Saltar a: navegación, buscar

Astarté

Astarté
Información sobre la plantilla
Astt.jpg
Concepto:Astarté, o "Aseras", como se la conoce en hebreo, es la diosa de la fertilidad en el Panteón cananeo.
Diosa Astarté. Es la gran diosa semítica de la fecundidad. Sus funciones primitivas serían las de diosa de la vida vegetal y animal, y por su relación con la fecundidad y la maternidad fue considerada también diosa del amor, tanto en el aspecto familiar como en el sensual y voluptuoso.

Toponimia según La Biblia

Es la gran Biblia recibe el nombre de 'Astoret, pronunciación desfigurada de la original 'Astart mediante la inclusión de las vocales de la palabra hebrea boset, vergüenza, según uso piadoso de los rabinos para desprestigiar a las divinidades paganas. La forma griega es Astarté; la preponderancia de su culto entre los semitas occidentales hizo que dentro del imperio romano fuera la Dea Syria por antonomasia. Entre los semitas orientales era Istar, equivalente a la Diosa del Cielo sumeria.

Otros nombres

De ahí el que fuera la patrona de la prostitución sagrada, ejercida por hombres y mujeres en los templos, de cuyo personal formaban parte (hieródulos). El arraigo (1 Reg 11, 5.33; ldc 2,13; 10, 16; 1 Sam 7, 3.4.; 12, 10) y degeneración de estas prácticas, incluso entre los hebreos, y los excesos orgiásticos de sus fiestas, fueron motivo de constante escándalo para los profetas bíblicos (Ier 7, 18; 44, 15-26).

La difusión de su culto por todo el mundo antiguo hizo que los griegos la equipararan a Afrodita, en cuanto diosa del amor y a Rea - Cibeles en cuanto divinidad agrícola; para los romanos fue Venus y para los egipcios lsis. En el mundo cartaginés fue suplantada por Tinnit, diosa probablemente de origen norteafricano, equiparada en griego a Artemisa y en latín a Virgo Coelestis. Encarnaba la Gran Diosa Madre semítica. Se representaba bien como una diosa que amamanta a un niño, bien como una mujer desnuda oprimiéndose los senos o con flores de loto y serpientes en las manos. Los arqueólogos han hallado infinidad de exvotos dedicados a la diosa; son numerosas las estatuillas de bronce o barro y las plaquitas con su imagen en bajorrelieve.

Funciones y características de otros dioses

Con el tiempo asumió funciones y características de otras diosas, especialmente de su compañera la virgen 'Anat, de la que tomó el carácter de diosa guerrera y sanguinaria, representada desnuda de pie sobre un león; bajo este aspecto podía llevar barba y armas. La Biblia suministra detalles concretos de su culto; los hebreos, a pesar de las advertencias enérgicas de los profetas, veneraban a A. bajo la denominación de la Diosa de los Cielos.

Los niños recogían leña por las calles a fin de encender fogatas en su honor; las mujeres hacían tortas sacramentales con su figura; se quemaba incienso y se hacían libaciones para tenerla propicia, pues se creía que de esta forma no faltarían los alimentos y los asuntos colectivos marcharían mejor. En Ugarit durante el segundo milenio antes de Cristo, las ideas de fertilidad y ferocidad iban asociadas a la diosa 'Anat, y A. no ocupa un sitio destacado en la mitología ugarítica, estando asociada al ciclo de Baal. En la épica de Keret se encontró este piropo a una novia: «Como la belleza de 'Astart es su belleza».

En un papiro egipcio de la dinastía XIX figura como la pretendida del dios del mar, mito que ha de estar basado en algún otro cananeo hoy perdido. En Palestina, contrariamente a Ugarit, la diosa A. predomina sobre cualquier otra y a ella pasa el aspecto fertilizador y guerrero de 'Anat, pues a su templo los filisteos llevaban los trofeos de guerra (1 Sam 31, 10). También en Palestina absorbió casi completamente la personalidad de otra diosa, Alerat, con la que no se debe confundir. La diosa Atargatis es otra manifestación del culto a la diosa madre semítica. En algunas inscripciones A. es llamada Sm b'l (Cielo o nombre de Baal), título paralelo al hebreo Sem Yahwéh (nombre de Yahwéh) interpretado como una hipóstasis o personificación distinta de la divinidad; en Cartago encontramos Tnt Pn B'l (Tinnit, rostro de Baal), de dudosa interpretación.

