Educación Ambiental en la Educación Cubana

De EcuRed
Educación Ambiental en el Sistema de Educación Cubano
Información sobre la plantilla
Concepto:Se detalla la necesidad de inclusión de la Educación Ambiental, en el Sistema de Educación cubano

Educación Ambiental en el Sistema de Educación Cubano. La introducción de la dimensión ambiental en los programas de disciplinas y asignaturas es uno de los problemas que durante años ha acompañado a la Educación Superior y en particular a la formación de profesores. En todos los que de alguna manera trabajan en la formación de los futuros profesionales se ha evidenciado la necesidad de la Educación Ambiental como una vía para lograr la cultura general integral en el profesional, y que este sea capaz de revertirlo en la elaboración de alternativas para la detección y solución de los problemas ambientales que aquejan al planeta Tierra.

Contenido

El Sistema de Educación Cubano

El Sistema de Educación Cubano ha actuado en consonancia con las necesidades ambientales planteadas en las citas mundiales, debido a ello la Educación Ambiental ha estado presente de diversas formas en el quehacer social del país a partir de la participación popular, de las organizaciones políticas, de masas y de otras organizaciones no gubernamentales. Por esto se ha convertido en parte de la realidad nacional, todas vinculadas al mejoramiento de la calidad de vida.

La concepción de Educación Ambiental en el Sistema Nacional de Educación Cubano tiene un carácter eminentemente pedagógico, de manera tal que de conjunto maestro y profesor como encargados de la dirección del proceso docente educativo, en integración con la familia y la comunidad, atienden todos los aspectos referidos a la protección del medio ambiente y al mismo tiempo sea capaz de velar por los factores que puedan incidir negativamente en el desarrollo sostenible. La escuela como agente educativo social (aunque no único sí importante) se convierte en el lugar idóneo para la reflexión sobre la problemática que suministra el entorno y sobre el papel a desempeñar por el sujeto. Debe pues, recoger el reto que se le presenta y lo debe hacer de una forma sistemática, continuada y coherente, de ahí la necesidad de introducir la Educación Ambiental como principio educativo en el currículo.

La introducción de la dimensión ambiental en los planes de estudio debe contribuir a la adquisición de conocimientos, al desarrollo de habilidades y capacidades para la solución de problemas, así como al cambio de actitudes, la formación y reorientación de valores hacia unas relaciones más armónicas entre el hombre, la naturaleza y la sociedad. A tono con los planteamientos anteriores la Educación Ambiental en Cuba marca su inicio con la realización del primer evento trascendente relacionado con esta temática, el I Seminario Nacional de Educación Ambiental del MINED, realizado en la Habana en 1979, organizado y desarrollado por el Instituto Central de Ciencias Pedagógicas (ICCP), con la asistencia de la UNESCO.

En la Enseñanza Superior, la introducción de la dimensión ambiental ha tenido un proceso gradual, iniciándose por carreras y disciplinas cuyos objetos de estudio están más vinculados a la temática ambiental, tales como: Ingeniería Civil, Medicina, Geografía, Biología, Química, entre otros. En las mismas se inicia el tratamiento ambiental asociado a investigaciones en temas relacionados con los recursos naturales fundamentales, los que se desarrollaron por algunos docentes sin que pudiera considerarse una prioridad de la política institucional.

Proyecciones actuales de los centros universitarios

Entre las proyecciones actuales de los centros universitarios se encuentra el fortalecimiento de este trabajo con la creación de cátedras ambientales, ampliar al resto de las carreras y disciplinas las tareas de introducción, reforzar la formación, el post-grado y las investigaciones ambientales y volcar el potencial universitario a la solución de las problemáticas locales y comunitarias. El Instituto Superior Pedagógico para la Educación Técnica y Profesional (ISPETP), inicia la ambientalización de su currículum con la realización de un proyecto auspiciado por la UNESCO, sobre la introducción de la dimensión en su proceso pedagógico profesional el cual se diseña teniendo como objetivo cuatro carreras: Agronomía, Mecánica, Construcción y Eléctrica. La creación de equipos multidisciplinarios para impulsar y coordinar las acciones de Educación Ambiental, constituye un importante aporte de este grupo de investigadores, lo que después se generaliza en todas las Universidades Pedagógicas del país, así como también el proyecto constituye el punto de partida para iniciar experiencias similares. En correspondencia, a partir de esta década (90) se desarrollan acciones fundamentales. Creación y completamiento de los grupos multidisciplinarios a nivel de los diferentes Institutos Superiores Pedagógicos y Facultades. En este caso la Educación Ambiental descansa en una disciplina específica creada a tal efecto. Su tratamiento acostumbra a tener un enfoque ecológico. Para muchos docentes constituye una posibilidad más real y se materializa generalmente como materia optativa. Esta opción no es la respuesta a las demandas educativas actuales, aunque puede constituir un complemento a la Educación Ambiental curricular.

Desde el punto de vista curricular

Desde el punto de vista curricular se identifican diversos tipos de tratamientos curriculares entre ellos:

Tareas Docentes en la dimensión ambiental

La remodelación del proceso de enseñanza aprendizaje que se acomete en la Educación Cubana, precisa que el alumno participe en la búsqueda y utilización del conocimiento, como parte de su actividad, lo que le permite transitar por niveles diferentes de exigencias, además de requerir de un cambio esencial en la concepción y formulación de la tarea, porque es en ésta donde se concretan las acciones y operaciones a realizar por el alumno. Las tareas docentes desempeñan un rol fundamental en el proceso docente educativo y en la Educación Ambiental al concretar la actividad del estudiante tanto en el plano externo como interno, a través de los diferentes eslabones del proceso. El tratamiento que se le ha dado a las tareas docentes ha sido bastante amplio, al ser definidas por pedagogos de diferentes latitudes y desde distintas perspectivas de aprendizaje, por lo que en consecuencia se denominan tareas docentes,Tareas cognoscitivas, Tareas típicas, Tareas didácticas, Tareas intelectuales y Tareas de aprendizaje, entre otras, de acuerdo a los intereses de cada investigador y el contexto específico donde se desarrollan. .

Clasificación de las tareas

Las tareas se clasifican en función de los niveles de asimilación en:

 1-Tareas reproductivas:

• Con modelos

• Sin modelos

• Con variantes.

2- Tareas productivas:

• Comparación y clasificación

• Valoración

• De lo abstracto a lo concreto.

• De la Relación causa - efecto.

• De tres componentes.

3- Tareas creativas:

• Tareas donde el realizador trabaja en condiciones y situaciones completamente nuevas.

Las reproductivas son aquellas que exigen del estudiante la repetición del contenido que se le ha informado, ya sea este en forma declarativa o resolviendo problemas iguales o muy similares a los ya resueltos.

Las productivas exigen que el estudiante sea capaz de aplicar, en situaciones nuevas los contenidos. De tal forma cuando el estudiante resuelve problemas cuya situación le es desconocida y que exige que conciba el modo de su solución, se está ante una tarea productiva. En las creativas, el estudiante tiene que hacer aportes cualitativamente novedosos, utiliza para ello la lógica de la investigación.

Fuente