Cochinilla

Revisión del 15:01 14 ene 2016 de Yoli ciget.ssp (discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Cochinilla
Información sobre la plantilla
Cochinilla.JPG
Nombre común de numerosas especies de crustáceos terrestres que viven en casi todas las regiones del mundo.
Clasificación Científica
Reino:Animalia
Clase:Malacostraca
Orden:Isopoda
Hábitat:Presentes a menudo en los jardines, viven bajo las piedras o en otros lugares húmedos y se alimentan de materia vegetal o animal en descomposición.

Cochinilla. Nombre común de numerosas especies de crustáceos terrestres que viven en casi todas las regiones del mundo. Pertenecen al orden Isopoda, clase Malacostraca. Suele encontrarse en la madera en descomposición, montones de leña o bajo la corteza suelta de viejos tocones y árboles caídos. Cuando le amenaza un depredador, se enrosca formando una bola, para protegerse con su cubierta externa dura.

Historia sobre su utilidad

En el México precolombino era un producto entregado como tributo de los pueblos vasallos a los mexicas. Algunas tribus, recogían las cochinillas en los días de grandes tormentas, para que no les pasara nada. Decían que su tintura era buena para evitar las picaduras de los mosquitos. Desde la antigüedad, los colores púrpura y escarlata gozaron de especial atención en el mundo mediterráneo. El pensamiento mágico-religioso los asociaba a la realeza. El descubrimiento de ambos tintes se atribuye a los fenicios, que obtenían el primero a partir de caracoles marinos y el segundo de dos insectos, uno de ellos llamado quermes; de él deriva la palabra carmín.

Con escarlata se teñían las túnicas de los legionarios romanos y posteriormente los trajes de la nobleza europea. Tal era la situación en Europa y en el Mediterráneo en el momento de la conquista de México. En 1523 España tuvo noticias de que allí se producía una sustancia a la que denominaron «grana». El primer envío a España se efectuó en 1526. La costumbre de algunos escritores españoles del siglo XVI de llamar «preciado fruto» o «semilla» al referirse a la grana, determinó que la mayoría de los europeos pensaran en un producto de origen vegetal. Esta confusión fue fomentada por España, con el objeto de dificultar la identificación del colorante, salvaguardando así el secreto de su monopolio. Esto fue tan eficaz como la estricta prohibición sobre la exportación de los insectos vivos. Debido a los intentos de emancipación de los pueblos americanos y ante el temor de perder tan preciado negocio, la grana cultivada se llevó a Cádiz y de ahí se trajo a las Islas Canarias entre los años de 1824 y 1827. Desde aquí se exportaron en 1869 seis mil toneladas y en 1876 siete mil toneladas.

En el año de 1820 llegaron desde México a Cádiz con dirección a su Sociedad Económica ocho nopales o higueras tunas de América, las que venían cargadas del insecto llamado Cochinilla. La Sociedad consiguió en el mismo año una generación numerosa, y en su consecuencia las Cortes mandaron por su decreto de 29 de junio de 1822, que se excitase el celo de las Sociedades económicas de las otras provincias, que por su temperatura permitiesen el cultivo de este insecto.

En el año 1825 los señores D. Juan Mengliorini y D. Santiago de la Cruz, que habían verificado igualmente sus ensayos en diferentes puntos de la isla de Tenerife, también con felices resultados, publicaron una memoria sobre el nopal y cría de la cochinilla de América, para el uso de los labradores canarios; cuya instrucción ha sido utilísima para el reducido cultivo de los primeros años de su propagación. Progresivamente se ha ido aumentando ese cultivo, y es llegado el presente año de 1846, en que un movimiento general como si fuera un golpe eléctrico, ha puesto en acción a todos los propietarios y labradores, que hasta ahora habían permanecido pacíficos espectadores, y ya no queda rincón en las islas en donde no se ensaye el cultivo de la grana.

Cochinilla

Hábitat

Presentes a menudo en los jardines, viven bajo las piedras o en otros lugares húmedos y se alimentan de materia vegetal o animal en descomposición. La cochinilla tiene el cuerpo aplanado y siete pares de patas, y los órganos respiratorios están envueltos por completo en placas perforadas. Algunas variedades son capaces de enrollarse sobre sí mismas formando una bola cuando se sienten amenazadas. El color de las especies va de gris a negro.

Plantación y reproducción

La hembra de la cochinilla, al ser un insecto pequeño que apenas se mueve, necesita de la intervención del ser humano para su propagación o reproducción. Ésta se realiza introduciendo cochinilla viva en unos sacos de tela que se depositan sobre la hoja de la tunera. A los pocos días estos sacos son retirados y puestos en una nueva hoja. En este breve tiempo, los insectos de menor tamaño pasan a través de la fina tela hasta la hoja de la tunera, fijándose en ella clavando su pico.

Recolección

La recolección de la cochinilla se realiza aproximadamente a los 90 días de su plantación dependiendo de la altitud de la zona. Para ello se utiliza una cuchara con un mango alargado, que facilita al agricultor llegar hasta todos los cladodios o paletas de la tuna. Una vez raspada con cuidado la hoja o paleta y desprendida la cochinilla, se deposita en un recipiente apropiado.

El agricultor debe proveerse de guantes y ropa adecuada que le proteja de los pinchos de las tuneras así como del intenso sol, la recolección se hace en la mañana solamente la cochinilla madura dejando las más pequeñas.

Secado

Para realizar el secado de la cochinilla existen diferentes métodos, los insectos se exponen al sol en unas bandejas, habitualmente de madera, teniendo especial cuidado en no amontonarlas y esperando varios días hasta que se sequen completamente. Una vez seco el insecto, éste reduce su peso aproximadamente en un tercio, mostrando un aspecto de granos de color negro. Finalmente es empaquetado y exportado.

Fuentes