Saltar a: navegación, buscar

Diego de Montemayor

Don Diego de Montemayor
Información sobre la plantilla
Diego de Montemayor.jpg
Fundador de Monterrey (México)
NombreDiego de Montemayor
Nacimiento1530
Castilla la Vieja
Fallecimiento1611
Monterrey, Nuevo León, México

Don Diego de Montemayor. Restaurador y gobernador del Nuevo Reino de León a finales del siglo XVI, el cual había sido fundado por Luis Carvajal y de la Cueva y al poco tiempo despoblado. Logró repoblarlo llevando vecinos de Saltillo. Hecha la fundación de la ciudad metropolitana de Nuestra Señora de Monterrey (1596), obtuvo del virrey su nombramiento como gobernador del Nuevo Reino de León, cargo que conservó hasta su muerte en 1611.

Síntesis biográfica

Nació en 1530 en Castilla la Vieja. Fue hijo de don Juan de Montemayor y de doña Mayor Hernández. Perteneció a la Casa de Montemayor, vinculada a los Fernández de Córdoba. Según los datos del Archivo General de Indias, don Diego de Montemayor fue vecino de Málaga, en Andalucía.

Carrera Política

En 1580, don Diego de Montemayor fue nombrado Alcalde Mayor de la Ciudad de Saltillo. A partir de 1585, fue también uno de los tres tenientes de don Luis Carvajal y de la Cueva. En 1588 fue nombrado también Tesorero de la Real Hacienda y lugarteniente del gobernador de Coahuila de Zaragoza. A partir del mismo año fue nombrado Gobernador y Capitán General desde el yacimiento del río Santa Lucía Nuevo León hasta Parras y Coahuila, y también desde el Río Grande hasta La Laguna.

En 1591 fue nombrado Alcalde Ordinario de la Ciudad de Saltillo y en 1593 se le dio el cargo de Escribano Real de la misma ciudad.

En 1596 recibió la autorización para fundar una "Villa de Españoles" a orillas del río Santa Lucía. Esta autorización incluía la tarea de pacificación de los indios y de la evangelización de la zona. De tener éxito, este sería el tercer intento de fundar una villa de dichas características en esa tierra que hasta entonces seguía siendo hostil para los españoles. Los dos intentos anteriores fueron hechos por el capitán portugués don Alberto del Canto, fundador de Saltillo y yerno de Montemayor.

Originalmente, fueron doce las familias de españoles que acompañaron a Montemayor desde Saltillo hasta el río Santa Lucía. De estas, había nueve parejas casadas, tres hombres sin familia alguna, catorce jóvenes hombres, cuatro mujeres jóvenes y un indio llamado Domingo Manuel. Algunas personas han propuesto que algunas de estas familias eran de judíos conversos que escapaban de la Santa Inquisición. Esta hipótesis es muy poco probable debido a la alta exigencia de limpieza de sangre que se les hacía a los españoles en Sevilla para pasar a Indias en el siglo XVI y la distinción de la cual desde muy temprano gozaron los habitantes de Saltillo. Lo que sí se puede afirmar es que se trató de familias vinculadas a la ganadería desde antes de su paso a América debido a la gran facilidad y maestría con la que dominaron este rubro desde el comienzo.

Montemayor asistió, junto con don Luis Carvajal y de la Cueva otro sujeto también de origen lusitano, a la refundación del Nuevo Almadén, hoy Monclova, hasta cuyo sitio llegó el largo brazo de la justicia virreinal para acusar a éste de invadir jurisdicciones preestablecidas y practicar el judaísmo. Luego del prendimiento de Carvajal, Montemayor se regresó a Saltillo y poco después en 1584 recibió una merced de tierras en un sitio llamado San Francisco, situado en el actual poblado de Apodaca, N. L. Dicha merced le fue otorgada por don Gaspar Castaño de Sosa, alcalde mayor de la villa de San Luis hoy Monterrey, quien se había quedado en el sitio como lugarteniente de Carvajal.

Tras recibir un nombramiento efímero de tesorero real, Montemayor decidió repoblar, en 1596 con doce familias de Saltillo y sin permiso de las autoridades virreinales la para entonces extinta villa de San Luis, bautizándola con el pomposo título de “Ciudad metropolitana de Nuestra Señora de Monterrey”, en honor de don Gaspar de Zúñiga y Acevedo, conde de Monterrey y virrey en turno.

El 20 de septiembre de 1596, don Diego de Montemayor fundó la Ciudad de Monterrey (México). Por medio de este nombre, rendía honor a aquel que lo había ayudado desde su llegada a América.

Matrimonios e Hijos

El fundador de Monterrey estuvo casado en tres ocasiones: la primera, con doña Inés Rodríguez. Una hija de esta pareja, llamada también Inés Rodríguez, estaba casada con Baltazar Castaño de Sosa, uno de los fundadores de Saltillo y hermano de don Gaspar de los mismos apellidos. No se sabe en qué fecha murió la primera mujer de Montemayor; tampoco cuándo contrajo este nuevas nupcias con una mujer de apellido Esquivel, de la que nada se sabe y de quien pronto enviudó también. Su tercer enlace lo efectuó con doña Juana Porcallo y de la Cerda, una doncella neolonesa mucho menor que él y que, para su desgracia, en algún momento entabló relaciones amorosas con el fundador de Saltillo.

Cuentan que al descubrir los ilícitos amoríos entre su joven esposa y el cuarentón Alberto del Canto, Montemayor montó en cólera haciéndose justicia por su propia mano; y que, además de asesinar a la adúltera, juró no cortarse el pelo ni la barba hasta cobrar venganza en la persona de don Alberto, quien hábilmente logró eludir siempre al ultrajado marido, al menos hasta que se convirtió en su yerno.

Tras el asesinato de su esposa, don Diego huiría al norte y viviría una vida salvaje. Eventualmente, el Virrey dispensó a don Diego de todos los cargos, con el probable motivo de que la ley no castigaba la muerte por causa de infidelidad. Montemayor juró asesinar a su yerno, pero solo logró que se separa de su hija y que sus nietos tomaran el apellido Montemayor en vez de del Canto.

Muerte

Más tarde, don Diego y Estefanía volverían a la ciudad de Monterrey (México), donde vivieron hasta la muerte del primero en 1611.

Don Diego de Montemayor fue enterrado en el Convento de San Francisco en la Ciudad de Monterrey.

Fuentes