Saltar a: navegación, buscar

Federación de Radioaficionados de Cuba

Federación de Radioaficionados de Cuba
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Bandera de Cuba Cuba
Logo frc.png
Logotipo de los radioaficionados de CUBA
Siglas o Acrónimo:FRC
Fundación:15 de julio de 1966
Tipo de unidad:Comunicación
Presidente:Ing. Pedro Rodríguez Pérez (CO2RP)
País:Bandera de Cuba Cuba
Sede:Calle Paseo # 611, entre 25 y 27, Municipio Plaza de la Revolución, en La Ciudad de la Habana, Cuba
Dirección:La Habana
Sitio web
http://www.frcuba.co.cu/
Federación de Radioaficionados de Cuba. Asociación de carácter social, constituida de acuerdo a la legislación vigente en el país, con la finalidad de agrupar a los radioaficionados y radioescuchas cubanos que así lo deseen. En la actualidad más del 98% de los radioaficionados cubanos son miembros de esta organización.

Origen de la radioafición en Cuba

El primer hombre que realizó experimentos de radio, desde suelo cubano se cree haya sido el ingeniero norteamericano Frank H. Jones quien operó, en 1912, desde el Central Tuinicú, en Sancti Spiritus un transmisor de chispas de dos kW, con una antena Marconi de seis alambres de sesenta metros de largo entre cada aislador, instalada desde la torre de enfriamiento del central a sesenta metros de altura, al soporte de antena más próximo. La Primera Guerra Mundial paralizó sus actividades que se reiniciaron en septiembre de 1922. A partir de 1923 con el indicativo 6KW, luego de 1930 como CM6XJ, CO6OM y CO9XX. Frank H. Jones falleció en Tuinicú, Sancti Spiritus, en 1941.

La radioafición parece iniciarse en Cuba al comienzo de los años veinte, con la influencia que estos experimentos radiales que se venian desarrollando en los EUA antes del inicio de la Primera Guerra Mundial.

Los primeros radioaficionados cubanos, quienes rodeados de una apasionante curiosidad científica empezaron a construir receptores y transmisores con piezas e informaciones procedentes de los Estados Unidos, crean el 27 de marzo de 1923 la Sociedad Cubana de Radio, bajo la presidencia de Federico G. Morales y Julio Blanco Herrera como vicepresidente, este ultimo dueño de la Cervecería Tropical. Más tarde, el 24 de mayo de 1928, se creó el Radio Club de Cuba. Tanto una organización como la otra, trataron de agrupar a todos los aficionados a la radio en Cuba, con objeto de conseguir un mayor desarrollo y propagación del medio. Con anterioridad a estos, en 1920, se fundó una agrupación de entusiastas radioaficionados, ocupando la presidencia Humberto Giquel. La llamaron Radio Club de Cuba, que dio lugar a que más tarde se formasen dos clubes más, uno el Radio Club de Oriente y el otro llamado el Radio Club Marconi. Su duración fue corta, aunque su objetivo tenía el mismo espíritu de superación que los posteriores.

Hasta 1930, las emisoras de radioaficionados y las comerciales de radiodifusión en Cuba tenían un uso común de las bandas de radio y de identificación, así como la difusión de música, indistintamente.

En 1930, luego de la disposición gubernamental que obligaba a identificarse a las estaciones de radioaficionados según los acuerdos de la Convención de Radio de Washington, aparecen registradas 43 estaciones de radioaficionados y 62 emisoras radiodifusoras. Se diferencian en el distintivo de llamada, al igual que en las actuales y en que los radioaficionados usan potencias típicas de siete y medio Watt y excepcionalmente 100 Watt en la banda de 40 metros. Las localidades con radioaficionados que aparecen en esta relación del año 1930 son: Mariel (1), Habana (11), Marianao(5), Pedro Betancourt (2), Matanzas(6),Colón(1), Jovellanos(1), Cienfuegos(2), Santo Domingo(1), Tuinicú (1), Florida (2), Tacajó (1), Ciego de Ávila(1), Nuevitas(1), Santiago de Cuba (5) y 2 norteamericanos en la Base Naval de Guantánamo.