Período del éxodo

Después que Moisés esculpió las dos tablas por segunda vez, hay un fragmento que habla sobre un pacto entre Dios y el obstinado pueblo de Israel en Éxodo 34:10-14«Entonces Dios contestó: "Voy a hacer un pacto. Delante de todo tu pueblo haré maravillas que no se han hecho en toda la tierra ni en ninguna de las naciones. Y todo el pueblo en medio del cual habitas verá la obra del SEÑOR, porque es cosa temible la que haré por medio de ti. Observa lo que te mando hoy: Voy a echar de delante de ti a los Amorreos, a los Cananeos, a los Hititas, a los Ferezeos, a los Heveos y a los Jebuseos. Cuídate de no hacer pacto con los habitantes de la tierra adonde vas, no sea que esto se convierta en tropezadero en medio de ti. Ustedes derribarán sus altares, quebrarán sus pilares sagrados y cortarán sus Aseras. No adorarás a ningún otro dios, ya que el SEÑOR, cuyo nombre es Celoso, es Dios celoso."» Este Dios celoso quiere que su pueblo lo adore solo y exclusivamente a Él, ya que la verdad debe revelarse en un juicio. Por lo tanto, no acepta ningún rito a otros dioses. Dios sabe que hay personas que creen en estos dioses, tal como lo dice en los Diez Mandamientos.

No obstante, desea ser el único. "Aseras" aparece aquí como una de los deidades que el pueblo de Israel tiene que evitar cuando entre a la Tierra Prometida (ver también Deuteronomio 7:5, En el libro de los Jueces hay una introducción que explica el círculo del pecado que se repite a lo largo de todo el libro. El primer ejemplo del círculo del pecado comienza con los pecados de los israelitas que entraron a la Tierra Prometida y fueron influenciados, tal como podemos leer en el próximo fragmento:

«Los Israelitas hicieron lo malo ante los ojos del SEÑOR, y olvidaron al SEÑOR su Dios, y sirvieron a los Baales y a las imágenes de Asera (deidad femenina). Entonces se encendió la ira del SEÑOR contra Israel, y los vendió en manos de Cusán Risataim, rey de Aram Naharaim (Mesopotamia). Y los Israelitas sirvieron a Cusán Risataim por ocho años. Cuando los Israelitas clamaron al SEÑOR, el SEÑOR levantó un libertador a los Israelitas para que los librara, a Otoniel, hijo de Quenaz, hermano menor de Caleb. Y vino sobre él el Espíritu del SEÑOR, y juzgó a Israel. Cuando salió a la guerra, el SEÑOR entregó en su mano a Cusán Risataim, rey de Mesopotamia, y su poder prevaleció sobre Cusán Risataim. La tierra tuvo descanso por cuarenta años. Y murió Otoniel, hijo de Quenaz.» (Jueces 3:7-11)

Idolos-Deidades

Unas de las deidades que adoraban era a la madre y al hijo, Astarté y Baal. Estas dos deidades eran las que más influenciaban a los israelitas y a sus líderes. A esta altura, Dios deseaba perdonar los pecados, darle una segunda oportunidad a su joven pueblo. Pero como el círculo del pecado no se había quebrado, no tenía ninguna otra opción. El pueblo de Israel debía ser castigado. Primero le correspondió al pueblo del reino del norte que fue llevado al exilio por los Asirios en el año 722 AEC por haber adorado a otros dioses, en particular a la madre y al hijo (ver 1 Reyes 16:33 o 2 Reyes 17:10). Los pecados tampoco se detuvieron en el reino judío. Sin duda el peor pecado en la relación entre Dios y su pueblo ocurrió en la época de Menasés, tal como se describe en 2 Reyes 21:1-3,7.

«Menasés tenía doce años cuando comenzó a reinar, y reinó cincuenta y cinco años en Jerusalén. El nombre de su madre era Hepsiba. Hizo lo malo ante los ojos del SEÑOR, conforme a las abominaciones de las naciones que el SEÑOR había desposeído delante de los Israelitas. Porque reedificó los lugares altos que su padre Ezequías había destruido; levantó también altares a Baal e hizo una Asera (deidad femenina), como había hecho Acab, rey de Israel, y adoró a todo el ejército de los cielos y los sirvió. Edificó además altares en la casa del SEÑOR, de la cual el SEÑOR había dicho: "En Jerusalén pondré Mi nombre."»

