Saltar a: navegación, buscar

Julián Apaza Nina

Julián Apaza Nina
Información sobre la plantilla
Tupac katari.jpg
Nacimiento1750
Sica Sica, Bandera de Bolivia Bolivia
Fallecimiento14 de noviembre de 1781
La Paz, Bandera de Bolivia Bolivia
NacionalidadBoliviana
CiudadaníaBoliviana
Conocido porTúpac Katari

Julián Apaza Nina. Conocido como Túpac Catari, Katari o Qatari (Ayo Ayo, provincia de Sica Sica, 1750La Paz, 15 de noviembre de 1781) fue indígena aimara que lideró un levantamiento contra las autoridades coloniales en el Alto Perú, junto a su esposa y heroína Bartolina Sisa.

Biografía

Era 1750. El día en que nació Julián Apaza, los comunarios Aymaras vieron admirados que dos hermosos y enormes mallkus bajaron a Sullkawi en Sica Sica, y se posaron en las montañas cercanas, uno de los cóndores representaba a la Nación Aymara y otro a la Nación Quichwa.

Su madre Marcela Nina salió con la wawa para mostrarle a la Pachamama, y su padre Nicolás Apaza señaló a una enorme serpiente que levantaba la cabeza. Admirados pero sin miedo vieron que la serpiente saludaba al niño, entonces supieron que Julián sería importante para los pueblos Aymara y Quichwa.

Dos años después nació su hermanita Gregoria. Lamentablemente ni Marcela ni Nicolás pudieron ver cómo sus hijos crecían porque cuando Julián tenía 7 años murieron.

Un sacerdote español recogió a Julián Apaza para hacerlo su sirviente. Julián creció como un niño muy inteligente, que se daba cuenta de los maltratos y abusos espantosos que sufría el pueblo Aymara y el Quichwa.

Los españoles obligaban a los indios a trabajar sin pago y sin horario en sus fincas o minas. Muchos murieron lejos de sus familias, sin alimento, ni esperanza. También las mujeres y los niños estaban obligados a la mita.

Además estaban obligados a entregar la mayoría de sus productos como un tributo a los españoles y a la Iglesia Católica. En 1697 los españoles decidieron que además de la mita y del tributo en productos, iban a cobrar dinero a los indios, como estos no tenían dinero se vieron obligados a dejar a sus familias para ir a las minas y haciendas, pero los patrones les pagaban muy poco y no alcanzaba para pagar el tributo. Entonces eran apresados y maltratados y les quitaban sus tierras.

El niño Julián se dio cuenta con espanto que la vida de un Indígena no valía nada para el español, y comparó la cultura europea española de odio y crimen con su cultura indígena aymara que era solidaria y armónica.

Julián Apaza creció y se dedicó al comercio de la bayeta y de la coca. Viajó por diferentes comunidades y haciendas, viendo como sus hermanos de raza eran maltratados y asesinados por los españoles, los curas católicos y los mestizos.

En uno de sus viajes a su pueblo Sica Sica, vio un hermoso aguayo hecho con la habilidad de los antiguos y cuando preguntó quien lo había hecho le mostraron a Bartolina Sisa, una joven muy bella a la cual amaría toda su vida y con la cual se casó.

La rebelión

Fue sacristán y panadero antes de iniciar su rebelión. Adoptó el nombre Túpac Katari tomando partes de los nombres de dos líderes originarios contemporáneos: por un lado, a Túpac Amaru II; y por otro, a Tomás Catari, cacique de Chayanta.

Como parte del levantamiento, Túpac Katari formó un ejército de cuarenta mil hombres y cercó a la ciudad de Chuquiago (actualmente La Paz), dos veces en 1781, pero las tropas enviadas para sofocar la rebelión consiguieron romper el primer cerco.

Posteriormente Andrés Túpac Amaru se unió a Túpac Katari en un segundo cerco a La Paz, pero maniobras políticas y militares, así como líderes originarios contrarios al levantamiento acabaron con el mismo. Los cabecillas fueron apresados y ejecutados.

Este levantamiento indígena de finales del siglo XVIII fue el más extenso geográficamente y con más apoyo. Tomó dos años a los virreinatos afectados sofocarlo.

Los rebeldes asediaron la ciudad de La Paz desde el 13 de marzo de 1781 durante ciento nueve días sin éxito, debido a la resistencia y al apoyo de tropas mandadas desde Buenos Aires. En ese contexto el virrey Agustín de Jáuregüi aprovechó la baja moral de los rebeldes para ofrecer amnistía a los que se rindieran, lo cual dio muchos frutos, incluyendo algunos líderes del movimiento. Túpac Katari, que no había aceptado la amnistía y se dirigió a Achacachi para reorganizar sus fuerzas dispersas, fue traicionado por algunos de sus seguidores y luego apresado por los españoles, la noche del 9 de noviembre de 1781.

El 14 de noviembre de 1781 atan su cuerpo a cuatro caballos y es descuartizado.
Fue sometido a tortura y seis días después ejecutado atando a sus extremidades cuatro caballos para que tiraran de ellas de manera similar a Túpac Amaru II, siendo finalmente descuartizado y mostrado en partes por todo el territorio de Qullasuyu, en señal de “escarmiento a los indios rebeldes”. Su cabeza fue expuesta en el cerro de K’ili K’ili (La Paz), su brazo derecho en Ayo Ayo, el izquierdo en Achacachi; su pierna derecha en Chulumani, y la izquierda en Caquiaviri. La actual "tradición oral" le atribuye haber dicho a sus captores la frase:
"Naya saparukiw jiwyapxitaxa nayxarusti, waranqa, waranqanakaw tukutaw kut'anipxani (...) A mí solo me matarán… pero mañana volveré y seré millones".

Véase también

Fuentes