El crecimiento posterior de la radioafición en el país estuvo caracterizado por seguir los patrones de desarrollo similares a la de los Estados Unidos de donde se importan equipos, partes, piezas y las publicaciones fundamentales.

En 1938 a través del Radio Club de Cuba se ingresa a la Unión Internacional de Radioaficionados (en inglés, IARU) y previamente en diversa conferencias y convenciones de radio, como parte de las delegaciones gubernamentales.

Durante la Segunda Guerra Mundial cesan las operaciones de los radioaficionados en casi todos los países del mundo, incluido el nuestro. Estas se reanudan en 1946.

A fines de los años cuarenta se contraponen al actuar del Radio Club de Cuba fuera del occidente del país tres organizaciones. Ellas son la Asociación de Radioaficionados de Las Villas (ARLV), la Asociación de Radioaficionados de Camagüey (ARAC) y la Asociación de Radioaficionados de Oriente (ARAO). Con la presidencia del RCC el camagüeyano Conrado González (CO7KK) no logró menguar las discordias, las que continuaron, concluyendo su mandato en 1956. Una nueva tentativa ocurre al presidir el RCC el oriental Alfonso Muguersia (CO8AL), quien renombra la organización como Asociación Nacional de Radioaficionados de Cuba. Esta efímera administración duró de marzo de 1964 hasta el 20 de abril de 1965, en que el Ministerio de Comunicaciones interviene a la organización.

No es hasta el 15 de julio de 1966, por medio de la Ley 1198 que se constituye la Federación de Radioaficionados de Cuba y a ella se le propone integrar a todos los colectivos de radioaficionados que existan en el país. No es hasta febrero de 1967 que se constituye la dirección nacional, luego del proceso de integración auspiciados por el Ministerio de Comunicaciones, quien estaba facultado para designar y remover directivos.

Presiden esta primera directiva: Como presidente Carlos M. Sierra (CO2AT), vicepresidente Pedro Fuentes (CO2HP), secretario general Arnaldo Bandrich (CO2QQ)y Enrique González Brown (CM2BP) como financiero. A pesar de su nombre la organización adolecía de falta de unidad interna, las provincias no se sentían representadas y aunque se acometían tareas revolucionarias encomendadas a la unificación, las confrontaciones personales eran muy fuertes y cotidianas, así como la inestable permanencia de los cuadros en las directivas, propiciaba la centralización del gobierno en pocas manos, con las consecuentes acciones de voluntarismo.

Las directivas se suceden en el siguiente orden:

  • 1967-1970 Carlos M. Sierra CO2AT
  •  Ago 1970- Nov. 1971 Cimino (CM2EF), Chirolde (CO2JH), Enrique Hamlet (CO2EE), Leopoldo (CO2LH)
  • 1971-1975 Marcos Morejón (CO2KJ)
  • 1975-1977 Eduardo Fernández (CO7RR/2)

Se organiza el Primer Congreso de la FRC en octubre de 1977. En el mismo participan delegados de todas las provincias y se aprueban los primeros Estatutos de la FRC. Se reestructura la composición del Consejo de Dirección Nacional, que lo pasan a componer radioaficionados de los principales territorios del país. El Congreso elige a Eduardo Fernández como presidente de la organización para un mandato de cuatro años. En 1981 se realiza el Segundo Congreso de la FRC. Se vuelve a reestructurar la composición del Consejo de Dirección, la propuesta es aprobada y la integran radioaficionados de ambas provincias habaneras para facilitar las funciones ejecutivas de gobierno. El Congreso ratifica a Eduardo Fernández para otros cuatro años más. La salida temporal de Eduardo y desavenencias internas en la Dirección Nacional propician la convocatoria de un Congreso Extraordinario que en 1984, donde se elige a Reinaldo León (CO2RG) como su presidente. Esta decisión fue desconocida por el entonces Ministro de Comunicaciones, quien ratifica a Eduardo Fernández, concluyendo su mandato, en 1986, durante el Tercer Congreso.

