Manuel Ascunce Domenech

De EcuRed
Manuel Ascunce Domenech
Información sobre la plantilla

Joven alfabetizador cubano asesinado por bandas contrarrevolucionarias mientras enseñaba a leer y escribir a campesinos en las montañas del Escambray
Nacimiento25 de enero de 1945
Sagua la Grande, Las Villas, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento26 de noviembre de 1961 (16 años)
Trinidad, Las Villas, Bandera de Cuba
Causa de la muerteAsesinato
OcupaciónMaestro
PadresManuel Ascunce
Evelia Domenech

Manuel Ascunce Domenech. Maestro voluntario cubano, participó en la Campaña de Alfabetización. Fue asesinado mientras alfabetizaba campesinos en las montañas del Escambray por bandas armadas al servicio de Estados Unidos.

Contenido

Datos biográficos

Primeros años de vida

Manuel Ascunce Domenech nació el 25 de enero de 1945[1], a las siete y treinta de la mañana en la ciudad de Sagua la Grande, provincia de Las Villas (actual Villa Clara). Su padres son Evelia y de Manuel, ella ama de casa y él empleado. Sus abuelos por línea paterna fueron Eladio y Guillermina y por línea materna, Vicente y Juana Rosa. El 23 de enero de 1947, próximo a los dos años de edad, fue bautizado en la Iglesia Parroquial de Sagua. Sus padrinos fueron Guillermina Hernández Santos y Arnaldo Hernández Solloa.

Tenía Manuel dos años, cuando la familia se traslada a la capital, a la residencia situada en Justicia No. 574, entre Santa Felicia y Santa Ana, en la barriada de Luyanó. Su niñez transcurrió feliz, junto al amor de sus padres, abuelos, y su hermanita menor Mambla, su compañera de infancia, por quien sentía gran cariño. A la edad de siete años los padres le proponen hacer la primera comunión, a lo que él respondió: Yo no quiero tener nada con los curas. Fue tal su aferramiento en esto, que Evelia y Manuel decidieron no prepararlo en la doctrina católica, ni hablarle más del tema.

Su enseñanza primaria la realizó en las Escuelas “Santa Marta” y “El Éxito”, del propio barrio de Luyanó, donde culminó en el curso escolar 1957 - 1958 el sexto grado, a la edad de trece años. Desde muy temprano demostró ser un alumno disciplinado, tranquilo, estudioso, de carácter serio, aunque gustaba de los juegos y de hacer chistes. Constituyó siempre un ejemplo para su única hermanita Mambla.

Evelia cuenta de la época de infancia de Manuel, que amaba los animales y era desprendido. En una ocasión su papá le compró una mascota para jugar pelota, pero ella se dio cuenta de su ausencia, por lo que le preguntó a Manolito sobre el asunto, a lo cual él respondió:“que se la había prestado a un amiguito porque él no tenía ninguna”. En varias ocasiones su hermana Mambla, quien gustaba jugar con los gorriones que se caían en el patio, veía cómo Manolito hacía por restablecer a los pichones en sus nidos. Era muy limpio y presumido, cuando se caía en el piso y se levantaba, nunca se limpiaba las manos en la ropa, sino que con ellas en alto, corría para el baño a lavárselas.

Cursó estudios de enseñanza media en la escuela “América”, ubicada en Herrera y Guanabacoa, Luyanó, donde cursó el séptimo grado y comenzó el octavo en otra instaláción de la escuela, en la propia barriada. Le gustaban mucho las fiestas, tenía un carácter juvenil, que le ganaba la confianza y el aprecio de sus compañeros. Era un muchacho trigueño, de tez blanca y ojos muy expresivos. Poseía una nobleza extrema, no tenía nada suyo, y sentía gran sensibilidad por todo lo que le rodeaba. Últimamente ya estaba más alto que su padre, según la madre, y siempre escuchaba con atención todos los discursos de Fidel, como era habitual en la familia.

Actividad revolucionaria

En la etapa estudiantil se incorpora a la defensa de la patria, ante el ataque mercenario de Playa Girón, en abril de 1961, se hace presente en las guardias para la protección de su escuela secundaria básica si las circunstancias lo requerían. Se incorpora a la Asociación de Jóvenes Rebeldes (AJR).

Durante la Campaña de Alfabetización no vaciló en separarse del hogar para marchar a donde fuera necesario. Al llamado de Fidel para integrar las Brigadas Conrado Benítez, Manuel solicita el ingreso en sus filas, el 23 de marzo de 1961. Era apenas un niño — como dijera el mismo Fidel Castro—, que además había sacrificado sus vacaciones, que llegaba allí, igual que otros 100 mil jóvenes, hijos de decenas y decenas de miles de familias, muchos de ellos, la inmensa mayoría, hijos de la clase obrera.

Ejercito de Alfabetizadores Brigada Conrado Benítez.
Ejercito de Alfabetizadores Brigada Conrado Benítez.

