Saltar a: navegación, buscar

Lengua culta

Lengua culta
Información sobre la plantilla
Concepto:Variedad del lenguaje con un alto grado de formalidad que utiliza la lengua con toda la expansión de sus posibilidades, cuidándola en todos sus planos. El hablante posee mayor competencia lingüística porque permite un uso más formal. Se manifiesta claramente en la lengua escrita.

Lengua culta. Modalidad lingüística que utiliza de manera perfecta la morfosintaxis y el léxico de una lengua. Es utilizada por personas que poseen un alto conocimiento de la lengua y emplean todos sus recursos. Se conoce también como norma culta, y se basa en una forma de expresión elaborada y cuidada, selección de los signos lingüísticos, corrección sintáctica y propiedad léxica. Busca la originalidad y el rigor en la expresión.

En la transmisión y uso de esa lengua culta un lugar preponderante lo ocupan la escuela y los maestros, como encargados directos de la enseñanza de la lengua materna. Junto a esta, se encuentran también los medios de difusión: la prensa escrita, la radio y la televisión, por la enorme posibilidad que tienen de llegar a todos los rincones, pero también la familia y la comunidad. Depende, pues, de cada hablante el hacer uso de ese derecho y deber, que no es patrimonio exclusivo de una clase o capa social.

Definición

La lengua o norma culta es la forma de lengua socialmente aceptada como la más adecuada para los contextos formales de uso; aquella codificada en gramáticas, ortografías, el léxico que aparece como tal en los diccionarios, la lengua que se enseña en la escuela, la que está en los libros de texto, la que se debe difundir por los medios de comunicación, en la que escriben los periodistas, escritores y científicos, debe ser socializada.

Propiedades

Los lingüistas de la Escuela de Praga definieron ciertas propiedades que debe poseer una lengua culta, entre las fundamentales se encuentran:

  • Poseer un grado de fijeza y estabilidad lo suficientemente flexible para que permita reflejar los cambios sociales y culturales de la comunidad que la utiliza.
  • Ser capaz de expresar cualquier matiz del pensamiento de sus usuarios, desde la simple conversación a la comunicación literaria y científica.
  • Ser objeto de un cultivo constante, que tome en cuenta tanto las bases históricas de su desarrollo como las posibilidades que ofrece su sistema lingüístico.

Características

  • Precisión y rigor en el uso de las normas fonéticas, sintácticas y gramaticales.
  • Discurso fluido y continuo, con una pronunciación correcta, cuidada y adecuada.
  • Riqueza léxica para emplear el término preciso en cada situación comunicativa.
  • Claridad y rigor en la exposición de las ideas.
  • Mensajes con orden lógico.
  • Evita vulgarismos.

Funciones

  • Función unificadora/separadora: une varios colectivos en una comunidad lingüística y, por tanto, los identifica en un solo conjunto. Con ello los separa, los diferencia de otros colectivos que se rigen por normas distintas.
  • Los rasgos que distinguen la lengua culta originan un prestigio social entre sus habitantes.

Dichas funciones, a su vez, promueven diversas actitudes de los hablantes. La unificadora/separadora despierta un sentimiento de lealtad lingüística, y el prestigio se refleja en una actitud de orgullo hacia la lengua que se habla, la cual se convierte en marco de referencia del modelo lingüístico dentro de la sociedad.

El conjunto de las propiedades y de las funciones sociales determina el grado de codificación en que se halla una lengua.

Codificación

Estrechamente ligado al concepto de norma culta está el de codificación. La posición de una lengua culta no se resuelve solo con el reconocimiento de una norma axiológica implícita, sino que es necesario explicitarla mediante su codificación.

La norma culta tiene un carácter dinámico, de decir, que se caracteriza por una tensión interna entre los recursos lingüísticos que surgen y los que desaparecen, entre los productivos y los no productivos, entre los centrales y los periféricos.

En este movimiento evolutivo, que está determinado por factores sistémicos sociocomunicativos, se refleja también el enfrentamiento con las normas de otras formas de existencia de la lengua, con las normas de las lenguas extranjeras que entran en contacto con la lengua vernácula.

La codificación, a su vez, actúa como un estabilizador y regulador del funcionamiento y del desarrollo de la norma culta: precisamente en esto reside su función social. Pero la finalidad de la codificación debe ser descubrir aprehender la dinámica en sincronía de la lengua culta contemporánea, de forma que la estabilidad, rasgo inherente de la codificación, no constituya un freno para el desarrollo —socialmente condicionado— de la norma culta.

La evolución de esta norma no es uniforme en lo que respecta a los distintos niveles de organización de la lengua. Ello se debe a la propia naturaleza de los diferentes niveles, por una parte, y, por la otra, a que la influencia de las condiciones extralingüísticas no se manifiestan de igual manera en todos los niveles de lengua.

La norma más estable es la del nivel gramatical y el más alto grado de variabilidad se produce en el sistema lexical, ya que el movimiento evolutivo de la norma en este nivel está determinado por la extensión de las esferas comunicativas y de sus necesidades nominativas.

Capas referenciales

Un concepto amplio de base social de la lengua culta comprende a todos los hablantes que, de una forma u otra, “manejan” este estrato de la lengua. Sin embargo hay que tener presente la diferenciación interna, puesto que en cualquier situación lingüística hay que distinguir, dentro de los usuarios de la lengua culta, un núcleo más reducido que está compuesto por los representantes de las llamadas capas referenciales.

Estas capas que utilizan profesionalmente la lengua culta como instrumento de comunicación en diferentes ámbitos, gozan de un alto prestigio social y su actividad creadora en cierto sentido influye decisivamente en la formación y transformación de la norma culta.

Los medios de comunicación masiva

El lenguaje de los medios de comunicación masiva se convierte en el más significativo desde el punto de vista social, y contribuye a difundir y unificar la lengua culta. El estilo periodístico se caracteriza por una nueva correlación, en el discurso, entre las unidades léxicas neutras y las marcadas estilísticamente. De ese modo, el modelo literario tradicional se transforma; el discurso de la prensa se acepta como una fuente de lengua culta, y constituye, por su variedad, un tipo de transición entre el código oral y el código escrito.

Vocablos

En la codificación hay que tener en cuenta que el léxico de la lengua culta debe componerse de vocablos tanto humanísticos como científicos y técnicos. Una de las funciones de la norma culta es ayudar a fijar un léxico intelectual y terminológico. Además, debe incluirse también el vocabulario de la lengua culta coloquial, porque la forma escrita y la forma hablada de la lengua cumplen funciones sociales distintas, y excluir cualquiera de estos aspectos daría por resultado una codificación incompleta.

Bibliografía