El Tercer Congreso se celebra, por primera vez fuera de la ciudad de La Habana, en diciembre de 1986 en el Hotel Hanabanilla, Cienfuegos, organizado por los villaclareños. Se modifican nuevamente los Estatutos. Se propone una directiva formada por radioaficionados más jóvenes. Se le extiende la condición de Miembro de Honor por primera vez a un radioaficionado: Eduardo Fernández (CO2BB). Es electo un Ejecutivo Nacional de 7 miembros y se crea el Consejo Nacional formado por los presidentes de las asociaciones provinciales y los miembros del Ejecutivo nacional, como máximo órgano entre Congresos. Se define la línea estratégica de crecer con nuevos radioaficionados para llegar al año 2000 con 2000 radioaficionados en todo el país.

Se promueve la creación de Radio Clubes municipales para fortalecer la estructura provincial, entre otras tareas de orden organizativo. El ministro de Comunicaciones presente en el congreso promueve un grupo de iniciativas que tomarán forma legal para impulsar ese desarrollo que se propone el Congreso: la autorización del uso de las bandas de VHF, la creación del servicio de instrucción de radioaficionados novicios, la aprobación de un nuevo reglamento del servicio de radioaficionados, oído el parecer de la FRC, entre otros.

En este periodo se da un notable impulso a la radioafición en el país, duplicándose la cifra de radioaficionados en el territorio nacional, se incrementa la utilización de las comunicaciones en las bandas de muy altas frecuencias, se crean nuevos Radio Clubes locales, se experimenta un auge en la colaboración con las organizaciones juveniles, políticas y de masas, y a pesar de errores de dirección cometidos por el Ejecutivo Nacional, entre ellos la deserción en el extranjero del entonces presidente nacional, la radioafición cubana llega a su Cuarto Congreso con sus estructuras fortalecidas en las principales provincias del país.

El Cuarto Congreso de la FRC se celebra en Santiago de Cuba en abril de 1993. El congreso acuerda seguir impulsando la línea actual de crecimiento de la membresía y en los municipios. Se propone modificar los Estatutos para dar mayores facultades a los ejecutivos a todos los niveles sin afectar lo alcanzado por el Consejo Nacional y los Provinciales, así como extender el mandato a cinco años. Se elige a Eduardo Castro (CO2EG) como presidente. A finales del mes de abril Eduardo Castro renuncia por problemas laborales y le sucede Pedro Rodríguez Pérez (CO2RP).

En este período se fortalecen, entre otras cuestiones, la labor social de la Sede Nacional, la gestión financiera, la participación organizada en las emergencias y la mejor preparación de los radioaficionados en los exámenes. Se incrementan además, las visitas a los territorios y la celebración de asambleas para la discusión de la problemática de cada uno de ellos.

En marzo de 1999 se celebra el Quinto Congreso de la FRC, en Santa Clara. A este Congreso se arriba con la meta de los 2000 radioaficionados sobrecumplida, faltando solo 30 municipios por tener al menos un radioaficionado y con la edad promedio de los radioaficionados en 42 años.

En este Congreso se aprueban los nuevos estatutos, la nueva política de descentralización económica a favor de las provincias. Se favorecen como proyecciones el fortalecimiento de la labor social en todas los Radio Clubes y el incremento del intercambio de información técnica, así como continuar perfeccionando el trabajo de los dirigentes de la organización a todos los niveles y la profundización en la ética del radioaficionado.

En mayo de 2004 se celebra el Sexto Congreso de la FRC, de nuevo en Santa Clara, momento en que la FRC tiene ya más de 3000 miembros activos.

