Amor de mis amores

“Amor de mis amores”
Información sobre la plantilla
Comedia romántica | Bandera de los Estados Unidos Mexicanos México
Posters amor de mis amores.jpg
Cuenta la historia de dos parejas con miedo al compromiso
Nombre“Amor de mis amores”
Estreno4 de septiembre de 2014
GuiónManolo Caro (Obra: Manolo Caro)
DirectorManolo Caro
Producción GeneralAlex García, Santiago García Galván, Andrés Tagliavini
Dirección de FotografíaDaniel Jacobs
RepartoSandra Echeverría, Marimar Vega, Sebastián Zurita, Erick Elias, Juan Pablo Medina, Mariana Treviño, Rossy de Palma, Lorena Velázquez, Itatí Cantoral, Mauricio Barrientos, Camila Sodi, Arap Bethke, Camila Selser, Sol Méndez Roy, Ximena García
ProductoraItaca Films
PaisBandera de los Estados Unidos Mexicanos México

“Amor de mis amores”, Comedia romántica del año 2014, con una duración de 95 minutos. Dirigida por Manolo Caro según su propio guión. Protagonizada por Sandra Echeverría, Sebastián Zurita, Marimar Vega, Juan Pablo Medina y Erick Elías, cuenta la historia de dos parejas con miedo al compromiso. “Amor de mis amores” es parte de la letra de una canción, pero es el título de una canción de Agustín Lara que cantaba hace muchos años Pedro Infante.

Sinopsis

Mientras Carlos viaja a Madrid en busca de su mejor amigo, Javier, para que esté presente en su boda, Lucía, su prometida, atropella por accidente a León, y de este encuentro nacerá “el amor a primera vista”, aunque Lucía no sospecha que él está por casarse en una semana con Ana, la que hasta ese momento era “el amor de su vida”.

Noticias de la película

El filme cuenta con el apoyo de IMCINE, a través del estímulo fiscal de Eficine, y se estrena este 4 de septiembre de 2014.

Más que hacer comedias románticas, el realizador Manolo Caro considera que trata de explorar el dramedy, un término del cine estadounidense, para describir comedias ácidas con tintes de humor negro. Y este es el género en el que Manolo Caro sustenta su interés cinematográfico, como lo hizo con su primer filme No sé si cortarme las venas o dejármelas largas, el cual ahora reitera con su segundo largometraje Amor de mis amores que llega a la cartelera nacional con más de 600 copias.

Reírse de sí mismo y de las cosas que le suceden a través de personajes que transitan por la risa abierta o la tragedia emocional son algunos de las motivaciones que han llevado a Manolo Caro a explorarse, lo mismo como director de teatro o de cine.

Si bien en No sé si cortarme las venas… sus personajes buscan el éxito profesional, en Amor de mis amores los protagonistas buscan la felicidad amorosa y emocional. De entrada hago cine, dice el director “para reírme de mí mismo, de las cosas que me pasan o suceden a mí alrededor”.

En su opinión hay temas importantes en la vida, de los cuales deberíamos estar más interesados como el matrimonio, la estabilidad de pareja, “yo he tenido fracasos profesionales pero en momentos en que en mi vida personal estoy muy bien y puedes superar todo de mejor manera”.

“Amor de mis amores“ es la historia de parejas que se cruzan por ironías del destino, de los peligros del amor a primera vista, pero sobre todo de la posibilidad que tiene el estado de enamoramiento de superar la adversidad. Así, la historia cuenta la vida de Carlos quien previo a su boda con Lucía decide ir a Madrid a buscar a su amigo Javier quien vive una profunda decepción amorosa y trabaja en un documental sobre el sentido del amor. Lucía en tanto tiene un accidente y atropella a León con el que sostendrá un romance fugaz y le hará pensar si realmente está lista para casarse, en tanto, León está a punto de contraer nupcias con Ana.

El resultado es una histórica frenética de equívocos y encuentros que proyecta a una serie de personajes que permanentemente se cuestionan su realidad amorosa, pero que ceden a las posibilidades del deseo, como dice el eslogan del filme para cuando llega el amor, “Cuando te toca aunque te quites. Cuando no, aunque te pongas”.

La cinta es una producción de Itaca Films, con el apoyo del Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), a través del estímulo fiscal Eficine, y cuenta con las actuaciones de Sandra Echeverría, Marimar Vega, Sebastián Zurita, Erick Elías, Juan Pablo Medina, Mariana Treviño, Rossy de Palma e Itati Cantoral.

