Saltar a: navegación, buscar

Teatro Milanés (Pinar del Río)

(Redirigido desde «Teatro Milanes»)
Teatro Milanés
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica  |  (Arquitectura Ecléctica)
Teatro-milanes2.jpg
Principal Teatro de la ciudad Pinar del Río
Descripción
Tipo:Arquitectura Ecléctica
Estilo:Neoclásico
Localización:Calle Martí, Pinar del Río, Bandera de Cuba Cuba
Datos de su construcción
Inauguración:1889

Teatro José Jacinto Milanés. Uno de los teatros más atractivos de Cuba, con una acústica reconocida, y de los más antiguos de América Latina. Reconocido como uno de los símbolos de la ciudad de Pinar del Río.

Antesalammil.jpeg

Historia

A inicios del siglo XIX se hizo notable un viraje en el desarrollo de la villa pinareña; así fue como en el año 1838 se construyó un local de tablas de palma y techo de guano con la pretensión de dar un teatro al pueblo que ya tenía cárcel, oficinas de correo, iglesia y viajes marítimos hasta La Habana.

Una compañía de entonces transformó el teatro en un local de madera y tejas y le puso el nombre de Lope de Vega en 1839, en un intento nostálgico por resucitar las costumbres de la Madre Patria, España, en estas tierras tabacaleras. El local ya concluido tendría 20 varas españolas de frente y 32 de fondo y en su interior contaba con 34 palcos, 17 a cada lado y un lunetario con 150 asientos, fue escenario de tertulias que acunaron la más legítima gracia criolla.

A cargo de la Real Hacienda, la Junta de Administración que presidiría Mondéjar como Teniente Gobernador, a partir de su constitución el 25 de enero de 1846, alquilaba el local a sus dueños a un precio de 204 pesetas en diferentes períodos del año y de acuerdo con sus intereses, por cuanto, el local podía ser utilizado en otras funciones pero, tomando en cuenta los dos primeros años de trabajo ya concluidos en 1847, Don Dionisio de Mondéjar introdujo algunos cambios en el inmueble, antes de abandonar su cargo, entre esos cambios se cuenta la división interior con barandas y la platea a ambos lados del lunetario. En su construcción participó directamente la empresa de "Viñas Gener", coadyuvando el Teniente Gobernador, Coronel Dionisio Mondéjar.

En el año 1880, éste fue adjudicado por compraventa a Dionisio Félix del Pino Díaz, el cual lo reedificó casi totalmente con la construcción de sus paredes de mampostería, lo que mejora su aspecto, quedando de la siguiente forma: un portal amplio y decorado con medios puntos de ladrillos, descansando sobre horcones de madera, al frente tiene tres puertas la del centro conduce a la platea y a los palcos, tiene una antesala pequeña con cortinas que se corren cuando se están celebrando las funciones, el alumbrado se producía por seis faroles de gas.

Existía un pintoresco personaje, "El Bastonero” el cual sería el encargado de mantener el orden interior y la disciplina durante las escenificaciones u otras actividades. Era una especie de antecedente de lo que serían los “acomodadores”, se presentaba con un traje vistoso y llamativo para ser suficientemente reconocido entre los demás asistentes.

Etapa Colonial

Al nacer el teatro en Pinar del Río, las comunicaciones con la capital del país eran extremadamente difíciles y no era posible mantener una programación teatral sistemática. Otra de las causas que impedían el desarrollo del teatro fueron las guerras desatadas por los cubanos contra el colonialismo español en 1868 y 1895. Pese a las dificultades apuntadas pasaron por el escenario de nuestra querida institución decenas de compañías.

