Saltar a: navegación, buscar

Ahorro

Ahorro
Información sobre la plantilla
Ahorro y energía.jpg
Concepto:Gasto o consumo menor de lo que sería normal o estaría previsto

Ahorro, según el Diccionario Manual de la Lengua Española es la parte de los ingresos de un individuo o nación que no ha sido dedicada al consumo. En la economía es una condición necesaria pero no suficiente de la inversión.

Otros significados

Es la parte del ingreso que no se destina al gasto y que se reserva para necesidades futuras. La clave del ahorro es la capacidad de juntar dinero de manera regular durante un período de tiempo.

Es la parte del ingreso que no se destina al gasto y que se reserva para necesidades futuras, a través de algún sistema provisto por una institución autorizada por la ley para captar dinero del público, tal como una cuenta o tarjeta de ahorros, un depósito a plazo o una cuenta de ahorro previsional voluntario, en caso de quienes trabajen.

Tal como una caminata no se puede hacer sin dar un primer paso, el ahorro no se puede conseguir con un solo monto de dinero. La clave del ahorro es la capacidad de juntar dinero de manera regular durante un período de tiempo. Y, como en el caso de la caminata, ésta va a ser más larga y permitirá llegar más lejos, mientras más pasos se vayan dando, en el caso del ahorro se contará con más, si durante más tiempo se va guardando una cantidad de dinero.

Antigüedad de la tendencia

Desde tiempos que se remontan a los inicios de la civilización humana se tenía el concepto de ahorro presente, era una práctica de los pueblos antiguos, Civilizaciones Incas, Egipcias y Chinas, guardaban el fruto de sus cosechas para ser empleadas en tiempos difíciles para la agricultura, motivado por diversos eventos meteorológicos entre los que se encontraban los intensos periodos de seca. Posteriormente durante el medioevo se organizó mejor el sistema de ahorro, surtió la idea gran efecto y hacia1462 se formó la primera Organización del Ahorro para proteger a sus integrantes de la usura, fue creada por monjes franciscanos y se le llamó "Monte de Piedad", por esta misma época se organizaron los "Bancos.

Ahorro de tiempo

Para aprovechar con más eficiencia el tiempo diurno se establecen los usos horarios que consiste en adelantar una hora a los relojes a principios de la primavera y se regresan de nuevo en otoño. Muchas culturas antiguas, en cambio, alargaban las horas diurnas en verano. Esta práctica se empleó ampliamente durante la Primera Guerra Mundial con el fin de ahorrar carbón. A partir de entonces, muchos países lo emplean. El incremento vespertino de luz puede ayudar a disminuir los accidentes de tráfico. Se dice que mediante el horario de verano se ahorra energía eléctrica al reducirse la necesidad de iluminación artificial. Para algunos este hecho no deja claro la verdadera intención de ahorrar pues se crean picos eléctricos durante el verano que incrementan el consumo.

Ahorro para el futuro

El ahorro es importante para el futuro y el presente económico a escala planetaria. Con el tiempo los medios de producción se vuelven obsoletos y conviene actualizarlos para ponerlos a tono con las exigencias de producción actuales. Este hecho implica una inversión, esta es más eficiente si el dinero para la misma fue ahorrado previamente. El ahorro de petróleo significa la extensión de su uso para años venideros, así sucede con los recursos maderables, los comestibles, el agua, la electricidad y minerales cuyas reservas en el planeta son limitadas.

Sin energía eléctrica no sería posible la sociedad moderna. Mientras más se desarrolla la humanidad, más dependiente se hace de tecnologías que requieren del uso de la electricidad. Hoy es un hecho común disponer de electricidad, que solo apreciamos su importancia cuando ocurren los indeseados apagones. El 98 por ciento de los hogares cubanos tiene acceso al servicio eléctrico. Disponer del servicio y pagarlo no da derecho al despilfarro. Tampoco hay derecho a malgastar la electricidad, usarla racionalmente es un deber social y una muestra de educación energética.

Concepto actualizado

El ahorro es, de alguna manera, la contrapartida del sobre consumo. Existe un nivel de ahorro que habría que intentar conseguir, que es el nivel suficiente para poder afrontar algún imprevisto de índole normal. Ahorrar no significa en modo alguno evitar consumir lo necesario pues de este modo la calidad se pierde. Ahorra electricidad, agua, tiempo, combustibles, alimentos, dineros y planifica el futuro que siempre será de los que te seguirán y ahorra para ellos el planeta en que convivimos.

Reajustes e intereses

Lo interesante de ahorrar en una institución financiera, es que ésta les paga a las personas que le entregan su dinero. A esta ganancia se le llama rentabilidad y se expresa a través de los intereses, los cuales varían dependiendo de sus características, tales como el plazo, el tipo de ahorro y el tipo de moneda, entre otros.

A estos se agregan los reajustes que permiten mantener el valor adquisitivo del dinero que se haya ahorrado, debido a que el sistema ajusta el monto del ahorro, para mantenerlo con su mismo valor respecto de la inflación.

Finalmente, las instituciones financieras ofrecen diferentes alternativas de ahorro, con el fin de acomodarse a la capacidad de ahorro de sus clientes.

Fuentes