Manuel sale el 13 de julio de 1961 en horas de la mañana con destino al Campamento de la Alfabetización en Varadero, del nuevo edificio construido por la Revolución para la Secundaria América, escuela que actualmente lleva su nombre, situada en la calle Enna, entre Manuel Pruna y Rosa Enríquez, en Luyanó. Durante los días de entrenamiento en el Campamento Granma de Varadero, recibió la preparación mínima técnica para alfabetizar, y se le entregó el carnet No. 72792, con su uniforme y farol que lo identificaban como miembro de la Brigada Conrado Benítez.

Campaña de Alfabetización

Manuel Ascunce fue designado para alfabetizar en la provincia de Las Villas, en la zona de Limones Cantero, municipio de Trinidad, donde alfabetizó en casa de los campesinos Colina y Joseíto, estancia que vio interrumpida por encontrarse enfermo y que lo obligó a viajar a La Habana. En carta dirigida a sus padres el 4 de septiembre de 1961, les dice:
"Mami, dile a papi que, cuando venga, si puede me traiga un cake helado, pues los campesinos de aquí, nunca lo han comido, y el otro día dijeron que tenían ganas de comer dulces..."
Cuenta Evelia, que llevaron el cake en una caja con mucho hielo seco y que este llegó intacto; Manolito no quiso comerlo y les dijo:
"No mamí, déjaselo a ellos que nunca lo han comido... yo lo comeré cuando regrese a La Habana"
En dos ocasiones más los padres lo visitaron en casa de estas familias. A Manuel le gustaba comer con sus cubiertos. En una de esas visitas, Evelia se dio cuenta del trabajo que él estaba pasando al comer solo con la cuchara como cubierto, se le acercó y le dijo que le mandaría su juego de cubiertos, a lo que Manolito respondió:
"Mima, eso sería una humillación para esta familia."

Más tarde se traslada a la casa de Pedro Lantigua por una propuesta propia, y le plantea el cambio a su compañera Anaís, la que ocupaba el cargo de Asesora Técnica de la Zona, por considerar que ese era un lugar difícil para ella, intrincado para una mujer, y por la responsabilidad que estaba desempeñando. La casa de Pedro Lantigua y Mariana de la Viña, estaba situada en la Finca Palmarito, barrio de Río Ay, en la zona de Limones Cantero, municipio Trinidad, en una zona cafetalera de difícil acceso con una extensión de treinta caballerías y había sido intervenida a su dueño seis meses atrás. Precisamente, uno de los hijos de este era miembro de la banda que asesinó a Manuel y a Pedro.

Por las palabras de la madre de Manuel se conoce que ellos no llegaron a visitarlo en el hogar de Lantigua, pero sí sabían que esa familia, especialmente Mariana, lo trataban con mucho cariño, y todos lo querían. El se sintió siempre muy a gusto en esta casa, pues le agradaban los niños, y le encantaba montar a caballo. A Lantigua le gustaba cazar jutías y Manolito lo acompañaba en su cacería. En una de sus cartas le cuenta a sus padres de lo sabrosa que resultaba una jutía asada en el monte, pues él nunca la había comido.

Muerte

Manuel Ascunce Domenech y Pedro Lantigua
Manuel Ascunce Domenech y Pedro Lantigua

Durante la estancia en casa de los Lantigua, se incrementó el ataque de las bandas contrarrevolucionarias a la zona, por lo que se recibió la orientación de evacuar prácticamente a los brigadistas de este lugar, pero Manuel insistió en mantenerse en su puesto, pues decía que debía terminar su trabajo para regresar como todos en su momento preciso. Siempre estuvo al lado de Lantigua en la defensa y custodia de la casa, de la familia, y los intereses de la Revolución.

El 26 de noviembre de 1961, en horas de la tarde, Mariana hizo para todos una colada de café recogido, cultivado y tostado en la propia finca, pero cuando ya se estaba repartiendo, no llegó ni si quiera a las manos de Pedro, pues fue sorprendido por presuntos milicianos, que después resultaron ser realmente, los bandidos. Mariana se percató de la simulación de los malhechores y salió en defensa de los suyos, quiso hasta hacer ver que Manuel era uno de sus nueve hijos. A la pregunta de quién era el maestro, Ascunce contestó: «¡Yo soy el maestro!» Lo que indignó a los bandidos y arremetieron contra él y Pedro de la forma más brutal y cobarde, además de llevarse con ellos a Pedrito.

Mariana los sigue y logra arrebatarles al hijo, saliendo en busca de ayuda y refuerzos pero, el estado del tiempo, la oscuridad de la noche y las dificultades propias del camino, no le permitieron evitar a tiempo el propósito de los alzados.

