quieto sostenido, las alas de los colibríes baten a 55 veces por segundo, a 61 veces por segundo cuando se mueven hacia atrás, y al menos a 75 veces por segundo al ir hacia adelante.

Importancia de los colibríes

La vida de los colibríes esta en estrecha relación con la de ciertas plantas y flores; de hecho constituyen una gran importancia para los ecosistemas, pues, son agentes polinizadores de gran santidad de plantas en los bosques tropicales. Las flores están modificadas de manera que el colibrí al visitar la flor golpea los estambres y el polen se adhiere al plumaje del colibrí. Los colibríes son los principales polinizadores de las zonas altas y frías ante la ausencia de los insectos y los murciélagos; por otro lado cabe mencionar la capacidad que tienen estas aves para adaptarse a estas zonas.

También los colibríes tienen mucha importancia para algunos jardines productores de flores de exportación, pues, han logrado hacer híbridos por medio de los colibríes, especialmente en la familia de plantas Heliconidae. También se ha investigado de un relación que existe entre los colibríes y una especie de ácaros que habitan en estas flores pues estos pequeños animales aprovechan el momento en que el colibrí visita la flor para subir y ser trasladado hacia otra flor.

Véase también

Fuentes