Saltar a: navegación, buscar

Tulio Febres Cordero

Tulio Febres Cordero
Información sobre la plantilla
Tulio-febres-cordero3.jpg
Escritor venezolano
NombreTulio Antonio Febres-Cordero Troconis
Nacimiento31 de mayo de 1860
Mérida, Bandera de la República Bolivariana de Venezuela Venezuela
Fallecimiento3 de junio de 1938
Mérida, Bandera de la República Bolivariana de Venezuela Venezuela
NacionalidadVenezolano
CiudadaníaVenezolana
EducaciónDoctor en Derecho
Alma materUniversidad de Los Andes
OcupaciónEscritor, historiador, profesor universitario y periodista
CónyugeTeresa Carnevali Briceño
HijosJosé Rafael
PadresFoción Febres Cordero y Georgina Troconis y Andrade

Tulio Febres Cordero. Su nombre completo era Tulio Antonio Febres-Cordero Troconis. Escritor, historiador, profesor universitario y periodista venezolano.

Biografía

Infancia y juventud

Nació el 31 de mayo de 1860 en Mérida, Estado de Mérida, Venezuela. Fueron sus padres Foción Febres Cordero y Georgina Troconis y Andrade. Las primeras enseñanzas las recibió de sus padres y de sus tíos Favio Febres Cordero e Indalecia Almarza, pasando luego a la Escuela de Varones de Mérida.

En 1871 ingresa a la Universidad de Los Andes para seguir los cursos de Latinidad y Filosofía, graduándose de bachiller 7 años después. Durante esta etapa aprende varios oficios que luego le serán de gran utilidad en el futuro: zapatería, relojería, tipografía, encuadernación, caligrafía, dibujo y pintura. En la Universidad inició estudios de derecho, carrera que culmina en 1882, doctorándose 18 años después.

Muerte

Falleció el 3 de junio de 1938 en su ciudad natal.

Carrera profesional

Luego de terminar la universidad comienza su labor como tipógrafo y periodista. En tal sentido, fueron varios los periódicos y revistas que fundó, dirigió, redactó, o en los que simplemente colaboró entre las que se encuentran: "Páginas Sueltas" (1882-1883) y "El Comercio" (1884), ambos junto con José Antonio Parra Picón, "El Lápiz" (1885-1897), "El Centavo" (1900), "El Billete" (1902), "El Mosaico" (1921-1923), este último con su hijo José Rafael Febres Cordero.

Su actividad en la Universidad de los Andes fue larga y fructífera, especialmente como catedrático de Historia Universal (1892-1924), todo lo cual llevó a ser nombrado vicerrector interino en 1912 y rector honorario en 1936. En 1883 contrae matrimonio con Teresa Carnevali Briceño, con quien procreará varios hijos.

Como tipógrafo desarrolló la técnica de la imagotipia en 1885, o arte de representar imágenes con tipos de imprenta. También se ocupa de la foliografía en 1896, técnica que consiste en la reproducción mediante impresión de las hojas de las plantas.

Obras

Entre sus obras principales figuran:

  • "Apoteosis" (1890).
  • "Estudios sobre etnografía americana" (1890).
  • "El nombre de América" (1892).
  • "Foliografía de los Andes venezolanos" (1896).
  • "Historia miciográfica de Venezuela" (1899).
  • "Los mitos de los Andes" (1900).
  • "Don Quijote en América o la cuarta salida del ingenioso hidalgo de La Mancha" (1905).
  • "Colección de cuentos" (1906).
  • "Datos históricos sobre la imprenta en Venezuela" (1906).
  • "Memorias de Tulio Febres Cordero" (1910).
  • "La hija del cacique o la conquista de Valencia" (novela, (1911).
  • "Documentos del Zulia" (1911).
  • "Tradiciones y leyendas" (1911).
  • "Décadas de la historia de Mérida" (1920).
  • "Historia de los Andes: procedencia y lengua de los aborígenes" (1921).
  • "Memorias de un muchacho" (novela, 1924).
  • "Archivos de historia y variedades" (2 Vols., 1930-1931).

