Tumor de riñón

De EcuRed
Tumor de riñón
Información sobre la plantilla

Tumor de riñón. El tumor de riñón se forma en la membrana que recubre los tubos diminutos que están dentro de los riñones. Ocurre cuando las células ya sea de la corteza del riñón ó de la pelvis renal crecen incontrolablemente y forman tumores que pueden invadir los tejidos normales y esparcirse a otras partes del cuerpo.

Contenido

Causas

Hoy por hoy, todavía no se conocen muy bien las causas del cáncer de riñón. A pesar de ello, aunque no se conozca exactamente por qué se desarrolla este cáncer sí se han descubierto determinados comportamientos, hábitos y acciones que aumentan las posibilidades de una persona de desarrollarlo, aunque se ha relacionado con determinadas enfermedades genéticas y con el consumo de tabaco.

Síntomas

En las primeras etapas de la enfermedad, es posible que no haya ningún síntoma. Estos pueden aparecer a medida que el tumor crece.

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de este tipo de cáncer (aunque vale tener en claro que cada individuo los puede experimentar de una forma diferente)

  • Sangre en la orina.
  • Pérdida de peso rápida e inexplicable.
  • Dolor en la parte baja de la espalda (que no se debe a una lesión).
  • Pérdida del apetito.
  • Hinchazón de los tobillos y las piernas.
  • Masa o bulto en el abdomen.
  • Fatiga.
  • Fiebre recurrente (que no se debe a un catarro o la gripa).
  • Presión sanguínea alta (menos frecuente).
  • Anemia (menos frecuente).
  • Dolor constante en un costados, que no desaparece.
  • Fiebre recurrente (fiebre por otra causa no relacionada con un resfriado, gripe u otra infección)
  • En los hombres, el desarrollo rápido de un varicocele (un grupo de venas agrandadas) alrededor del testículo

Los síntomas se pueden presentar de repente. No obstante, como en el resto de cánceres, el cáncer de riñón puede causar un sentimiento general de mala salud. Las personas que sufren esta enfermedad pueden sentirse débiles, cansadas, sin apetito, etc. Otros pueden perder peso. O tener procesos febriles que aparecen y desaparecen... No obstante, todos estos síntomas también pueden deberse a otras enfermedades menos graves, por lo que, en cualquier caso, se debe acudir a un urólogo para un diagnóstico definitivo.

Factores de riesgo

El consumo de comidas abundantes en grasas y colesterol, agentes carcinogénicos ambientales y el tabaco. Se ha observado una mayor incidencia de cáncer renal en personas con insuficiencia renal, dependiendo de forma directa del tiempo que llevan en diálisis. Otros factores de riesgo importantes para el desarrollo del cáncer del riñón están relacionados con su historial familiar. Obviamente, nadie puede cambiar la familia en la cual ellos han nacido, de modo que el factor de riesgo de tener a alguien en la familia con historia de cáncer del riñón ó enfermedades genéticas raras como la enfermedad de Von Hippel-Lindau y la enfermedad policística no puede ser prevenido.

Pruebas y exámenes

No hay exámenes de detección temprana para el cáncer del riñón que sean parecidos a la mamografía para el cáncer del seno o la colonoscopia para el cáncer colorectal. Sin embargo, el uso del escán de CT y ultrasonidos han aumentado la detección temprana del cáncer del riñón una vez que los signos y síntomas se han desarrollado. Los pielogramas intravenosos (PIVs) son usados para asesorar la función del riñón. Los PIVs son hechos inyectando un tinte en el brazo de un paciente y después tomando radiografías del abdomen para ver ese tinte ser excretado subsecuentemente por los riñones como orina. La citología es simplemente mirar la orina debajo del microscopio y buscar por células cancerosas dentro de la orina. Porque pueden causar síntomas tempranos que lleven a hacerse exámenes, los canceres del riñón que se desarrollan en el área del sistema de colección pueden ser detectados más temprano que aquellos en otras regiones.Con la llegada de los escánes de CT y ultrasonidos, 25-40% de los canceres del riñón son ahora detectados incidentalmente durante el seguimiento para algún problema diferente. Estos tumores son más probables de ser más pequeños (por eso no causan síntomas) y así son más probables de resultar en una cura.

