Saltar a: navegación, buscar

Adela Hernández

Adela Hernández
Información sobre la plantilla
Adela Hernandez.png
Delegada de la Asamblea Municipal del Poder Popular
Actualmente en el cargo
Desde el 2013
Datos Personales
Nacimiento1962
Caibarién, Bandera de Cuba Cuba
OcupaciónEnfermera

Adela Hernández. Primera mujer transexual, en Cuba, en ser elegida Delegada a la Asamblea Municipal del Poder Popular de su pueblo, Caibarién.

Datos

  • Adela o José Agustín Hernández es la misma persona (llamada según el contexto). El sobrenombre de Adela lo adquirió desde niño porque era el único homosexual abierto de su comunidad, ubicada en un central azucarero que se llamaba así.
  • Es la primera transgénero que, por el reconocimiento social alcanzado en su comunidad, fue electa como Delegada a una Asamblea Municipal del Poder Popular en Cuba. Su historia es singular testimonio de reconocimiento social y empoderamiento político desde el municipio de Caibarién, en Villa Clara.
  • Ha ejercido por dos mandatos.
"Imagínate que de los ocho planteamientos que había en mi circunscripción, para este proceso de rendición de cuentas no queda ni uno sin resolver"
Adela Hernández
"Mi comunidad me acepta como soy y esa es mi carta de triunfo"
Adela Hernández

Desde joven se identificó como mujer, lo que le valió el rechazo de su familia y gran parte de la sociedad.

Superación

Trabajó varios años como conserje de un hospital, luego como enfermera y más recientemente como técnico de electrocardiograma. Se trazó la meta del estudio, de la superación para superar obstáculos cuando su mamá ya no viviese.

El inicio

El agente del orden público Luis Rojas la propuso como presidenta del CDR de su cuadra, responsabilidad desarrollada por 28 años.

El agricultor Adalberto Hernández la propuso como precandidata a delegada en las elecciones de 2002 y la comunidad estuvo de acuerdo.

Valiente lucha

"Antes de conocer la labor del Cenesex enfrenté muchas dificultades, pero las fui venciendo. Mi existencia fue dura, porque gran parte de mi familia, no me aceptaba. A los siete años “salí del closet”, como se dice. Hubo manifestaciones de desprecio en mi contra en las escuelas, pero soy de trazarme metas y cumplirlas. De lo contrario no hubiese llegado hasta aquí".
Adela Hernández
.
Adela (izquierda) comparte con sus vecinos
"Imaginé que me quedaría sola y no sería nadie. Pasé trabajo por pertenecer a una familia humilde y porque la sociedad me miraba como a un monstruo. Pero me empeciné en estudiar y logré graduarme de Enfermería. Cuando empecé a trabajar me dije: “Soy dependiente, puedo hacer mi vida y salir y vestirme como quiera”.
Adela Hernández
.
"En Caibarién me aceptan mucho. Creo que eso depende de cómo una se da a respetar como ser humano. Cada día hay más libertad y puedo andar vestida de mujer sin que se metan conmigo. Pero hay que estar preparada por si alguien se propasa, porque hay que responder ante las faltas de respeto".
Adela Hernández
.

Fuentes