Saltar a: navegación, buscar

Hatshepsut

Hatshepsut
Información sobre la plantilla
Faraón del Antiguo Egipto
TmbaHHH.jpg
Nombre real Maatkara - Hatshepsut Jenemetamón
Otros títulos Gran Esposa Real de Tutmosis II
Nacimiento Tebas, Egipto
Fallecimiento Tebas, Egipto
Entierro Tumba KV20 del Valle de los Reyes
Predecesor Tutmosis II
Sucesor Tutmosis III
Consorte Tutmosis II
Descendencia Neferura
Dinastía XVIII
Padre Tutmosis I
Madre Ahmose

Hatshepsut. Reina-Faraón de la dinastía XVIII de Egipto.

Biografía

Maatkara Hatshepsut o Hatshepsut, Reina-Faraón de la dinastía XVIII de Egipto. Fue la quinta gobernante de dicha dinastía, reinó desde 1479 a 1458 a.n.e., llegó a ser la mujer que más tiempo estuvo en el trono de las Dos Tierras.

Familia real

Hatshepsut, hija de Tutmosis I y la Gran Esposa Real Ahmose. De este matrimonio nacieron cuatro hijos: Amenmose, Vadymose, Hatshepsut y Neferubity, pero sólo Hatshepsut llegó a edad adulta. De esta manera ella quedaba como legítima heredera del trono, además de sus hermanos de padre y madre, tuvo otros hermanos, fruto de las relaciones de su padre con otras esposas secundarias y concubinas, por lo que del harén fue elegido hijo de Tutmosis I y Mutnefer: Tutmosis II. Hatshepsut tuvo una hija: Neferura.

Ascenso al trono

Templo de Hatshepsut

A la muerte de Tutmosis I, Hatshepsut era la mejor situada para sucederle en el trono porque sus hermanos mayores habían muerto y el padre la nombrase heredera. Sin embargo sus deseos fueron incumplidos, porque el primer magistrado después del rey y el arquitecto real, consiguieron sentar en el trono a Tutmosis II, de modo que Hatshepsut, tuvo que soportar convertirse en la Gran Esposa Real de su hermanastro y se cree que esto fue un duro golpe a su orgullo. Ella, que era la descendiente directa de los faraones que expulsaron a los hicsos de territorio egipcio, ella que era la portadora del título de Esposa del Dios, lo que la hacía portadora de la sangre sagrada de las reinas ahmesidas. No es de extrañar que mientras su débil y blando esposo ceñía la doble corona, Hatshepsut comenzara a rodearse de un círculo de adeptos que no dejaron de crecer en poder e influencias: entre ellos destacamos sobre todo a Hapuseneb y a Senenmut.

Tutmosis II tuvo un reinado muy breve, y murió en plena juventud cuando sus dos hijos conocidos aún estaban en la primera infancia. Como había pasado en la generación anterior, la gran esposa real no había traído al mundo un varón, sino una niña, por lo que volvió a abrirse una crisis sucesoria. Dado que Tutmosis III era demasiado pequeño para gobernar, la Gran Esposa Real de Tutmosis II asumió la regencia y pospuso indefinidamente el matrimonio entre el nuevo rey y su hija, la princesa real Neferura, única persona que podría legitimar su ascenso al poder absoluto. La situación no era rara: hubo muchos casos de regencia a lo largo de la historia egipcia. Durante los primeros años de reinado de Tutmosis III, Hatshepsut alejó para siempre de la escena política a Ineni, y elevó a sus fieles Hapuseneb y Senenmut a los más altos cargos. Parece ser que la figura política más importante de la época fue Hapuseneb, quien unió para sí los cargos de visir y de sumo sacerdote de Amón. Con unos aliados tan poderosos, Hatshepsut tenía ahora los medios y el apoyo suficientes para sorprender al mundo.

Cuando se vio lo suficientemente fuerte, la hasta entonces Gran Esposa Real y esposa del dios, Hatshepsut, en presencia del faraón Tutmosis III, se autoproclamó también faraón de las Dos Tierras y primogénita de Amón, con el beneplácito de los sacerdotes. El inexperto Tutmosis III no pudo hacer otra cosa más que admitir la superioridad de su tía y madrastra, que se había convertido en la tercera reina-faraón conocida en la historia egipcia, la misma asumió todos los atributos masculinos de su cargo haciéndose representar a partir de entonces como un hombre. Estableció una insólita corregencia con su sobrino, aunque hubo un clarísimo predominio de la primera sobre el segundo, hasta tal extremo de colocarlo en un segundo plano impropio del papel futuro que tendría Tutmosis III en la historia.

