Saltar a: navegación, buscar

Plantas ornamentales

Plantas ornamentales
Información sobre la plantilla
Plantas ornamentales .jpg
Reino:Plantae
Familia:Asclepiadáceas
Especie:Flor de sangre
Hábitat:Terrestre

Plantas ornamentales. Plantas o vegetales silvestres que se han utilizado desde antiguo por los seres humanos para la decoración o adorno de su entorno más inmediato (las viviendas, las calles, etc), o de todos aquellos lugares que por diversos motivos (religiosos, festivos o históricos) debían ser engalanados. Bien conocidos son los ejemplos de los jardines colgantes de Babilonia o de los jardines japoneses. Dentro de las plantas ornamentales se puede distinguir entre aquellas especies vegetales que se utilizan para decorar ambientes externos (como jardines, patios o parques) y las plantas que se emplean en la ornamentación de espacios interiores como los hogares o los comercios. Las especies de exterior pueden mantenerse al aire libre todo el año, mientras que las plantas de interior no son capaces, salvo en algunas zonas con clima suave, de sobrevivir al aire libre ya que no soportan las bajas temperaturas.

Plantas de Exterior

Planta ornamental para exteriores

La mayor parte de las plantas ornamentales utilizadas como plantas de exterior forman parte de la flora y vegetación naturales del mismo lugar en el que se plantan, o bien suelen estar adaptadas a unas características climáticas similares a las de su origen como los Crotos. Cada vez con mayor profusión se utilizan plantas autóctonas, como pueden ser, en la península Ibérica, las jaras (Cistus sp.), el romero (Rosmarinus officinalis), los tomillos (Thymus sp.) o el acebo (Ilex aquifolium).

En otras ocasiones son especies introducidas, como el ginkgo (Ginkgo biloba), el magnolio (Magnolia grandiflora), el árbol de los tulipanes o tulipero (Liriodendron tulipifera) o las secuoyas (Sequoia sp. y Sequoiadendron sp.), las que forman parte de la ornamentación de jardines y calles.

Muchas especies se eligen por su follaje decorativo, que puede alcanzar una coloración intensa en otoño, o por la fragancia o la vistosidad de sus flores, como el Aguinaldo de Pascuas, Clavel rojo, Anémona blanda , Anémona japonesa y jazmín de olor (Jasminum polyanthum), las rosas o las hortensias. Las plantas trepadoras y colgantes son plantas generalmente de tallos endebles y volubles que no son capaces de sostenerse sin la existencia de un soporte y que se suelen utilizar para camuflar estructuras de las casas poco vistosas, para adornar las fachadas o incluso para dar sombra (algunas son muy conocidas como la madreselva, la glicina, la hiedra o la flor de la pasión).

Plantas de Interior

Planta ornamental para interiores

Con las plantas de interior se aporta un cierto toque natural al interior de cualquier estancia y además sirven de regalo en fechas señaladas, como la llamada flor de Pascua o poinsetia (Euphorbia pulcherrima).

La mayoría de las plantas que viven en el interior de los lugares que habitamos tienen su origen en las zonas tropicales y subtropicales de ambos hemisferios, donde el clima apenas presenta variaciones estacionales y, en general, se dan unas condiciones ecológicas muy homogéneas a lo largo del año.

Algo parecido a lo que sucede en el interior de las casas, donde en el invierno de nuestras latitudes mantienen una temperatura media que oscila entre 19 y21 ºC (aunque el ambiente se reseca con el uso de calefacciones) y en el verano no superan los 26 ºC, a lo que hay que añadir unas condiciones de luminosidad semejantes a las de las selvas ecuatoriales y tropicales, es decir, generalmente luz indirecta (como la tamizada por las copas de los árboles).

El aporte de agua es regulado por nosotros mismos, manteniéndose más o menos uniforme a lo largo del año, igual que en las selvas y bosques húmedos. La naturaleza del sustrato es también un punto importante ya que en las selvas las plantas se nutren de un suelo con un alto porcentaje de materia orgánica, por eso siempre se recomienda utilizar este tipo de sustratos (turba, mantillo).

Utilización de las plantas de interior

En función del biotipo de las plantas (leñosas arborescentes, trepadoras, geófitos bulbosos, etc.) y del espacio que se quiere decorar (solitario, alto, ancho, pequeño, etc.), se realiza la selección del tipo de ornamentación.

Las plantas arborescentes, como muchas especies de los géneros Dracaena, Chamaedorea, Ficus o Howeia, crecen en altura y con el tiempo adquieren dimensiones considerables, por lo que es recomendable su uso para decorar habitaciones grandes y amplias. Estas plantas no suelen destacar precisamente por la vistosidad de sus flores o frutos, sino más bien por la belleza del porte o por la forma de sus hojas, siempre verdes.

Otras especies se pueden utilizar cultivadas en macetas colgantes como muchos helechos del género Adiantum, los culantrillos. Las plantas crasas o suculentas, es decir, las especies de las familias de las Cactáceas, Aizoáceas, Euforbiáceas o Crasuláceas, presentan por regla general un pequeño tamaño por lo que son muy utilizadas para crear minijardines o bien terrarios (minijardines de interior rodeados de una estructura de vidrio).

Las plantas suculentas más utilizadas son Crassula portulacea, Cephalocereus senilis o barba de viejo; Echinocactus grusonii o asiento de la suegra; Myrtillocactus geometrizans y especies de pequeño tamaño del género Opuntia, la chumbera. Las plantas carnívoras también se utilizan en la jardinería de interior, si bien son de difícil mantenimiento. Las dos especies más comunes son Dionaea muscipula o Venus atrapamoscas y Sarracenia flava.

También es delicado el cultivo de otros tipos de plantas de interior, como las plantas bulbosas que suelen florecer en el invierno o en la primavera temprana; los géneros más utilizados son los narcisos (Narcissus sp.), los azafranes (Crocus sp.), los tulipanes (Tulipa sp.) o los jacintos (Hyacinthus).

Por último, la forma más común de planta de interior es la planta de maceta. Existe una gran diversidad de especies que se comercializan bajo esta denominación que van desde los muy conocidos geranios (Pelargonium sp.), originarios de Sudáfrica, a los troncos del Brasil (Dracaena fragans).

Generalmente su atractivo radica en la espectacularidad de la floración, en las flores como tal, en el colorido de sus frutos o en el color y forma de las hojas. Familias como las Bromeliáceas, constituidas mayoritariamente por plantas epifitas, son también muy utilizadas, destacando especies como la acmea o bromelia fasciada (Aechmea fasciata), la piña (Ananas comosus), Neoregelia carolinae o Vriesia splendens.

Categorías morfológicas

Árboles

Enlaces externos

Fuente