Haber cambiado la casa que se construyó en nombre de Dios por una casa para otros dioses, especialmente en la casa de Astarté y Baal, fue un pecado del que no se podían arrepentir tan rápido. Haber puesto la imagen de Astarté en un lugar y en una religión en la que no se pueden crear imágenes era inadmisible.

No obstante, el castigo del exilio dio lugar a un nuevo pacto y según algunos, a un nuevo judaísmo. Este tema será tratado en el próximo boletín. También tengo pensado escribir un blog sobre las inscripciones que se encontraron en "kuntilat 'ajroud", donde aparecen juntos el nombre de Astarté y el del Señor.

Símbolos

Los animales simbólicos de Astarté son la paloma y la oveja. Como astro, el planeta Venus, femenino en cuanto lucero vespertino, y masculino como estrella de la mañana. En ocasiones se representa como un árbol.

Representaciones

En todo el Mediterráneo se erigieron templos en su honor y en ellos se representa a la diosa de diversas formas: en Cerdeña se encuentra con la forma de una mujer, con la cabeza cubierta a la forma egipcia, con una túnica larga, sosteniendo con las dos manos el disco lunar; en Chipre se han hallado muchas figuras de la diosa en la que está representada de pie, completamente desnuda y con las manos encima del vientre, o sosteniéndose los senos, y también en la actitud de cubrirse senos y pubis con las manos.

El culto a Astarté, aunque varía en algunos detalles según los lugares, tiene como nexo de unión su relación con la sangre. Los antiguos judíos, sacrificaban vidas humanas en su honor, aunque en la mayor parte de la cuenca mediterránea se utilizaba la sangre de animales para honrarla. De lo que no queda ninguna duda es de que Astarté, la diosa-madre, es la diosa del fuego y la luz, la señora de los astros, la diosa de la fecundidad que incluso llegó a representarse en forma de piedra cónica, haciendo una clara alusión al falo (de nuevo, la dualidad, que en este caso llegó a templos donde el erotismo y el sexo eran los protagonistas y mediante los cuales se honraba a la diosa, llegándose incluso en templos chipriotas a entregar a las doncellas agregadas al culto un falo, para incentivar la masturbación propia y hacia las demás doncellas). Astarté pertenece a las dinastías de los grandes dioses antiguos, anteriores a las grandes religiones, y potencia la vida a través de la sabiduría (simbolizada por el delfín, otra de sus representaciones). Fue la 1ª diosa oscura en relacionarse con la sangre y, porqué no, la primera diosa-vampira del mundo occidental.

Culto

El culto a esta diosa, por ser la de la fertilidad, siempre fue causa de prostitución sagrada. Eran tiempos de matriarcado, y que se hereda el trono a través de la madre o la hermana, por lo que fue frecuente que el rey viudo se casara con la hija, o el hermano con la hermana. En toda Asia Menor y por tanto también en Chipre, todas las mujeres casaderas estaban obligadas a prostituirse con extranjeros en los santuarios de la diosa fuese el de Mylitta en Babilonia, el de Acilisena en Armenia, el de Comana en el Ponto, el de Biblos en Fenicia o el de Pafos en Chipre .

Y se dedicaba a la diosa el estipendio de la santificada prostitución, con lo que ya no se necesitarían más rentas ,ya que todos estos santuarios estaban siempre repletos de mujeres, que según ley amorrea debían situarse a su puerta siete días para fornicar. La costumbre sobrevivió hasta el s.II d.C. en que fue abolida por Constantino, que destruyó los templos a estas divinidades ubicados en sus reinos, y los substituyó por cristianos.

En estos tiempos mágicos, en el que los reyes sacerdotes ejercen el deber de atraer la lluvia, para lo que tenían institucionalizados matrimonios sagrados con las diosas de la fertilidad, en realidad ejercieron todos de Adonis con las prostitutas sagradas del templo, que a su vez ejercían de Afrodita. Los frutos de estas uniones eran hijos de la deidad, y con el tiempo serían padres de dioses y diosas, porque las monarquías no eran hereditarias, y ya sabemos que era también de esta prole de la que surgían los reyes substitutos, que eran sacrificados si no llovía.

Fuentes