Mientras tanto los bandidos siguieron ensañados con ellos, mediante ofensas, amenazas, golpeaduras, punzonazos -14 en total-, luchas, forcejeos y torturas. Cuando ya los tenían medio moribundos, deciden ahorcarlos y los alzan en dos ramas de una acacia, a poca distancia de la vivienda, aproximadamente a las ocho de la noche. Así quedan exánimes los cuerpos de Pedro y de Manuel, por defender la obra de la educación y ser fieles a la causa de la Revolución.

El asesinato de Manuel se produjo en Limones Cantero, finca Palmarito, junto a su alumno Pedro Lantigua Ortega, a manos de los criminales, Quesada Braulio Amador Quesada (principal ejecutor), Pedro González Sánchez y Julio Emilio Carretero Escajadillo (jefe de una comandancia).

Sepelio

Sus cadáveres fueron traídos al poblado, donde campesinos y brigadistas les rindieron el tributo emocionado y merecido; más tarde el de Manuel fue trasladado a la capital, donde un mar de boinas verdes del Ejército Alfabetizador, confundidas con un pueblo todo, dio el último saludo al Maestro. En el acto de despedida, el entonces Presidente Osvaldo Dorticós Torrado, expresó:

"Al asesinar a este adolescente, se ha querido asesinar con él a una nueva generación que encarna el más lúcido y sano presente, y que anuncia para la Patria el más esclarecedor porvenir. Hoy hemos cavado una tumba para el héroe adolescente, pero con actos como este cava día a día, su tumba el imperialismo y el capitalismo.

(...) Y quiénes son los respónsables de este crimen? Son, en primer término, los autores materiales, mercenarios o degenerados que realizaron el hecho con sus manos asesinas. Son responsables de este crimen los liderzuelos contrarrevolucionarios traidores que inducen -al crimen desde las playas veraniegas de Miami. Son responsables de este crimen los dirigentes del Imperialismo, que inspiran estas acciones criminales, arman las manos de los asesinos, financian con dólares sus acciones; responsables de este crimen y de los otros críme-, nes, son los dirigentes de Washington...; responsable de este crimen es en última instancia, el sistema imperialista y capitalista, que actualmente pretende sobrevivir en la historia, realizando hechos como este."

Julio López Blanco, quien fuera decano del Colegio de Maestros y responsable de las brigadas Conrado Benítez ; en la antigua provincia de Las Villas, recuerda los emotivos momentos que vivió aquella época en La Habana, durante el encuentro del Comandante en Jefe Fidel Castro con los familiares de Ascunce en la funeraria donde yacían tendidos sus restos. Rememoró también el imponente cortejo fúnebre, el 27 de noviembre, encabezado por el Jefe de la Revolución, lo cual coincidió con el aniversario 90 del fusilamiento de los ocho estudiantes de Medicina, en 1871.

En el Cementerio de Colón, el director del Hospital Militar Finlay, el doctor Nicolás Monzón Pérez (Pompi), natural de Encrucijada, hijo del médico de igual nombre, expuso los resultados de la autopsia, según la cual a las víctimas las ahorcaron con alambres de púa.

En la clausura del XI Congreso Obrero, Fidel anuncia:

"En el día de hoy hemos recibido la noticia de que un joven brigadista alfabetizador, de 16 años de edad, fue asesinado por elementos contrarrevolucionarios en la fmca Palmarito, barrio Río de Ay, término municipal de Trinidad, Las Villas. El joven se nombra, o se nombraba y se seguirá nombrando: Manuel Ascunce Domenech.

(...) Qué puede haber sido la causa, el móvil de esa acción? ¿La irritación de los enemigos de la Revolución ante el hecho de que se hayan alcanzado las cifras de los cientos de miles de alfabetizados? ¿Qué los ha motivado? ¿La impotencia, la irritación y el odio? ¿O los ha movido el deseo de obstaculizar y perturbar el esfuerzo final, de sembrar el terror entre las decenas de miles de familias que tienen a sus hijos alfabetizando, a fin de debilitar y frustrar el tremendo esfuerzo de la última etapa de la Campaña?

Este hecho confirma nuestra concepción revolucionaria, comprueba lo que sabemos, lo que sabemos que es una Revolución como cambio profundo, que es escuela de luchas profundas, que es profundo antagonismo de intereses de clases. Y nos enseña lo que otras veces hemos afirmado: que la Revolución es una lucha a muerte entre La Revolución y la contrarrevolución, y que en esa lucha o la Revolución extermina a los contrarrevolucionarios, o la contrarrevolución extermina a los revolucionarios. Nosotros, ustedes, y todos, sabemos que es precisamente la Revolución la que exterminará a los contrarrevolucionarios."

El 26 de diciembre de 1961 se develaron en la Secundaria Básica América, el busto y la tarja que la convirtieron en la Escuela Secundaria Básica Manuel Ascunse Domenech, en recordación de quien murió asesinado por enseñar a leer y a escribir.

Véase también

Fuente

  1. Folio 235, acta 235 del Tomo 115, del Registro Civil de Sagua la Grande.