Espermatozoide

De EcuRed
Espermatozoide
Información sobre la plantilla
Concepto:Célula haploide que constituye el gameto masculino de los animales.
Espermatozoide. El espermatozoide (del griego esperma, semilla, y zoon, animal) es un gameto sexual que está formado por una cola o flagelo que les ayuda a movilizarse y una cabeza o núcleo que contiene toda la información genética que el padre va a heredar a su hijo. En la fecundación humana, los espermatozoides proporcionan el sexo a la nueva célula diploide, pues pueden llevar cromosoma sexual X o Y, mientras que el óvulo lleva sólo el cromosoma X. Se forman y desarrollan en los túbulos seminíferos y se almacenan en el epidídimo, que es un tubo largo y enredado en donde permanecen unos días antes de ser eyaculados o de morir.

El núcleo de los espermatozoides contiene 23 pares de cromosomas, que son la mitad del código genético humano, entre ellos están los que determinan el sexo de la hija o el hijo, o sea que son las células sexuales del padre, las que definen el sexo que tendrá el bebé. Cuando son eyaculados empiezan a moverse rápidamente para poder ganar la carrera hacia el óvulo que van a fecundar, muchos mueren en el camino y de más o menos 400 millones que son expulsados en cada eyaculación, solamente uno de ellos, va a penetrar para fecundar un óvulo si está disponible. Fueron identificados por primera vez en 1679 por Anton van Leeuwenhoek, inventor de los primeros microscopios potentes. Al proceso de formación, crecimiento y maduración de los espermatozoides, se le llama espermatogénesis.

Contenido

Estructura

Partes del espermatozoide humano.
Partes del espermatozoide humano.

Los espermatozoides en el ser humano son de forma piriforme, sólo sobreviven en un medio ambiente cálido y son las únicas en poseer flagelo; esto le ayuda a ser una célula con alta movilidad, capaz de nadar libremente. Se componen principalmente de dos partes: una cabeza y su flagelo, pero dentro de ellas podemos distinguir varias estructuras, las cuales, en orden cefálico-caudal (de la cabeza a la cola, es decir, de arriba a abajo), son: acrosoma, núcleo, membrana, cuello, pieza media, cola y pieza terminal. Su vida media es aproximadamente de 24 horas, aunque es posible que lleguen a fecundar el óvulo después de tres días.

Cabeza

La cabeza contiene dos partes principales: el acrosoma, que cubre los dos tercios anteriores de la cabeza; y el núcleo, que contiene la carga genética del espermatozoide (23 cromosomas, en el pronúcleo, que, unidos a los 23 del óvulo dan lugar a la célula madre, al sumarse el total de 46 cromosomas, agrupados en pares). En los seres humanos la medida de la cabeza del espermatozoide es de 5 µm (micrómetros) de longitud. Tanto el pronúcleo como el acrosoma están envueltos en medio de una pequeña cantidad de citoplasma y revestidos por una membrana plasmática que une la cabeza al cuerpo del espermatozoide.

Acrosoma

El acrosoma es una capa formada por enzimas como la hialuronidasa y la acrosina, que favorecerán la penetración, debilitando mediante la degradación de las paredes del óvulo, concretamente, la zona pelúcida que rodea al ovocito. Esto facilita la fusión de la parte de la membrana del espermatozoide que contacta con la membrana del ovocito, de tal modo que se abra un canal que le permita penetrar al interior del óvulo.

Núcleo

El núcleo, después de que el acrosoma se abra paso por las barreras del óvulo, es la única parte que entra a su citoplasma, dejando atrás la membrana ya vacía, para luego fusionarse con el núcleo del óvulo, completarse como célula diploide y empezar la división celular (mitosis). Por lo tanto, como las mitocondrias y todo lo demás del gameto masculino no se unen al cigoto, todas las mitocondrias de la nueva célula provienen de la parte materna.

Cuello

El cuello es muy corto, por lo que no es visible mediante el microscopio óptico. Es ligeramente más grueso que las demás partes del flagelo y contiene residuos citoplasmáticos de la espermátida. Tras estos elementos contiene un centriolo, el distal, que origina la pieza media, y el otro, el proximal, desaparece luego de haber dado origen al flagelo. Contiene una placa basal de material denso que lo separa de la cabeza y es donde se anclan nueve columnas protéicas, que son centríolos modificados, continuándose por toda la cola. De uno de ellos, específicamente el distal, se origina la pieza media.

