Sífilis congénita

De EcuRed
Sífilis congénita
Información sobre la plantilla

Sífilis congénita: Es una infección severa, incapacitante y con frecuencia potencialmente mortal que se observa en los bebés. Una mujer embarazada que tenga sífilis puede pasarle la enfermedad al feto a través de la placenta.

Contenido

Causas

La sífilis congénita es causada por la bacteria Treponema pallidum, la cual se transmite de la madre al niño durante el desarrollo fetal o al nacer. Casi la mitad de todos los niños infectados con sífilis mientras están en el útero muere poco antes o después del nacimiento.

Esta enfermedad puede curarse con antibióticos si se detecta de manera temprana.

La posibilidad de transmisión es a lo largo de todo el embarazo y particularmente, en las etapas finales de la gestación.

Síntomas

Sífilis congénita.
Sífilis congénita.

Los síntomas en los recién nacidos pueden abarcar:

  • Incapacidad para aumentar de peso o retraso en el desarrollo
  • Fiebre.
  • Irritabilidad.
  • Ausencia de puente nasal (nariz en silla de montar).
  • Erupción cutánea temprana: pequeñas ampollas en las palmas de las manos y las plantas de los pies.
  • Erupción cutánea tardía: erupciones en la cara, palmas de las manos y plantas de los pies de color cobrizo, planas o abultadas.
  • Erupción en la boca, los genitales y el ano
  • Secreción nasal acuosa.

Los síntomas en bebés mayores y niños pequeños pueden abarcar:

  • Dientes anormales mellados y en forma de clavija llamados dientes de Hutchinson.
  • Dolor de hueso.
  • Ceguera.
  • Opacidad de la córnea.
  • Disminución en la audición o sordera
  • Parches grises con apariencia de moco en el ano y la parte externa de la vagina.
  • Inflamación articular.
  • Renuencia a mover un brazo o una pierna adolorida.
  • Espinillas en forma de sable (problema óseo de la parte inferior de la pierna).
  • Cicatrización de la piel alrededor de la boca, los genitales y el ano.

Pruebas y exámenes

Si se sospecha el trastorno en el momento del nacimiento, se examinará la placenta en busca de signos de sífilis. Un examen físico del bebé puede mostrar signos de hinchazón del hígado y del bazo e inflamación del hueso.

Se hace un examen de sangre de rutina para sífilis durante el embarazo. A la madre se le pueden practicar los siguientes exámenes de sangre:

  • Prueba de absorción de anticuerpos treponémicos fluorescentes (FTA-ABS).
  • Reagina plasmática rápida (RPR).
  • Prueba serológica para sífilis (VDRL).

A un bebé o a un niño se le pueden hacer los siguientes exámenes:

  • Radiografía del hueso.
  • Examen de los ojos.
  • Punción lumbar.
  • Examen de campo oscuro para detectar mejor bajo un microscopio las bacterias relacionadas con la sífilis.

Tratamiento

Sífilis congénita.
Sífilis congénita.

La penicilina se utiliza para tratar todas las formas de sífilis, por vía i.v. a razón de 150 000 u/kg/día durante 14 días o penicilina procaína en dosis de 50 000 u/kg/día por vía i.m. durante 2 semana.

Este tratamiento causa la rápida desaparición de las lesiones; las más resistentes y últimas en desaparecer son las esqueléticas, en particular las del periostio.

Un tratamiento materno adecuado elimina el riesgo.

Pronóstico

Muchos bebés que resultaron infectados a comienzos del embarazo son mortinatos. El tratamiento de la futura madre disminuye el riesgo de sífilis congénita en el bebé. Los bebés que resultan infectados al atravesar la vía del parto tienen un mejor pronóstico.

Posibles complicaciones

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si su bebé tiene signos o síntomas de esta afección.

Si usted cree que puede tener sífilis y está embarazada o espera quedar en embarazo, consulte con el médico de inmediato.

Prevención

Las prácticas sexuales sin riesgo pueden ayudar a evitar la sífilis. Si usted sospecha que tiene una enfermedad de transmisión sexual como la sífilis, busque atención médica de inmediato para evitar complicaciones como infectar a su bebé durante el embarazo o al nacer.

El cuidado prenatal es muy importante. Durante el embarazo, se hace un examen de sangre rutinario para detectar sífilis. Con éste, se identifica a las madres infectadas y les permite recibir tratamiento con el fin de reducir los riesgos para el bebé y para ellas mismas. Los bebés nacidos de madres infectadas, que recibieron el tratamiento adecuado con penicilina durante el embarazo, tienen un riesgo mínimo de padecer sífilis congénita.

Fuente

  • Santiago Valdés Martín, Anabel Gómez Vasallo. Temas de Pediatria. Edt. Ciencias Médicas. La Habana, 2006 ;393(RR-11):149-150.

Véase también