Administración empresarial


Administración de empresas
Información sobre la plantilla
Administracion de empresas.jpg
Concepto:La administración de empresas es una actividad destinada a organizar los recursos empresariales, humanos y materiales, en vistas a la consecución de sus objetivos. Se deben tomar en cuenta las fortalezas y debilidades del emprendimiento, y su relación con otras empresas, en cuanto a su posicionamiento relativo, para lo que se requiere una investigación del mercado del que se trate.

La administración de empresas elabora un plan estratégico en miras a la misión o fin a largo plazo que la organización se propone y lleva a cabo procesos de gestión como: planificar, dirigir, controlar y organizar. Esto tiene como objetivo que la organización pueda ser eficaz y eficiente.

Etimología

La palabra administración proviene del latín administratio, administratiōnis. Es una voz latina que se forma a partir del prefijo latino ad-, que indica dirección o sentido, y del vocablo ministratio, que se deriva de la palabra minister, y que hace referencia a la idea de subordinación u obediencia hacia alguien o algo.

De esta forma, el sentido de la etimología de la palabra administración vendría a significar la subordinación de algo o alguien (una empresa, organización o persona), con una dirección o un propósito, es decir, encaminada hacia un objetivo determinado. Dicho de otro modo: la administración es una actividad subordinada a un objetivo.

Objetivos

La administración de empresas se encarga de cumplir con todo el proceso administrativo, el cual incluye diferentes funciones como la planificación, organización, dirección y control. Para llevar adelante su trabajo, la persona encargada de la administración debe manejar correctamente los recursos materiales, humanos y financieros de la empresa a fin de lograr los objetivos que se han fijado previamente. Es decir que para dirigir los recursos y esfuerzos de la empresa hacia resultados económicamente positivos, el administrador debe no sólo analizar y evaluar, sino también actuar, decidir y participar.

Principales tareas

La labor de un administrador de empresas se compone de diferentes actividades como por ejemplo establecer objetivos, organizar, motivar y medir resultados. En cuanto a establecer objetivos, el administrador debe fijar las metas para cada área o departamento de la empresa, y a su vez definir cuáles son los pasos que se deben seguir para alcanzarlas.

La tarea de organización consiste en analizar las actividades, decisiones y vínculos necesarios para llevar adelante su labor, clasificando y dividiendo el trabajo en actividades claras y accesibles. Una vez conformada la estructura organizacional debe seleccionar las personas adecuadas para conformar y gestionar cada unidad.

Importancia

La importancia de la administración abarca todos aquellos aspectos relevantes de este proceso, que repercuten de manera positiva en el alcance de los objetivos de la organización. Por ende, el conjunto de estos factores serán piezas claves para la toma de cualquier decisión del grupo de trabajo.

Mantiene las finanzas en un nivel de excelencia

En toda empresa la administración del dinero es crucial. Un excelente manejo del mismo permitirá que la organización pueda seguir en pie, avanzando. En caso contrario, podría desaparecer debido a una gestión errada.

La compañía es un ente dinámico, por lo cual la administración necesita evaluar constantemente los diferentes escenarios, buscando aciertos o desaciertos en las políticas puestas en práctica, no solo para darle cumplimiento, sino también para plantear cualquier posible modificación a las mismas.

Para maximizar los beneficios y minimizar los riesgos, se ejercen controles de gastos y se establece un sistema contable que permita darle confiabilidad a los datos que proyecte.

Aumenta la productividad

Identificar los puntos débiles y fuertes del proceso es vital para una empresa. Las fortalezas encontradas deben ser reconocidas y destacadas.

Los errores del proceso recibirán un tratamiento diferente, ya que se hace necesario hacer planificaciones a fin de corregirlos.

Buscar la eficiencia en todos los procesos traerá como consecuencia reducir los recursos utilizados y producir más en un menor tiempo, lo que garantizará mejores resultados.

Ayuda a cumplir los objetivos

No hay nada más importante para una organización que alcanzar las metas que se ha planteado en todos los niveles. La administración es uno de los bastiones fundamentales para que esto ocurra, para lo cual formula una serie de estrategias orquestadas armónicamente con todos los departamentos.

