Saltar a: navegación, buscar

Deglución de cuerpos extraños

Deglución de cuerpos extraños
Información sobre la plantilla
Concepto:Los cuerpos extraños alojados en el esófago exigen atención inmediata. Los objetos grandes en el esófago pueden causar obstrucción de la vía aérea.

El tracto gastrointestinal puede obstruirse o perforarse; son posibles la mediastinitis, el taponamiento cardíaco, el absceso paraesofágico y la fístula aortotraqueoesofágica. La perforación puede estar causada por erosión mecánica directa (huesos) o por corrosiónquímica (pilas de botón). La mayoría de las obstrucciones pediátricas ocurren en el esófago proximal, mientras que la mayoría de las obstrucciones de los adultos se producen en el esófago distal, en sujetos con antecedentes de enfermedad esofágica. La mayoría de los cuerpos extraños deglutidos que pasan por el esófago recorren sin dificultad el resto del tracto gastrointestinal, pero entre el 10 % y el 20 % requieren alguna intervención y alrededor del 1 % exigen cirugía. Los objetos mayores de 3 a 5 cm pueden experimentar dificultad para atravesar el asa duodenal en la región del ligamento de Treitz.

Manifestaciones clínicas

La deglución de un cuerpo extraño puede provocar dolor y gran ansiedad. Los cuerpos extraños esofágicos suelen causar disfagia, especialmente para los alimentos sólidos, y en ocasiones disnea por compresión de la laringe. El paciente quizá se muestre incapaz de deglutir sus propias secreciones. El período inicial puede ser asintomático, con aparición posterior de síntomas de obstrucción esofágica a consecuencia del edema y la inflamación. El dolor progresivo, la fiebre y el shock sugieren perforación. La crepitación subcutánea en el cuello es posible, al igual que en el área nasofaríngea si la perforación de una víscera hueca permite la salida de aire.

Tratamiento

Puesto que la mayoría de los cuerpos extraños ingeridos acaban por ser evacuados sin problemas, la evaluación y el tratamiento resulta con frecuencia expectantes. Si el paciente se queja de sensación de pinchazo en la garganta (como suele suceder cuando se ha deglutido una espina de pescado), la laringoscopia directa o indirecta permite la visualización y la extracción con pinzas. Se prefiere la esofagogastroscopia para eliminar la mayoría de los cuerpos extraños alojados en el esófago o el estómago. Los cuerpos extraños radiopacos se pueden detectar con facilidad en las radiografías estándares de cuello, tórax o abdomen. Se puede emplear un esofagograma para localizar objetos no radiopacos. La exploración física se repite a intervalos para detectar signos de obstrucción o perforación con peritonitis precoz. El avance del objeto a través del tracto gastrointestinal se puede vigilar mediante radiografías de abdomen repetidas. Si el cuerpo extraño permanece en una posición distal al píloro durante más de 5 días, se debe considerar la extracción quirúrgica.

Impactación de alimentos

El paciente típico con impactación esofágica de alimentos es un anciano que usa dentadura postiza. En general, el paciente deglute un bolo de carne y nota que “se ha atascado a mitad de camino”. La oclusión completa es evidente cuando el sujeto no puede deglutir agua y regurgita. No se suele afectar la vía aérea y el individuo habla y respira sin dificultad. Se prefiere la extracción endoscópica. El uso de enzimas proteolíticas, como la solución acuosa de papaína no se recomienda debido al riesgo de perforación. Cuando no se dispone de endoscopía se ha aconsejado el glucagón intravenoso (1,0 mg) para relajar el músculo liso esofágico Si el bolo de alimento no ha avanzado al cabo de 20 minutos, se administran 2,0 mg adicionales por vía intravenosa. Si no está contraindicado, se puede administrar nifedipino (10 mg por vía sublingual) para disminuir la presión esofágica y la amplitud de las contracciones del esfínter gastroesofágico. Se debe realizar un esofagograma para comprobar que ha desaparecido la impactación.

Ingestión de monedas

La mitad de los niños con una moneda alojada en el esófago permanecen asintomáticos; por lo tanto, se deben realizar radiografías en todos los pacientes pediátricos sospechosos de deglución de monedas. La Endoscopía constituye el método preferido y más seguro para eliminar las monedas. Si no se dispone de endoscopía se puede insertar una sonda de Foley en el esófago hasta sobrepasar el objeto. Después se infla el balón y se extrae lentamente el catéter para que arrastre la moneda hacia el exterior. Esta técnica conduce a una alta incidencia de aspiración en los niños menores de 5 años. Se han descrito casos en los que las monedas permanecieron en el estómago durante 2 o 3 meses antes de ser evacuadas de manera espontánea.

Ingestión de pilas

La mayoría de las pilas recorren sin complicaciones el tracto gastrointestinal en menos de 48 a 72 horas. Sin embargo, el alojamiento de una pila de botón en el esófago representa una emergencia. Estas pilas contienen un 45 % de hidróxido potásico, que es corrosivo para el estómago y especialmente peligroso. Las pilas de botón se deben extraer mediante endoscopía cuando están en el esófago o si permanecen en el estómago durante más de 24 horas.

Ingestión de objetos puntiagudos

Los niños que han ingerido un objeto puntiagudo y permanecen asintomáticos pueden mantenerse bajo observación. Resulta necesario documentar la progresión del objeto mediante radiografías seriadas. Si no se observa avance más allá del estómago y se sospecha perforación, se hace una radiografía con contraste hidrosoluble. La perforación exige intervención quirúrgica pronta. Se recomienda la observación estrecha o la hospitalización para los niños que han deglutido imperdibles abiertos u objetos punzantes largos, como agujas de coser.

Ingestión de drogas

Los traficantes de drogas pueden ingerir pequeños paquetes de cocaína o heroína. Si se detecta, está indicada una vigilancia estrecha. Los globos o preservativos llenos de drogas pueden causar obstrucción, o romperse con consecuencias fatales. Cuando la extracción resulta necesaria, se prefiere la cirugía, ya que la manipulación endoscópica puede conducir a rotura de los paquetes.

Bibliografía

1.Litovitz T, Schmitz BF. Ingestion of cylindrical and button batteries; an analysis of 2382 cases. Pediatrics 1992; 89: 727.

2.Binder L, Anderson WA. Pediatric gastrointestinal foreign body ingestions. Ann Emerg Med 1984; 13: 112.

3.Paul RI, Jaffe DM. Sharp object ingestions in children: illustrative case and literature review. Pediatr Emerg Care 1988; 4: 245.

4.Bell AF, Eibling DE. Nifedipine in the treatment of distal esophageal food impaction. Arch Otolaryngol Head Neck Surg 1988; 114: 682.

5.Caravati EM, Bennett DL,McElwee NE. Pediatric coin ingestion: a prospective study on the utility of routine roentgenograms. Am J Dis Child 1989; 143: 549.

6.Campbell JB, Foley LC. A safe alternative to endoscopio removal of blunt esophageal foreign bodies.Arch Otolaryngol 1983; 109: 323.

7.Lantsberg L, Blintsovsky E,Hoda J.How to extract an indwelling fishhook. Am Fam Physician 1992; 45: 2589.

8.Doser C, Cooper L, Ediger WM, et al. Fishhook injuries: a prospective evaluation. Am J Emerg Med 1991; 9: 413.