Hoja

De EcuRed
Hoja
Información sobre la plantilla
Concepto:Parte de la planta encargada de realizar la función clorofílica , así como la respiración y la transpiración vegetal.

Hoja. Parte de la planta encargada de realizar la función clorofílica , así como la respiración y la transpiración vegetal.

Contenido

Concepto

La hoja (del latín folĭum), es una de las partes más importantes de las plantas vasculares, pues es el órgano vegetativo primariamente especializado en la realización de la fotosíntesis. De forma general, las hojas son estructuras laminares o aciculares, que brotan lateralmente de los tallos o ramas, que tienen crecimiento limitado y que contienen sobre todo tejido fotosintetizador, situado siempre al alcance de la luz. Además, las hojas son las encargadas de llevar a cabo otras funciones como la transpiración y la respiración. Secundariamente las hojas pueden modificarse para almacenar agua o para otros propósitos.

Funciones

La hoja cumple varias funciones en la planta, como la fotosíntesis, la respiración o la transpiración. Estas funciones pueden llevarse a cabo también por parte de los tallos herbáceos y por las porciones jóvenes de los tallos leñosos. En algunas plantas que carecen de hojas, como los cactus, estas funciones la realizan los tallos.

Fotosíntesis

La fotosíntesis, también conocida como función clorofílica, consiste en la síntesis o producción de sustancias orgánicas con propiedades nutritivas (azúcares) a partir del CO2 atmosférico, que las hojas absorben a través de los estomas, y del agua aportada por las raíces de la planta. Este proceso requiere un consumo energético que se obtiene a partir de la luz del sol y en él se genera oxígeno.

La fotosíntesis es un proceso esencial para la vida en el planeta, ya que permite la producción de materia orgánica partiendo de materia inorgánica y de la energía que aporta la luz solar, y genera oxígeno que se emite a la atmósfera.

La fotosíntesis es posible gracias a unos pigmentos especiales que contienen las plantas, siendo el más importante de ellos la clorofila, responsable del color verde de los vegetales.

Respiración

La respiración es el proceso mediante el cual se obtiene la energía necesaria para desarrollar la actividad biológica a través de la metabolización de los productos (azúcares) obtenidos gracias a la fotosíntesis.

La respiración requiere la toma de oxígeno de la atmósfera y la emisión de CO2. Durante el día, la respiración queda enmascarada por la fotosíntesis pero, durante la noche, la planta únicamente respira, desprendiendo dióxido de carbono y absorbiendo oxígeno.

La respiración se lleva a cabo por todas las células vivas de la planta, no sólo por las de las hojas. Pero el intercambio gaseoso tiene lugar mayoritariamente a través de los estomas, que son mucho más abundantes en las hojas que en otras partes de la planta.

Transpiración

La transpiración consiste en la pérdida de agua que, en las plantas vasculares, se realiza a través de los estomas. Se trata de un proceso fundamental para que la savia bruta pueda moverse desde el suelo hasta la hoja y para controlar la temperatura del vegetal.

Absorción

Además de las funciones esenciales nombradas, las plantas son capaces de tomar por las hojas algunos nutrientes e incorporarlos a los haces vasculares. Las especies arbóreas (olivo, naranjo, frutales) son las que tienen mayor capacidad de absorción.

== Partes de la hoja ==

El limbo

Es la parte ancha de la hoja, y tiene dos caras, la superior se llama haz, y el reverso envés. Es su parte más vistosa y lo que la mayoría de la gente entiende e identifica como hoja cuando se menciona tal nombre.

Dentro del limbo hemos de hablar de:

El pecíolo

El pecíolo es el filamento que une el limbo al tallo o rama. A través de él, discurren los vasos conductores. Hay algunas hojas que no tienen pecíolo. Estas hojas sin pecíolo se llaman sésiles.

Tipos de hojas

La enorme variabilidad de las hojas permite clasificarlas en diversos tipos dentro de ellas encontramos:

Por su nervadura

La nervadura o nerviación de las hojas varía dependiendo de las especies, aunque las más comunes son las de nervadura paralela o paralelinervias.

Por la forma del borde

Las hojas también se pueden clasificar por su borde. Éste puede ser liso (entero); presentar indentaciones (borde dentado o con pequeños entrantes); hendiduras más o menos acusadas (borde lobulado, festoneado, partido), etc.

Por el limbo

Según la composición de las hojas en base a las características y aspecto del limbo, se clasifican en simples o sencillas y compuestas.

Por la forma del limbo

Según la forma del limbo, las hojas se pueden clasificar en:

Por su disposición en el tallo

Por el pecíolo

Caída de la hoja

Hojas caidas
Hojas caidas

Es el proceso de desfoliación que ocurre de forma natural en las plantas.

Dicho proceso de desfoliación recibe el nombre de corismo; si el estímulo que lo provoca es interno, tenemos el autocorismo, el más frecuente de todos y de naturaleza periódica; el termocorismo, el quimocorismo o el traumatocorismo, cuando los factores térmicos, químicos o traumáticos son los que determinan la caída de las hojas.

Al producirse la caída de las hojas, se reduce enormemente la superficie transpirante, de forma que la planta puede resistir los períodos fríos o los de gran sequía en estado de vida amortiguada.

La caída de la hoja en las plantas caducifolias, obedece a un interesante fenómeno de reabsorción celular. El desprendimiento de la hoja ocurre siempre de manera determinada, en un punto fijo del pecíolo, y deja una cicatriz, siendo una verdadera amputación. Solo en pocos casos, y en primer término, en las monocotiledóneas, la caída ocurre de manera irregular o por marcescencia, como el caso de las palmas.

En la base del pecíolo, un estrato de células cambiales determina la formación del cojinete cicatrizal; mas arriba se encuentra la verdadera capa aisladora en la que se produce la rotura de los tejidos, seguida a su vez de un estrato lignificado. El cojinete cicatrizal, en el punto de desprendimiento, se lignifica o se suberifica, o bien ambos fenómenos ocurren simultáneamente.

En algunas dicotiledóneas, la estructura del mecanismo de desprendimiento se complica por formarse una segunda capa de separación por encima del cojinete cicatrizal, lo que pone de manifiesto una evolución de esos tejidos, ya que no aparecen con relación a factores estacionales periódicos, sino como consecuencia de lesiones traumáticas o parasitarias, por envenenamientos etc. En estos casos se trata de una verdadera expulsión de las hojas, como se ha demostrado experimentalmente sometiendo la planta a elevaciones súbitas de temperatura o variando la concentración de anhídrido del aire circundante.

Las hojas antes de caer, se deshacen de la mayor parte de los materiales que pueden ser útiles a la planta: hidratos de carbono, substancias proteicas, etc. las escorias del metabolismo, tales como, el exceso de sales, quedan en la hoja que cae, y de esta manera, la planta se exonera de las materias inútiles.

Utilidades de las hojas

Fuente