Saltar a: navegación, buscar

Tutmosis III

Tutmosis III
Información sobre la plantilla
Faraón del Antiguo Egipto
210px
Reinado 1479 a 1425 a.n.e.
Nombre real Menjeperra - Dyehutymose Neferjeperu
Nacimiento Bandera de Egipto Egipto
Entierro Tumba KV34 del Valle de los Reyes. Mimia encontrada en: Tumba DB320 en Deir el-Bahari
Predecesor Hatshepsut
Regente Hatshepsut
Sucesor Amenhotep II
Descendencia Amenhotep II
Dinastía XIX
Padre Tutmosis II
Madre Isis

Tutmosis III. Faraón de la dinastía XVIII de Egipto.

Biografía

Menjeperra Dyehutymose, Thutmose III, Tutmés III, Thutmosis III o Tutmosis III, fue el sexto faraón de la dinastía XVIII de Egipto, desde 1479 a 1425 a.n.e; siendo uno de los monarcas más importantes y poderosos de los tres mil años de civilización faraónica, alcanzando el imperio, durante su reinado, su máxima extensión territorial.

Familia real

Tutmosis III era hijo del rey Tutmosis II y de una concubina real de nombre Isis, que ni siquiera ostentaba el título de esposa secundaria, por lo que las posibilidades del príncipe de llegar a rey habrían sido nulas de no haber muerto su padre sin descendencia masculina de la Gran Esposa Real Hatshepsut. Tutmosis III fue coronado, pero era demasiado joven para asumir el gobierno del estado, por ello, la reina viuda Hatshepsut se encargó de la regencia. Esta gran mujer no se conformó con ser regente y en el segundo año de reinado de Tutmosis III se autoproclamó Faraón de Egipto bajo el nombre de Maatkara Hatshepsut. A la muerte de Hatshepsut, Tutmosis III fue por fin rey único de Egipto, sin ninguna atadura. Tutmosis III tuvo al menos dos grandes esposas reales: Satiah y Hatshepsut Meritra. Tuvo numerosas esposas secundarias, y varias de ellas lo fueron en virtud de alianzas internacionales con príncipes sirios o cananeos. De los muchos hijos nacidos de este rey, destacan con Satiah: Amenemhat y dos de Hatshepsut Meritra: Meritamón y Amenhotep II.

Política

Tutmosis III tuvo que andar con cautela con los influyentes sacerdotes. Hatshepsut había logrado, con grandes donaciones, que el clero de Amón apoyase su candidatura al trono, y ahora los sacerdotes eran demasiado poderosos, él se encargó de contentarlos ampliando sus dominios, pero al mismo tiempo limitó su influencia nombrando sumos sacerdotes a amigos suyos. En los 34 años que Tutmosis III gobernó completamente solo, emprendió numerosas campañas, tanto en el Próximo Oriente como en Nubia y emulando a su abuelo, el gran Tutmosis I, realizó numerosas conquistas.

Al morir Hatsepsut, Tutmosis III subió definitivamente al trono, iniciándose un reinado que iba a poner las bases auténticas del Imperio Egipcio. Castigó a todos los hombres de gobierno que habían ayudado al gobierno anterior. Los dominios en Siria se habían perdido durante los reinados anteriores, los príncipes sirios se habían confederado y ya no se pagaban los tributos impuestos por Tutmosis I. En su campaña, el faraón sitió a los confederados y los venció en Mejido, desde allí, avanzó hacia el Líbano y sometió gran número de ciudades. Nombró como príncipes de las ciudades vencidas a amigos de los egipcios y además tomó como rehenes a los hijos de los nuevos gobernadores.

En tres expediciones consecutivas consolidó el poder egipcio en estas tierras. En la siguiente campaña conquistó Hamah, Homs y Alepo y derrotó a sus enemigos en Karkemish, con lo que llegó al Éufrates. En las últimas campañas sometió Chipre y la costa de Cilicia. En los últimos años del reinado, procuró organizar el poder egipcio en Nubia y llegó hasta más allá de la tercera catarata del Nilo. Condujo al menos 17 campañas militares a Palestina y Siria, y alcanzó el Eúfrates. Bajo su reinado Egipto alcanzó su máxima extensión, además de efectivos contactos comerciales con los reinos vecinos. Los dos últimos años de reinado de Tutmosis III los compartió con su hijo, el joven Amenhotep II, en una corregencia en la que le adiestró en el manejo del poder. A fin de consolidar su imperio, el monarca egipcio instauró un eficaz sistema administrativo y tributario, cuyos ingresos sirvieron para financiar un amplio programa de construcciones.

Construcciones

La actividad constructora fue muy notable en esta época, en la que la riqueza entraba a raudales en el país del Nilo. Fueron construidos, ampliados y restaurados muchos templos en Egipto y Nubia. Ordenó ampliar el templo de Amón en Karnak, añadiendo un pasaje llamado aj-menu, dejando grabadas largas inscripciones que están entre las mejor preservadas, divulgando sus campañas militares y las donaciones que hizo al templo. También mandó erigir siete grandes obeliscos en Karnak, que posteriormente fueron trasladados a las capitales occidentales de Roma (Laterano), Estambul, Londres y Nueva York.

Muerte

Murió en 1450 y su recuerdo no se borró nunca, porque había logrado reunir un imperio que se extendía desde Nubia hasta el Éufrates.

Tumba

La tumba de Tutmosis III fue descubierta en 1898, aunque había sido robada en la antigüedad; los objetos encontrados en la tumba estaban muy deteriorados. Los ladrones de tumbas habían sido poco cuidadosos en su búsqueda y el sarcófago había sido dañado al retirar la tapa; las figuras de madera encontradas en la tumba habían sido lanzadas con fuerza contra las paredes para arrancarles el dorado. La tumba es diferente a otras del Valle de los Reyes, tanto en tamaño como en decoración. Posee tres pasillos, un pozo: el primero, verdadero en cualquier tumba; su posible uso no debió ser tanto el repeler a los ladrones sino el contener las inundaciones, una antecámara decorada con los dioses del Amduat, y una cámara mortuoria decorada con las escenas del Amduat; los pilares fueron decorados con la Letanía de Ra y muestran al rey protegido por Isis.

Por vez primera aparece una decoración parietal que utiliza el enyesado y posterior pintura. Cuando se limpió la tumba, se vio que las dos habitaciones a la izquierda de la cámara sepulcral habían sido despojadas de su contenido original; esto también había pasado en la tumba de Amenhotep II. La entrada a la tumba se localiza encima de una pared rocosa. La escalera de acceso fue cortada para disuadir a los saqueadores. La antecámara se apoya en dos pilares, y las paredes aparecen pintadas con la lista de los 741 dioses del Amduat. La cámara mortuoria presenta una inusual forma de cartucho real y aparece decorada con la representación de tres registros del Amduat, desarrollándose las escenas de un modo un tanto extraño, ya que las figuras aparecen completamente esquematizadas o abocetadas.

Fuentes