Diferencia entre revisiones de «Abstinencia y adicción a la nicotina»

(Complicaciones)
(Síntomas)
Línea 21: Línea 21:
 
*Eleva el nivel de azúcar ([[glucosa]]) en la sangre e incrementa la producción de [[insulina]].
 
*Eleva el nivel de azúcar ([[glucosa]]) en la sangre e incrementa la producción de [[insulina]].
 
*Incrementa la actividad intestinal, la [[saliva]] y la flema.
 
*Incrementa la actividad intestinal, la [[saliva]] y la flema.
*Incrementa la [[frecuencia cardíaca]] alrededor de 10 a 20 latidos por minuto.
+
*Incrementa la frecuencia cardíaca alrededor de 10 a 20 latidos por minuto.
 
*Incrementa la [[presión arterial]] a 5 a 10 mmHg (debido a que constriñe los vasos sanguíneos).
 
*Incrementa la [[presión arterial]] a 5 a 10 mmHg (debido a que constriñe los vasos sanguíneos).
*Puede causar [[sudoración]], [[náuseas]] y [[diarrea]].
+
*Puede causar sudoración, [[náuseas]] y [[diarrea]].
 
*Estimula la memoria y la vigilia. Las personas que con frecuencia consumen tabaco dependen de él para ayudarlos a cumplir ciertas tareas y desempeñarse bien.
 
*Estimula la memoria y la vigilia. Las personas que con frecuencia consumen tabaco dependen de él para ayudarlos a cumplir ciertas tareas y desempeñarse bien.
 
Los síntomas de la abstinencia de nicotina generalmente empiezan al cabo de 2 a 3 horas después del último consumo de tabaco y alcanzan su pico máximo aproximadamente de 2 a 3 días después. Pueden ser serios, dependiendo de por cuánto tiempo haya fumado y cuántos cigarrillos fumaba al día. Los síntomas comunes abarcan: <Br>
 
Los síntomas de la abstinencia de nicotina generalmente empiezan al cabo de 2 a 3 horas después del último consumo de tabaco y alcanzan su pico máximo aproximadamente de 2 a 3 días después. Pueden ser serios, dependiendo de por cuánto tiempo haya fumado y cuántos cigarrillos fumaba al día. Los síntomas comunes abarcan: <Br>

Revisión del 09:00 5 ago 2011

Abstinencia y adicción a la nicotina
Información sobre la plantilla
Abstinencia a la nicotina.jpg

Abstinencia y adicción a la nicotina. Ansiedad, irritabilidad, dolor de cabeza, hambre y deseo vehemente por cigarrillos u otras fuentes de nicotina. Estos síntomas ocurren cuando un individuo dependiente de la nicotina deja de fumar o consumir tabaco repentinamente o disminuye el número de cigarrillos o la cantidad de productos del tabaco que consume.

Causas, incidencia y factores de riesgo

El tabaco es una planta cultivada por sus hojas, las cuales se fuman, se mastican o se inhalan para buscar una variedad de efectos.

  • Se considera una sustancia adictiva debido a que contiene el químico nicotina.
  • El tabaco también contiene más de 19 químicos carcinógenos conocidos (la mayoría se conocen colectivamente como "alquitrán") y más de 4,000 otros químicos.

Casi todas las personas que tratan de dejar el tabaco experimentan alguna forma de abstinencia de la nicotina. Generalmente, las personas que fumaron por más tiempo o que fumaban un número mayor de cigarrillos al día son más propensas a tener síntomas de abstinencia, los cuales son tanto físicos como psicológicos.

Las personas que son fumadoras regulares tienden a tener deseos vehementes particularmente fuertes. Sus síntomas de abstinencia empeoran en ciertos momentos, lugares o situaciones asociadas con el tabaquismo.

Síntomas

El uso de la nicotina puede tener muchos efectos diferentes en las funciones corporales, tanto positivos como negativos. La nicotina actúa como un estimulante y depresor en su cuerpo. El uso de la nicotina:

  • Disminuye el apetito (por esta razón, el temor a aumentar de peso afecta la buena disposición de algunas personas para dejar de fumar).
  • Estimula el estado anímico y puede incluso aliviar la depresión menor. Muchas personas experimentarán una sensación de bienestar.
  • Eleva el nivel de azúcar (glucosa) en la sangre e incrementa la producción de insulina.
  • Incrementa la actividad intestinal, la saliva y la flema.
  • Incrementa la frecuencia cardíaca alrededor de 10 a 20 latidos por minuto.
  • Incrementa la presión arterial a 5 a 10 mmHg (debido a que constriñe los vasos sanguíneos).
  • Puede causar sudoración, náuseas y diarrea.
  • Estimula la memoria y la vigilia. Las personas que con frecuencia consumen tabaco dependen de él para ayudarlos a cumplir ciertas tareas y desempeñarse bien.