Además del exámen físico, se pueden utilizar las siguientes pruebas

Se pueden realizar un análisis de sangre para controlar el número de glóbulos rojos y un análisis de orina para detectar la presencia de sangre, bacterias o células cancerosas. Estos análisis pueden sugerir la presencia de cáncer de riñón, pero no permiten hacer un diagnóstico definitivo.

Patologia_renal_2.jpg‎
Patologia_renal_2.jpg‎

Características generales

Los tumores de riñón pueden tener dos orígenes. Un grupo de tumores se origina en la porción del riñón que se encarga de de formar la orina y se denomina parénquima.El otro grupo de tumores se origina en lo que se denomina sistema excretor, que es la parte del riñón que tiene la función de conducir la orina desde el riñón hacia el uréter y a través de este a la vejiga.Los tumores que se generan en el parénquima renal, representan el 3% de todos los tumores malignos del organismo y dentro del aparato genitourinario, el tercer lugar, detrás de los cánceres de próstata y vejiga. A pesar de esto su frecuencia está en aumento en base a dos factores; por un lado el uso tan difundido de estudios por imágenes como la ecografía y la tomografía computada que permite el hallazgo de tumores en forma incidental o casual, es decir aquellos que no presentan manifestación clínica.El otro factor que incrementa la frecuencia de esta enfermedad es el aumento de la expectativa de vida de la población.

El tumor renal se presenta con mayor frecuencia a una edad entre 55 y 65 años, sin embargo cada vez es más notoria la aparición de casos en pacientes menores de 40 años. Es mas frecuente en hombres que en mujeres.Los tumores renales pueden ser benignos o malignos, se diagnostican más tumores malignos que benignos. (80% vs. 20%).El tumor maligno clásico y más frecuente es el carcinoma a células claras con diversos grados de malignidad.Los tumores benignos mas frecuentes son los adenomas, los oncocitomas y los angiomiolipomas. Los adenomas excepcionalmente dan síntomas y no alcanzan suficiente tamaño como para ser detectados por los estudios y suelen pasar sin ser tratados. Cuando se tiene certeza, con los estudios previos, que se trata de tumores benignos los mismos pueden ser controlados sin necesidad de tratamiento, solamente el angiomiolipoma debe ser tratado cuando pasa un determinado tamaño debido a que tiene posibilidad de una ruptura de sus vasos y provocar una severa hemorragia, de manera que el motivo de operarlos no es por un potencial maligno sino por el riesgo de hemorragia aguda.

Tumores benignos

Los tumores benignos del riñón son relativamente frecuentes,en especial en riñones atróficos de adultos y ancianos. Generalmente son muy pequeños, de pocos milímetros de diámetro y se encuentran por lo común como hallazgos de autopsias, ya que no tienen manifestaciones clínicas. Entre ellos están los fibromas de la médula y corteza renales, que se encuentran en un 10 a 35% de las autopsias, y los adenomas corticales, que se observan en el 20% de las necropsias.Los adenomas son tumores benignos de células renales, pueden ser tubulares o papilares. Cuando tienen mayor tamaño, más de 3 cm de diámetro, son difíciles de diferenciar de los carcinomas de células renales y en tal caso se consideran tumores de comportamiento biológico incierto.

Reninoma

Es un tumor del aparato yuxtaglomerular constituido por células productoras de renina. Esta substancia puede identificarse con técnicas inmunohistoquímicas y con microscopía electrónica.Por lo general no es un tumor de gran tamaño y clínicamente se manifiesta con hipertensión arterial.

Oncocitoma

Es un tumor de células renales constituido por oncocitos (células ricas en mitocondrias). Este tumor puede ser de gran tamaño y semejar un carcinoma de células renales.

Angiomiolipoma

Este tumor pertenece al grupo de los hamartomas. Está constituido por tejido adiposo maduro, vasos sanguíneos sin fibras elásticas y por haces de fibras musculares lisas. Su tamaño es variable,puede alcanzar 20 cm de diámetro. En el 80% de los casos está asociado a esclerosis cerebral tuberosa (enfermedad de Bourneville). Se observa con mayor frecuencia en el sexo femenino entre los 40 y 50 años de edad. Clínicamente se manifiesta por dolor, fiebre,hematuria e hipertensión arterial.