Póstumamente se imprimieron:

  • "Páginas íntimas" (Mérida: Imprenta del Estado, 1939).
  • "Mitos y tradiciones" (Caracas: Ministerio del Educación, 1952).
  • "Páginas sueltas" (Mérida: Universidad de Los Andes, 1956).
  • "Obras completas" (6 Vols., (Bogotá: Antares, 1960)).
  • "Memorias de Tulio Febres Cordero (1910)" (Mérida: Instituto Autónomo Biblioteca Nacional, 1979).
  • "Antología bolivariana" (Mérida: Concejo Municipal del Distrito Libertador, 1983).

Estudioso de las tribus indígenas andinas, dedicó buena parte de sus obras a reseñar la riqueza cultural que les caracterizó; un ejemplo de ello está en el escrito titulado “La Hechicera de Mérida”, publicada en “El Cojo Ilustrado” del 15 de febrero de 1898, Nro. 148, basado en una hermosa leyenda, narra la historia de amor entre Murachí, el primer caudillo de las Sierras Nevadas y Tibisay, la princsa de los indios de la Sierra.

Características de sus obras

Dueño de una prosa que invita a la lectura, envuelve en aquellos momentos que oscilan entre la realidad y la ficción; por ello cuando en cierto momento de la narración, Tibisay aparece misteriosamente, antes de producirse un enfrentamiento inevitable entre las tribus de la región; el lector puede visualizar ese momento crucial de la historia y ser un testigo más de aquel sublime instante cuando ella entona a los guerreros:
“Fuerte es el árbol que resiste al viento; fuerte es la roca que resiste al río; fuerte es la nieve de nuestros páramos que resiste al Sol”

Con esto intentaba insuflarles a los guerreros el triunfo con ese emotivo canto.

Con sus escritos aspira promover la historia y la etnografía como claves para conocer y respetar las culturas de los herederos ancestrales de Venezuela en la región andina.

En cuanto a su obra en general, se puede decir que la misma es polifacética por abarcar aspectos propios de la historia, la literatura, la antropología, el derecho, la educación y otras ramas del saber. Por lo tanto, no es raro que su escritura se exprese en distintos géneros: crónica, ensayo, cuento, novela y poesía. Asimismo, su heterogénea producción intelectual se caracteriza por abordar conjuntamente los hechos de la historia formal (conquistas, fundaciones, revoluciones, guerras, etc.) con los de la historia cotidiana (costumbres, creencias, modos de vida, etc.).

Fue notable su interés por dar a conocer en un lenguaje sencillo las tradiciones, mitos y leyendas, expresiones que si bien no forman parte de la historia académica, sin embargo, ayudan a entender la psicología de los pueblos, en especial la de la región andina.

Reconocimientos

Durante su vida, fue objeto de numerosas distinciones, entre estas se encuentran:

  • 1888: Obtiene la condecoración "Gran Cruz del Pontifice León XII".
  • 1890: Recibe Medalla de Oro por el Premio en el Certamen Conmemorativo del Centenario General José Antonio Páez.
  • 1895: Obtiene la Medalla de Oro en el Certamen literario de Coro.
  • 1900: Recibe la Cruz de Caballeros Beneméritos de Bologna y la Medalla de Oro de San Cristóbal.
  • 1906: Obtiene galardón en el Certamen del Centro Literario del Zulia por "La hija del cacique".
  • 1908: Obtiene Medalla de Oro en el Certamen Literario del Salón de Lectura de San Cristóbal.
  • 1909: Recibe el primer premio en el Certamen Literario del Zulia.
  • 1915: Recibe la condecoración de la Academia Latina de Ciencias, Artes y Bellas Letras de París.
  • 1922: Condecorado con la Medalla del Busto del Libertador.
  • 1926: Recibe la Pluma de Oro en reconocimiento al primer Premio del Certamen Literario de Barquisimeto.
  • 1929: Recibe la Pluma de Oro en la Exposición Ibero-Americana de Sevilla por su invención y trabajos de imagotipia.
  • 1935: Homenajeado por la prensa del país el "Día del Periodista". Nombrado Cronista Oficial del Estado Mérida.

También fue admitido en instituciones académicas tanto de Venezuela (miembro correspondiente de la Academia Nacional de la Historia y de la Academia Venezolana de la Lengua) como del extranjero.

En 1978, los herederos de la familia Febres Cordero donaron a la nación la colección de impresos y documentos pacientemente reunidos por él, así como lo dejado por su hijo José Rafael. Hoy estos materiales pueden ser consultados en la Biblioteca Febres Cordero del Instituto Autónomo Biblioteca Nacional, ubicada en Mérida.

Fuentes