Los síntomas de la abstinencia de nicotina generalmente empiezan al cabo de 2 a 3 horas después del último consumo de tabaco y alcanzan su pico máximo aproximadamente de 2 a 3 días después. Pueden ser serios, dependiendo de por cuánto tiempo haya fumado y cuántos cigarrillos fumaba al día. Los síntomas comunes abarcan:

  • Un deseo vehemente de nicotina
  • Ansiedad, tensión, inquietud, frustración o impaciencia
  • Dificultad para concentrarse
  • Somnolencia y problemas para dormir, al igual que malos sueños y pesadillas
  • Dolores de cabeza
  • Incremento del apetito y aumento de peso
  • Irritabilidad o depresión

Una forma más leve de abstinencia de nicotina, que involucra algunos o todos estos síntomas, puede ocurrir cuando un fumador cambia de cigarrillos regulares a cigarrillos bajos en nicotina o cuando reduce significativamente el número de cigarrillos que fuma.

Los síntomas de la abstinencia de nicotina pueden enmascarar, encubrir o agravar los síntomas de otros problemas psiquiátricos.

Tratamiento

Existen algunas estrategias para tratar la abstinencia de la nicotina. Los suplementos de nicotina pueden ayudar y todos funcionan bien si se utilizan en forma apropiada.
Los suplementos de nicotina vienen en varias formas:

  • Goma de mascar
  • Inhaladores
  • Aerosol nasal
  • Parche cutáneo

Los medicamentos recetados que no crean adicción pueden ayudarle a dejar el tabaco y evitar que vuelva a recaer.
Tales medicamentos abarcan:

Como cualquier adicción, dejar el tabaco es difícil, sobre todo si usted está actuando solo. Si usted se vincula a programas para dejar de fumar, tiene una posibilidad de éxito mucho mejor.

  • Estos programas se ofrecen en hospitales, secretarías de salud, centros comunitarios y sitios de trabajo.
  • Los mejores programas para dejar de fumar combinan múltiples estrategias para ayudarle a usted a no recaer. La asesoría por teléfono puede ser tan útil y eficaz como la asesoría cara a cara.

La depresión sin tratamiento puede impedir que usted deje el tabaco. Una prueba de detección para la depresión también puede servir para garantizar un tratamiento adecuado e incrementar las posibilidades de mantenerse alejado de los productos del tabaco.

Las personas que están tratando de dejar de fumar con frecuencia se desaniman cuando no tienen éxito la primera vez. Las investigaciones han demostrado que cuantas más veces se intente, mayores serán las probabilidades de tener éxito, así que no se rinda. Si no tiene éxito la primera vez que intenta dejar de fumar, examine lo que pasó o lo que no funcionó, piense en nuevas formas de dejar de fumar e inténtelo de nuevo. A menudo, se necesitan muchos intentos para finalmente "vencer el hábito".

Consejos para dejar de fumar

  • La primera recomendación, es tomar conciencia de que este hábito perjudica muy seriamente su salud. Anote en una lista las razones a favor y en contra del tabaco y repásela diariamente.
  • Comparta sus problemas y debilidades, busque una persona de confianza donde apoyarse.
  • Otro punto importante, es cuidar la alimentación, debe ser equilibrada, lo que minimizará la dependencia del tabaco y evitará el riesgo de ganar peso.
  • Duerma bien, esto le ayudará a relajarse y minimizar las tensiones que le producen las ganas de fumar.
  • Prepare un buen programa para ocupar su tiempo, usted conoce aquellas situaciones que lo llevan a fumar más y aquellas en las que casi se olvida del tabaco. Propicie actividades y situaciones donde no fume.
  • El hacer ejercicio es muy positivo, trate de iniciar un programa acorde con su edad y forma física. Si no está en buena forma, puede comenzar por caminar o bailar, por ejemplo.
  • Como mínimo beba más de dos o tres litros de agua diaria, esto le ayudará a eliminar toxinas y a encontrarse mucho mejor.
  • Hay que recordar que dejar de fumar es positivo para la salud de la persona y la de su familia, hay que pensar positivo, sin hacerse la víctima.
  • Existen minutos en que tendrá impulsos casi inmanejables por fumar, en ese instante debe autocontrolarse e inicie una actividad disuasiva.
  • Los primeros diez días son los más difíciles, pero verá que luego de los primeros días sin fumar, cada día que pase será más fácil.
  • Por ningún motivo se automedique, consulte a su médico si opta por tomar algún fármaco para dejar de fumar.
  • Finalmente, aprenda a relajarse, hay sencillos métodos que puede aprender para superar impulsos, como por ejemplo la respiración.

Expectativas

La abstinencia de la nicotina dura poco y los síntomas pasan con el tiempo, generalmente en menos de una semana. La abstinencia es la parte más molesta de dejar de fumar, pero el desafío real consiste en luchar contra el deseo vehemente a largo plazo y mantenerse alejado del tabaco.

Complicaciones

El consumo de productos de nicotina por largo tiempo, ya sea fumando o usando productos del tabaco que no se fuma, acarrea muchos riesgos, incluyendo:

También es probable que se presente un aumento de peso por el consumo mayor de alimentos, lo cual es menos perjudicial que seguir fumando. Las personas que tengan preocupaciones con respecto al peso deben manejarlas mientras estén dejando de fumar, de tal manera que esto no desaliente los intentos por permanecer alejado de los cigarrillos. La abstinencia de nicotina algunas veces también puede acarrear una recaída de la depresión grave, el trastorno bipolar o problemas de consumo de otras sustancias.

Fuente