Saltar a: navegación, buscar

Patrimonio Cultural

Patrimonio Cultural
Información sobre la plantilla
Patrimonio ciudad.jpg
Concepto:Se entiende por Patrimonio Cultural a aquellos elementos y manifestaciones tangibles o intangibles producidas por las sociedades, resultado de un proceso histórico en donde la reproducción de las ideas y del material se constituyen en factores que identifican y diferencian a ese país o región

Patrimonio cultural. Conjunto de exponentes naturales o productos de la actividad humana que nos documentan sobre la cultura material y espiritual del pasado y del presente; y que, por su condición ejemplar y representativa del desarrollo de la cultura, se está en la obligación de conservar y mostrar a la actual y futura generación.

Definiciones

El patrimonio cultural de un país o región está constituido por todos aquellos elementos y manifestaciones tangibles o intangibles producidas por las sociedades, resultado de un proceso histórico en donde la reproducción de las ideas y del material se constituyen en factores que identifican y diferencian a ese país o región.

El concepto de patrimonio cultural incluye no sólo los monumentos y manifestaciones del pasado (sitios y objetos arqueológicos, arquitectura colonial, documentos y obras de arte) sino también lo que se llama patrimonio vivo,las diversas manifestaciones de la cultura popular, las poblaciones o comunidades tradicionales, las artesanías y artes populares, la indumentaria, los conocimientos, valores, costumbres y tradiciones características de un grupo o cultura.

Los elementos que constituyen el patrimonio cultural son testigos de la forma en que una sociedad o cultura se relaciona con su ambiente. Las manifestaciones y elementos que conforman el patrimonio cultural del hombre son un reflejo de la respuesta del hombre a los problemas concretos de su existencia sobre la tierra.

En el libro Patrimonio e Identidad, de Marta Arjona, se define el patrimonio cultural como la suma de todos los bienes culturales acumulados voluntariamente por una comunidad dada. Un bien cultural es determinado como tal sólo cuando la comunidad lo selecciona como elemento que debe ser conservado por poseer valores que trascienden su uso o función primitiva.

Patrimonio cultural

En el año 1982, durante la Conferencia Mundial de la UNESCO sobre el Patrimonio Cultural celebrada en México, se elaboró la siguiente definición de patrimonio cultural.

  • El patrimonio cultural de un pueblo comprende las obras de sus artistas, arquitectos, músicos, escritores y sabios, así como las creaciones anónimas, surgidas del alma popular, y el conjunto de valores que dan sentido a la vida, es decir, las obras materiales y no materiales que expresan la creatividad de ese pueblo; la lengua, los ritos, las creencias, los lugares y monumentos históricos, la literatura, las obras de arte y los archivos y bibliotecas.
  • En Cuba, el Decreto No. 118 de la Ley No. 1, Ley de Protección al Patrimonio Cultural, establece en su artículo 1 que:
  • El patrimonio cultural de la nación está integrado por aquellos bienes, muebles e inmuebles, que son la expresión o el testimonio de la creación humana o de la evolución de la naturaleza y que tienen especial relevancia en relación con la arqueología, la prehistoria, la historia, la literatura, la educación, el arte, la ciencia y la cultura en general.

Categorías

La UNESCO define tres grandes categorías: el patrimonio cultural, el patrimonio natural y el patrimonio en situaciones de conflicto armado.

  • El patrimonio cultural incluye el patrimonio cultural material y el patrimonio cultural inmaterial.
  • El patrimonio cultural material se subdivide a su vez en:
    • Patrimonio cultural mueble (pinturas, esculturas, monedas, manuscritos, etc.) **Patrimonio cultural inmueble (monumentos, sitios arqueológicos, etc.)
    • Patrimonio cultural subacuático (restos de naufragios, ruinas y ciudades sumergidas, comprende todos aquellos rastros de existencia humana que estén o hayan estado bajo el agua, parcial o totalmente, y que tengan un carácter cultural o histórico).
    • El patrimonio cultural inmaterial abarca las tradiciones orales, artes del espectáculo, rituales, etc.

