Plantación de árboles frutales

De EcuRed
Plantación de árboles frutales
Información sobre la plantilla

Plantación de árboles frutales. Antes de plantar un árbol necesitamos una preparación previa. En esta preparación consideraremos algunos aspectos tan importantes

Contenido

Particularidades del árbol frutal

  • Perennidad: Es la característica o peculiaridad más identificativa del frutal. Condiciona y a la vez dificulta su cultivo. La perennidad implica que el árbol se mantiene durante muchos años sobre el terreno, lo que a su vez también implica el cuidado que se ha de tener para no cometer errores, ya que provocaría fallos costosos y difíciles de solventar. Esta característica conlleva a un gran porte arbóreo, gran tamaño. A la hora de establecer la plantación es muy importante tener en cuenta esta característica, ya que en los primeros años dará la impresión de un desaprovechamiento del terreno, puesto que habrá una baja densidad de plantación, una utilización del espacio y de la luz muy baja, que se compensará cuando los árboles alcancen su tamaño definitivo; de esta forma también nos evitaremos competencias. El mayor tamaño de los frutales dificulta las técnicas de cultivo, lo que resta rentabilidad. La tendencia es a cultivar frutales más pequeños, buscando patrones enanizantes y variedades poco vigorosas, compaginándolo con técnicas de cultivo enanizantes.
  • Proporción de tejidos fotosintéticos: Es menor que en las especies herbáceas anuales. La madera del tallo, ramas, etc., parasita la fotosíntesis. La energía almacenada no es enteramente utilizada para la fructificación, sino que parte de esa energía se utiliza para la conservación de la estructura.
  • Juvenilidad: Se extiende durante largos años. Es el período por el que atraviesan las especies frutales procedentes de semilla y durante el cual no produce flores, y por tanto no producen frutos, es decir, es la época infértil del frutal. El período juvenil se elimina utilizando tejido adulto y propagándolo vegetativamente (acodo, injerto, estaquillado). Los ejemplares de semilla no conservan las características de la variedad. Los que se producen vegetativamente, es decir, clonalmente, mantienen las características de la variedad, ya que se trata de material uniforme de un único individuo, y por tanto, será igual.
  • Alternancia: Alternan sus producciones, es decir, una año producen poco y otro mucho, por lo tanto esto no compensa porque hace que la rentabilidad sea mayor unos años y menor otros. Las causas suelen ser hormonales y nutricionales.
  • Almacenamiento y movilización de reservas: Generalmente en la primavera los frutales tienen una gran actividad fotosintética, por lo tanto, los asimilados que no se consumen se acumulan en reservas para cuando las condiciones ambientales no sean tan buenas, como pasa en invierno. Esto nos sirve para programar técnicas de cultivo.
  • Periodicidad cíclica: El ciclo anual se repite un año tras otro, presentando una clara estabilidad.
  • Investigación: Las técnicas son menos sofisticadas que en otros cultivos. La investigación es mucho más lenta ya que se trata de especies que su vida no es anual y se necesita de muchos años para poder completar el estudio de cualquier árbol frutal. También existe otro inconveniente, que es el espacio; se necesita de mucho espacio para poder investigar, ya que son plantas de gran tamaño.

Fases de la vida del árbol frutal

Las fases de un árbol frutal propagado vegetativamente son cinco:

  • Improductiva: Tiempo que transcurre desde que se planta hasta que transcurre la primera cosecha. Dura entre 2-7 años. Crece intensamente, pero no florece. Es un término distinto a la juvenilidad ya que se trata de plantas reproducidas vegetativamente.
  • Entrada en producción: Ccrece de modo intenso, produciendo floración y fructificación de forma progresiva y en aumento. Tiene una duración aproximada de 10-12 años.
  • Plena producción: Es la edad adulta del árbol y se obtiene el equilibrio entre el crecimiento y la producción, que se hace estable y continuado. Es el período más largo, y también interesa alargarlo lo máximo posible.
  • Envejecimiento: La planta tiene una renovación vegetativa limitada y la floración es masiva pero con cosechas de poca calidad.
  • Muerte: Se produce la muerte del árbol. En la mayoría de las plantaciones esta fase no se produce, ya que se arrancan los árboles antes de que se produzca su muerte. La curva se corta en dos puntos, A y B. A beneficios > gastos y B beneficios < gastos: arranque de la plantación.

Clima y suelo

Asegúrate que las necesidades de horas-frío de ese frutal se cubren con las temperaturas de tu zona. Si no, no fructificará. Por ejemplo, un Cerezo en un clima tropical no acumula frío suficiente (horas-frío) y la producción será nula.

Procura un suelo fértil

Con buen drenaje, profundo (una roca dura a 50 cm no es un suelo profundo), rico en materia orgánica, sin exceso de caliza y no salino. En INFOJARDIN hay varias páginas que explican las características de los suelos y cómo mejorarlas: textura, materia orgánica, pH, caliza, nutrientes, profundidad y salinidad. Sobre el suelo, también te sugiero el artículo: "Cómo elegir patrones de frutales según las características del suelo".