Pieza media

La pieza media (de unos 4 o 5 μm de longitud) posee una gran cantidad de mitocondrias concentradas en una vaina helicoidal, que proveen de energía al espermatozoide, produciendo ATP.

Cola

La cola(de 35 μm) le proporciona movilidad (zona flagélica funcional recubierta sólo de membrana). La cola le proporciona movilidad, y ésta puede ser de tipo A, B, C o D; según se observe en el seminograma. Tipo A correspondería a los espermatozoides con movimiento a una velocidad mayor de 25 micras/s, frente a las 5-24 micras/s del tipo B, una velocidad inferior a 5 micras/s para el tipo C y un movimiento nulo para el tipo D.Por tanto, se agrupan en movimientos progresivos (tipo A y B) y no progresivos (C). Movilidades anormales se corresponden con porcentajes menores al 50% de A+B o al 25% de A (notar que la movilidad de tipo A es poco común en el esperma de la población, entorno al 1%). Estas anormalidades reciben el nombre de astenozoospermia o astenospermia; distinguiéndose entre leve, moderada y grave.

Características exclusivas según especie

Microfotografía electrónica.
Microfotografía electrónica.

Existe una relación indirecta entre el volumen de eyaculado y la concentración de espermatozoides en las distintas especies:

  • En los seres humanos, los espermatozoides poseen una cabeza de 5 a 8 µm y una cola de 50 µm de longitud.
  • En los cerdos, la eyaculación es de unos 200 ml, con una concentración de 100.000 espermatozoides/mm³. La longitud de los espermatozoides es de unos 90 μm.

En parte de los mamíferos, incluidos los seres humanos, los espermatozoides deben ser producidos a una temperatura más baja que la media del organismo (2 °C menos de lo normal en humanos), por ello las gónadas masculinas se encuentran fuera del cuerpo.

Calidad de los espermatozoides

La baja calidad del esperma es el problema de fertilidad más frecuente entre los varones. Para conseguir una mejor calidad de los espermatozoides y que éstos sean fuertes y capaces de fertilizar un óvulo basta con adoptar hábitos de vida saludable y seguir algunos sencillos consejos.

  • Deporte sin excesos: una actividad deportiva es beneficiosa para el organismo, pero caer en excesos y el afán por lograr metas puede desencadenar en un estado de ansiedad que acabe afectando de forma negativa la calidad del esperma.

Rutinas de entrenamiento demasiado exigentes pueden ser contraproducentes al igual que la práctica intensiva de un deporte mal visto para la fertilidad masculina como es el ciclismo. La fricción ejercida sobre los testículos afectan las cualidades del esperma.

  • Alimentación y espermatoziodes: una buena alimentación es clave. Los antioxidantes contenidos principalmente en las frutas y las verduras son los responsables de mejorar la movilidad y la morfología de los espermatoziodes.

También son importantes otros nutrientes esenciales como el ácido fólico (en legumbres, verduras de hoja verde y cereales integrales), el cinc (mariscos, carnes, pescados, huevos y lácteos), la vitamina C (en la mayoría de los cítricos y otras frutas y verduras), la vitamina E (frutos secos y aceite de oliva) y la vitamina A (lácteos, zanahoria, calabaza, albaricoque y verduras de hoja verde). Evitar el exceso de grasas y los alimentos con demasiadas calorías también es un buen consejo para quienes quieran ver mejorada su calidad reproductiva.

  • Evitar la ropa ajustada, pues ejerce fricción sobre los testículos y preferir prendas de algodón a las sintéticas.
  • No darse baños demasiado largos con agua caliente, ya que la hipertermia (aumento de la temperatura corporal) puede disminuir la motilidad del semen.
  • Evitar o reducir el consumo de tabaco y alcohol. Numerosos estudios han demostrado que el semen de los no fumadores es mejor que el de los fumadores en términos de viabilidad y longevidad y que además los fumadores practican menos el sexo.
  • Por último, el estrés es uno de los mayores enemigos de la fertilidad. Un gran nivel de estrés está fuertemente asociado a una baja calidad reproductiva.

Fuentes

  • Conoce tu cuerpo (en línea). Consultado: 18 de marzo de 2011. Disponible en: www.esmas.com
  • Soitu (en línea). Consultado: 18 de marzo de 2011. Disponible en: www.soitu.es
  • Como mejorar la calidad de los espermatozoides (en línea). Consultado: 18 de marzo de 2011. Disponible en: www.bebesymas.com
  • Espermatozoide (en línea). Consultado: 18 de marzo de 2011. Disponible en: es.wikipedia.org