En el Sexto Congreso se trazó como línea estratégica el perfeccionamiento del funcionamiento a todos los niveles y se aprobó la puesta en marcha de la Academia del Radioaficionado como mecanismo para incorporación de los nuevos miembros y la preparación política, cultural y técnica-profesional de todos los miembros.

El 30 de octubre de 2009 se celebró, por el método de Video Conferencia, la sesión final del VII Congreso de la FRC. Este Congreso analizó importantes cuestiones referentes a la vida interna de la organización y  la participación más activa de todos los miembros en las actividades de dirección, así como las modificaciones necesarias a la Capacitación y el Sistema Informativo, entre otras cuestiones.

En el período comprendido entre el 6to y el 7mo Congreso, se elaboró y puso en vigor por el Ministerio de Justicia de Cuba un nuevo Estatuto, se crearon las Filiales Provinciales en la mayoría de las provincias, se han fortalecido todas las estructuras de base de la organización y se puso en funcionamiento la Red Propia de Datos de la FRC y su Portal Web: FRCUBA.

En la actualidad los miembros de la FRC superan los 6 mil, más de 4 mil 500 con Licencia

Visión

La Federación de Radioaficionados de Cuba, (FRC) se constituye con el fin de agrupar a los Radioaficionados cubanos que voluntariamente lo soliciten y contribuir de manera organizada a las tareas de consolidación y defensa de la sociedad socialista y al desarrollo de la Radioafición en el país. Se asocian también a ella, con las obligaciones y derechos que en cada caso se establecen, los ciudadanos cubanos, residentes en el país, que aspirando a ser Radioaficionados se preparan para realizar los exámenes que a tales efectos convoque la Federación en coordinación con la Autoridad Facultada del Ministerio de la Informática y las Comunicaciones (MIC), así como otras interesadas en el desarrollo de actividades vinculadas a la Radioafición.

Es una Asociación de carácter social y de alcance nacional, con Filiales en cada una de las Provincias del país y un Radio Club Especial en la Isla de la Juventud. Para el cumplimiento de sus objetivos y el desarrollo de sus actividades mantiene relaciones de coordinación y colaboración con el Ministerio de la Informática y las Comunicaciones, de acuerdo a lo dispuesto en la Ley de Asociaciones y su Reglamento, así como en otras normas vigentes.

Objetivos

  • Tomar las medidas que propicien el crecimiento de la actividad de la Radioafición en el país de acuerdo al desarrollo técnico nacional e internacional.
  • Organizar a los Radioaficionados cubanos que sean Miembros de ella a través de los Radio Clubes y Radio Clubes Especiales que serán dirigidos y controlados a través de las Filiales de cada provincia.
  • Dirigir el trabajo de la Radioafición cubana hacia objetivos patrióticos, científicos y culturales, que permitan de manera activa la integración de los Radioaficionados a las tareas de la edificación de la sociedad socialista en Cuba, dentro de los principios morales y éticos de la Revolución.
  • Velar por el cumplimiento del Código de Ética del Radioaficionado cubano y por la observancia de las Leyes y Reglamentos que norman la Radioafición, tanto durante el desarrollo de la actividad por parte de sus miembros, como en las relaciones de éstos con Organismos e Instituciones del Estado en ocasión de ella.
  • Promover el desarrollo de las distintas modalidades existentes en la Radioafición.
  • Fortalecer las relaciones con las organizaciones políticas y de masas o instituciones del Estado de su nivel y lograr integrar la Radioafición en las actividades políticas y sociales, así como aquellas vinculadas a la producción y la defensa.
  • Establecer y desarrollar las relaciones con las organizaciones de Radioaficionados extranjeras con el propósito de intercambiar experiencias, determinar la colaboración y desarrollar otras actividades propias de la Radioafición.

¿Cómo ser Radioaficionado?