Polinizadores

Hay que tener en cuenta si la o las especies elegidas necesitan polinizadores o no. Por ejemplo, el melocotonero no los necesita y puede plantarse como árbol solitario. Manzano, peral, cerezo y algunos ciruelos deben emplazarse junto a uno o más cultivares que florezca más o menos al mismo tiempo y así los insectos polinicen las flores; si no, no habrá fruto.

Compra

  • Lo mejor es comprar árboles frutales en viveros especializados en este tipo de plantas. Normalmente te asesorarán mejor que en los viveros "generalitas".
  • La planta joven de 1 año sale muy económica y permite guiarla desde un principio (poda de formación). Si eres impaciente y quieres obtener fruta cuanto antes, compra árboles de 3 años o más, pero tener en cuenta que son más caros y que a veces vienen ya formados de una manera inadecuada.
  • Otra opción es producir uno mismo sus frutales. Para ello, hay que criar o comprar patrones y luego injertarles una yema o púa de la variedad que quieras.
  • La planta que compres examínala cuidadosamente, que esté sana, sin indicios de plagas, enfermedades, falta de vigor, heridas... Los cítricos (naranjo, mandario, limonero, pomelo) se deben comprar con certificado de garantía que asegure estar libre de virus.

Los árboles se venden en 4 presentaciones distintas

  • "A raíz desnuda"
  • Con cepellón
  • Con bolsa
  • En maceta o contenedor
  • Los de raíz desnuda sólo están disponibles en otoño y en invierno. Son los más baratos y fáciles de manejar, pero un porcentaje de ellos no agarrará, quizás 7 de cada 100 plantados mueran como media.
  • En contenedor, generalmente una maceta de plástico negro, se venden durante todo el año. Son más caros que a raíz desnuda, pero no se pierde casi ninguno en la plantación. Comprueba que no tenga las raíces congestionadas por haber permanecido demasiado tiempo en una maceta pequeña.

Época de plantación

A raíz desnuda, se plantan obligatoriamente en otoño e invierno. En las zonas de fuertes heladas invernales la plantación se debe retrasar hasta finales del invierno. Si viene en maceta o cepellón se puede plantar durante los 12 meses del año, evitando las épocas de excesivo frío o el calor del pleno verano.

Marco de plantación

  • La separación entre árboles y filas depende de si son más o menos vigorosos y del tipo de formación que se quiere hacer: vaso, pirámide, eje central, cordón o palmeta.
  • Las disposiciones pueden ser: cuadrado, rectangular, tresbolillo (triángulo) o en espaldera.
  • En fincas de frutales, las filas se orientan perpendicularmente a los vientos dominantes y paralelas a la longitud máxima de la parcela.

Plantación

  • Si es zona muy azotada por vientos, debes crear setos cortavientos. Usa árboles como ciprés, macrocarpa, leilandi, arizónica, acacia, etc.
  • El lugar para plantar frutales debe ser soleado y amplio.
  • Una operación recomendable para los árboles comprados a raíz desnuda, aunque no imprescindible, es sumergir las raíces en un cubo o barreño en el que hemos preparado una especie de "papilla" hecha con agua y tierra más bien arcillosa (se le puede adicionar un fungicida). Se mantiene la raíces en la "papilla" un rato y luego se planta.
  • Si las raíces parecen resecas, sumérgelas en agua 24-48 horas.
  • Hacer un hoyo de 50 x 50 x 50 cm; cuanto más grande, mejor.
  • Mezclar homogéneamente la tierra extraída con 4 ó 5 kilos de estiércol o compost. También se puede aportar en el momento de la plantación fertilizantes minerales, pero es opcional, lo importante de inicio es el abono orgánico.
  • Antes de introducir el árbol, se clava en el fondo del hoyo una estaca o tutor para sujetar el frutal hasta que arraigue.
  • En el caso de árboles a raíz desnuda, antes de plantarlos, recortar las raíces magulladas, rotas o secas y despuntar las que sean demasiado largas.
  • Introducir el árbol y rellenar poco a poco con la tierra enriquecida afirmando con la punta del pie y el mango de la azada para que no se formen bolsas de aire.
  • El árbol debe quedar a la profundidad que tenía originalmente, de tal manera que el punto de injerto (se reconoce por una curvatura del tallo) quede entre 5 ó 15 cm por encima de la superficie, nunca enterrado.
  • Nada más plantado, según la forma que se quiera conseguir (vaso, pirámide, eje central, cordones o palmetas) se le poda de una manera u otra. Por ejemplo, cuando se quiere hacer un vaso, los plantones deben "descabezarse" a unos 80-90 cm del suelo tras su plantación. Observar las descripciones de las diferentes podas de formación (vaso, pirámide, etc.) y ahí se indica qué hacer en cada caso.
  • Sujetar el tronco al tutor con una ligadura de plástico blanda y flexible y una esponja entre el árbol y la estaca para evitar el roce.
  • En campo abierto o en zonas con abundantes liebres y conejos, hay riesgo de que estos roedores descortecen la base de árboles jóvenes y los sequen. Colocar, si es necesario, elementos protectores como un tubo de plástico. (Ver foto inferior)
  • Por último, forma una poceta o alcorque al pie y riega.
  • Durante los 3 primeros años es aconsejable mantener la base limpia de malas hierbas y otras plantas, incluso césped, para que no compitan por los nutrientes y el agua del suelo con el frutal.

Fuentes