Pronóstico

El pronóstico de esta enfermedad depende fundamentalmente del tamaño del tumor al momento en el que se realiza el diagnóstico y de la agresividad intrínseca de estas lesiones. Para tumores pequeños y de hallazgo incidental las tasas de curación pueden ser cercanas al 100%.

En resumen podríamos decir que son tumores que se presentan habitualmente entre los 55 y 65 años, predominan en el sexo masculino, con variada forma de presentación y con alto índice de casos sin síntomas.

No suelen presentarsecon metástasis múltiples. La ecografía y la tomografía computada presentan alto índice de sensibilidad para el diagnóstico. El carcinoma renal de células claras es la variedad más frecuente. La cirugía representa el único tratamiento con posibilidadde ofrecer curación. En tumores pequeños y asintomáticos puede realizarse una cirugía conservadora del riñón. El pronóstico depende de la extensión y el grado de malignidad del tumor.

Diagnóstico

La presentación clínica del cáncer de riñón es muy variable. Actualmente, entre un 40 y un 50 por ciento de los tumores de riñón se diagnostican mediante la realización de una ecografía en el transcurso de una revisión médica rutinaria, cuando el tumor todavía no ha provocado ningún síntoma.

En otras ocasiones, se diagnostican tras la visita del paciente que tiene los síntomas clínicos que puede provocar el tumor.Además del exámen físico y el seguimiento de un historial médico completo, los procedimientos para diagnosticar el cáncer de riñón pueden incluir los siguientes:

Patologia_renal.jpg‎
Patologia_renal.jpg‎

Exámenes de laboratorio

Urografía intravenosa

  • Se trata de una serie de radiografías de los riñones, uréteres y vejiga después de inyectar un medio de contraste en la vena para detectar tumores, anomalías, cálculos en los riñones o cualquier obstrucción y para evaluar el flujo sanguíneo renal.

Angiografía renal (llamada también arteriografía)

  • Consiste en una serie de rayos X de los vasos sanguíneos renales después de inyectar un medio de contraste a través de un catéter colocado en los vasos sanguíneos renales para detectar cualquier señal de obstrucción o anomalías que afecten al suministro de sangre a los riñones.

Tomografía computarizada (_scanner_ o TAC)

  • Es un procedimiento no invasivo que toma imágenes de cortes transversales del cerebro o de otros órganos internos para detectar anomalías que pueden no aparecer en los rayos X regulares.

Imágenes por resonancia magnética (RMN)

  • Es un procedimiento no invasivo que produce vistas bidimensionales de un órgano o estructura interna, especialmente del cerebro o de la médula espinal.

Ecografía

  • Es una técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de los vasos sanguíneos, los tejidos y los órganos. La ecografía se usa para ver la función de los órganos internos y para evaluar el flujo de sangre a través de varios vasos.

Biopsia

  • La biopsia es un procedimiento en el cual se obtiene una muestra del tumor y se envía al laboratorio para que la examine un patólogo. La biopsia es la única manera segura de diagnosticar el cáncer antes de operarlo, pero su utilidad es reducida, ya que muchas veces no es concluyente (si no se encuentra cáncer en la biopsia, pero las pruebas de diagnóstico por la imagen sugieren que se trata de un cáncer, habrá que operarlo de todos modos).

Tratamiento

  • La cirugía es el tratamiento estandar para los tumores localizados en los que es posible la curación de la enfermedad en más del 50% de los casos.

En estadios avanzados la cirugía puede ayudar a paliar los síntomas provocados por el tumor y en algunos pacientes con pocas metastasis, se puede obtener una mayor supervivencia si se realiza exéresis del tumor y de las metástasis. En la actualidad, el tratamiento de elección del cáncer de riñón es la nefrectomía ampliada.

Nefrectomía ampliada

  • En dicha intervención se extirpa la totalidad del riñón junto con la grasa que lo rodea y los ganglios adyacentes a la zona de los vasos que irrigan al riñón. En los tumores que afectan al polo superior del riñón se incluye la extirpación de la glándula suprarrenal.Debido a la mejoría en las técnicas de diagnóstico precoz que permiten descubrir tumores de menor tamaño, el tratamiento puede modificarse realizándose una nefrectomía parcial.