El patrimonio natural comprende los sitios naturales que revisten aspectos culturales como los paisajes culturales, las formaciones físicas, biológicas o geológicas, etc.

Patrimonio inmaterial

Según la Convención de 2003, el Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI) -el patrimonio vivo- es el crisol de la diversidad cultural y su conservación, una garantía de creatividad permanente.

La Convención afirma que el PCI se manifiesta en particular en los ámbitos siguientes:

  • Tradiciones y expresiones orales, incluido el idioma como vehículo del patrimonio cultural inmaterial
  • Artes del espectáculo (como la música tradicional, la danza y el teatro)
  • Usos sociales, rituales y actos festivos
  • Conocimientos y usos relacionados con la naturaleza y el universo
  • Técnicas artesanales tradicionales.

La Convención de 2003 para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial define el patrimonio cultural inmaterial más concretamente como los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas que las comunidades, los grupos y, en algunos casos, los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural.

La Convención incluye también en su definición de instrumentos del PCI los objetos, artefactos y espacios culturales relacionados con las manifestaciones del PCI, estableciendo así la posibilidad de una cooperación efectiva con otros instrumentos normativos internacionales.

Salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial en Cuba

Teniendo en cuenta los principales postulados de La Convención para la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial, de la UNESCO, Cuba es una de las naciones de mayor trabajo sostenido y experiencias en este aspecto imprescindible para la protección de lo más valioso del legado humano. Cuba posee resultados notables en los órdenes artístico, docente, investigativo, museológico y muy especialmente, en la práctica cultural misma. Atlas Etnográfico de Cuba: Cultura popular tradicional, y Atlas de los instrumentos de la música folklórico-popular de Cuba.

Las instituciones culturales poseen para su utilización la metodología y los resultados del Atlas Etnográfico de Cuba: Cultura popular tradicional, concluido en el año 2000, así como el Atlas de los instrumentos de la música folklórico-popular de Cuba del 1997. El primero es una obra científica realizada por el Departamento de Etnología del Centro de Antropología y el Centro de Investigación y Desarrollo de la Cultura Cubana “Juan Marinello”, el cual obtuvo el Premio de Investigación de la Academia de Ciencias de Cuba en 1998, publicándose una versión sintetizada de los textos introductorios a cada sección como Cultura Popular Tradicional Cubana (1999) y otra en CD-ROOM (2000), (versión bilingüe en español e inglés).

El segundo es una obra en tres volúmenes realizada por el Centro de Investigación y Desarrollo de la Música Cubana, que actualiza y renueva el conocimiento sobre una parte esencial de la musicología cubana, caracterizada sobre todo por su amplio arsenal organológico.

Comisión cubana para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial

Un momento esencial en la política cultural cubana, en que se dio respuesta inmediata a los epígonos de la III Convención lo constituyó la creación de una Comisión para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, (Resolución No. 126 del 15 de diciembre de 2004 del Ministerio de Cultura), con el propósito dediseñar la política referente a la atención, preservación, promoción y protección del Patrimonio Cultural Vivo, a partir de un enfoque multidisciplinario.

Luego de ocho años de existencia se aprecian resultados satisfactorios en este sentido, ya que museos, casas de cultura, centros docentes y de investigaciones, galerías de arte, entre otras instituciones enmarcan una mayor sensibilidad hacia los sellos identitarios locales, regionales y nacionales.

Por más de treinta años se ha llevado a cabo la actualización sistemática de los registros e inventarios de las diferentes manifestaciones artísticas vinculadas a las expresiones y manifestaciones de la Cultura Popular Tradicional que contribuya al mejor conocimiento, conservación, transmisión y promoción de las mismas.

La realización de registros, inventarios y bases de datos (anualmente) han constituido instrumentos imprescindibles en la atención y reconocimiento de todo el Patrimonio Cultural Vivo que se genera de forma práctica en cada comunidad.

