Saltar a: navegación, buscar

Encefalitis japonesa

Encefalitis japonesa
Información sobre la plantilla
9KB
Flavivirosis miembro de la familia Togaviridae del género Flavivirus, que produce graves encefalitis en equinos y humanos.
Agente transmisor:Mosquitos

Encefalitis japonesa (JE). Enfermedad vírica que afecta al hombre y a animales. En el mayor de los casos la encefalitis japonesa es asintomática, es una infección seria causada por un virus originado por mosquitos que conlleva a inflamación del cerebro. Puede afectar al sistema nervioso central.

Características

La encefalitis japonesa (EJ) es una enfermedad viral trasmitida por artrópodos que afecta el sistema nervioso central (SNC) del humano y menos frecuentemente del caballo. La infección en cerdas, da por resultado el nacimiento de camadas de lechones con un alto porcentaje de mortinatos o cerdos afectados por encefalitis.

  • Etiología: El virus de la EJ es un miembro de la familia Togaviridae del género Flavivirus, también conocido como el grupo B de los arbovirus.
  • Historia: La encefalitis humana fue reconocida en Japón alrededor de 1871 y la encefalitis japonesa en forma epidémica ha sido observada desde 1924, cuando se registraron en Japón 4000 personas fallecidas. Concomitante con la vacunación de las personas, así como el uso extensivo de pesticidas agrícolas durante las dos últimas décadas, la enfermedad prácticamente ha desaparecido del Japón; sin embargo, se observa un incremento en el número de casos en humanos y equinos en la India, Nepal, China y el norte de Tailandia.
  • Signos clínicos: En el caballo los signos iniciales son hipertemia, locomoción incoordinada, estupor, rechinido de dientes; en los casos más severos se presenta ceguera, coma y muerte. Aunque los signos clínicos se parecen a aquellos que se presentan en caballos afectados por encefalitis equina del oeste y encefalitis del este, la mortalidad es relativamente baja. Las infecciones subclínicas o inaparentes en caballos son mucho más comunes que los casos clínicos.

La manifestación principal de la enfermedad en cerdos, es la aparición de mortinatos o fetos momificados, generalmente al término de la gestación. Los lechones viables con frecuencia mueren poco tiempo después del nacimiento, exhibiendo temblores y convulsiones antes de morir. La infección experimental de verracos produce una disminución en la cuenta y motilidad espermática. El virus se ha transmitido a las hembras a través del semen infectado.

Período de incubación

En caballos el período de incubación es de 8 a 10 días. El tiempo entre la exposición de una cerda gestante con una dosis infectante del virus de la encefalitis japonesa y la producción de camadas anormales, no parece estar claramente definido; sin embargo una exposición al inicio del período de gestación parece tener más posibilidades de ocasionar camadas anormales que las exposiciones tardías.

Lesiones macroscópicas: En caballos las lesiones macroscópicas son similares a aquellas observadas en animales muertos por infecciones virales de encefalomielitis equina del Este y encefalomielitis equina del Oeste, no resultando lo suficientemente específicas como para establecer un diagnóstico concluyente. Las camadas de cerdas infectadas presentan fetos momificados de color obscuro, observándose también hidroencéfalo, hipoplasia cerebelar e hipomielogénesis espinal.

Diagnósticos

  • Diagnóstico en el campo: El diagnóstico presuntivo en caballos puede realizarse porque manifiestan una enfermedad del sistema nervioso central acompañada de fiebre, sobre todo si hay período epizoótico en la región. En zonas templadas la enfermedad aparece al final de verano y a principios del otoño.

El diagnóstico en cerdos se basa en la observación de camadas con un alto porcentaje de mortinatos y cerdos débiles, aunque el diagnóstico no debe hacerse solamente por la observación clínica de campo.

  • Diagnóstico en el laboratorio: La confirmación puede hacerse por la demostración de seroconversión en animales que sobrevivieron lo suficiente para tomar muestras pareadas con un intervalo de tiempo apropiado. Las pruebas que se utilizan para, detectar un incremento en los títulos de anticuerpos del estado agudo a la muerte o recuperación son: neutralización, fijación de complemento, inhibición de la hemoaglutinación, inmunofluorescencia y ELISA.

La demostración de IgM específicas contra EJ en el suero sanguíneo de un equino con encefalitis es una evidencia presuntiva del diagnostico de EJ. La confiabilidad de la seroconversión o la detección de IgM como método de diagnóstico en caballos, debe ser tomada con reserva, debido al elevado número de seroconversiones en animales infectados, que en forma inaparente se producen durante cualquier epizootia o que pueden ser el resultado de la exposición a otros Flavivirus no patógenos.

