Saltar a: navegación, buscar

Cultura guaraní

Cultura Guaraní
Información sobre la plantilla
Guarani1.jpg

Cultura Guaraní. Los guaraníes son un grupo de pueblos sudamericanos. La auto denominación étnica original de los hoy llamados guaranies es avá, que significa hombre palabra etnocéntrica que rebajaba a la categoría de "no-hombre" a las otras etnias indígenas.Fueron llamados por los españoles carios, chandules, chandrís y landules, al parecer el muy difundido nombre guaraní les fue dado por los españoles al escuchar los gritos de guerra de este pueblo en los cuales existiría la frase guará-ny -combatir-les-.

Ubicación geográfica

Entre 1609 y 1768 formaron parte de la provincia jesuítica del Paraguay (entre los ríos Paraná y Uruguay), y a finales de esta época, había unos 150.000 guaraníes convertidos al catolicismo. Más tarde, con la supresión jesuita, las misiones dependieron de los administradores, y los indígenas se desintegraron en grupos cada vez más pequeños. Hoy en día viven guaraníes en las selvas orientales de Paraguay, en la frontera con Argentina. Al estar tan diseminados, algunos grupos viven en plena selva, mientras que otros han adoptado una forma de vida campesina o se han establecido en las afueras de las ciudades.

Características físicas

El físico de los guaraníes era armonioso y robusto. De estatura mediana, rostros ovalados, cabeza grande pelo oscuro y abundante, la documentación histórica se refiere a algunos rasgos físicos de los guaraníes en general, la estatura es poco elevada, raramente pasaba de 1,62 mts, las mujeres por lo general son más pequeñas su talla media es de 1,50 mts., la forma del cuerpo es maciza, hombros anchos, caderas gruesas, manos y pies pequeños, la cabeza es redonda, rostro casi circular, nariz corta, boca mediana, labios bastante finos, ojos pequeños y expresivos.

Historia

Comienza con tres grandes corrientes migratorias conocidas, la que entró desde el Mato Grosso. Por territorio Chiquitano, hasta Río Grande; la que vino por el Chaco hasta la Cordillera; y la que ingresó desde el Río Paraná y entró por el Río Pilcomayo. La razón de estas migraciones podría haber sido la búsqueda mítica del ivy imaraä o la tierra sin Mal; también se señala el interés por encontrar metales en las tierras altas. Estudiosos del tema calculan que estas migraciones se realizaron alrededor del año dos mil d. C.. Los españoles tomaron contacto con los Guaraní por el año 1521; a partir de entonces se dieron diferentes tipos de relación, desde el enfrentamiento y guerras, hasta evangelización y alianzas esporádicas. Los Guaraní fueron famosos por resistir a la conquista, tanto ante los incas como contra los españoles. También se los consideró como extremadamente belicosos con las tribus y pueblos que no fueran parcialidades suyas y aparecieran en medio de su camino de desplazamiento nómadas, hacia el norte, donde parecían dirigirse en pos de la realización del mito ancestral.

Manifestaciones artisticas

  • Cerámica: Eran hechas exclusivamente por las mujeres, fabricaban: platos, ollas, vasos, pipas, escudillas, etc; las vasijas, denominadas yapepó eran de gran tamaño o mediana y se empleaban para fermentación, como almacenamiento y como urnas funerarias. Utilizaban arcilla negra, las colocaban boca abajo sobre piedras candente para su secado.
  • Cestería: Hechas por los hombres, confeccionaban canastos y cestos de diferentes formas y para diversos usos; también sombreros y abanicos. Los elementos empleados eran las tacuaras denominadas tacuapí y tacuarembó e isipó.
  • Vestimenta: Los guaraníes conocían un rústico telar, con el cual fabricaban el tipoy, que le servía de vestido. Su ornamentación corporal era rica en pinturas, collares, brazaletes, rodilleras plumas.
  • Canoas: Como eran hábiles navegantes, construyeron canoas que alcanzaban 10 metros de longitud eran hechas de un árbol ahuecado; se manejaban con remos.
  • Creencias: Los guaraníes creen en la vida después de la muerte, por ello proveen al muerto de lo que necesitaría en la otra vida. Según sus creencias la muerte los conduce a una vida mejor, pero antes de entrar en ella los muertos deben recorrer el inframundo. Son múltiples los peligros que acechan al que viaja a la tierra sin mal, exceptuados los niños.

Vida Social

Los guaraníes están subdivididos en tres tribus, con sus rasgos diferenciadores: los kayovas, los mbyas y los nandevas. Otra tribu son los guayakis, que probablemente pertenece a una cultura residual de los guaraníes, que todavía vive de la caza y recolección. Sus aldeas son grandes, con casas que llegan a albergar hasta 30 familias, poseen y huerto y se hallan muy esparcidas. Cada aldea se encuentra rodeada de fosos y estacadas como medio defensivo. Básicamente son agricultores, y su alimentación se basa en el maíz, aunque también cazan, pescan y recogen piñones y otros frutos. Los hombres cazan con arcos, flechas, trampas y hondas; mientras las mujeres buscan todo tipo de plantas y frutos. También cultivan mandioca, batatas, judías, algodón, tabaco y urucu, del que extraen la roja pintura con la que adornan sus cuerpos. En general su estructura familiar es monógama, aunque los jefes y sacerdotes pueden tener varias esposas. Permiten los matrimonios entre primos carnales. La vida social guaraní no está regida por el concepto de posesión. No atesoran bienes ya que no le dan importancia a las riquezas naturales, lo cual les está suponiendo una barrera para adaptarse a la economía moderna. Asimismo comercian con metales, pero no los fabrican.

Mito

Mito de los gemelos

Hasta el centro del mundo, que era cuadrado entonces, bajaron de los cielos el constructor, Ñandéruvusu, y su compañero, Mba’ecuaahá. Fue el primero de ellos quien dio vida a los árboles, las frutas y los arbustos, y cubrió el mundo con una selva tan esplendorosa como jamás volvió a verse otra igual. No contento con su obra, dio vida también a Ñandesi, la primera mujer y nuestra madre originaria. Ambos compañeros gozaron entonces en ella, y en ella engendraron dos hijos gemelos.Pero la madre despreció a los compañeros, y éstos la abandonaron en la selva recién creada, para regresar a los cielos solitarios. Ella con los gemelos, vagó por la selva; pero se perdió y llegó al país de los jaguares. La abuela de los felinos quiso esconderla; las fieras sin embargo, la olfatearon, y la devoraron. El constructor y su compañero, arrepentidos, sólo pudieron, desde los cielos, salvar a sus dos hijos. Los gemelos, Tupí y Guaraní, fueron creados por la abuela de los jaguares. Crecieron pronto y se hicieron infalibles cazadores. Algunas aves, antes de morir, pudieron contarle su historia, y los hermanos decidieron vengar a su madre. Dijeron entonces a los jaguares que en sus andanzas por la selva habían descubierto una tierra paradisíaca, donde los alimentos abundaban y se recogían sin esfuerzos. Allí no se conocía el mal, aseguraron. Pero para alcanzarla era necesario llegar hasta el confín de la tierra, donde nace el día, para encontrarse con el mar, cruzarlo y ganar la felicidad. Los jaguares les creyeron, y se embarcaron en grandes canoas que los gemelos habían hecho. Pero los gemelos, que por herencia de sus padres dominaban los elementos, desencadenaron una terrible tempestad como venganza. Las canoas naufragaron y los jaguares fueron convertidos en toda clase de animales. Entonces los gemelos decidieron repoblar la tierra.

Fuentes