Saltar a: navegación, buscar

Espondiloartrosis

Espondiloartrosis
Información sobre la plantilla
Espondiloartrosis.jpg
Artrosis de la columna vertebral que se caracteriza por alteraciones del disco intervertebral y del cartílago, osteosclerosis subcondral y formación de osteofitos. Puede pasar completamente inadvertida, provocar dolores leves o muy agudos.
Agente transmisor:Enfermedades y traumas de origen osteoarticular.
Región más común:Columna vertebral.
Forma de propagación:Traumas, deformidades, obesidad, raquitismo, etc.

Espondiloartrosis. Son lesiones degenerativas primarias del Cartílago articular con neoformaciones óseas de los rebordes articulares que se presentan fundamentalmente en la columna dorsolumbar en la edad media y la senectud, aunque también se observan con frecuencia en la columna cervical a nivel de C5 y dorsal a nivel de D8. Se conoce también con el nombre de osteoartritis o artritis degenerativa de la columna vertebral. [1]

Etiopatogenia

Las enfermedades degenerativas pueden tomar años en desarrollarse y se asocian generalmente a traumas del pasado, lesiones de sobreuso, problemas congénitos, etc.

Los desórdenes degenerativos se desarrollan como resultado del proceso de envejecimiento normal y desgaste. Simplemente como un dispositivo mecánico el cuerpo humano está sujeto a un desgaste diariamente, sin embargo, como una maquinaria tiene la habilidad para sanar o intentar repararse constantemente.

Los factores predisponentes que conllevan a la espondiloartrosis se pueden dividir en factores locales y factores generales. [1][2]


Locales:

  • Traumas
  • Deformidad vertebral: congénita, infecciosa o traumática
  • Infecciones

Generales:

  • Obesidad
  • Sobrecarga ocupacional
  • Posturales
  • Deportes que requieran sobrecargas excesivas sobre las articulaciones de la columna como por ejemplo el levantamiento de pesas
  • Enfermedades nutricionales como el Raquitismo

Cuadro clínico

La osteoartrosis de la columna puede acompañarse de dolor localizado y rigidez con espasmo muscular paravertebral, dolor radicular con cambios sensitivos y motores que aumentan con el reposo y disminuyen con la actividad. Cuando la artrosis vertebral se limita a un área específica de la columna generalmente están predispuestas las áreas de movimiento excesivo (columna cevical) o de carga máxima (unión lumbosacra).

El compromiso de la columna cervical ocasiona a veces compresión de las arterias vertebrales produciendo mareo, vértigo y cefalea.

El dolor puede ser intermitente y algunas personas se encuentran peor después del ejercicio y sienten cierta rigidez en la columna al intentar estirarse o doblarse (lumbago), también aumenta el dolor en los períodos de frío y humedad.

En el examen físico podemos constatar el dolor al localizar el sitio exacto, que se puede acompañar de irradiación a los miembros. El dolor también puede localizarse en el cinturón toráxico y el abdomen simular una enfermedad visceral.

La totalidad de la columna puede estar rígida y presentar limitación de los movimientos en todas direcciones, la inclinación hacia adelante se logra con el movimiento de cadera.

Durante el período de dolor intenso, puede apreciarse espasmo reflejo de la masa sacroespinal en la artrosis lumbosacra y en ambas escápulas en la cervical. [1][2][3]

Diagnóstico

El médico sospechará de artrosis tras una simple exploración de la articulación afectada y estudiando las características del dolor y las situaciones en que mejora o empeora.

Las radiografías y otras técnicas de diagnóstico por imagen o análisis de sangre, cuando se quiere descartar la aparición de otros procesos reumáticos.

Se deben indicar Rayos X de columna en la zona afectada en la vista anteroposterior, lateral y oblicua derecha e izquierda. Aquí podemos encontrar disminución del espacio intervertebral, penetración de las articulaciones superiores e inferiores, formación de osteofitos, lesiones degenerativas de los cuerpos vertebrales y de las articulaciones interfacetarias, las corticales opuestas se encuentran densas e irregulares y a menudo contienen una zona radiotransparente que se extiende a través del hueso esponjoso subcortical. Los osteofitos de tamaño regular que forman los llamados espolones en la zona posterior son causa de irritación radicular principalmente en la columna cervical.