La idea central es que todo gire en torno al alcance de los objetivos. Es por esto que se toman acciones para coordinar, dirigir y controlar los recursos, así como también para establecer una organización sólida, donde estén claras las relaciones de autoridad y responsabilidad entre el personal.

Durante todo el proceso se realizan evaluaciones de las estrategias. Se busca modificar aquellas que no apunten a la consolidación del objetivo organizacional.

Genera satisfacción en clientes y empleados

La implementación de procesos más eficientes hace que los clientes se encuentren satisfechos; esto conlleva a que los lazos comerciales se estrechen. Por su parte, la organización comprenderá más las necesidades de estos y les ofrecerá mejores productos y servicios.

Además, como internamente se han optimizado las tareas, el trabajo del empleado se vuelve más efectivo y se siente más cómodo al observar que tiene menos desgaste en el cumplimiento de sus tareas.

Reduce el desperdicio

El desperdicio dentro de una empresa es un aspecto de suma importancia. Sería un grave error no considerar las consecuencias negativas que este trae consigo.

La sobreproducción, el tiempo perdido entre cada proceso, el exceso de inventario de un material, los defectos de producción y hasta el desaprovechamiento del recurso humano son ejemplos de desperdicio en una compañía.

Todo esto no le añade ningún valor al producto, trayendo pérdidas de todo tipo a la organización. Es por ello que la administración actúa planificando y controlando, para tratar de minimizar los niveles de desperdicio. Una vez reducidos estos, la productividad aumentará.

Adapta la organización a la demanda del mercado

Una empresa debe sobrevivir en un entorno cambiante. Es por ello que la administración debe mantenerse al día con las variaciones externas, a fin de sugerir acciones que giren en pro del crecimiento y mantenimiento de la organización.

Además, esta relación abierta con los diferentes factores que conforman el medio externo le proporciona una visión amplia de las situaciones, pudiendo predecir eventos futuros y las posibles implicaciones en la empresa.

Facilita el crecimiento sustentable

El crecimiento de una empresa no es producto del azar, es el resultado de un trabajo mancomunado entre todo el personal que la conforma y de la ejecución eficaz de las planificaciones operativas.

La administración trabaja a nivel interno con la motivación, el trabajo en equipo y la búsqueda del éxito personal de los trabajadores. Todas estas estrategias promueven un sentimiento de lealtad hacia la empresa. Por tanto, de apoyo a cualquier iniciativa de crecimiento.

También maneja las variables económicas y sociales externas ligadas a la compañía, ofreciendo así una visión global imprescindible a la hora de decidir acciones en función del crecimiento operacional o financiero.

Mejora la imagen corporativa

La organización necesita proyectarse, tanto interna como externamente, con una imagen fuerte y consolidada.

La administración contribuye directamente con esto, ya que al producir bienes y servicios de excelente calidad y crear un ambiente cordial con el público interno y externo, influye positivamente en la proyección de la compañía en los ámbitos empresarial y del mercado.

Al contar con una identidad externa congruente con la imagen interna, la empresa tendrá una excelente carta de presentación ante los competidores, clientes y entre los mismos empleados.

Optimiza la utilización de los recursos

La administración le brinda a la compañía la oportunidad de utilizar eficientemente los recursos humanos y los materiales tecnológicos y financieros que la conforman. Esto se traduce en la obtención de resultados favorables que ayudarán a alcanzar las metas propuestas.

Esta optimización le ofrece a la empresa diferentes propuestas, en las que se contemplan la posibilidad de ahorrar en algunos recursos o la necesidad de trabajar rápidamente en algún punto crítico que esté afectando el crecimiento de la misma.

El manejo eficaz de los recursos es la pieza clave para el crecimiento y prosperidad de una organización.

Reduce los costos

Uno de los principios de la administración es mejorar la efectividad. Esto se traduce directamente en una reducción de costos, aspecto muy importante dentro de toda organización.

Para lograr esto, la administración utiliza como estrategia una combinación acertada entre los diferentes recursos. Además, utiliza diferentes procesos y estrategias de control operacional.

Fuentes