Emilio Sabourín del Villar

Emilio Sabourín del Villar
Información sobre la plantilla
Emilio Sabourín del Villar.jpeg
Combatiente revolucionario cubano
NombreEmilio Sabourín del Villar
Nacimiento5 de septiembre de 1853
Ciudad de la Habana, El Vedado, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento5 de julio de 1897
Castillo del Hacho, Ceuta, África

Emilio Sabourín del Villar. Patriota representativo del municipio Plaza de la Revolución. Ejemplo singular de patriota deportista, promotor indiscutible del [[Béisbo en Cuba.

Síntesis biográfica

Nace el 5 de septiembre de 1853 en el Vedado (Plaza de la Revolución), Ciudad de la Habana.

Infancia y Juventud

Dede pequeño le gustaba jugar béisbol y en su juventud se entrega al deporte y a las luchas por la Independencia. Se desempeñaba como jardinero izquierdo en los equipos de La Habana, los cuales dirigió posteriormente en los primeros campeonatos oficiales, entre los años 1888-1889, 1889-1890 y 1891-1892, en los cuales emergió victorioso. Las ideas libertarias de Sabourín y sus seguidores fueron conocidas y aplicadas por la emigración cubana de Cayo Hueso, donde los hijos de los tabaqueros celebraban juegos los domingos, también con el objetivo de recaudar fondos que hacían llegar a las tropas mambisas.

Criterios

Uno de sus compañeros de presidio fue Juan Gualberto Gómez, estrecho colaborador del Héroe Nacional José Martí. Al relatar los últimos instantes de la existencia, quien ya prácticamente no podía levantarse ni mantenerse en pie; quien afirmó que Sabourín:

"era un hombre de alma sana, de carácter jovial, inclinado a la dulzura de la vida, pero al mismo tiempo muy capaz de echar sobre sus hombros los más graves, sanos y austeros deberes de la existencia; y más que todo, me dejó el convencimiento de que había amado entrañablemente, y casi por igual, estas tres cosas; el Base-Ball, la Familia y la Patria".

Logros

Muchos de sus jóvenes compañeros de equipo utilizaban los desafíos beisboleros para recaudar fondos, con los cuales adquirían armas defectuosas que posteriormente reparaban, y hacían llegar a las tropas insurrectas que combatían a las huestes peninsulares en la Guerra Necesaria, convocada por el Apóstol José Martí, e iniciada el 24 de febrero de 1895.

En estos menesteres sobresalieron, junto a él, los también peloteros y patriotas Alfredo Arango, Leopoldo y Pedro Matos, Ricardo Cabaleiro, Carlos Maciá, José Dolores y Manuel Amiela, Agustín Molina (Tinti), Valdemar Scheweyer y otros, que se sumaron a las filas del Ejército Libertador Cubano. Enfrentó todos los empeños de los colonialistas que querían prohibir la práctica del béisbol en Cuba.

Con la ayuda de sus compañeros de equipo, laboraron afanosamente en un solar yermo de la barriada habanera de El Vedado, el cual acondicionaron como terreno de juego. En las actuales calles de Línea y G, donde hoy se levanta el Hospital Materno-Infantil América Arias se encuentra colocada una tarja que recuerda este acontecimiento.

Muerte

Fue arrestado el 15 de diciembre de 1895 y encarcelado en las mazmorras de la fortaleza de San Carlos de la Cabaña, de la cual fue deportado al año y medio hacia el Castillo del Hacho, en la localidad africana de Ceuta, también colonia española. Poco tiempo permaneció allí el deportista-patriota, pues la tuberculosis minó su salud y muere producto de esta enfermedad el 5 de julio de 1897, casi a los 44 años de edad.

Monumento

Error al crear miniatura: Falta archivo
Monumento a Emilio Sabourin
En la calle H entre 9 y 11, detrás del hospital materno infantil América Arias, en el Vedado capitalino, se aprecia un pequeño monumento al patriota y deportista habanero Emilio Sabourin, obra del escultor cubano Teodoro Ramos Blanco.

Se trata de un monumento de piedra con una placa de bronce en la que aparece la figura del homenajeado, y fue inaugurado por el municipio de La Habana en 1955, en ocasión del centenario del natalicio del insigne patriota.

En el lugar donde esta hoy el monumento, se encontraba a finales del siglo XIX el terreno donde Sabourin fundo el club Base ball Habana, donde se formaron muchos jóvenes en la práctica del deporte nacional cubano.

Fuentes