Saltar a: navegación, buscar

Espino Blanco

Espino Blanco
Información sobre la plantilla
Espino blanco.jpg
Reino:Plantae
División:Magnoliophyta
Clase:Magnoliopsida
Orden:Rosales
Familia:Rosaceae

Espino Blanco (Crataegus oxyacantha). Es un árbol, más bien un arbusto que crece entre matorrales. Posee ramas espinosas, grises, con hojas alternas, recortadas y de aspecto coriáceo. Las flores, entre blancas y rosadas, se agrupan en corimbos. Los frutos son bayas ovaladas y rojizas.

Descripción y características

El espino blanco suele ser un arbusto espinoso de entre 2 y 4 metros de altura, pero si se le deja puede convertirse en un árbol de 10 ó 12 metros y vivir 500 años. Las ramas intricadas con corteza de color gris claro, las hojas cortamente lobuladas y pecioladas, las flores blancas agrupadas en corimbos y los frutos en drupa de color rojo.

Es muy común en gran parte de Europa; se le puede hallar creciendo silvestre en los linderos de los bosques y en collados agrestres y soleados. Su nombre científico proviene del griego Krataigos, que significa fuerte, de hecho su madera es muy resistente y ha sido empleada para fabricar armas. Se le conoce con los nombres: Crataegus oxycantha, el espinablo, espinera brava, espino albar, espino blanco, espino majuelo o matapiojos, es una especie de la familia Rosaceae.

Hábitat

Es una planta nativa de toda Europa, norte de África y occidente de Asia. Crece en claros de Bosques y setos.

Distribución geográfica

Arbusto de distribución euroasiática donde forma parte de las orlas espinosas de los bosques. Cultivado y naturalizado en otras latitudes.

Propiedades medicinales

Las flores de espino blanco contienen un glucósido, la quercitrina, un azúcar, la quercetina, así como flavonas, aceite esencial en muy pequeñas cantidades y otras sustancias. Las hojas poseen glucósidos flavonoides, esteroles y catequinas.

Se emplea especialmente como hipotensor (por vasodilatación), miocarditis, palpitaciones, dolores cardíacos, espasmos vasculares, arritmia, taquicardia y contra la arteriosclerosis. También es antiespasmódico; actúa como calmante en afecciones del sistema nervioso y en casos de insomnio e irritabilidad. Debe emplearse con asesoramiento médico.

Usos

El uso principal del espino blanco o albar se centra en los beneficios que produce en el corazón, si bien se puede recolectar para el consumo.

Como comestible

Las bayas del espino blanco son comestibles, aunque su sabor harinoso y su escasa pulpa no las colocan entre las más exquisitas, no obstante, son ricas en vitaminas. Las hojas tiernas de Crataegus monogyna tienen un ligero sabor a nueces y se pueden añadir a ensaladas.

Como bebida

Las hojas se pueden emplear como un sustituto del ; y las semillas tostadas, del Café.

Como medicinal

El principal uso del espino blanco se centra en sus propiedades cardiotónicas (refuerza, retarda y regula el latido del corazón), conocidas desde la antigüedad. La infusión de las flores está especialmente indicada en Angina de pecho, arritmias e Insuficiencia cardíaca. Se recomienda como tratamiento 1después del Infarto, y como medida preventiva para mantener el corazón sano en personas sometidas a fuertes tensiones.

También se recomienda para regular la tensión arterial, tanto si se tiene alta como baja, si bien en casos de hipertensión algunos autores aseguran que no es del todo eficaz. El espino blanco también posee propiedades ansiolíticas (elimina la ansiedad), por lo cual resulta apropiada para aquellas personas cuyo nerviosismo les lleva a padecer Insomnio, angustia, Taquicardia, etc.

Partes a usar

Medicinalmente, las partes más activas del espino blanco son las flores, aunque sólo las de color blanco, y siempre que sean recolectadas al inicio de la floración. Se recogen a mano dejando un pedúnculo corto, y sin añadir otras partes. Pueden recolectarse también las flores junto con las hojas, o sólo las hojas. Todas estas partes deben secarse a la sombra y sin ulteriores manipulaciones; también se puede recurrir a un secadero, cuidando de no superar la temperatura máxima de 35º C. También podemos emplear los frutos, que tienen los mismos efectos, aunque son menos activos.

Preparación

El té de espino blanco se prepara con 1 cucharadita de flores por tacita de agua hirviendo. Se deja reposar 15 ó 20 minutos y se endulza preferiblemente con miel, pues parece potenciar sus efectos.

Fuentes