Construcciones

Hatshepsut dedicó la mayor parte de su reinado a embellecer el país y a restaurar los templos, con el beneplácito de sus aliados los sacerdotes. Egipto había sufrido hacía dos generaciones la última de sus guerras, cuando el abuelo de la reina, el rey Ahmose, expulsó a los hicsos, un pueblo semita que había conseguido dominar el país durante cien años. Como habían hecho sus antecesores, invirtió mucho en borrar todos los daños ocasionados por la guerra de liberación que había elevado a su dinastía a lo más alto. Dejó su impronta en el templo de Satet, en la isla Elefantina, en el Speos Artemidos en honor de la diosa Pajet. Sin embargo, el centro de acción principal de la reina fue su ciudad, Tebas. Se implicó en el recinto de las barcas sagradas de Luxor, edificó la llamada Capilla Roja del enorme templo de Amón en Karnak y, de las canteras de Asuán, mandó hacer los obeliscos más grandes que se habían erigido en Egipto hasta entonces, y los llevó a Karnak decorados con electrum, aleación de oro y plata.

Aunque no fue en Karnak donde Hatshepsut desplegó toda su imaginería, sino en la orilla oeste de Tebas, la necrópolis de entonces, escogió el paraje de Deir el-Bahari para edificar su templo de millones de años, y encargó la tarea a su arquitecto favorito, Senenmut. El resultado final fue envidiable: construido al lado del templo de Mentuhotep II, el de Hatshepsut es una de las joyas del Antiguo Egipto y uno de los destinos más visitados por los turistas. Conocido por aquel entonces como el Dyeser-Dyeseru: el sublime de los sublimes.

Campañas militares

Hatshepsut ha pasado a la historia como una gobernante pacífica y que prefirió gastar parte de su tesoro en construir templos en vez de conquistar territorios, pero lo cierto es que hubo al menos seis campañas durante sus 22 años de reinado. Hay que destacar que la mayoría de éstas no pasaron de ser meras escaramuzas o actividades disuasorias cuya única finalidad era disuadir a los siempre belicosos pueblos fronterizos de atacar a las Dos Tierras.

Primera campaña

Era casi costumbre que al morir un faraón, los pueblos nubios atacasen las fronteras meridionales y quemasen algunas de las fortalezas del lugar, a modo de tanteo de cómo reaccionaría el nuevo monarca. Hatshepsut no se dejó avasallar y, pese a que aún era sólo reina regente, fue a Nubia y dirigió los ataques.

Segunda campaña

En este caso los enemigos fueron tribus de Siria-Palestina, cuyos continuos ataques a los puestos fronterizos hicieron responder a Egipto.

Tercera y cuarta campañas

El motivo vuelve a ser Nubia. La tercera campaña fue en el año 12º y la cuarta en el 20º, y ambas se solucionaron sin ningún problema.

Quinta campaña

Contra el país de Mau, al sur de Nubia. Fue inmediatamente después de la cuarta campaña, tal vez debido a una coalición de estos dos pueblos.

Sexta campaña

Una vez más, Tutmosis III anticipando su papel de rey guerrero que en su reinado en solitario acabaría por desarrollar con excelentes resultados marchó a Palestina y conquistó la ciudad de Gaza, que se había rebelado recientemente. Las fechas sobre esta campaña datan de finales del reinado de Hatshepsut.

Muerte

Según el National Geographic y el arqueólogo Zahi Hawass, la momia fue escaneada y se encontró que la reina había padecido en vida, de una avanzada osteoporosis en las caderas; además había contraído un absceso séptico en su cavidad bucal que bien pudo provocar un shock septicémico como causa más probable de su muerte que un atentado a su vida.

Titulatura

Titulatura Completa Hatshepsut.png
  • Nombre de Horus: wsrt kȝw (Useretkau)

De poderosos kau (espíritus).

  • Nombre Nebti: wȝḏt rnpwt (Uadyetrenput)

De prósperos años.

  • Nombre de Horus Dorado: nṯrt ḫˁw (Necheretjau)

Divina de apariencias.

  • Prenomen: mȝˁt kȝ rˁ (Maatkara)

Justo es el ka de Ra.

  • Nomen: ḥȝt špswt ḥnmt jmn (Hatshepsut Jenemetamón)

La primera de las nobles, unida a Amón.

Fuentes