De acuerdo a la legislación vigente, radioaficionado es aquella persona natural interesada en la técnica Radioeléctrica y la experimentación, exclusivamente con miras personales propias, no lucrativas y provista del correspondiente Certificado de Capacidad que lo habilita para operar estaciones de este tipo de servicio, al amparo de la correspondiente licencia de funcionamiento. Los requisitos para ser radioaficionado son:

  • Ser ciudadano cubano residente en el país.
  • No haber sido sancionado por delito intencional.
  • Ser mayor de 18 años, o estar autorizado por sus padres o tutores en caso de los menores de 12 años.
  • Tener 9no. grado de escolaridad, o 6to. grado aprobado en los casos de menores de 15 años.
  • Poseer un Certificado de Capacidad vigente.

Los Certificados de Capacidad se obtienen al aprobar el examen que para ello realiza el Ministerio de la Informática y las Comunicaciones (MIC). Estos exámenes se convocan dos veces al año y son organizados y ejecutados por las Filiales Provinciales de la FRC y la Delegación del MIC en cada Territorio.

Los interesados en ser miembros de la FRC y posteriormente prepararse para realizar los exámenes y obtener un Certificado de Capacidad, deben hacer su solicitud de ingreso en el Radio Club de su municipio y ser aprobados por la Asamblea de afiliados que se realiza semestralmente en ellos.

Como parte de la Academia del Radioaficionado y para garantizar la preparación de los nuevos miembros, los Radio Clubes Municipales y Especiales organizan dos veces al año Cursos de Capacitación los cuales, con una duración de 12 semanas, concluyen con un examen que de aprobarse otorga el aval para realizar el Examen Estatal convocado por el MIC.

De acuerdo a las materias que serán examinadas, el curso elemental se compone de cuatro materias básicas;

  • Reglamento del Servicio de Radioaficionados.
  • Teoría de Radioelectrónica y Comunicaciones.
  • Operación de Equipos de comunicaciones.
  • Telegrafía (CW) para las Primera y Segunda Categoría.

Los exámenes son realizados por radioaficionados voluntarios, escogidos por el Ejecutivo Nacional de la FRC y sus Filiales Provinciales, de acuerdo a su experiencia y conocimientos. Estos examinadores son aprobados por la Administración de Radiocomunicaciones.

Desastres y emergencias

Una de las facetas de la radioafición, y quizás la más conocida por la población dado su impacto y la divulgación que provoca en los medios de información, es sin duda su participación en las emergencias por desastres naturales y situaciones extremas. Es difícil encontrar en los últimos 80 años uno de estos eventos - en cualquier país - en los cuales no salga a relucir el trabajo de los radioaficionados del lugar. Cuba país no es una excepción, por el contrario es y será siempre una demostración de este espíritu de vinculación a la comunidad y la Patria, que marca el trabajo de la radioafición.

Pueden señalarse como ejemplo del trabajo desinteresado y casi siempre anónimo de los Radioaficionados en momentos de peligro, lo sucedido en la Presa Lebre, en el centro del país hace varios años, cuando un grupo de ellos, a riesgo de sus vidas, garantizaron y apoyaron las comunicaciones en el lugar y entre las autoridades y quienes en la Presa y sus alrededores trabajaban para solucionar la situación. Más recientemente, cuando el huracán Paloma azotó y casi destruyó completamente el poblado de Santa Cruz , al sur de Camagüey, los radioaficionados fueron durante varios días prácticamente la única vía de comunicación desde y hacia el lugar, cuando todas las demás modernas tecnologías se colapsaron ante el embate de los fuertes vientos y las lluvias. Y estos no son los únicos casos.

