Saltar a: navegación, buscar

Época

Época
Información sobre la plantilla
Epoca tierra.gif
Concepto:Período de tiempo señalado por los hechos acontecidos en él.

La Época es el tiempo determinado en la historia de una civilización o de una sociedad al que se hace referencia aludiendo a un hecho histórico, un personaje o un movimiento cultural, económico o político que se ha desarrollado en él.

Significados

  • Período del pasado que se caracteriza por una circunstancia determinada: durante su época de universidad conoció a los que hoy son sus compañeros de partido. tiempo.
  • Temporada de considerable duración: estoy atravesando una mala época.
  • Era (fecha determinada).

Período, esp. el memorable por los hechos históricos durante él acaecidos.

  • geog. Subdivisión de un período geológico.
  • Período de la producción de un artista caracterizado por un estilo: Gauguin pasó por una primera época impresionista.
  • Período caracterizado de cierta manera: época de elecciones

Relacionado con sus acepciones

de época: Que es propio de un tiempo pasado:acudieron vestidos con trajes de época.

hacer época: Tener tanta importancia una cosa que se da por seguro que su recuerdo perdurará a través del tiempo.

La época en la historia del hombre

Época primitiva

El hombre es una especie nueva en el planeta, siendo, hasta hoy, el último eslabón de una cadena viviente iniciada hace más de 3.000 millones de años. Huesos humanos y objetos fabricados encontrados en capas profundas de terreno cubiertas por otras que jamás habían sido removidas desde su formación, han permitido a la geología establecer que el hombre existe, más concretamente, sobre la Tierra, desde el principio de la época cuaternaria y tal vez desde fines o mediados de la época terciaria (Épocas geológicas de la Tierra).

Durante su primera época en la Tierra, el hombre, al igual que los demás animales, debió enfrentarse a los caprichos de la naturaleza, pero, al dominar las fuerzas de ella, se fue convirtiendo en soberano indiscutible de su ambiente. El hombre se propagó por toda la superficie del planeta, conquistando las sierras y las llanuras, los desiertos y las selvas.

En la época de las tribus nómadas, cuando la humanidad se hallaba en estado de perpetua inestabilidad familiar y social, el fuego era un centro de reunión y concentración humana: un verdadero tesoro conservado con el mayor de los cuidados.

Las pruebas más antiguas de estas primeras manifestaciones de la especie humana datan de comienzos del período pleistoceno, hace aproximadamente unos setecientos mil años.

En su lucha por la vida, el hombre había ya logrado ventajas sobre los otros animales, ya que había aprendido a usar el fuego, a utilizar los diferentes utensilios y a abrigarse con piedras que le procuraban calor, sin embargo, gracias a su inteligencia cada vez más desarrollada, el hombre aprendió, poco a poco, a aprovechar de modo más racional la naturaleza.

Empezó a cultivar plantas y a criar ganado, con lo que le cambió totalmente la vida. Se hizo sedentario, construyendo albergues para él y para sus animales. Las nuevas construcciones se reunieron formando aldeas. El hombre empezaba una nueva época, la agraria. De esta forma, surgieron las ciudades, que eran centro de comercio, artesanía y administración.

La flexibilidad de la inteligencia humana obliga a reaccionar ante cada presión exterior, obedeciéndola u oponiéndose a ella. Así, en las culturas primitivas, la fuerza de la Naturaleza ejerce una influencia poco menos que decisiva. Y gracias a esa adaptación a las fuerzas naturales, el hombre llega a un mayor y mejor conocimiento de las mismas y a la adopción, lenta pero constante, de formas de vida más progresivas.

Este hombre, que pensaba y podía mejorar su entorno, fue el llamado "homo sapiens" , y que ha continuado su desarrollo hasta nuestros días. En la historia del hombre, desde su aparición al final de la última glaciación, se pueden distinguir tres grandes etapas según la actividad que desarrolla. Durante la primera, desde la aparición del hombre hasta hace unos 10.000 años atrás, éste vivía como recolector y cazador. Durante la segunda, dominó la cultura agraria (la tercera, correspondiente a estos dos últimos siglos, se ha caracterizado por el industrialismo y desarrollo técnico).

Si por un procedimiento análogo al que en ocasiones utiliza el cine científico, se redujeran a uno los millares de años transcurridos desde la aparición del hombre sobre la Tierra, el hombre prehistórico sólo ocuparía las ocho últimas horas del último día y el hombre histórico —desde el antiguo Egipto a nuestros contemporáneos— no representaría más que dos o tres minutos.

La Época Arcaica (800- 500 a. C.)

En la primera etapa de este período Grecia recibió importantes influencias de Oriente. Las estructuras socioeconómicas empezaron a tomar formas nuevas y los procesos más característicos de este período fueron la consolidación de la polis y la gran extensión del mundo helénico.

Las relaciones de poder en las polis de Grecia se vieron profundamente alteradas con el intenso intercambio comercial con las colonias, por el perfeccionamiento de las técnicas navales, artesanales y metalúrgicas, por la introducción de la moneda, que alteró la naturaleza de la riqueza.


El desarrollo económico de los principales centros urbanos determinó una mayor movilidad social y la exigencia por parte de los sectores populares de una satisfacción a sus reivindicaciones políticas y sociales: codificación de las leyes, mayor participación en la vida política, abolición de las deudas y repartos de tierras. Para solucionar estos problemas fue decisiva la contribución de dos figuras políticas características de esta época, el legislador y el tirano.

Cuando las reformas legales no solucionaban la crisis, el régimen oligárquico fue suplantado por las tiranías. El tirano, apoyándose en las masas populares y sin abolir las instituciones heredadas, acabó con el poder de los nobles, repartió tierras e impulsó la economía y la cultura de su polis. De este modo, una vez resuelta la crisis, la tiranía desapareció a finales del siglo VI a. C.

Época isabelina

La época isabelina es el nombre que se da al periodo de la historia inglesa que abarca el reinado de Isabel I y hasta la muerte de Jacobo I. En este periodo Inglaterra vivió una fase intensa de desarrollo económico y cultural.

Otros ejemplos de descripción de épocas en la vida del hombre


Época en la ciencia

Época geológica

Una época geológica es la subdivisión de un sistema o período geológico basada en estratos, que se utiliza para indicar la abundancia o decadencia de especies vivas, o las transiciones de procesos geológicos.Ejemplo: La Era Cenozoica se divide en dos períodos, el Paleógeno y el Neógeno. El Paleógeno se divide en tres épocas, el Paleoceno, el Eoceno y el Oligoceno, y, a su vez el período Neogeno se divide en Mioceno, Plioceno, Pleistoceno y Holoceno.

Época en astronomía

En astronomía, época, o también época de las coordenadas, es una fecha precisa a la cual hacen referencia las coordenadas celestes calculadas para las estrellas. Teniendo como origen que algunos de los movimientos de la Tierra son perceptibles, tales como el giro sobre su eje (día) y el giro alrededor del Sol (año) y otros no tan perceptibles, conocidos con el nombre de presesión y nutación, es de comprender que las coordenadas de las estrellas cambian, aunque muy imperceptiblemente, cada año. Por esta razón resulta oportuno hacer referencia a un preciso instante de tiempo para su cálculo.

Fuentes