La banda sonora del filme ofrece una nueva versión de la cumbia Amor de mis amores, además Labios, tema principal a cargo del grupo Jenny and the Mexicats.

Más que ubicar su cine para clase media alta, Manolo Caro asegura que a él no le gusta segmentar al público por el producto visual que presenta “yo busco una estética, un universo y un espacio, tal vez no todos puedan vivir ahí, pero lo que realmente importa es de lo que habla la película, es decir la búsqueda del éxito, la felicidad y el amor.

“Todos nos hemos enamorado, todos hemos vivido una ruptura y de lo que me importa hablar en mis películas son de sentimientos y relaciones, más allá de las clases sociales”, explica el cineasta.

A Manolo Caro también se le ha asociado al cine de Pedro Almodóvar y está consciente “de que todo lo que lo que diga va ser usado en mi contra. No me molesta la comparación, pero ya quisiera tener su genialidad. En mi caso vamos paso a paso, ciertamente hay una influencia de sus películas, sus personajes. Además me formé en Madrid como director, ahí está mi base, pero también están presentes otros directores que me han formado como Woody Allen.

Actores

Escenas

Amor de mis amores 1.jpeg
Amor de mis amores 2.jpg

Críticas

  • ”Amor de mis Amores” narra la vida de dos parejas, la primera compuesta por Lucía (Sandra Echeverría) y Carlos (Juan Pablo Medina) y Ana (Marimar Vega) con (León) Sebastián Zurita, quienes planean su boda y se preparan para casarse pero todo sale mal y las historias (de manera increíble) se conectan entre todos.

La complicación del amor, la traición, la infidelidad y un toque de humor hace que la película de Manolo Caro comience bien entre la Condesa y Madrid, España, para dar paso a algunas vueltas de tuerca en la historia en donde se presentan algunas situaciones inverosímiles y de caricatura.

Digamos que la película se acerca a lo que se conoce como una chick flick de ésas que se acompañan con bote de helado y que apuesta por el humor facilón, la fantasía y las frases que elude la realidad y el drama que provocarían situaciones así.

En medio de todo éste “cuentito” bien filmado, por cierto, aparecen personajes interesantes como Shaila (Mariana Treviño), quien da vida a un travesti, Astrid Hadad y, fugazmente, Rossy de Palma, sí, la musa de Almodóvar y muchos de los amigos del director, quien no duda en homenajear al director español.

Manolo Caro no es un genio y su película es medianamente divertida, la cual termina repleta de clichés sobre el amor y la pareja, filmada con inocencia y con muchas aspiraciones que se queda corta ante proyectos mexicanos como Sexo, pudor y lágrimas o Sólo con tu pareja.

Amor de mis amores puede ser muy efectiva en la taquilla y entre el público que quiera sentarse a comer palomitas y a reírse del amor y la desgracia ajena.

  • ”Amor de mis amores” nos presenta a distintos personajes muy fáciles de identificar, la pareja perfecta, el ligador con exceso de autoestima, la novia psicópata, el bohemio irresistible, por lo que parecería que estamos ante una comedia romántica cualquiera. Sin embargo, ahí es donde entra la magia de Manolo Caro (No sé si cortarme las venas o dejármelas largas): Toma personajes a los que todos ubicamos, con algunos hasta nos identificamos y los va llevando más allá de la zona de confort, provocándoles grandes confrontaciones, tanto internas como interpersonales que se traducen en momentos dramáticamente explosivos que funcionan a la perfección ante una cámara. Rayando en el melodrama y con una comedia que oscila entre lo ingenioso y lo popular, ”Amor de mis amores” nos transporta a la búsqueda del amor, al mismo tiempo que explora temáticas de fidelidad, duda, duelo y madurez personal.

La composición visual es uno de los elementos más valiosos de la cinta, con planos de fuerte inspiración teatral, pongan atención especial a los two shots, que dan un aspecto refrescante y poco común en la comedia mexicana. Se nota un trabajo hasta el último detalle estético, desde el vestuario y la escenografía, hasta la manera en la que la fotografía convive con ambos aspectos.

No estamos ante la gran producción mexicana, eso nos queda claro. Lo que sí tenemos es un ejercicio destacado dentro de su género, ya que a pesar de ser una comedia apta hasta para el cinéfilo más light, no muestra un humor tonto ni digerido. Y eso siempre se agradece.

Fuentes