Expresiones músico-danzarias portadoras de la cultura cubana

En la actualidad existen registradas y atendidas 98 expresiones músico-danzarias reconocidas como portadoras de la cultura cubana, distribuidas por toda la geografía del país; según su tipología etnodemográfica existen:

  • dos Agrupaciones de estirpe hispánico
  • veinticuatro de estirpe africano
  • veintidós del caribe insular, diecisiete de estirpe campesino
  • catorce pertenecen al son
  • siete a la rumba
  • doce a las populosas y arráigales fiestas carnavalescas

Todo lo anterior demuestra la diversidad los principales valores patrimoniales existentes en cada región cubana.

Uno de las mayores significaciones de la elaboración de estas grandiosas, rigurosas y profundas obras de la Cultura Nacional es la herencia en el desarrollo creciente de la cartografía cultural en Cuba vinculada a los estudios e investigaciones sobre diversos procesos culturales; en particular el dedicado a las expresiones y manifestaciones de la Cultura Popular Tradicional.

Entre los principales presupuestos priorizados en la labor de salvaguardia de este Patrimonio es el concerniente a los procesos de continuidad a través del fortalecimiento de saberes y conocimientos de carácter tradicional hacia las nuevas generaciones, donde ha ocupado un lugar cimero la labor de los instructores de arte, promotores culturales y otros agentes a favor de la atención a las expresiones y manifestaciones de la cultura popular tradicional y sus portadores; donde han puesto en práctica la elaboración de los elementos metodológicos para la atención de estas manifestaciones y expresiones, contribuyendo así al sentido de pertenencia y la [Identidad Cultural] en la población.

Destacan en los aspectos concebidos para este trabajo el reconocimiento etnológico y socio histórico del tema en particular, la validación científica de estos procesos en el contexto sociocultural donde se desarrollan, así como la habilidad y dominio de los valores culturales a través de los que se expresa y donde se halla la impronta distintiva de una tradición trasmitida generacionalmente.

Premisas en la atención a las expresiones o manifestaciones del Patrimonio Cultural Inmaterial

Como premisas se evidencian en la atención a las expresiones o manifestaciones del Patrimonio Cultural Inmaterial:

  • preservación de la autenticidad
  • respeto el dinamismo con que tienden a desarrollarse dentro de su propio contexto sociocultural
  • trabajo con los descendientes de inmigrantes de las diversas culturas existentes en cada lugar estimulando la preservación de éstas
  • voluntad de ofrecer un seguimiento especial al trabajo con niños como continuadores de las tradiciones
  • realización de estudios investigativos de campo con informantes y practicantes de grupos y comunidades tradicionales, que permite enriquecer los repertorios artísticos y así la posibilidad de devolverlos a la población para su disfrute
  • existencia de un banco de información sobre las tradiciones del territorio a partir de testimonios, entrevistas, investigaciones, fotos, videos, etc.
  • confección y publicación de materiales en diferentes soportes relativos a la Cultura Popular Tradicional, útiles para los estudios asociados al tema.

Estímulo a la labor de salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial

Una de las acciones que se desarrollan en Cuba para incentivar la labor de salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial es la estimulación a personas, familias y agrupaciones tradicionales, así como aquellos que durante años se han destacado en el estudio, preservación y promoción de estos valores y saberes.

De esta suerte se entregan el Premio “Memoria Viva”, instaurado por el Centro de Investigación y Desarrollo de la Cultura Cubana “Juan Marinello” (1996), el Premio Nacional de Cultura Comunitaria, que otorga el Consejo Nacional de Casas de Cultura (1999) y las becas por la obra de toda la vida que se confieren a individuos, familias y agrupaciones tradicionales.

Hasta la fecha se han entregado 59 becas para las agrupaciones músico- danzarias reconocidas como portadoras que se encuentran en comunidades de todo el territorio nacional, representadas por las diversas denominaciones originarias de antecedentes en la cultura cubana. También a individuos que forman parte del mosaico patrimonial tradicional; 118 decimitas, 143 artesanos y 46 cuenteros populares.

Espacios de confrontación

La calidad en la preparación teórico-metodológica y práctica de gran número de especialistas de instituciones culturales y docentes del país; legado heredado por estudiosos e investigadores reconocidos por más de varias décadas, así como el desarrollo de espacios teóricos y prácticos para la confrontación, intercambio y reflexión de portadores en conjunto con investigadores, docentes y especialistas, han constituido premisas de esta labor durante varias décadas.

