Saltar a: navegación, buscar

Hipoplasia ovárica

Hipoplasia ovárica
Información sobre la plantilla
Hipoplasia ovárica (Small) (Small).jpg
Es el trastorno en el que se presentan los ovarios pequeños, con apariencia de habichuela, generalmente de superficie lisa, sin formar folículos ni cuerpos amarillos.

Hipoplasia ovárica. Es el trastorno en el que se presentan los ovarios pequeños, con apariencia de habichuela, generalmente de superficie lisa, sin formar folículos ni cuerpos amarillos. Clínicamente no se presenta celo ni ovulación. La ausencia de celo es consecuencia del déficit de hormonas.

Etiología

Se señala un origen congénito que depende de factores hereditarios unido a un gen recesivo de “penetración incompleta”.

Clasificación

Según el volumen de los ovarios o el ovario y la presencia o no de folículos en su superficie, se establece la clasificación siguiente:

Primer grupo: Hipoplasia completa. Ovarios extremadamente reducidos y sin folículos.

Segundo grupo: Escasez de folículos primarios; algunos folículos secundarios y terciarios son atrésicos.

Tercer grupo: Ovarios portadores de algunos folículos que emiten óvulos fecundables.

El tractus genital interno y externo se halla frecuentemente poco desarrollado como consecuencia de un hipofuncionamiento rudimentario de las gónadas hipoplásicas, fundamentalmente cuando es bilateral.

Síntomas

La hipoplasia puede ser bilateral o unilateral. En este último caso el ovario afectado casi siempre es el izquierdo, puesto que fisiológicamente en la vaca tiene una capacidad de producción menor.

Durante la exploración rectal el ovario hipoplásico puede aparecer como un ligero abultamiento en el ligamento ancho, sin sobrepasar el volumen de un frijol. El ovario normal puede sufrir una hipertrofia compensatoria.

En los casos de hipoplasia doble o bilateral, se manifiesta además escaso desarrollo del aparato genital en general, así como de la ubre.

La hipoplasia unilateral se acompaña de escasa fertilidad y son más prolongados los períodos entre una gestación y otra.

La pelvis se encuentra generalmente poco desarrollada y las hembras pueden presentar un cierto tipo intersexual.

Diagnóstico

No se dará hasta realizar dos o tres exploraciones como mínimo con varios meses de intervalo, en animales que se encuentren en condiciones diferentes a su medio óptimo, ya que a causa del mal manejo, cambio de medio, mala explotación y nutrición, sobre todo en la época de desarrollo, el animal puede presentar idénticas lesiones en el ovario y no así en el resto de los órganos genitales.

El diagnóstico se basa en los datos clínicos, la sintomatología y el resultado de la exploración rectal repetida. Para establecer un diagnóstico diferencial certero se deben proporcionar las formas óptimas de explotación y cría.

En las hipoplasias se recomienda la reposición de los medios óptimos de explotación y crianza. El empleo de estrógenos no es recomendable.

Tratamiento

En casos de hipoplasia ovárica de carácter genético comprobado, la única conducta racional a seguir consiste en eliminar a la hembra de la reproducción y la puesta en práctica de métodos correctos de selección y crianza, para evitar la propagación de la enfermedad por los animales que presenten una hipoplasia unilateral, o bilateral de tercer grupo.

Es importante detectar los toros hipoplásicos de fertilidad reducida, principales agentes de la propagación, y eliminarlos de la producción.

Fuente