Saltar a: navegación, buscar

Tratado de Reciprocidad Comercial

Tratado de Reciprocidad Comercial.
Información sobre la plantilla
País(es) involucrado(s)
Cuba

Tratado de Reciprocidad Comercial. El 11 de diciembre de 1902 se firmó el Tratado de Reciprocidad Comercial entre Cuba y EE.UU., que entró en vigor en diciembre de 1903.

Esencia

Este Tratado junto a la Enmienda Platt, que en 1904 pasó a formar parte de un Tratado Permanente entre ambos gobiernos, completó el dominio económico y político de los imperialistas sobre toda la Isla y ambas sentaron las bases de la estructura Neocolonial de nuestro país.

Fundamento

Establecía las rebajas preferenciales del 20% de los aranceles de azúcar, tabaco, algunas materias primas y productos semielaborados, de Cuba, al mismo tiempo que clasificaba los productos norteamericanos con rebajas preferenciales para entrar en Cuba, según las listas que aparecen en su artículo 4 que incluía entre otros, los productos siguientes:

  • Clase A:
    • Rebajas del 25% al hierro, acero, máquina de cobre, cristales y algunas conservas y manufacturas.
  • Clase B:
    • Rebaja del 30 % a productos químicos y farmacéuticos, bebidas no alcohólicas, papel, instrumentos confeccionados con fibras vegetales.
  • Clase C:
    • Rebaja del 40 % a tejidos y sus manufacturas, perfumería, arroz y ganado.

Resultados

Los resultados de tal reciprocidad fueron la acentuación del control comercial de EE.UU., así como el estancamiento de nuestro desarrollo agrícola - industrial, dada la invasión de productos norteamericanos a bajos precios y quedaban sentadas las bases para el intercambio desigual, beneficioso solo a una de las partes.

Posición de Sanguily

Los congresistas, por mayoría, y casi todos los demás politiqueros aprobaron la firma del tratado, sin embargo algunos cubanos manifestaron su oposición al convenio por considerarlo lesino para la economía cubana y la autodeterminación del país. Entre ellos se destacó el senador Manuel Sanguily: - “(...) desde el punto de vista de la reciprocidad, el nombre está impropiamente aplicado, porque nosotros recibimos de los EE.UU. el beneficio de un 20%, y ellos reciben, en cambio, de nosotros, una serie de progresivos beneficios (...)” - “(...) todo tratado de comercio envuelve o encubre una cuestión política que inspira y determina sus cláusulas o disposiciones (...)”

Sanguily no solo se limitó a criticar el tratado desigual, a través del cual prácticamente, todo el comercio cubano caería en manos de los EE.UU., sino que además denunció con energía la penetración norteamericana en las principales ramas productivas, la cultura y la vida general del país cuya consecuencia fatal sería la pérdida de la cubanidad, o sea la norteamericanización

Enlaces relacionados

Fuentes