Dentro de los principales espacios de confrontación están los eventos:

  • Festival del Caribe, en Santiago de Cuba
  • Feria Nacional de Arte Popular
  • Festival Eva Gaspar Inmemoriam en Ciego de Ávila
  • Jornada Nacional Cucalambeana, de Las Tunas
  • Fiesta de la Cubanía, de Granma
  • Fiesta de la Guantanamera, de Guantánamo
  • Fiesta de los Orígenes, de Matanzas
  • Fiesta de la Danza, de Villa Clara

En la actualidad la Comisión Nacional de Atención al Patrimonio Cultural Inmaterial del Ministerio de Cultura de Cuba, se encuentra diseñando, analizando y aplicando dentro de su agenda diferentes aspectos que conllevan al desempeño institucional relacionados con los valores tradicionales, donde la visión debe ir más al protagonismo que debe concedérsele al reconocimiento por parte de la propia comunidad, al considerar y reconocer a sus portadores como los hacedores de su propia cultura, y por tanto, jerarquizar su rol, su ausencia en cualquiera de los procesos identitarios pudiese se fatal para la práctica determinada..

Principales resultados de esta labor en Cuba

Dentro de los hitos más relevantes y conmovedores está la proclamación de la primera y única expresión Obra Maestra del Patrimonio Cultural Oral e Inmaterial por la UNESCO condición que se le concedió a la “Tumba Francesa” en el año 2003.

Como resultado principal en la estimulación por parte de la Comisión Nacional de Atención al Patrimonio Cultural Inmaterial se encuentra la declaratoria de diferentes expresiones tradicionales como “Patrimonio Cultural de la Nación”, teniendo en cuenta su relevancia a través de su alcance y trascendencia patrimonial, comunitaria y social, entre ellas; el complejo del son, el complejo de la rumba, y más recientemente el arte del repentismo.

Otras medidas de salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial (UNESCO)

El artículo 13 de la Convención del Patrimonio Cultural Inmaterial (UNESCO) referido a Otras medidas de salvaguardia, señala:

Para asegurar la salvaguardia, el desarrollo y la valorización del patrimonio cultural inmaterial presente en su territorio, cada Estado Parte hará todo lo posible por:

a) adoptar una política general encaminada a realzar la función del patrimonio cultural inmaterial en la sociedad y a integrar su salvaguardia en programas de planificación. b) designar o crear uno o varios organismos competentes para la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial presente en su territorio. c) fomentar estudios científicos, técnicos y artísticos, así como metodologías de investigación, para la salvaguardia eficaz del patrimonio cultural inmaterial, y en particular del patrimonio cultural inmaterial que se encuentre en peligro.

Expresiones culturales identificables como Salvaguardia Urgente en Cuba

En el caso de Cuba, la presencia de expresiones culturales identificables como Salvaguardia Urgente por su cualidad exclusiva de un solo territorio o localidad son:

Centro Regional para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de América Latina (CRESPIAL)

Con la oportuna visión por parte de la UNESCO de incluir dentro de sus epígonos lo relacionado con las prácticas tradicionales a los treinta y un años de existencia de dicha convección, no cabe dudas que se fortalece la unidad entre los Estados partes, donde las iniciativas regionales cobran un auge sin precedentes en este campo.

Una de estas iniciativas es el Centro Regional para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de América Latina (CRESPIAL), donde se puede ya apreciar una labor meritoria, sobre todo en el campo del respeto hacia las medidas y políticas de salvaguardia que impregna cada país de la región latinoamericana a través de innumerables acciones como talleres, concursos de fotografía y videos para la confección de un Banco de información, el logro de una alta visibilidad en los medios digitales, entre otros.

El propio trabajo de salvaguardia del patrimonio cultural, hasta ahora denominado «inmaterial» o «intangible», pero sin lugar a dudas vivo, puede ayudar a perfeccionar determinados enfoques y alcances conceptuales de la propia Convención que aun están muy por debajo de los nobles propósitos que se propone alcanzar.

Véase también

Fuentes