Nefrectomía parcial

  • Con esta técnica se extirpa solo la porción del riñón en la cual se encuentra el tumor, conservándose el resto del riñón sano. La nefrectomía parcial se realiza cuando se trata de tumores cuyo tamaño no sea superior a los 4-5 cm de diámetro y estén localizados en zonas del riñón en las que no estén afectados o pueda haber compromiso de los vasos sanguíneos que nutren al riñón.

Aproximadamente el 25% de los pacientes con cáncer de riñon, ya presentan metástasis en el momento del diagnóstico.

Embolización arterial

  • Si el tumor está localizado pero no se puede operar, se puede intentar paliar los síntomas que ocasiona mediante radioterapia o mediante la obstrucción selectiva de los vasos sanguíneos que lo sustentan.

Radioterapia

  • La radioterapia puede ayudar a paliar los síntomas producidos por el tumor primario (dolor, sangrado) o por las metástasis (por ejemplo, dolor por afectación ósea o de nervios).

Quimioterapia

  • La quimioterapia convencional no ha tenido mucho éxito en el tratamiento del carcinoma metastásico de células renales.

Inmunoterapia

  • La inmunoterapia es un tratamiento que estimula el sistema inmunitario para combatir el tumor, mediante sustancias especiales: interferón o interleuquina. Estos tratamientos pueden conseguir paliar los síntomas y obtener un beneficio, modesto, de la supervivencia, sobre todo si el riñón se extirpa antes del tratamiento.Los fármacos anti-angiogénicos han demostrado tener una eficacia muy prometedora en tumores de riñon con metastasis.

El Sorafenib, ha sido el primer fármaco de esta familia recientemente comercializado para el tratamiento del cáncer de riñón. Otros fármacos como el Sunitinib (Sutent ®) y el Bevacizumab, también han demostrado ser activos.Los carcinomas de células de transición, generalmente se tratan mediante cirugía para extirpar todo el riñón y el uréter, así como la parte de la vejiga donde se une el uréter. A menudo se usa la quimioterapia y la radiación, además de la cirugía.

Tras tratamiento

Tras un tratamiento por un cáncer de riñón es muy importante hacer un seguimiento regular para revisar el estado del paciente. Estos exámenes médicos regulares detectarán y pondrán tratamiento a cualquier problema que haya podido aparecer de nuevo. Los controles pueden incluir pruebas, rayos x o pruebas de laboratorio.El diagnóstico de un cáncer de riñón puede cambiar la vida del paciente y de la gente que le rodea y que cuida de ellos. Estos cambios pueden ser difíciles de asumir y de llevar. Es muy habitual que familiares y amigos tengan diferentes y confusas emociones respecto al enfermo.Algunos días los pacientes y los que le rodean pueden sentir miedo, enfado, depresión, etc. Este tipo de reacciones son normales cuando uno se enfrenta a un problema serio de salud. Otras personas en la misma situación se han dado cuenta de que pueden enfrentarse mejor a su situación si son capaces de hablar del tema abiertamente con sus familiares o amigos.

El hecho de compartir sentimientos puede ayudar a sentirse mejor y puede ayudar a los demás a mostrar su apoyo y su preocupación.La pérdida de apetito es un grave problema durante y tras el tratamiento contra el cáncer. De hecho, los enfermos que siguen comiendo bien suelen aguantar mejor los efectos del tratamiento. Esto significa que mantener una buena nutrición es una parte importante de tratamiento. Suele ser más fácil y ventajoso comer varias veces a lo largo del día en pequeñas cantidades que hacer sólo tres comidas.

Campo del tratamiento

Científicos, hospitales y universidades están estudiando esta enfermedad en todo el mundo. Lo que se intenta es aprender cuáles son las causas reales del cáncer de riñón y cómo prevenirlo. Además, se buscan mejores formas de prevenirlo y tratarlo. Lo que se trata de mejorar son las técnicas para detectarlo en las primeras etapas de la enfermedad, antes de que haya empezado a extenderse. Por ejemplo, se están estudiando ciertas sustancias que se presentan en cantidades anormales en la sangre o en la orina de los enfermos de este tipo de cáncer.

Enlaces relacionados

Fuentes