La confirmación de la encefalitis japonesa en camadas de lechones enfermos es por aislamiento del virus del cerebro fetal o cerebro de lechones que mueren después de presentar signos de encefalitis. La demostración de incrementos en los títulos de anticuerpos en cerdas que producen camadas afectadas, no resulta un método confiable ya que la serocon-versión en estos animales pudo haber ocurrido en épocas más tempranas de la infección.
Error al crear miniatura: Falta archivo
Fetos nacidos muertos de una cerda infectada con virus de la EJ
  • Diagnóstico diferencial: En los caballos, la enfermedad debe ser diferenciada de otras encefalitis virales. En Asia la EJ es la única infección por arbovirus que ocasiona encefalitis en caballos. Dando por hecho que hay muchos cuadros leves o subclínicos de la infección, es esencial la confirmación del laboratorio.

En el diagnóstico diferencial deben ser considerados varios tipos de encefalitis tóxicas. En Asia, en zonas templadas y a mediados del verano, la aparición estacional de EJ ayuda en el diagnóstico diferencial. En cerdos la encefalitis japonesa debe ser diferenciada de la infección producida por un virus DNA hemoaglutinante, que en el Japón parece ser tan común como la EJ y que ocasiona el mismo cuadro clínico. Se ha demostrado que otros virus hemoaglutinantes, como el myxovirus de la parainfluenza 1 (Sendai), son capaces de producir mortinatos en cerdos bajo condiciones experimentales. La encefalitis en cerdos neonatos se asocia también con la infección por un coronavirus. Este agente ocasiona encefalitis en lechones por lo menos en Norte América y en Europa.

Pronóstico

La mortalidad en equinos producida por EJ se ha reportado en un 5% y puede ser actualmente menor en el sureste de Asia. La mortalidad en cerdos adultos es casi nula, las camadas de lechones de cerdas infectadas pueden nacer muertas o cuando logran sobrevivir están débiles, siendo muy susceptibles a ataques mortales de encefalitis poco tiempo después.

Epizootiología

La infección causada por el virus de la encefalitis japonesa, se encuentra difundida por todas las zonas tropicales y templadas de Asia, pero no en el resto del mundo. El virus es mantenido en la naturaleza en un ciclo que involucra al mosquito Culex. Los mosquitos transmiten el virus a numerosas especies de aves y cerdos.

El hombre y los caballos son víctimas de la infección por el virus de la EJ, pero aparentemente desde el punto de vista epidemiológico son los huéspedes finales. Los niveles de viremia en humanos y equinos infectados, son por lo general demasiado bajos para constituir una fuente potencial de infección para que los moscos vectores puedan adquirir una dosis infectante, cuando se alimentan de ellos.

Los cerdos son a la vez víctimas y amplificadores de la infección en la naturaleza. Esto es especialmente cierto cuando las hembras son programadas para parir en el período en el que los mosquitos infectados hacen su primera aparición.

En Japón las garzas y las garcetas juegan un papel en la transmisión de las infecciones al hombre y otros vertebrados, pudiendo ser los responsables de la transportación del virus desde las zonas rurales a las urbanas. El Culex tritaeniorhynchus se alimenta regularmente de las garzas y las garcetas y vuelan lo suficientemente alto como para poder alimentarse de aves jóvenes que aún están en los nidos.

El mecanismo por el cual se mantiene el virus durante el inviemo en zonas templadas no ha sido determinado.La secuencia de eventos en Japón se inicia por la aparición del virus en mosquitos al final de la primavera, seguida por la infección y aparición de la enfermedad en caballos y cerdos susceptibles. Lo anterior va seguido por la aparición de la enfermedad en el hombre en los meses de agosto y septiembre. En zonas tropicales y semitropicales de Asia el comportamiento estacional de la enfermedad es menos marcado. Se sabe básicamente, que los mosquitos Culex y los pájaros son factores comunes en la epidemiología de EJ, sin tener en cuenta la región de ocurrencia y que en Asia están involucrados los cerdos cuando son numerosos.

Control

Las opciones para el control incluyen la eliminación del ciclo de infección en aves y cerdos, o la inmunización de caballos y personas. El control de los vectores no ha sido más que un éxito marginal. La reducción de los reservorios avícolas no parece ser posible.

El procedimiento más promisorio para reducir las pérdidas en la ganadería y al mismo tiempo reducir la tasa de infección en la naturaleza, es la inmunización masiva de cerdos. En Japón y Taiwan se están empleando vacunas vivas atenuadas. La inmunización de cerdos jóvenes previene la infección y neutraliza su papel como amplificadores en la naturaleza. Se puede anticipar que aquellos animales retenidos como pie de cría pueden permanecer inmunes y debido a esa inmunidad o a la disminución estacional en la transmisión, resisten la infección durante la gestación y paren camadas normales.

Véase también

Fuente

  • Artículo Encefalitis japonesa. Disponible en "www.travel-vaccines.com". Consultado: 1 de agosto del 2011.
  • Artículo Encefalitis japonesa. Disponible en "www.immunize.org/vis/spanish_je_ixiaro". Consultado: 1 de agosto del 2011.