La espondiloartrosis que afecta a toda la columna tiende a aumentar la lordosis cervical y la cifosis dorsal y a aplanar o rectificar la curvatura lumbar.

La tomografía axial computarizada es útil ya que revela imágenes tempranas de la enfermedad, se observa prolongación de las porciones laterales y de la porción posterior del conducto vertebral por neoformaciones óseas, el estrechamiento de las porciones laterales son causa de atrapamiento o compresión de la raíz nerviosa. [1][4]

Pronostico

En la artritis degenerativa de cualquier causa es importante mantener la posición erecta, esto requiere de un aumento progresivo del esfuerzo muscular ya que de lo contrario aparece precozmente fatiga, se sobrecargan los ligamentos de sostén que pronto claudican y sobre el cartílago articular se ejercen presiones y sobrecargas anormales por tanto el mantenimiento de la potencia muscular es clave en este sentido ya que sino se desarrolla más rápido la enfermedad. [4]

Tratamiento

Está dado por el tratamiento preventivo, conservador y quirúrgico. Si se ha producido un trauma de la columna vertebral se requiere de un período de reposo hasta que los ligamentos se hayan recuperado y restablezcan la integridad del cartílago articular, establecida la enfermedad un cambio de ocupación o la reducción del número de horas de trabajo impedirán la fatiga muscular y las sobrecargas ligamentosas. Un programa de ejercicios meticulosamente graduados aumentará la tolerancia para el trabajo.

En la artrosis cervical evitar posiciones mantenidas de inclinación en flexión, cuidar la postura nocturna con una almohada baja y en la lumbar evitar la bipedestación prolongada, corregir la obesidad y no cargar pesos.

Conservador

El tratamiento conservador está encaminado a aliviar el dolor, mantener o aumentar la movilidad articular y fortalecer la musculatura paravertebral, para cumplir este objetivo se debe abarcar las siguientes medidas:

  • Reposo en cama con el colchón firme y ligera flexión de rodillas y caderas
  • Calor para el espasmo muscular donde es muy efectivo el calor húmedo
  • Masaje después del calor para mejorar la circulación, el tono y la elasticidad de los músculos
  • Tratamiento farmacológico- tratar el dolor y la rigidez articular utilizando principalmente analgésicos y antiinflamatorios. Debido a que los tratamientos suelen ser prolongados pueden aparecer molestias de estómago, que habrá que prevenir con protectores gástricos. Este tratamiento suele ser suficiente para que la mayor parte de los pacientes puedan llevar una vida aceptable con alguna limitación fácilmente controlable
  • La inmovilización con faja o corsés se utilizan en pacientes en fase aguda, no es recomendado su uso prolongado porque provoca atrofia muscular que conduce a degeneración de la columna vertebral. Se utilizan la minerva o el collarin en los casos de artrosis de columna cervical
  • Los ejercicios son excelentes una vez haya pasado la fase aguda dolorosa, se recomiendan los fortalecedores de la musculatura paravertebral (cervical o lumbar), abdominal y glúteos. Estos ejercicios deberán graduarse meticulosamente y nunca practicarse hasta llegar a la fatiga

Quirúrgico

El tratamiento quirúrgico irá encaminado al restablecimiento de la estructura articular para que sea lo más anatómica, fisiológica y funcional posible. La cirugía se indica solamente en los casos en que el foramen es muy estrecho o que los osteofitos lesionen raíces nerviosas, para ello se realizan la foraminotomía, extirpación de osteofitos, artrodesis de segmentos dolorosos de la columna, etc. [4]

Referencia

Enlaces externos

  • Espondiloartrosis (en línea). Consultado: 3 de agosto de 2010. Disponible en: www.jovenclub.cu
  • Información sobre Espondiloartrosis (en línea). Consultado: 20 de agosto de 2012. Disponible en: www.salud.doctissimo.es