Muchos ejemplos más pudieran recordarse en prácticamente todos los territorios de un país que por su situación geográfica está constantemente expuesto a desastres naturales. En Cuba los Radioaficionados forman parte del Sistema de Comunicaciones de los Consejos de Defensa a todos los niveles, donde según las características del lugar o el momento y los planes establecidos por las autoridades a cada nivel, apoyan o garantizan las comunicaciones. El ejemplo más reciente lo son los tres últimos huracanes que azotaron al país, en el año 2008 en los cuales cientos de radioaficionados de todas las provincias se movilizaron con sus equipos para estar junto al pueblo y sus dirigentes en la salvaguarda de vidas y recursos, actitud que fue ampliamente reconocida por todas las instancias del Partido y el Gobierno.

Por otra parte, los Radioaficionados cubanos participan activamente en los Ejercicios Meteoro y Bastión, cumpliendo las misiones y tareas asignadas en cada caso, como parte de las comunicaciones en los Consejos de Defensa Nacional, Provincial y Municipal. Como parte de la IARU Región 2, Cuba, a través de la FRC, forma parte del sistema de apoyo a las comunicaciones en caso de desastres del hemisferio y tiene un coordinador nacional a tales efectos.

Estructura

La FRC es una asociación de carácter nacional, constituida por FILIALES, que a su vez agrupan a los Radio Clubes y Radio Clubes Especiales de cada uno de sus territorios. A sus efectos organizativos, cuenta con 15 Filiales ya que el Radio Club del Municipio Especial de la Isla de la juventud se considera una Filial más.

Los Radio Clubes

Son la célula primaria y fundamental de la organización. En ellos se desarrolla el trabajo social y comunitario y se constituyen en aquellos municipios que cuenten con más de tres radioaficionados con Licencia. En la actualidad existen más de 150 de estos Radio Clubes en todo el país los que agrupan a más de 5000 radioaficionados.

En algunos centros de estudios y científicos, así como en sedes de organizaciones de masa, se han constituido Radio Clubes Especiales como una forma de incentivar el crecimiento de nuevos miembros y desarrollar el trabajo científico técnico y la investigación. Entre ellos se encuentran los Radio Clubes de la Universidad de la Habana, las Villas, Camagüey y Santiago de Cuba, así como los de la Academia Central de las FAR, el ITM, El Palacio de Pioneros y el Palacio Central de Computación. Estos Radio Clubes Especiales se subordinan a la Filial Provincial del territorio donde se ubican.

Los Radio Clubes y los Radio Clubes Especiales pueden contar con Estaciones de Radio Colectivas, que son identificadas por el prefijo CO9.

Órganos de gobierno

El máximo Órgano de Gobierno de la FRC es el Congreso Nacional, que se celebra cada 5 años y al que asisten los miembros del Ejecutivo Nacional y los presidentes de las Filiales Provinciales, así como delegados elegidos en todos los Radio Clubes y Radio Clubes Especiales. El Congreso analiza el trabajo realizado en el período y define los objetivos y las tareas a cumplir en los próximos 5 años, eligiendo además los miembros del Ejecutivo Nacional para el próximo período.

Entre Congresos, los Órganos de Gobierno de la FRC están constituidos por:

  • El Consejo Nacional, es el máximo órgano de gobierno entre dos Congresos y está integrado por los miembros del Ejecutivo Nacional y por los Presidentes de los Consejos Provinciales.
  • Los Consejos Provinciales, organizan las actividades de la FRC en las Filiales Provinciales y dirigen el trabajo de los Radio Clubes. Están constituidos por los miembros del Consejo Provincial, elegidos en la Asamblea Provincial y por los presidentes de las Directivas Municipales de su territorio.
  • Las Directivas Municipales, organizan y dirigen el trabajo de los Radio Clubes municipales y de base y son elegidas por los miembros a ese nivel.

Miembro Pleno de la IARU

La Federación de Radioaficionados de Cuba (FRC) es miembro pleno de la Unión Internacional de Radioaficionados (IARU por sus siglas en inglés) desde 1938 y dentro de ella participa activamente en todas sus actividades, desarrollando lazos de amistad y cooperación con las demás organizaciones miembros, fundamentalmente las del área geográfica.

Enlaces relacionados

Fuente