El 28 de noviembre de 1898, deja de llamarse Teatro Lope de Vega y comienza una nueva Historia, la del "Teatro José Jacinto Milanés". El teatro, donde se acostumbraba a realizar los más grandes festejos de la ciudad, ofrece en este día un banquete y baile de honor a los generales mambises Juan Lorente de la Rosa y a su acompañante el General Antonio Varona. Don Félix del Pino y Díaz, al ocupar el turno de orador en uno de los discursos del banquete oficial, señaló: " ,que habiendo concluido la guerra, le gustaría llamar a su teatro con el nombre de un dramaturgo cubano que siempre había sido de su predilección…" y sin más, brindó por el teatro que en lo adelante llevaría el nombre del poeta matancero José Jacinto Milanés, poeta matancero, hacia el cual Del Pino sentía una gran admiración. Hasta el año 1907, el viejo coliseo de Martí y Colón no sufrió más mejoras que la fabricación de su azotea.

Auge del Teatro

Fue en 1877 cuando comienza a tomar auge el teatro. El 11 de enero de ese mismo año se presentó la compañía de Ricardo Valero con las obras "Batalla de Damas", de Agustín Eugenio Seribe y "No Mates al Alcalde", de Zamora y Caballeros.

El día 14 del propio mes se estrenó "Locura de Amor", de Manuel Tamayo Baus. También debuta la compañía de Enrique Satién con la actuación de la actriz pinareña Úrsula Arteaga. La programación del Lope de Vega se enriquecía con nuevas puestas en escena. En ese período se presentó la comedia de Pedro Marquina "El Poeta de Guardilla" y "Pascual Bailón", presentado por la compañía de Benito Chas Lamotte y otras de fama nacional y extranjera . En 1878 su escenario se viste de gala con la compañía de Fuga y Goenaga.

A partir de la penúltima década del Siglo XIX el referido teatro no recibe espectáculos de teatro fuera del patio, sólo se circunscribe a presentar algunas que otras representaciones, bailes y otras actividades, así como la de alojar a las tropas españolas acantonadas en Pinar del Río.

La edificación e institución cultural es símbolo de la ciudad y de la provincia. Su sala y su escenario, sirvieron de locación para la filmación de la popularísima película cubana La Bella del Alhambra.

El teatro ha sido testigo de la presentación de grandes figuras de la cultura nacional quienes han brindado su arte a los pobladores de la occidental ciudad. Entre ellos vale citar al Ballet Nacional de Cuba con su ballerina absoluta Alicia Alonso, el incomparable Bola de Nieve y la inolvidable Rita Montaner, el cómico argentino Antonio Gasalla, o la extraordinaria vedette Rosita Fornés; porque este acogedor teatro posibilita a los pinareños disfrutar, en el lugar más apropiado, del arte lírico, dramático y de la danza.

Tiene una capacidad de 540 butacas. Pero además posee también un patio de estilo sevillano con un sencillo escenario para café-concierto, cuya capacidad es de 120 sillas, y un bar-cafetería.

Todos quienes asisten a sus funciones reconocen como especial característica de este recinto su acústica excepcional, los sugerentes decorados en madera y metal y la magnífica disposición de su lunetario en un solo bloque.

Reinauguracionteatro.jpeg
Reinauguración

En el año 1991 cerró sus puertas por no encontrarse en buen estado constructivo y no reabrió hasta el 27 de diciembre del año 2006, tras una reparación capital que permitió la reinstalación de los sistemas de luces, aire acondicionado y audio.

La reapertura tuvo lugar con la presentación de una gala cultural en homenaje al aniversario 48 del triunfo de la Revolución Cubana. Desde que reabrió sus puertas ha ofrecido variadas presentaciones. En mayo actuó en él la primera vedette de Cuba: Rosita Fornés, y recientemente lo hizo Raúl Paz, joven músico nacido en Pinar del Río con una carrera en ascenso en el mundo de la interpretación.

Los trabajos especializados de restauración del decorado fueron realizados por el pintor y restaurador Julio César Banasco quien devuelve su esplendor a la ecléctica edificación orgullo de los habitantes de la famosa tierra de Vueltabajo.

Véase También

Fuentes